Matt Waymeyer

¿Porqué Orar Si Dios Es Soberano? (Parte 2)

Posted on Actualizado enn

clip_image002

¿Porqué Orar Si Dios Es Soberano? (Parte 2)

Viernes, Enero 23, 2009

Tomado de Pulpit Magazine

(Por Matt Waymeyer)

¿Por qué Orar?

En esta serie, consideraremos cinco razones de por qué los creyentes deberían orar a la luz de la soberanía de Dios.

1. Dios nos ha ordenado que oremos.

La razón más obvia de orar es que Dios nos ha ordenado que oremos. Esto es evidente a todo lo largo de las enseñanzas tanto de Jesús como del apóstol Pablo. Jesús enseñó a Sus discípulos cómo orar en Mateo 6:9-13, introduciendo la oración con las palabras, “Vosotros, pues, oraréis así” (v. 9). Luego, El instruyó a Sus discípulos a ser persistentes en sus oraciones (Lucas 11:5-13). En Lucas 18:2-8, Jesús les dijo una parábola “sobre la necesidad de orar siempre y no desmayar” (Lucas 18:1). Y al arribar al Huerto de Getsemaní, El les instruyó, “orad para que no entréis en tentación” (Lucas 22:40).

El apóstol Pablo exhortó a los Tesalonicenses a “orad sin cesar” (1 Tes 5:17); él instruyó a los Filiepenses: “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.” (4:6); él encargó a los Colosenses: “Perseverad en la Oración" (4:2); él le escribió a los Efesios: “orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos; y por mí” (6:18-19a); y él urgió a Timoteo “Exhorto ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres” (1 Tim 2:1).

El punto está claro: Dios nos ha ordenado que oremos, y nuestra respuesta a esta orden ante todo debe ser de obediencia. Aun si nunca alcanzamos una comprensión evidente de la relación entre la soberanía de Dios y las oraciones del hombre, el hecho de que Dios lo haya mandado debería ser suficiente para movernos a orar. Cuando Dios le prometió a Abraham un hijo a través del cual él se convertiría en una gran nación (Gen 21:12b) y luego le ordenó a él que sacrificara a ese mismo hijo (Gen 22:2), Abraham se inclinó de modo respetuoso de rodillas en sumisión ante Su Creador y simplemente obedeció lo que fue ordenado por El (Gen. 22:3-10). El creyente que hace la pregunta “¿por qué orar?” Debe seguir su ejemplo y debe hacer lo mismo.

2. Jesús modeló una vida de oración.

Una segunda razón de porque los creyentes debería ofrecer oraciones de petición y de intercesión hacia Dios es que tal oración fue modelada por Jesús que “…se apartaba a lugares desiertos, y oraba.” durante Su ministerio (Lucas 5:16). El ejemplo coherente de oración ferviente de Jesús hacia el Padre es evidente a todo lo largo de los relatos del evangelio. Durante Su ministerio en Galilea, Marcos registra que: “Levantándose muy de mañana, siendo aún muy oscuro, salió y se fue a un lugar desierto, y allí oraba.” (Marcos 1:35). Después de alimentar a lo cinco mil en Betsaida, Jesús “Despedida la multitud, subió al monte a orar aparte; y cuando llegó la noche, estaba allí solo” (Mat 14:23).

En la noche antes de que él escogiese a los doce discípulos, Jesús se marchó a la montaña a orar, y El “pasó la noche orando a Dios" (Lucas 6:12). Posteriormente Lucas se refiere a un tiempo “mientras Jesús oraba aparte” (9:18), y “Aconteció como ocho días después de estas palabras, que tomó a Pedro, a Juan y a Jacobo, y subió al monte a orar” (Lucas 9:28). Y quien podría olvidar Su oración en el Huerto de Getsemaní (Mat. 26:39-44t; Marcos 14:35-39; Lucas 22:41-45) o la “oración sumo sacerdotal” de Juan 17? ¿Y qué creyente puede olvidarse de apreciar el hecho de que El vive para interceder aun hoy a nuestro beneficio (Heb 7:25)?

Al ofrecer oraciones de petición y de intercesión, Jesús no estaba ignorando o negando la soberanía de Su Padre. Esto es obvio en varias de las oraciones de Jesús, no al menos las que incluyen Sus oraciones en el Huerto de Getsemaní (Mat. 26:39-44; Marcos 14:35-39; Lucas 22:41-45). Como Hunter escribe: “El sabía que el mediante determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios El sería llevado a la muerte siendo clavado a la cruz (Hechos 2:23). Él dijo a los discípulos incrédulos esto al menos tres veces. Aún en Getsemaní, como Marcos dice, ‘se postró en tierra, y oró que si fuese posible, pasase de él aquella hora.’ (14:35)” (The God Who Hears, 51). En otras palabras, si bien Jesús estaba bien consciente de que Su muerte en el calvario había sido predeterminada por Dios, El aún decidió presentar una petición a Su Padre de que esta copa podría pasar de él.

Si los seguidores de Cristo deben ser imitadores de él y “andar como él anduvo” (1 Juan 2:6), también deben ser caracterizados por la oración ferviente por ellos mismos y por aquellos a su alrededor. Saber que Jesús oró como una forma de vida bien no puede aclarar la tensión que existe en las mentes de los creyentes entre la soberanía de Dios y las oraciones de los hombres, pero los debería motivar a imitar al Único que no vio disparidad entre Sus oraciones y la soberanía de Su Padre.

¿Por qué Orar si Dios es Soberano? (Parte I)

Posted on Actualizado enn

clip_image002

¿Por qué Orar Si Dios Es Soberano? (Parte 1)

22 de enero, 2009

Publicado originalmente en Pulpit aquí

(Por Matt Waymeyer)

* Matt pastorea Community Bible Church en Vista, California. Él es graduado del Master´s Seminary, y un contribuyente frecuente para Pulpit.

La historia es contada acerca un pequeño pueblo en el sur. Por largos años, este pueblo había estado “seco” en lo referente a que ningún tipo de alcohol se había vendido alguna vez o servido allí. Pero un día un hombre de negocios en el área decidió construir una taberna. En respuesta a esta taberna nueva, un grupo de cristianos de una iglesia local preocupó y planearon que una reunión de oración por toda la noche pidiendo a Dios que interviniera. Poco después de la reunión de oración de esa noche, un relámpago golpeó la taberna y se quemó hasta el suelo.

En la secuela del fuego, el dueño de la taberna demandó a la iglesia, afirmando que las oraciones de la congregación fueron responsables de su pérdida. Pero la iglesia contrató a un abogado para defenderse en los tribunales de que ello no habían sido responsables. Después de su revisión inicial del caso el juez que presidía empezó el juicio con una declaración oficial. Él dijo: “No importa que tan público se haga este caso, una cosa está clara: El dueño de la taberna cree en la oración, y los cristianos no lo hacen”.

Es muy fácil descartar el poder de la oración, ¿no es así? Es muy fácil ir a la deriva pensando que la oración es un sentimiento agradable, pero al final, una pérdida de tiempo porque realmente no hace ninguna diferencia de cualquier manera.

Para algunas personas, esta clase de falta proviene de una incredulidad y duda de que Dios realmente pueda contestar la oración. Para otros, sin embargo, la pregunta que paraliza su vida de oración es ésta: ¿Si Dios es soberano, por qué orar?

En otras palabras, si de cualquier manera Dios simplemente hace lo qué El quiere, ¿por qué ofrecer oraciones de petición y de intercesión? ¿Por qué molestarse en pedir que Dios haga tal y cual cosa cuando todo ha sido ordenado por El de antemano? ¿Si la oración consta de pedirle a Dios que cambie Sus propósitos eternos, no es esa una tarea débil en el mejor de los casos y arrogante en el peor de los casos?

Aunque no hay respuestas fáciles a estas preguntas, la Escritura no guarda silencio sobre este asunto. Mi propósito aquí es examinar la enseñanza de la Biblia sobre la soberanía de Dios y lo oraciones del hombre con el fin de responder la pregunta: “Si Dios es soberano, ¿por qué orar?” Esto se hará definiendo brevemente lo que quiere decir que Dios es soberano y luego ofreciéndole cinco respuestas a la pregunta sobre por qué las personas deberían orar.

Dios Es Soberano

Cuando las personas hacen planes, no es raro que esos planes fracasen o se frustren de una manera u otra. En contraste a Sus criaturas, sin embargo, el Dios Todopoderoso siempre hace aquello que El se ha propuesto. En pocas palabras, Dios es soberano.

Esta verdad, quizá es visto de forma más clara según las palabras de Isaías 46:9-11, donde Dios demostró Su superioridad sobre los ídolos babilónicos declarando:

“Acordaos de las cosas pasadas desde los tiempos antiguos; porque yo soy Dios, y no hay otro Dios, y nada hay semejante a mí, que anuncio lo por venir desde el principio, y desde la antigüedad lo que aún no era hecho; que digo: Mi consejo permanecerá, y haré todo lo que quiero; que llamo desde el oriente al ave, y de tierra lejana al varón de mi consejo. Yo hablé, y lo haré venir; lo he pensado, y también lo haré.”

En este pasaje, Dios indica que tanto lo que El se propone como lo que El desea que suceda y luego hace que esos propósitos sucedan. En otras palabras, Dios providencialmente trae en el tiempo e historia lo que El soberanamente ha decretado en la pasada eternidad. Como el apóstol Pablo escribe que Dios “hace todas las cosas según el designio de su voluntad” (Eph 1:11).

La verdad de la soberanía de Dios sobre Su creación es enseñada a todo lo largo de la Escritura. El salmista declara: “Todo lo que Jehová quiere, lo hace, En los cielos y en la tierra, en los mares y en todos los abismos” (Sal. 135:6; Cf. 115:3; Dan. 4:35); Proverbios 19:21 dice: “Muchos pensamientos hay en el corazón del hombre; Mas el consejo de Jehová permanecerá”; Y Proverbios 21:1 dice: “Como los repartimientos de las aguas, Así está el corazón del rey en la mano de Jehová; A todo lo que quiere lo inclina.” Como W. Bingham Hunter escribe: “Desde una perspectiva bíblica, su libro de historia universal debería ser prologado con 2 Reyes 19:25: ‘¿Nunca has oído que desde tiempos antiguos yo lo hice, y que desde los días de la antigüedad lo tengo ideado? Y ahora lo he hecho venir´”.