Liderazgo

Liderazgo Bíblico de Ancianos

Posted on Actualizado enn

Liderazgo Bíblico de Ancianos

clip_image002Desde el punto de vista bíblico, el centro de atención del liderazgo de toda iglesia es el anciano. Un anciano es parte de la pluralidad de hombres bíblicamente calificados que pastorean y supervisan en conjunto la iglesia local. La palabra tra-ducida “anciano” se usa cerca de veinte veces en Hechos y las epístolas en referencia a este grupo único de líderes que tienen la responsabilidad de supervisar al pueblo de Dios.

La Posición de Anciano

Como numerosos pasajes en el Nuevo Testamento indican, las palabras anciano (presbuteros), obispo (episkopos) y pastor (poimen) hacen referencia a la misma responsabilidad. En otras palabras, los obispos y pastores no son distintos de los ancianos; simple-mente los términos son diferentes maneras de identificar a la misma gente. Las calificaciones para un obis-po (episkopos) que se encuentran en 1 Timoteo 3:1-7, y las de un anciano (presbuteros) en Tito 1:6-9 son inconfundiblemente paralelas. De hecho, en Tito 1, Pablo usa ambos términos para referirse al mismo hombre (presbuteros en el v. 5 y episkopos en el v. 7). Estos términos se usan de manera intercambiable en Hechos 20. En el versículo 17, Pablo reúne a los ancianos (presbuteros) de la iglesia de Efeso para darles un mensaje de despedida. En el versículo 28 dice: “mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos (episkopos), para apacentar (poimaino) la iglesia del Señor”. Primera de Pedro 5:1-2 también usa los tres términos en el mismo contexto. Pedro escribe: “Ruego a los ancianos (presbuteros) que están entre vosotros, yo anciano también con ellos, y testigo de los padecimientos de Cristo, que soy también participante de la gloria que será revelada: Apacentad (poimaino) la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando (episkopeo) de ella, no por fuerza, sino voluntariamente”. Los diferentes términos, entonces, indican varias características en el ministerio, sin variar los niveles de autoridad o separar las responsabilidades, como algunas iglesias proponen.

Una Pluralidad de Ancianos

El patrón constante que se observa a través del Nuevo Testamento es que cada congregación local de creyentes estaba pastoreada por una pluralidad de ancianos establecidos por Dios. Es decir, este es el único modelo para el liderazgo de la iglesia dado en el Nuevo Testamento. En ningún lugar de las Escrituras se encuentra una asamblea local regida por la opinión de la mayoría ó un solo pastor.

El Apóstol Pablo dejó a Tito en Creta y le dió instrucciones de “establecer ancianos en cada ciudad” (Tito 1:5). Santiago dió instrucciones a sus lectores de “llamar a los ancianos de la iglesia” para orar por aquellos que estuvieran enfermos (Santiago 5:14). Cuando Pablo y Bernabé estaban en Derbe, Listra, Iconio y Antioquía, “constituyeron ancianos en cada iglesia” (Hechos 14:23). En la primera epistola de Pablo a Timoteo, el apóstol hace referencia a “los ancianos que gobiernan bien” en la iglesia en Efeso (1 Timoteo 5:17; ver también Hechos 20:17, donde Pablo se dirige a “los ancianos de la iglesia” en Efeso). El libro de los Hechos indica que había “ancianos” en la iglesia de Jerusalén (Hechos 11:30; 15:2, 4; 21:18).

Una y otra vez, se hace referencia a una pluralidad de ancianos en cada una de las iglesias. De hecho, en cada lugar del Nuevo Testamento donde se usa el término presbuteros (“anciano”) se hace en plural, excepto donde el apóstol Juan lo usa en referencia a sí mismo en 2 y 3 de Juan y donde Pedro lo usa en referencia a si mismo en 1 Pedro 5:1. En ningún lugar del Nuevo Testamento hay una referencia a una congregación dirigida por un solo pastor. Puede ser que cada anciano en la ciudad tuviera un grupo específico al que supervisaba de una manera especial, pero la iglesia era vista como una, y las decisiones se tomaban a través de un proceso colectivo y en referencia al grupo, y no a las partes individuales.

En otros pasajes, se hace referencia a una pluralidad de ancianos, incluso cuando la palabra presbuteros no se usa. En la salutación de la epístola a los Filipenses, Pablo se refiere a los “obispos (plural de episkopos) y diáconos” en la iglesia de Filipos (Fil. 1:2). En Hechos 20:28, Pablo advirtió a los ancianos de la iglesia de Efeso, “Mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos (plural de episkopos)”. El escritor de Hebreos llamó a sus lectores a obedecer y someterse a los “líderes” que tienen cuidado de sus almas (Hebreos 13:17). Pablo exhorta a sus lectores en Tesalónica a “reconocer a los que trabajan entre vosotros, y os presiden en el Señor, y os amonestan” (1 Tesalonicenses 5:12); una referencia clara a los obispos en la asamblea de Tesalónica.

Se puede decir mucho de los beneficios de un liderazgo compuesto por una pluralidad de hombres piadosos. Su consejo y sabiduría en conjunto ayudan a asegurar que las decisiones no son la voluntad ó están al servicio de un sólo individuo (cf. Proverbios 11:14). Si hay división entre los ancianos a la hora de tomar decisiones, todos los ancianos deberían estudiar, orar y buscar la voluntad de Dios conjuntamente hasta que se alcance el consenso. De esta forma, la unidad y armonía que el Señor desea para la iglesia comenzará con aquellos que ha escogido para pastorear Su rebaño.

Los Requisitos de los Ancianos

La identidad y eficacia de cualquier iglesia están directamente relacionadas a la calidad de su liderazgo. Esto es por lo que las Escrituras remarcan la importancia de un liderazgo de la iglesia calificado y marca estándares específicos para evaluar a aquellos que sirvan en esta posición.

Los requisitos para los ancianos se encuentran en 1 Timoteo 3:2-7 y Tito 1:6-8. De acuerdo con estos pasajes, el anciano debe de ser irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar, no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro, que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad, no un neófito, que tenga buen testimonio de los de afuera, dueño de si mismo, sensible, capaz de exhortar en sana doctrina y de rebatir a aquellos que la contradicen, irreprensible como administrador de Dios, que no sea iracundo, sobrio, amante de lo bueno, justo y santo. (Para una explicación más amplia de estos requisitos, vea las páginas 215-33 de The Master’s Plan for the Church de John MacArthur.)

El requisito global que es apoyado por el resto es que sea “irreprensible”. Es decir, debe de ser un líder que no pueda ser acusado de nada pecaminoso, ya que tiene una reputación sin mancha. El anciano debe ser irreprensible en su vida matrimonial, su vida social, su trabajo y su vida espiritual. De esta manera, tiene que ser un modelo de piedad, para que así pueda legítimamente llamar a la congregación a seguir su ejemplo (Filipenses 3:17). El resto de los requisitos, excepto tal vez la habilidad de enseñar y administrar, únicamente desarrollan esta idea.

Además, la posición de anciano está limitada a los hombres. Primera de Timoteo 2:11-12 dice, “La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción. Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio.” En la iglesia, las mujeres deben estar bajo la autoridad de los ancianos, excluidas de enseñar a los hombres o de tener posiciones de autoridad sobre ellos.

Las Funciones de los Ancianos

Cuando la época apostólica llego a su fin, la posición de anciano emergió como el máximo cargo dentro del liderazgo de la iglesia local, por lo que llevaba una gran responsabilidad. No había un tribunal de apelación superior, ni mejor recurso para conocer la mente y el corazón de Dios con respecto a los asuntos de la iglesia.

La responsabilidad principal de un anciano es la de servir en la administración y el cuidado de la iglesia (1 Timoteo 3:5). Esto conlleva un gran número de obligaciones específicas. Como supervisores espirituales del rebaño, los ancianos tienen que determinar la política de la iglesia (Hechos 15:22); supervisar la iglesia (Hechos 20:28); ordenar a otros (1 Timoteo 4:14); gobernar, enseñar y predicar (1 Timoteo 5:17; cf. 1 Tesalonicenses 5:12; 1 Timoteo 3:2); exhortar y refutar (Tito 1:9); y actuar como pastores, siendo un ejemplo para todos (1 Pedro 5:1-3). Estas responsabilidades ponen a los ancianos en el corazón del trabajo de la iglesia del Nuevo Testamento.

Debido a la herencia de valores democráticos y su larga historia de gobierno congregacional en la iglesia, los evangélicos norteamericanos modernos a menudo ven el concepto del gobierno de ancianos con sospecha. Sin embargo, la enseñanza clara de la Biblia demuestra que la norma bíblica para el liderazgo de la iglesia es una pluralidad de líderes ordenados por Dios, y solamente siguiendo este patrón bíblico la iglesia maximizará su fruto para la gloria de Dios.

Adaptado de John MacArthur, The Master’s Plan for the Church (Chicago: Moody Press, 1991). Para un estudio más amplio del liderazgo bíblico de ancianos, consulte esta fuente.

© 2002 Grace Community Church. Todos los derechos reservados.

13248 Roscoe Boulevard ■ Sun Valley, California 91352

(818) 909-5500 ■ www.gracechurch.org

31 Días Para Orar por Su Pastor

Posted on Actualizado enn

31 Días para Orar por Su Pastor

SC2009 En algunos lugares se reconoce en este mes el día del pastor. Sin duda los pastores tienen una importante y grandísima labor, pues se trata de la responsabilidad de predicar, enseñar y aplicar la Palabra del Dios Altísimo. Que Dios siga levantando pastores fieles a su Palabra esa es la gran necesidad que tienen las iglesias hoy. En relación a esto publico esta guía de oración tomada de la página Revive Our Hearts de la excelente autora Nancy Leigh Demoss, que Dios nos de un corazón intercesor por los pastores de nuestras iglesias. Dios les siga bendiciendo.
“Hermanos, orad por nosotros”

(1 Tes 5:25)

“Deje que el pensamiento llegue a lo profundo del corazón de cada iglesia, de que su ministro será tal como le hagan sus oraciones. . . Qué tan llena de riesgos es la condición de ese ministro. . . aquel cuyo corazón no esté alentado, cuyas manos cuyas manos no son fortalecidas, y quién no es sustentado por las oraciones de su pueblo! . . . “Es un temor desgastante que a los ministros se les permita entrar al púlpito sin antes ser precedido, acompañado, y seguido por las oraciones fervorosas de las iglesias. No es de extrañarse que el púlpito sea tan impotente, y los ministros muchas veces desalentados cuando hay tan pocos que sostengan en alto sus manos. . . . Cuando las iglesias dejan de orar por los ministros, los ministros ya no serán una bendición para las iglesias”.

Gardiner Spring (1785-1873)

No hay mayor regalo que usted pueda dar a su pastor y a los líderes espirituales de su iglesia que orar por ellos. Los pastores no pueden ganar la batalla a solas; Necesitan que intercesores comprometidos les levanten en oración ferviente y específica. Imagine cómo podría ser el poder de Dios liberado en nuestras iglesias si orásemos fielmente por nuestros pastores. ¡Los pastores son humanos – afrontan los mismos retos que su pueblo afronta, ¡con algunas cosas adicionales! Se cansan en el ministerio, son tentados a pecar, y puede ser difícil hallar un balance entre sus muchos papeles y responsabilidades. Necesitan el ánimo y el apoyo de aquellos a quienes guían. La oración por su pastor(es) es crucial para la salud espiritual de su pastor, su familia, y su iglesia. Dios recompensará sus esfuerzos por cubrirlo de oración. ¡Si usted quiere alentar a sus líderes espirituales (¡y a sus esposas!) Hágales saber que esta orando por ellos. Pregúnteles periódicamente sobre cualquier petición específica de oración y asegúreles que usted orará por consiguiente. Utilice la siguiente guía de oración acompañada de Textos Bíblicos, como sugerencias prácticas para orar por aquellos que proveen liderazgo espiritual al rebaño.

Día 1 Ore para que su pastor ame a Dios de todo corazón, alma, mente y fuerza. Pida que Espíritu de Dios obre en su corazón en el poder y que él valore y siga las prioridades bíblicas. (Deut. 6:5; Mat. 6:33)

Día 2 Ore para que su pastor cultive un carácter fortalecido e integridad inflexible. Ore para que su testimonio sea genuino, y que él nunca haga cualquier cosa de la cual tenga que esconder a los demás de otros. (1 Tim. 1:5, 3:7; Efes. 6:10-12)

Día 3 Ore por su andar personal con Dios – que su alma y su espíritu sean alimentados y fortalecidos en su tiempo de quietud con Dios, más allá de la preparación de su sermón. Ore para que él pase más tiempo en la Palabra de Dios que leyendo artículos y libros cristianos. (Mar. 1:35; 2 Tim. 2:15-16)

Día 4 Ore para que su pastor aconseje y enseñe con discernimiento a través del uso sabio de la Sagrada Escritura y que surta efecto la fe en el poder de Dios. Ore para que sea protegido de los efectos de actitudes pecaminosas o negativas que él encuentre cuando aconseje. (Mal. 2:7; Stgo. 1:5-6; Juan 17:15)

Día 5 Pida a Dios que proteja el matrimonio de su pastor y lo mantenga fuerte como un modelo de la relación de Cristo con la Iglesia. Ore para que su pastor tiernamente aprecie mucho y guíe a su esposa, y que ella respete y aliente a su marido, sometiéndose a su liderazgo. (Efes. 5:23-33) (Si su pastor no está casado, ore por sus relaciones con sus seres queridos y aquellos que les sean cercanos)

Día 6 Ore para que Dios proteja a la esposa de su pastor de resentimiento cuando su marido sea criticado. Ore para que su oración y su vida devocional sean consistentes, y que ella proteja su mente y corazón. (Heb. 12:15; Prov. 4:23)

Día 7 Ore para los niños de su pastor, y especialmente que las presiones del ministerio no los desalienten o los irriten. Ore para que su pastor no provea un liderazgo piadoso en la casa basado en el miedo al que piensen los demás, sino según la verdad bíblica. (Efes. 6:4; Col. 3:20-21) (Si su pastor no tiene hijos, pídale que Dios le dé muchos “hijos espirituales” cuando comparta el Evangelio.)

Día 8 Pida a Dios protección para su pastor de los estratagemas malvados de Satanás. Ore para que él no se corrompa cuando el roce sus hombros con el mundo en el transcurso del ministerio. (Juan 17:15; Is. 54:17; 2 Cor. 2:11; 1 Pedro 3:12; Prov. 9:9-10, 91:9-11)

Día 9 Ore para que Dios edifique un cerco de protección en el matrimonio de su pastor, y que él y su esposa sean conscientes del potencial de cualquier relación impropia. Ore para que su tiempo familiar sea protegido. (Ezeq. 22:30a; 2 Cor. 10:4-5; Mat. 19:6)

Día 10 Ore para que su pastor use el discernimiento en el uso de correos electrónicos, Internet, y los medios de comunicación. Pídale a Dios que proteja su corazón en relación al uso del tiempo libre. Ore para que se mantenga moralmente puro y que él lleve puesta la armadura de Dios a fin de que él no caiga en la tentación sexual. (Rom. 13:14; 1 Pedro 1:16; Efes. 6:10-18; 2 Cor. 10:4)

Día 11 Ore para que Dios traiga alentadores y amigos piadosos para su pastor y para su familia, para fortalecerlos en el ministerio y provea camaradería significativa en tiempos de descanso. (Fil. 2:19-25)

Día 12 Ore para que su pastor no sea humilde y auténtico en su fe debido al orgullo o la hipocresía. Ore para que él tenga motivos puros y dar a Dios la gloria por cada logro o victoria. (Miq 6:8; Gal. 6:14; Juan 7:17-18; 1 Cor. 10:13)

Día 13 Ore que su pastor haga elecciones sabias de estilo de vida para proteger su salud, especialmente en las áreas del ejercicio, comer moderadamente, y obteniendo suficiente descanso. Pida por tiempos de relajación y renovación que equilibren el estrés de ministerio. (Rom. 12:1-2; 1 Cor. 9:27, 10:13, 6:19-20; Stgo. 3:1-2)

Día 14 Ore para que su pastor enfoque la atención en la Palabra de Dios y camine en el temor del Señor como él – más que en el temor del hombre – cuando prepare sermones. Ore para que él trate de complacer a Dios en vez de a los hombres, y busque la santidad en vez de la alabanza de los hombres. (Hech. 6:4; Prov. 19:23; 2 Tim. 2:15; Heb. 11:6; 2 Tim. 4:1-2)

Día 15 Alabe a Dios por el liderazgo de su pastor y ore para que él tome decisiones piadosas. Ore para que él guíe con un corazón de pastor, y que él siempre hable la verdad en amor. (1 Retes 3:9 1 Pedro. 5:2; Rom. 12:6-8; Jer. 3:15)

Día 16 Ore para que su pastor sea valiente en el púlpito al proclamar a Cristo, y el confiado en el uso de la Palabra de Dios. Pídale a Dios para que le ayude a predicar con un entendimiento profundo, con transparencia y con humildad. (Col. 1:28, 4:3a; Efes. 6:19)

Día 17 Ore para que su pastor sea un “un hombre de la Gran Comisión” – comprometido al evangelismo personal y preparando a los santos para buscar a los perdidos. Ore para que él tenga un buen corazón para desarrollar un programa próspero de misiones en su iglesia. (Rom. 10:15; Mat. 28:19-20; Lucas 19:10)

Día 18 Ore para que su pastor sea un hombre de oración y adoración, y que él lleve el dirija con el ejemplo – enseñándole a la congregación a cómo andar en una relación cercana con el Padre. (1 Tes. El 5:17; Hechos 1:14a; Mat. 4:10; Marc 1:35; Lucas 22:46)

Día 19 Ore para que su pastor use el tiempo de una manera sabia, y que él busque la perspectiva de Dios para su horario, protegiendo su tiempo en interrupciones innecesarias. (Efe. 5:15-16; Col. 4:5 ; Sal. 90:12; Juan 9:4)

Día 20 Ore por una divina unción fresca en el ministerio de su pastor. Pídale que la obra de Dios sea poderosamente evidente tanto en su vida personal y como en la vida espiritual de la congregación. (1 Cor. 9:27; 2 Tim. 1:7; Rom. 15:18-19a)

Día 21 Ore para que su pastor no ceda al desánimo, sino que trate con conflicto y la crítica inevitable sometiéndose a las manos de Dios, quien juzga con justicia. (1 Ped. 2:23)

Día 22 Ore para que su pastor practique el liderazgo del siervo, edificando a la congregación con sabiduría y sirviendo con el amor “agape” de Dios. (Gal. 5:13b; Efes 6:7; Lucas 10:43b 45, 9:23-24; Juan 13:5-9; Fil. 2:3-4)

Día 23 Ore para la unidad espiritual entre el personal de la iglesia y el liderazgo espiritual de la iglesia (ancianos, diáconos, etc.). Ore para que el enemigo no se le permita crear divisiones, contiendas, o mal entendidos entre los líderes de la iglesia. (Rom. 14:19; 1 Cor. 12:25)

Día 24 Ore para que Dios le de a su pastor una visión clara y bíblica de lo que su iglesia puede y debería ser para Su gloria, y que él comunique esa visión claramente y confiadamente a la iglesia. (Prov. 29:18; Juan 15:16, 17:17; 2 Tim. 3:5; Mal. 3:11)

Día 25 Ore para que su pastor busque a Dios para un avivamiento personal, y un avivamiento en su iglesia y la comunidad. (2 Cron.7:14; Sal. 69:32)

Día 26 Ore que su pastor piense bíblicamente, con la mente de Cristo. (1 Cor. 2:16; Col. 2:6 8; Efes. 4:17)

Día 27 Ore para que él busque seriamente la voluntad de Dios y esté comprometido a la obediencia inmediata y total – preparado para que Dios obre poderosamente a través de su ministerio. (2 Cor. 10:3-5; Lucas 9:23-24)

Día 28 Ore para que él luche por la excelencia personal y crea a Dios en todo lo él quiera hacer en la congregación. (2 Pedro 1:3; Col. 3:23-24)

Día 29 Ore para que su pastor sea un hombre de fe y de amor apasionado para con Dios, sin entregarse a las preocupaciones, miedos, o a un espíritu tenso y ansioso. (1 Juan 4:18; Prov. 3:5-6)

Día 30 Pida a Dios que provea las necesidades financieras de su pastor y su familia. Ore para que él sea un mayordomo sabio de sus finanzas personales y de los fondos de la iglesia. (Fil. 4:19; Heb. 13:5; 1 Tim. 6:11; Sal. 37:25)

Día 31 Pida a Dios que sane cualquier daño que su pastor haya sufrido en el ministerio. Ore para que él sirva al Señor con gozo, y motive a la congregación a adorar a Dios en un espíritu rendido y gozoso. (Isa. 61:3)

Restaurando al Descalificado

Posted on Actualizado enn

Restaurando al Descalificado

Restoring the Disqualified

Tomado de: Pulpit Magazine

pecado ¿Debería un pastor que ha cometido adulterio ser restaurado para el ministerio?

Algunos creen que el perdón de Dios debería anular las consecuencias de todo pecado. Este asunto inevitablemente surge cuando un líder cristiano quien ha caído en inmoralidad profesa arrepentimiento y luego quiere regresar a una posición de liderazgo en la iglesia. Previsiblemente, el líder caído pretextará su caso señalando que Dios le ha perdonado de su pecado, así los pecados pasados no deberían ser un factor al considerarlo para el liderazgo de la iglesia.

Pero, el requisito bíblico básico para todos los ancianos y todos los diáconos en la iglesia es que deben estar por encima de toda crítica posible (1 Tim. 3:2, 10; Tito 1:6-7). La expresión habla de la reputación pública del líder. “irreprensible” quiere decir que no hay nada del cual él pueda ser acusado. No habla de pureza total, de lo contrario nadie podría calificar. Pero un hombre que está por encima de toda posible crítica es alguien quien cuya vida no es estropeada por cualquier defecto pecaminoso obvio o escándalo que le obstaculizará al estar delante del rebaño como un ejemplo de santidad consistente.

Algunos pecados, en particular pecados sexuales escandalosos, conllevan un reproche que no puede ser borrados aun cuando la ofensa misma es perdonada (Prov. 6:32-33). El perdón restaura a la persona para una relación correcta con Dios, pero el estigma y el escándalo del pecado algunas veces permanecen. En tales casos, un hombre puede ser perdonado y pero descalificado para el liderazgo espiritual, porque su vida no ha sido un modelo de virtud piadosa.

(El artículo del hoy fue adaptado de La Libertad y el Poder del Perdón, 66-67.)

Traducido por Armando Valdez

Evidencia Bíblica de la Pluralidad del Liderazgo

Posted on Actualizado enn

Evidencia Bíblica de la Pluralidad del Liderazgo

Evidencia de Pluralidad entre Pastores/Ancianos/Apacentadores

A. Donde un Anciano/Superintendente/pastor es mencionado en el Nuevo testamento, es predominantemente referenciado en la forma plural

Iglesia de Jerusalén

  • 1. Hechos 11:30 lo cual en efecto hicieron, enviándolo a los ancianos por mano de Bernabé y de Saulo
  • 2. Hechos 15:2 Como Pablo y Bernabé tuviesen una discusión y contienda no pequeña con ellos, se dispuso que subiesen Pablo y Bernabé a Jerusalén, y algunos otros de ellos, a los apóstoles y a los ancianos, para tratar esta cuestión.
  • 3. Hechos 15:4 Y llegados a Jerusalén, fueron recibidos por la iglesia y los apóstoles y los ancianos, y refirieron todas las cosas que Dios había hecho con ellos.
  • 4. Hechos 15:6 Y se reunieron los apóstoles y los ancianos para conocer de este asunto.
  • 5. Hechos 15:22-23 Entonces pareció bien a los apóstoles y a los ancianos, con toda la iglesia, elegir de entre ellos varones y enviarlos a Antioquía con Pablo y Bernabé: a Judas que tenía por sobrenombre Barsabás, y a Silas, varones principales entre los hermanos; y escribir por conducto de ellos: Los apóstoles y los ancianos y los hermanos, a los hermanos de entre los gentiles que están en Antioquía, en Siria y en Cilicia, salud.
  • 6. Hechos 16:4 Y al pasar por las ciudades, les entregaban las ordenanzas que habían acordado los apóstoles y los ancianos que estaban en Jerusalén, para que las guardasen.

 Iglesia de Listra, Iconnio y Antioquía

  1. Hechos 14:23 Y constituyeron ancianos en cada iglesia, y habiendo orado con ayunos, los encomendaron al Señor en quien habían creído.
  2. 1ª Timoteo 4:14 No descuides el don que hay en ti, que te fue dado mediante profecía con la imposición de las manos del presbiterio.

 Iglesia de Efeso

  1. Hechos 20:17 Enviando, pues, desde Mileto a Efeso, hizo llamar a los ancianos de la iglesia.
  2. Hechos 20:28 Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre.
  3. 1 Timoteo 5:17 Los ancianos que gobiernan bien, sean tenidos por dignos de doble honor, mayormente los que trabajan en predicar y enseñar.

Iglesia de Filipos

  1. Filipenses 1:1 Pablo y Timoteo, siervos de Jesucristo, a todos los santos en Cristo Jesús que están en Filipos, con los obispos y diáconos

Iglesia de Creta

  1. Tito 1:5 Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieses lo deficiente, y establecieses ancianos en cada ciudad, así como yo te mandé

Otras Iglesias

  1. Santiago 5:14 ¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor.
  2. 1ª Pedro 5:1 Ruego a los ancianos que están entre vosotros, yo anciano también con ellos, y testigo de los padecimientos de Cristo, que soy también participante de la gloria que será revelada…
  3. 1ª Pedro 5:2,3 Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto; no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey.

B. No existen ejemplos donde se haga una clara indicación de un solo  Anciano/Pastor/Superintendente/Apacentador sobre la iglesia.

C. Todas las referencias singulares para Anciano/Pastor/Superintendente/Apacentador son totalmente compatibles con la pluralidad.

  • 1ª Timoteo 3:1-2 Palabra fiel: Si alguno anhela obispado, buena obra desea. Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar
  • 1ª Timoteo 5:19 Contra un anciano no admitas acusación sino con dos o tres testigos.
  • Tito 1:6 el que fuere irreprensible, marido de una sola mujer, y tenga hijos creyentes que no estén acusados de disolución ni de rebeldía…
  • Tito 1:7 Porque es necesario que el obispo sea irreprensible, como administrador de Dios; no soberbio, no iracundo, no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas.
  • 1ª Pedro 5:1 Ruego a los ancianos que están entre vosotros, yo anciano también con ellos, y testigo de los padecimientos de Cristo, que soy también participante de la gloria que será revelada.

Evidencia de Pluralidad Entre Diáconos

 A. Donde un diácono (s) es mencionado en el Nuevo Testamento, el oficio es predominantemente referenciado en la forma plural.

  • 1. Hechos 6:1-7 En aquellos días, como creciera el número de los discípulos, hubo murmuración de los griegos contra los hebreos, de que las viudas de aquéllos eran desatendidas en la distribución diaria. Entonces los doce convocaron a la multitud de los discípulos, y dijeron: No es justo que nosotros dejemos la palabra de Dios, para servir a las mesas. 3Buscad, pues, hermanos, de entre vosotros a siete varones de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a quienes encarguemos de este trabajo. Y nosotros persistiremos en la oración y en el ministerio de la palabra. Agradó la propuesta a toda la multitud; y eligieron a Esteban, varón lleno de fe y del Espíritu Santo, a Felipe, a Prócoro, a Nicanor, a Timón, a Parmenas, y a Nicolás prosélito de Antioquía; a los cuales presentaron ante los apóstoles, quienes, orando, les impusieron las manos. Y crecía la palabra del Señor, y el número de los discípulos se multiplicaba grandemente en Jerusalén; también muchos de los sacerdotes obedecían a la fe.
  • 2. Filipenses 1:1 Pablo y Timoteo, siervos de Jesucristo, a todos los santos en Cristo Jesús que están en Filipos, con los obispos y diáconos…
  • 3. 1ª Timoteo 3:8 Los diáconos asimismo deben ser honestos, sin doblez, no dados a mucho vino, no codiciosos de ganancias deshonestas.
  • 4. 1ª Timoteo 3:10 Y éstos también sean sometidos a prueba primero, y entonces ejerzan el diaconado, si son irreprensibles.

 

 La única referencia en singular para Diácono (singular) es completamente compatible con la pluralidad.

1ª Timoteo 3:12 Los diáconos sean maridos de una sola mujer, y que gobiernen bien sus hijos y sus casas.

Evidencia de la Pluralidad Entre los Apóstoles y Sus Delegados

A. Jesús escogió a doce apóstoles.

  • Mateo 10:2-4 2Los nombres de los doce apóstoles son estos: primero Simón, llamado Pedro, y Andrés su hermano; Jacobo hijo de Zebedeo, y Juan su hermano; 3Felipe, Bartolomé, Tomás, Mateo el publicano, Jacobo hijo de Alfeo, Lebeo, por sobrenombre Tadeo, 4Simón el cananista, y Judas Iscariote, el que también le entregó.
  1. Marcos 3:14 Y estableció a doce, para que estuviesen con él, y para enviarlos a predicar.
  2. Lucas 6:13 Y cuando era de día, llamó a sus discípulos, y escogió a doce de ellos, a los cuales también llamó apóstoles.
  3. Juan 6:70 Jesús les respondió: ¿No os he escogido yo a vosotros los doce, y uno de vosotros es diablo?

B. En Hechos y en las epístolas se hace a menudo referencia a los apóstoles en la forma plural.

  •  Hechos 1:2 hasta el día en que fue recibido arriba, después de haber dado mandamientos por el Espíritu Santo a los apóstoles que había escogido.
  • Hechos 1:26 Y les echaron suertes, y la suerte cayó sobre Matías; y fue contado con los once apóstoles.
  • Hechos 2:37; 2:42-43; 4:33; 4:35-37; 5:2; 5:12; 5:18; 5:29; 5:40; 6:6; 8:1; 8:14; 8:18; 9:27; 11:1; 14:4; 14:14; 15:2; 15:4; 15:6; 15:22-23; 16:4.
  • Rom. 16:7; 1 Cor. 4:9; 1 Cor. 9:5; 1 Cor. 12:28-29; 1 Cor. 15:7; 1 Cor. 15:9; 2 Cor., 11:13; Gal. 1:17; Gal. 1:19; Efes. 2:20; Efes. 3:5; Efes. 4:11; 1 Tes 2:6; 2 Ped. 3:2; Judas 1:17;

C. Existe una evidencia ocasional de ministerio singular, sin embargo una rendición de cuentas en curso a la pluralidad es convincentemente clara.

Referencias Singulares

  • Rom 1:1; Rom 11:13; 1 Cor 1:1; 1 Cor 9:1-2; 1 Cor. 15:9; 2 Cor. 1:1; 2 Cor. 12:12; Gal 1:1; Efes 1:1; Col. 1:1; 1 Tim 1:1; 1 Tim 2:7;  2 Tim 1:1; 2 Tim 1:11; Tito 1:1; Heb 3:1; 1 Ped 1:1; 2 Ped 1:1;

Rendición de Cuentas Explícita

  • Gálatas 2:1-15
  • Hechos 15:2 Como Pablo y Bernabé tuviesen una discusión y contienda no pequeña con ellos, se dispuso que subiesen Pablo y Bernabé a Jerusalén, y algunos otros de ellos, a los apóstoles y a los ancianos, para tratar esta cuestión.
  • Hechos 15:4 Y llegados a Jerusalén, fueron recibidos por la iglesia y los apóstoles y los ancianos, y refirieron todas las cosas que Dios había hecho con ellos.
  • Hechos 15:6 Y se reunieron los apóstoles y los ancianos para conocer de este asunto.
  • Hechos 15:22-23 22Entonces pareció bien a los apóstoles y a los ancianos, con toda la iglesia, elegir de entre ellos varones y enviarlos a Antioquía con Pablo y Bernabé: a Judas que tenía por sobrenombre Barsabás, y a Silas, varones principales entre los hermanos; 23y escribir por conducto de ellos: Los apóstoles y los ancianos y los hermanos, a los hermanos de entre los gentiles que están en Antioquía, en Siria y en Cilicia, salud.
  • Hechos 16:4 Y al pasar por las ciudades, les entregaban las ordenanzas que habían acordado los apóstoles y los ancianos que estaban en Jerusalén, para que las guardasen.

D. Aun en la apariencia de un ministerio singular, permanece un contexto de equipo y referencia.

Pablo y Bernabé

  • Hechos 14:14 Cuando lo oyeron los apóstoles Bernabé y Pablo, rasgaron sus ropas, y se lanzaron entre la multitud, dando voces…
  • Hechos 15:2 Como Pablo y Bernabé tuviesen una discusión y contienda no pequeña con ellos, se dispuso que subiesen Pablo y Bernabé a Jerusalén, y algunos otros de ellos, a los apóstoles y a los ancianos, para tratar esta cuestión.

Pablo y Otros

  1. Hechos 16:17 Esta, siguiendo a Pablo y a nosotros, daba voces, diciendo: Estos hombres son siervos del Dios Altísimo, quienes os anuncian el camino de salvación.
  2. Hechos 16:19 Pero viendo sus amos que había salido la esperanza de su ganancia, prendieron a Pablo y a Silas, y los trajeron al foro, ante las autoridades;
  3. Romanos 16:21 Os saludan Timoteo mi colaborador, y Lucio, Jasón y Sosípater, mis parientes.
  4. 2 Corintios 8:23 En cuanto a Tito, es mi compañero y colaborador para con vosotros; y en cuanto a nuestros hermanos, son mensajeros de las iglesias, y gloria de Cristo.
  5. Filip 2:25; Col 1:17; 1 Tes 3:2; Col. 4:7; Fil 1:24;