Eternidad

15 Recordatorios Aleccionadores Sobre El Infierno (Y Lo Que Significa Para Nosotros)

Posted on

ESJ-2018 0730-004

15 Recordatorios Aleccionadores Sobre El Infierno (Y Lo Que Significa Para Nosotros)

Por Darin C. Smith

“Resolución 55: Resuelvo empeñarme al máximo, para actuar así, de la manera que pienso que debería hacerlo, si ya hubiera visto la felicidad del cielo y los tormentos del infierno. 8 de julio de 1723.”

Mientras recientemente volví a leer más sobre Jonathan Edwards, me sorprende el enfoque del hombre en la eternidad y su diligencia para vivir a la luz de ello. Tanto el cielo como el infierno, a los 18 años, lo ocuparon.

Mientras Edwards buscaba la santidad en su vida, se propuso escuchar con un oído a los aleluyas del cielo y el otro oído a los gritos y gemidos de las almas atormentadas en el infierno. Una estimación y meditación tan sobria sobre estas almas le dieron a Edwards una perspectiva eterna que marcó los pasos a seguir de su vida. Leer el resto de esta entrada »

¿Hay Un Templo En El Cielo?

Posted on

ESJ-2018 0727-001

¿Hay Un Templo En El Cielo?

Por John F. Macarthur

En el mundo antiguo, los dos edificios más importantes de cualquier capital nacional eran el palacio y el templo. Ellos representaban la autoridad civil y espiritual. En el cielo, la centralidad del trono de Dios enfatiza tanto su soberanía como su dignidad para ser adorado. Todo el cielo es su palacio, y todo el cielo es su templo.

En Apocalipsis 3:12, Cristo dice: “‘Al vencedor le haré una columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí; escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, que desciende del cielo de mi Dios, y mi nombre nuevo.” En los escritos Joanianos, “al vencedor” es cada verdadero creyente. Entonces cada persona redimida se representa aquí como un pilar del templo inscrito ceremonialmente con tres nombres. En Apocalipsis 7:15 uno de los veinticuatro ancianos, hablando de santos que han salido de la gran tribulación, le dice al apóstol: “Por eso están delante del trono de Dios, y le sirven día y noche en su templo; y el que está sentado en el trono extenderá su tabernáculo sobre ellos.” Leer el resto de esta entrada »

Visiones Apocalípticas De Gloria Indescriptible – Apocalipsis 4:1-6

Posted on

ESJ-2018 0725-001

Visiones Apocalípticas De Gloria Indescriptible – Apocalipsis 4:1-6

Por John F. Macarthur

El libro de Apocalipsis es la historia de cómo la ira de Dios finalmente se derramará sobre la tierra. El mal será conquistado para siempre y vencido del universo. Es una visión gráfica y preocupante, no una lección sobre el cielo.

Aún así, aprendemos mucho sobre el cielo desde la visión apocalíptica del apóstol Juan. La palabra griega traducida “cielo” aparece más de cincuenta veces en el libro de Apocalipsis. Dos veces Dios es llamado “el Dios del cielo” (11:13; 16:11) – una frase usada veintidós veces en el Antiguo Testamento. Todo el libro de Apocalipsis está escrito desde la perspectiva del cielo, aunque se trata en gran medida de los eventos que ocurren en la tierra.

El Trono Celestial

Hay muchas similitudes sorprendentes entre la visión de Juan y la de Ezequiel . La de Juan es un relato más completo, por supuesto, pero se combina maravillosamente con lo que describió Ezequiel. El trono de Dios tiene una gran figura en ambos relatos.

En Apocalipsis 4, donde Juan describe cómo fue atrapado al cielo, lo primero que menciona es el trono de Dios:

Después de esto miré, y vi una puerta abierta en el cielo; y la primera voz que yo había oído, como sonido de trompeta que hablaba conmigo, decía: Sube acá y te mostraré las cosas que deben suceder después de éstas. Al instante estaba yo en el Espíritu, y vi un trono colocado en el cielo, y a uno sentado en el trono. (Apocalipsis 4:1-2)

Ezequiel terminó su visión del cielo con una descripción del trono de Dios y la gloria inexplicable que emana de Él. Juan comienza describiendo ese mismo trono. Repetidamente en este pasaje menciona el trono, que es el centro de todo el cielo y el punto focal de la presencia de Dios. Del trono de Dios emana toda la gloria del cielo.

El versículo 3 dice: “Y el que estaba sentado era de aspecto semejante a una piedra de jaspe y sardio.” Jasper es un cuarzo cristalino opaco y translúcido de diferentes colores, especialmente tonos de verde. (Pero el jaspe de la antigüedad puede haber sido una piedra transparente.) El sardio o “cornalina” en algunas traducciones es una piedra roja rubí. Algunos sugieren que el sardio rojo puede hablar de Dios como Redentor, el que proporcionó un sacrificio de sangre, enfatizando así la gloria del carácter redentor de Dios. Jaspe y sardio fueron la primera y la última de las doce piedras en el pectoral del sumo sacerdote (Éxodo 28:17, 20).

Es imposible ignorar el hecho de que tanto Ezequiel como Juan están describiendo una escena de grandeza deslumbrante y deslumbrante belleza, una gloria que supera con creces los límites del lenguaje humano. Juan, como Ezequiel, está pintando una gran imagen que retrata el cielo como un reino brillante y colorido de esplendor y deleite inexpresables. Nuevamente, no nos ocupemos tanto tratando de leer el significado en los símbolos que extrañemos ese punto bastante obvio.

El lenguaje falla cuando los humanos intentan describir la gloria divina, por lo que Juan está utilizando estas comparaciones con joyas preciosas para imaginar la belleza impresionante de la gloria celestial. Las joyas que menciona son las imágenes más deslumbrantes y gloriosas que pudo imaginar, así que recurre a ellas para exponer su punto. Recuerde, sin embargo, que en realidad está describiendo una gloria que excede por mucho a la de cualquier joya excavada en la tierra. Si la escena es difícil de visualizar, está bien. Juan deliberadamente está pintando una imagen de gloria que excede nuestra capacidad de imaginar.

Sonando muy parecido a Ezequiel, Juan continúa, “y alrededor del trono había un arco iris, de aspecto semejante a la esmeralda. . . . Del trono salían relámpagos, voces y truenos;” (Apocalipsis 4:3-5). De nuevo, las imágenes están diseñadas para inspirar asombro y miedo. Habla de una gloria, un poder y una majestad inconmensurables.

Los truenos y los relámpagos recuerdan a otra escena en las Escrituras: el Monte Sinaí, donde Dios descendió para dar la Ley. Los israelitas vieron la gloria divina en forma de truenos y relámpagos (Éxodo 19:16). Este lenguaje busca describir lo indescriptible. El sentido que transmite es un asombro que trasciende cualquier asombro terrenal.

Los “Siete Espíritus de Dios”

Juan continúa su descripción de la escena alrededor del trono, dando otro detalle que debemos observar cuidadosamente: “delante del trono había siete lámparas de fuego ardiendo, que son los siete Espíritus de Dios” (Apocalipsis 4:5).

Ese versículo confunde a mucha gente. No sugiere que haya siete Espíritus Santos. El apóstol Pablo lo aclara en 1 Corintios 12:4: “hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo” (véase verso 11), y en Efesios 4:4: “Hay un solo cuerpo y un solo Espíritu” ( ver Efesios 2:18 ). Entonces esto no puede ser una referencia a siete Espíritus de Dios distintos. Obviamente, eso violaría lo que las Escrituras enseñan en otra parte acerca de la personalidad del Espíritu Santo.

La expresión “siete espíritus” es un lenguaje e imágenes típicos apocalípticos. Juan lo vincula a siete lámparas, que hacen eco de los candeleros de las iglesias en Apocalipsis 2-3. Y esos a su vez parecen tener alguna relación con las siete lámparas en el tabernáculo original (véase Éxodo 25: 31-37). En realidad, eran siete velas encima de un solo candelabro de oro. La imagen que transmiten las siete lámparas es, por lo tanto, la de una menorá séptuple. Y la referencia a “siete espíritus” debe interpretarse como una referencia al único Espíritu de Dios, que está representado aquí con un símbolo séptuple.

¿En qué sentido es el Espíritu “siete”? Esto podría ser una referencia de regreso a la soberanía del Espíritu sobre las siete iglesias en los capítulos 2-3. En toda la Escritura, la expresión se usa solo aquí y en Apocalipsis 1:4; 3:1; y 5:6. Las primeras dos veces que aparece, es específicamente en referencia a las siete iglesias.

También podría ser una referencia a Isaías 11:2, que representa al Espíritu Santo con una descripción de siete facetas: “El Espíritu de [1] el Señor”. . . el espíritu de [2] sabiduría y [3] entendimiento, el espíritu de [4] consejo y [5] fortaleza, el espíritu de [6] conocimiento y de [7] el temor del Señor. “Cual sea lo que signifique la expresión en Apocalipsis 4:5 significa que no sugiere que haya más que un “Espíritu” por el cual somos bautizados en el Cuerpo de Cristo (1 Corintios 12:13). Eso iría en contra del resto de la Escritura (véase también Efesios 2:18, Juan 14: 16-17).

El Mar De Cristal

Juan también describe el área alrededor del trono en Apocalipsis 4. El versículo 6 dice: “Delante del trono había como un mar transparente semejante al cristal.” Imagine la belleza de esa escena: un arco iris brillante y los colores destellantes de la esmeralda, sardio, y jaspe todos salpicando un mar de cristal!

Nuevamente, todo este color, luz y cristal reflejan el esplendor y la majestuosidad del trono de Dios. Esta es una imaginería familiar en las Escrituras. En Éxodo 24, leemos: “Y subió Moisés con Aarón, Nadab y Abiú, y setenta de los ancianos de Israel; y vieron al Dios de Israel, y debajo de sus pies había como un embaldosado de zafiro, tan claro como el mismo cielo” (Éxodo 24:9-10). La luz resplandeciente y resplandeciente de la gloria de Dios se refleja en el cristalino, brillante y brillante mar de vidrio. Observe que el mar de cristal se describe como “embaldosado de zafiro” en Éxodo 24, posiblemente debido al color que se refleja en él. Pero ambos pasajes hablan de su extraordinaria “claridad”. Ezequiel dice que es “como el brillo deslumbrante de un cristal” (Ezequiel 1:22). Todos estos pasajes visualizan el cielo como un reino de belleza inimaginable, donde cada elemento de todo está diseñado como un telón de fondo para reflejar la gloria divina.

Todo este énfasis en el brillo y la claridad sugiere que el cielo no es una tierra de sombras y neblinas. En los relatos bíblicos, no hay indicios del túnel largo y oscuro que aparece tan prominentemente en muchas historias de experiencias cercanas a la muerte. ¡En cambio, todo se describe en términos de luz, brillantez y claridad!

Incluso cuando Juan describe a los otros habitantes del cielo, el enfoque permanece en la gloria de Dios. Los asientos de veinticuatro “ancianos” -sin duda representando a todo el cuerpo de la iglesia redimida- rodean el trono (Apocalipsis 4:4). El versículo 6 agrega que cuatro criaturas vivientes también rodearon el trono, indudablemente una referencia a las criaturas angélicas, quizás los querubines. Entonces, rodeando el trono están la hueste angélica y la iglesia; ocupando el trono es Dios mismo en toda la gloria de su majestuosa revelación.

Es significativo que solo el libro de Apocalipsis mencione el trono de Dios más de cuarenta veces. Toda actividad en el cielo se enfoca hacia el trono, y todos los muebles del cielo reflejan la gloria que emana de él.

Haríamos bien en fijar nuestra atención allí, también.

(Adaptado de La Gloria del Cielo )


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B180725
COPYRIGHT © 2018 Grace to You

Un Retrato De La Gloria De Dios -Ezequiel 1

Posted on

ESJ-2018 0723-003

Un Retrato De La Gloria De Dios -Ezequiel 1

Por John F. Macarthur

Si bien la Palabra de Dios no nos da todos los detalles acerca de nuestro futuro hogar con Él, las Escrituras no guardan silencio cuando se trata de su reino eterno. De hecho, la Biblia contiene muchas descripciones del cielo.

Sin embargo, algunas de esas descripciones se expresan en un lenguaje apocalíptico o profético lleno de simbolismo y misterio. Tales imágenes complejas pueden ser confusas, incluso para los eruditos bíblicos experimentados. Algunos quieren tratar los versículos como acertijos o mapas de tesoros que revelan un significado más profundo y verdades ocultas sobre lo que podemos esperar en el cielo. Otros buscan alegorizar las imágenes, lo que lleva a infinitos senderos de interpretación subjetiva. Pero esa no es la razón por la cual los escritores de las Escrituras -bajo la inspiración del Espíritu Santo- describieron sus visiones celestiales de la manera en que lo hicieron. Leer el resto de esta entrada »

Un Dolor Santificado: Cómo La Teología Reformada Ayuda A Lidiar Con La Muerte

Posted on

ESJ-2018 0720-008

Un Dolor Santificado: Cómo La Teología Reformada Ayuda A Lidiar Con La Muerte

Por Christopher Catherwood

El mes pasado, mi esposa, Paulette, murió a los 65 años, luego de una lucha de ocho años contra la enfermedad de Parkinson y muchas otras enfermedades relacionadas. Ella vivió más tiempo de lo esperado, ella heredó genes poderosos de sus antepasados ​​pioneros, pero su muerte, no obstante, aunque anticipada, fue un shock profundo. Paulette tenía una poderosa fe cristiana: asistió y contribuyó al pequeño estudio bíblico de nuestra iglesia el día anterior a su muerte, y ella participó en estudios bíblicos de evangelización en su hogar hasta el final. Sabemos que ella está con el Señor a quien sirvió tan bien en sus muy pocas décadas de vida. Leer el resto de esta entrada »

Descifrando Las Mentiras Sobre El Cielo

Posted on

ESJ-2018 0720-001

Descifrando Las Mentiras Sobre El Cielo

Por John F. Macarthur

¿Por qué es importante saber la verdad sobre el cielo? Con todas las teorías y teologías contradictorias, puedes imaginar que algunos cristianos preferirían vivir en alegre ignorancia sobre lo que les espera más allá de la tumba. Pero conocer la verdad sobre el cielo no se trata solo de estar en lo correcto por el bien de tener la razón.

El pueblo de Dios necesita conocer la verdad sobre el cielo porque fija nuestros ojos en Dios, su reino y la obra que nos ha llamado a realizar mientras tanto. Pero conocer la verdad también nos equipa para defendernos de la gran cantidad de falsas enseñanzas sobre el cielo y la vida eterna. Ya esta semana hemos discutido doctrinas no bíblicas sobre el cielo, incluyendo el sueño del alma y el purgatorio . Hoy consideraremos algunos textos bíblicos que nos dan municiones en la lucha contra estas y otras mentiras satánicas. Leer el resto de esta entrada »

La Falsa Esperanza Del Purgatorio

Posted on

ESJ-2018 0718-001

La Falsa Esperanza Del Purgatorio

Por John F. Macarthur

Seamos claros desde el principio: la doctrina católica romana del purgatorio no se enseña en ninguna parte de las Escrituras. Fue inventado para acomodar la negación del catolicismo de la justificación solo por la fe. Y ofrece falsas esperanzas a millones de personas que anticipan un tiempo más allá de la tumba, quizás eones, si es necesario, para lograr su propia justificación.

Las Escrituras enseñan muy claramente que una justicia absolutamente perfecta es necesaria para entrar al cielo. Jesús dijo: “Porque os digo que si vuestra justicia no supera la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos” (Mateo 5:20). Luego añadió: “Por tanto, sed vosotros perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto” (Mateo 5:48); esto es establecer el estándar lo más alto posible. Leer el resto de esta entrada »