10 Mentiras que La Cultura Popular Enseña Sobre el Sexo

Posted on

ESJ-2017 0801-001

10 Mentiras que La Cultura Popular Enseña Sobre el Sexo

Por Emma Joy

“Bien o mal, nuestra cultura nos enseña sobre el sexo. Los medios de comunicación conducen la educación sexual todo el tiempo.” -Stephen Witmer

La cultura popular es una fuerza poderosa en la sociedad, ya que colorea nuestras opiniones sobre temas sociales, personas, relaciones y actividades sexuales. Lo que vemos, leemos y escuchamos a través de los medios de comunicación influye en nuestra cosmovisión del sobre estos asuntos importantes. Necesitamos un filtro interno, una brújula moral y una alta estima de la Palabra de Dios si queremos vivir correctamente y prosperar en nuestras vidas relacionales y sexuales.

El sexo es un tema que todos haríamos bien en tratar con cuidado, siendo intencional no tragar todas las ideas puestas por la cultura. Las mentiras se pueden encontrar en exceso a través de una visión secular de la sexualidad. La forma en que la mayor parte del entretenimiento presenta la sexualidad no puede hacer justicia a un acto tan profundo y significativo. Aquí hay diez mentiras de la cultura popular enseña sobre el sexo.

1. Se puede tener en cualquier momento, con cualquiera, en cualquier lugar, en cualquier contexto, sin repercusiones.

Vivir en contra de la Palabra de Dios es pisar terreno inestable y peligroso. El sexo ordenado por Dios tiene límites específicos que no deben ser cruzados. Sobrepasar estos límites necesarios es arriesgar una afluencia de consecuencias. Las consecuencias pueden matar tu vida espiritual, perjudicar tu salud mental y emocional, poner en peligro tu bienestar físico y complicar tus relaciones.

2. El sexo es simplemente un deporte por placer, omitiendo así la necesidad de compromiso o relación.

Debido a que la cultura popular no conoce ni estima los estándares de Dios, supone un manejo primitivo y narcisista de la sexualidad. Lo que se encuentra allí no hay nada más que placer físico. Si no alineamos nuestra sexualidad con la autoridad de la Escritura, entonces el poder que el sexo mantiene en el contexto bíblico está desarraigado. Se convierte en un acto bárbaro o una conquista egoísta. Como Owen Strachan expresa tan elocuentemente, “el gancho de la cultura priva al sexo de significado; la enseñanza bíblica da sentido de la pasión y la conexión que el sexo permite.”

3. La monogamia es anticuada.

Las películas en blanco y negro de décadas anteriores presentan una imagen elegante de la familia y el matrimonio. La vida era ordenada, el amor verdadero estaba presente y activo, y la monogamia era estimada como el mejor curso de acción para la salud y el bienestar de la relación y la familia. Los votos matrimoniales significaban algo. Esos días han desaparecido.

En una cultura que actúa ampliamente sobre sus sentimientos y emociones, carece de dominio propio e integridad, consume pornografía en exceso, piensa poco en mentir si se beneficia a sí mismo y encuentra contentamiento en una conversación vacía, la monogamia se convierte en un arte perdido. Si no valoramos la vida humana o respetamos a nuestros semejantes, si el egoísmo determina nuestras decisiones, y si las citas de noviazgo y el sexo fácil gobiernan nuestros intercambios con otros, la fidelidad no puede ser la norma. Ni siquiera parece lógica.

4. No es hacer trampa si no te atrapan.

Hollywood intenta convencernos de que el adulterio es un crimen sin víctimas. El coqueteo es retratado como un pasatiempo divertido, y si conduce a un asunto emocional, usted está justificado en lo que sucede después. Preocuparse por uno mismo es más importante y la atracción mutua se convierte en los argumentos de los cuales florece el adulterio. Si usted puede lograr tener alguien (o algunas personas) al lado, más poder para usted. Se vuelve casi una hazaña heroica, una experiencia embriagadora.

Una persona sabia se embarca en el noviazgo y el viaje conyugal con respecto a la ley de siembra y de cosecha, entendiendo muy bien que incluso si usted no es atrapado en el acto de adulterio, mucho se habrá perdido ya. Han sacrificado la honestidad, el tiempo, la dignidad y el respeto por sí mismos para atender lo prohibido. Ha arriesgado su salud y su futuro, su familia y su cónyuge, por placer. Y usted es el que finalmente perderá a largo plazo.

5. El sexo sin intimidad es satisfactorio.

El sexo casual es imposible. Un cinco es casual. Saludar con la mano es casual. La pequeña charla es casual. Tratar el sexo como un saludo casual no lo hace casual. Simplemente te hace inmaduro y egoísta.” -Matt Walsh

La excitación y la emoción inicial que el sexo casual parece entregar, ciega a la gente de la alegría abundante y satisfactoria del sexo que sólo se puede tenerse dentro de los límites del matrimonio. La satisfacción sexual más abundante es el resultado de conocer y ser conocido. Es para agradar y ser complacido por una persona que has llegado a conocer, y nada se compara con la profundidad y cercanía que se puede encontrar allí. Estar satisfecho es sentirse completo y esto no puede suceder sin intimidad.

6. La pornografía es una guía útil para mejorar su vida sexual.

Contrariamente a la creencia popular, la  pornografía no es una herramienta útil para guiar su vida sexual,ya que implica el castigo y la degradación en lugar de la dulzura y el respeto. La pornografía contiene contenido sesgado, insalubre, poco realista y, a veces, incluso ilegal o francamente perturbador. La pornografía ofrece un sombrío comentario sobre el cuerpo humano y la expresión sexual. Introduce lo extraño a expensas de lo bello.

Algunas de las ideas, atracciones e intereses que se formaron a través de mi uso de ella me han preocupado en el mejor de los casos y me han aterrorizado en el peor de los casos. Quisiera advertir a cualquiera que se aleje de las voces en la sociedad que podrían aceptar o promover la pornografía como la guía para una vida sexual floreciente.

7. El sexo es igual al amor.

Al igual que no todos los alimentos contienen nutrientes necesarios y no todas las amistades tienen profundidad, por lo que tampoco todo el sexo (por sí mismo) es igual al amor. Cualquier cosa que se desvíe del buen diseño de Dios para la sexualidad humana no puede producir el amor genuino porque el amor auténtico implica la permanencia y un compromiso firme con el propio bien. La cultura del sexo illicto no lo practica.

8. El sexo hace o rompe una relación.

Diferentes facetas de la cultura popular, como el cine y la música, argumentan que el sexo es el factor decisivo para determinar la salud o la felicidad de una relación. Esto es engañoso. Las relaciones implican muchos aspectos; el sexo es sólo una pieza del pastel.

La Biblia presenta el sexo y la humanidad como múltiples facetas. Somos criaturas complejas hechas a la imagen de Dios. Esta es una prueba de que la cultura sobre la sexualidad y la vida humana se queda corta. No somos sólo seres físicos enamorados por una experiencia física.

Cuando se respetan los mandatos relativos a la sexualidad en la Biblia, la gente prospera en la relación sexual. Desafortunadamente, la cultura carece de tal profundidad y sabiduría e imperan las falsificaciones baratas.

9. No es un regalo sagrado y respetado.

La desintegración de una nación es evidente cuando la desnudez está en exhibición y el sexo se puede tener sin ataduras. Cuanto más valioso es para nosotros, más debemos guardarlo de cualquier cosa que le quite su valor. Con el sexo, sin embargo, este acto más íntimo se coloca en un espectáculo audaz y tiene pocas normas, si acaso, que rodean su uso.

En una sociedad que poco a poco ha sufrido la pérdida de la moral y el respeto por los demás, la gente carece de una reverencia adecuada del sexo. Hemos derribado el fundamento, una vez estable, del sexo dentro del matrimonio y lo reemplazamos con insinuaciones o actividades desvergonzadas que ensucian y desmantelan su propósito.

Si alguna vez experimentamos el sexo en su plenitud como Dios quiso, debemos regresar a Su diseño y rechazar cualquier cosa que elimine Su bendición en esta área de nuestras vidas.

10. Una ausencia de moderación trae libertad.

Esta es una mentira peligrosa porque el placer desenfrenado siempre va a costar más de lo que usted piensa. Las reglas de cualquier tipo están en el lugar para la protección y florecimiento de los ciudadanos a mano. Ignorarlos o prescindir de ellas es pedir problemas. Una vida desenfrenada puede sentirse liberadora, ya que brinda muchas oportunidades para satisfacer a sí mismo. Pero nunca debemos juzgar una situación por cuánto placer nos traerá en el momento o en el tiempo actual de nuestras vidas. Debemos pensar a largo plazo e intencionalmente reflexionar hacia donde las decisiones que hacemos hoy nos conducirán mañana. ¿Está usted dispuesto a hacerlo?

Pasando las mentiras

Si usted se ha encontrado atrapado en la creencia de una o más de estas mentiras, sea agradecido que el primer paso hacia el cambio es identificar el problema. Cuando nos volvemos a la Palabra de Dios para informar a nuestra toma de decisiones y cosmovisión, nuestra visión ya no está nublada por las ideas sesgadas presentadas por la cultura en la que residimos.

Al ver un tema, persona, circunstancia o situación desde el lente de la verdad, nos liberamos de las prácticas calamitosas de una nación sin Dios. Comenzamos a aprender el propósito y las bellezas del sexo como Dios se propuso para el lecho matrimonial. ¡Y no hay un contexto más seguro o más significativo en el que gastar sus energías sexuales!

Emma Joy es una joven que disfruta estudiando recursos apologéticos y aprendiendo acerca de la pureza desde una perspectiva bíblica. Su deseo es que Dios use su vida y sus escritos de una manera de gran alcance para impactar la vida de muchos. Ella escribe sobre el pecado sexual y el arrepentimiento (entre otros temas) en su blog personal .

2 comentarios sobre “10 Mentiras que La Cultura Popular Enseña Sobre el Sexo

    Efren Gonzalez Quiros. escribió:
    2 agosto 2017 en 9:35 am

    Diez mentiras, que el maligno esta sembrado en el terreno fertil de la ignorancia tradicional sobre las normas verdaderas de Dios. Es tan importante y delicado el tema que Dios lo estableció como el Sexto Mandamiento, ya que es un acto que va más allá, del simple placer humano.

    William escribió:
    3 agosto 2017 en 9:11 am

    La verdad que me ha enseñado y recalcado que he fallado tanto en esta vida.. pero me reafirma que solo Jesucristo puede ayudarme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s