Pecado

El Conflicto (Rom. 7:13–25)

Posted on

ESJ-2020 0116-002

El Conflicto

(Descubriendo Romanos)

ROMANOS 7:13 – 25

por S. Lewis Johnson

Pablo había argumentado en el contexto anterior que el creyente había muerto con respecto al pecado y la ley de Moisés. Entonces, en respuesta a la pregunta esperada, “¿Es pecado la ley?” él había respondido, “No, la ley es santa, y el mandamiento es santo, justo y bueno” (cf. 7:7, 12). Esa respuesta, sin embargo, planteó otra pregunta: “¿Entonces lo que es bueno vino a ser causa de muerte para mí?” No, Pablo señala que no es la ley la causa de la muerte del creyente. La ley es el instrumento del pecado (7:7, 8, 11), y el culpable es el pecado interno. Aunque posea la ley de Moisés, el creyente, por sí mismo, es impotente para tratar con el enemigo: la corrupción inherente y heredada (el pecado original en el sentido estricto). El problema con el que trata es aludido en las palabras del versículo 18, “porque el querer está presente en mí, pero el hacer el bien, no.” Leer el resto de esta entrada »

¿No Estás Avergonzado?

Posted on

ESJ-2020 0106-004

¿No Estás Avergonzado?

Por Mark Snoeberger

Los medios de comunicación cristianos tienen mucho que decir en estos días sobre la idea de la vergüenza, sobre todo tratando de convencernos de que la vergüenza es mala. Y en muchas circunstancias, tienen razón. Por ejemplo, (1) no necesitamos avergonzarnos ante Dios por los pecados cometidos en nuestro pasado antes de la conversión: La obra de Cristo en la cruz no sólo cancela nuestra culpa, sino que también cubre nuestra vergüenza (así, por ejemplo, Rom 10:11; 1 Pedro 2:6-7). Tampoco debemos avergonzarnos, como muchos tienden a hacerlo, (2) cuando somos víctimas de las obras vergonzosas de los demás. Cada persona lleva su propia vergüenza (en principio Dt 24:16), y todos nosotros necesitamos eliminar de nuestra práctica cualquier vestigio persistente de la vergüenza de la víctima. Leer el resto de esta entrada »

El Desastre Inevitable de Ser Humano (2ª Parte)

Posted on

ESJ-2019 1028-001

El Desastre Inevitable de Ser Humano (2ª Parte)

por Clint Archer

La ocasión pasada, establecimos el punto de que Dios nos hizo un desastre. Preguntamos con exasperada curiosidad: “¿Por qué Dios haría a los humanos naturalmente sucios y repugnantes, y luego los consideraría inmundos e inaceptables en la Ley mosaica?” Como ejemplo, citamos el capítulo de Levítico 15 sobre la vacilación de los pies y su desvergonzada legislación sobre diversas descargas corporales.

Hoy queremos plantear un segundo punto: Dios nos quiere limpios. Leer el resto de esta entrada »

Tome Seriamente el Pecado

Posted on

ESJ-2019 1023-001

Tome Seriamente el Pecado

por Geoffrey Thomas

Toma seriamente a Cristo. Sí, por supuesto. Por cada mirada a tu pecado, mira diez veces a Cristo. ¿Pero querrás mirar a Cristo si no has visto tu necesidad? ¿Verás tu necesidad si no has visto tu pecado?

¿Por qué el Hijo de Dios es dado por sentado en la iglesia visible hoy en día? Sólo porque el pecado se toma a la ligera. El redescubrimiento de la gloria de la salvación de Cristo es nuestra necesidad más urgente. El hombre de Dios más maduro necesita una nueva visión de Jesucristo para gritar: “¡Aleluya! ¡Qué Salvador!” Esta es la marca de una congregación creciente y revivida, y esa plenitud del Espíritu al glorificar al Hijo viene en gran parte por medio de una convicción de nuestro pecado y un reconocimiento de nuestra necesidad de este glorioso Libertador del dominio, perversidad y condenación del pecado. Así que, joven cristiano, toma seriamente el pecado. Leer el resto de esta entrada »

Manteniendo el Deseo y la Tentación Sn Su Lugar

Posted on

ESJ-2019 0824-002

Manteniendo el Deseo y la Tentación Sn Su Lugar

Por Richard D. Phillips

En la historia del debate teológico, uno de los pasos más importantes hacia la claridad doctrinal es obtener la terminología correcta. La antigua iglesia ordenó el debate trinitario aclarando la distinción entre “esencia” y “persona”. De la misma manera, la Reforma regateó sobre el significado apropiado de “justicia” y “justificación”.

Una necesidad similar ha surgido ahora en el siglo XXI, cuando los cristianos responden a los desafíos sexuales de la postmodernidad. En este caso, los términos clave son “deseo” y “tentación”. Necesitamos un entendimiento claro de estos términos bíblicos para poder abordar el asunto bíblicamente, especialmente cuando se trata de debates acalorados sobre la atracción hacia el mismo sexo (AMS). Por ejemplo, se plantea la cuestión de si una persona atraída por personas del mismo sexo debe mortificar sus deseos. De la misma manera, denominaciones como la Iglesia Presbiteriana en América (PCA) han luchado sobre si una persona puede identificarse a sí misma como un “cristiano gay”. Leer el resto de esta entrada »

3 Maneras De Matar Los Chismes

Posted on

ESJ-2019 0822-002

3 Maneras De Matar Los Chismes

Por Costi W. Hinn

No toleras los chismes en la iglesia. Lo matas.

Si no lo haces, matará ovejas.

Hay pocos ataques más siniestros y satánicos en el interior de la iglesia que los chismes. Como un demonio parásito, a menudo se arrastra bajo el disfraz de víctima; susurrándole a su anfitrión: “Realmente necesitas compartir tus heridas y opiniones con alguien. Es lo que debe hacer un cristiano.”

Los chismes también ofrecen su sabiduría como una manta caliente; rodeando el alma fría y doliente con palabras cálidas y egocéntricas que dicen: “No puedes ir a la persona de la que estás hablando. Ve con alguien que realmente te entienda y que realmente necesite saberlo.Leer el resto de esta entrada »

Esclavizado: Una Teología de la Adicción

Posted on

ESJ-2019 0813-004

Esclavizado: Una Teología de la Adicción

Por John Street

No vas a encontrar la palabra adicción en tu Biblia. La palabra viene de un término latino que significa una dependencia desesperada. Pero, ¿qué dice la Biblia sobre el tema de la adicción?

Cuando oigas la palabra adicción, piensa en esclavitud. La diferencia en la redacción es crucial: puedes ser liberado de la esclavitud, pero no puedes ser liberado de una adicción. ¿Por qué? Porque como el mundo tan alegre y pesimista exclama, una vez un alcohólico, siempre un alcohólico. Una vez adicto a la pornografía, siempre adicto a la pornografía. Leer el resto de esta entrada »