Pecado

35 Razones Para No Pecar

Posted on

ESJ-blog 2020420_02

35 Razones Para No Pecar

POR JIM ELLIFF

1. Porque un pequeño pecado lleva a más pecado.

2. Porque mi pecado invita a la disciplina de Dios.

3. Porque el tiempo que se pasa en el pecado se pierde para siempre.

4. Porque mi pecado nunca agrada, sino que siempre entristece a Dios que me ama.

5. Porque mi pecado supone una carga mayor para mis líderes espirituales.

Leer el resto de esta entrada »

Tomando Seriamente Tu Pecado

Posted on

ESJ-blog 2020416_02

Tomando Seriamente Tu Pecado

POR DARRELL B. HARRISON

“No es la ausencia de pecado, sino la aflicción por ello, lo que distingue al hijo de Dios de los profesantes vacíos [de fe]” — A.W. Pink


¿Qué tan seriamente considera su pecado?

Esta puede ser una de las preguntas más invasivas espiritualmente a las que se puede enfrentar cualquier cristiano profesante. La razón por la que es tan penetrante es que va directamente al corazón en busca de una respuesta.

No se equivoque. El pecado es un problema del corazón.

Leer el resto de esta entrada »

La Simpatía De Cristo Por Su Pueblo

Posted on

ESJ-blog 20210328_02

La Simpatía De Cristo Por Su Pueblo

POR JOHN F. MACARTHUR

Hebreos 5:2

Jesús conoce, comprende y se compadece de nuestras debilidades humanas. Al igual que todos los sacerdotes humanos que le precedieron “para que se muestre paciente con los ignorantes y extraviados, puesto que él también está rodeado de debilidad” (Hebreos 5:2), el Señor también es capaz de identificarse con nosotros como su frágil pueblo.

De niño, Cristo aprendió y creció como cualquiera (Lucas 2:52). Está claro que ocultó voluntariamente su conocimiento omnisciente a su conciencia humana (Mateo 24:36). Su simpatía hacia nosotros surge de su experiencia -como hombre- de todas nuestras debilidades no pecaminosas. Un verdadero sumo sacerdote tenía que simpatizar con aquellos a quienes ministraba. Un verdadero sumo sacerdote estaría completamente involucrado en la situación humana, inmerso en las realidades de la vida. Por eso Jesús necesitaba vivir entre los hombres como un hombre, para sentir con ellos en sus altibajos y tratarlos con delicadeza.

Leer el resto de esta entrada »

El Alto Precio de Rechazar a Dios

Posted on

ESJ-blog 20210112_01

El Alto Precio de Rechazar a Dios

Por John MacArthur

Nos estremecemos con razón ante las consecuencias eternas del pecado y el castigo perpetuo que espera a los pecadores no arrepentidos. Pero haríamos bien en considerar también el costo temporal del pecado. Necesitamos reconocer cómo contamina, pervierte y corrompe, y particularmente su influencia destructiva en el pecador.

Pablo escribió sobre las consecuencias de rechazar a Dios en su epístola a los romanos. “Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres, que con injusticia restringen la verdad; porque lo que se conoce acerca de Dios es evidente dentro de ellos, pues Dios se lo hizo evidente.” (Romanos 1:18-19). En el corazón de cada ser humano está plantado el conocimiento de Dios. No necesitamos que nos digan que Dios existe, nuestra capacidad de razonar, de entender la simplicidad de la causa y el efecto, es suficiente para señalarnos la existencia de nuestro Creador. En este caso, el efecto pide a gritos la realidad de la causa.

Leer el resto de esta entrada »

La Búsqueda Escurridiza

Posted on Actualizado enn

ESJ-blog 20201012_02

La Búsqueda Escurridiza

STEVEN J. LAWSON

Había un hombre de los fariseos, llamado Nicodemo, prominente entre los judíos.  Juan 3:1

Antes de nacer de nuevo, busqué la realización en muchas cosas. De joven, viví para los deportes. Jugué al fútbol, al baloncesto y al béisbol todo el año. El atletismo fue donde encontré mi mayor entusiasmo, aunque fuera temporal. Me encantaba la emoción de la competición y la sensación de realización. Buscaba todo lo que venía con el atletismo, incluyendo los aplausos y la afirmación. Puede haber sido diferente para ti. Antes de nacer de nuevo, puede que hayas buscado la felicidad en otras cosas. Puede que hayan sido los grados académicos o la música. Puede que hayan sido amigos o viajes, o una experiencia estimulante. Fuera lo que fuera, siempre buscabas hasta que encontraste a Dios, o más bien hasta que Dios te encontró a ti.

Leer el resto de esta entrada »

Preparando El Corazón Para El Cambio

Posted on

ESJ-blog 20201002_02

Preparando El Corazón Para El Cambio

POR JOHN D. STREET

El corazón del hombre, ese ser interior del creado a imagen de Dios, es por naturaleza tan complejo que ha asombrado y confundido durante siglos al más grande de los filósofos y teólogos. Invisible para el ojo físico, el corazón permanece esquivo y oscuro, requiriendo mucho estudio y contemplación para entender sus pensamientos e intenciones. ¿Cómo puede alguien conocer realmente su propio corazón? Este enigma se hace evidente cuando un cristiano exasperado exclama, "¡No puedo creer que alguna vez pensara tales pensamientos!"

Leer el resto de esta entrada »

¿Está Romanos 7 Refiriéndose a Un Cristiano Luchando Con El pecado?

Posted on

ESJ-2020 0212-001

¿Está Romanos 7 Refiriéndose a Un Cristiano Luchando Con El pecado?

Por Jay Street

INTRODUCCIÓN: LA PREGUNTA QUE ENFRENTAMOS Y EL ENFOQUE QUE TOMAREMOS

Es difícil encontrar un pasaje de la Biblia más complicado y controvertido en el cristianismo evangélico que el de Romanos 7, especialmente los versículos 14-25. Este es el capítulo en el que el Apóstol Pablo describe lo que parece una intensa lucha personal con el pecado. Para algunos, suena como un cristiano reincidente: Es el momento más oscuro después de la conversión que todo creyente puede enfrentar. Para otros, suena como un incrédulo, porque seguramente ningún cristiano puede luchar con el pecado tan poderosamente como lo hace Pablo en Romanos 7 mientras es salvo.

Pero no sólo es difícil de entender Romanos 7; para muchos, es profundamente personal. Esto es especialmente cierto para aquellos que creen que Pablo está hablando como cristiano, porque la lucha de Pablo puede parecerse mucho a nuestra lucha diaria con el pecado. Es a la vez conflictiva y frustrante. Y así, es un pasaje que a menudo se ve como un refugio de consuelo para el alma agobiada por el pecado. Un cristiano puede razonar, “Si Pablo luchó tan fuertemente con el pecado, entonces sé que mi lucha con el pecado no es tan inusual.” Leer el resto de esta entrada »

El Conflicto (Rom. 7:13–25)

Posted on

ESJ-2020 0116-002

El Conflicto

(Descubriendo Romanos)

ROMANOS 7:13 – 25

por S. Lewis Johnson

Pablo había argumentado en el contexto anterior que el creyente había muerto con respecto al pecado y la ley de Moisés. Entonces, en respuesta a la pregunta esperada, “¿Es pecado la ley?” él había respondido, “No, la ley es santa, y el mandamiento es santo, justo y bueno” (cf. 7:7, 12). Esa respuesta, sin embargo, planteó otra pregunta: “¿Entonces lo que es bueno vino a ser causa de muerte para mí?” No, Pablo señala que no es la ley la causa de la muerte del creyente. La ley es el instrumento del pecado (7:7, 8, 11), y el culpable es el pecado interno. Aunque posea la ley de Moisés, el creyente, por sí mismo, es impotente para tratar con el enemigo: la corrupción inherente y heredada (el pecado original en el sentido estricto). El problema con el que trata es aludido en las palabras del versículo 18, “porque el querer está presente en mí, pero el hacer el bien, no.” Leer el resto de esta entrada »

¿No Estás Avergonzado?

Posted on

ESJ-2020 0106-004

¿No Estás Avergonzado?

Por Mark Snoeberger

Los medios de comunicación cristianos tienen mucho que decir en estos días sobre la idea de la vergüenza, sobre todo tratando de convencernos de que la vergüenza es mala. Y en muchas circunstancias, tienen razón. Por ejemplo, (1) no necesitamos avergonzarnos ante Dios por los pecados cometidos en nuestro pasado antes de la conversión: La obra de Cristo en la cruz no sólo cancela nuestra culpa, sino que también cubre nuestra vergüenza (así, por ejemplo, Rom 10:11; 1 Pedro 2:6-7). Tampoco debemos avergonzarnos, como muchos tienden a hacerlo, (2) cuando somos víctimas de las obras vergonzosas de los demás. Cada persona lleva su propia vergüenza (en principio Dt 24:16), y todos nosotros necesitamos eliminar de nuestra práctica cualquier vestigio persistente de la vergüenza de la víctima. Leer el resto de esta entrada »

El Desastre Inevitable de Ser Humano (2ª Parte)

Posted on

ESJ-2019 1028-001

El Desastre Inevitable de Ser Humano (2ª Parte)

por Clint Archer

La ocasión pasada, establecimos el punto de que Dios nos hizo un desastre. Preguntamos con exasperada curiosidad: “¿Por qué Dios haría a los humanos naturalmente sucios y repugnantes, y luego los consideraría inmundos e inaceptables en la Ley mosaica?” Como ejemplo, citamos el capítulo de Levítico 15 sobre la vacilación de los pies y su desvergonzada legislación sobre diversas descargas corporales.

Hoy queremos plantear un segundo punto: Dios nos quiere limpios. Leer el resto de esta entrada »

Tome Seriamente el Pecado

Posted on

ESJ-2019 1023-001

Tome Seriamente el Pecado

por Geoffrey Thomas

Toma seriamente a Cristo. Sí, por supuesto. Por cada mirada a tu pecado, mira diez veces a Cristo. ¿Pero querrás mirar a Cristo si no has visto tu necesidad? ¿Verás tu necesidad si no has visto tu pecado?

¿Por qué el Hijo de Dios es dado por sentado en la iglesia visible hoy en día? Sólo porque el pecado se toma a la ligera. El redescubrimiento de la gloria de la salvación de Cristo es nuestra necesidad más urgente. El hombre de Dios más maduro necesita una nueva visión de Jesucristo para gritar: “¡Aleluya! ¡Qué Salvador!” Esta es la marca de una congregación creciente y revivida, y esa plenitud del Espíritu al glorificar al Hijo viene en gran parte por medio de una convicción de nuestro pecado y un reconocimiento de nuestra necesidad de este glorioso Libertador del dominio, perversidad y condenación del pecado. Así que, joven cristiano, toma seriamente el pecado. Leer el resto de esta entrada »

Manteniendo el Deseo y la Tentación Sn Su Lugar

Posted on

ESJ-2019 0824-002

Manteniendo el Deseo y la Tentación Sn Su Lugar

Por Richard D. Phillips

En la historia del debate teológico, uno de los pasos más importantes hacia la claridad doctrinal es obtener la terminología correcta. La antigua iglesia ordenó el debate trinitario aclarando la distinción entre “esencia” y “persona”. De la misma manera, la Reforma regateó sobre el significado apropiado de “justicia” y “justificación”.

Una necesidad similar ha surgido ahora en el siglo XXI, cuando los cristianos responden a los desafíos sexuales de la postmodernidad. En este caso, los términos clave son “deseo” y “tentación”. Necesitamos un entendimiento claro de estos términos bíblicos para poder abordar el asunto bíblicamente, especialmente cuando se trata de debates acalorados sobre la atracción hacia el mismo sexo (AMS). Por ejemplo, se plantea la cuestión de si una persona atraída por personas del mismo sexo debe mortificar sus deseos. De la misma manera, denominaciones como la Iglesia Presbiteriana en América (PCA) han luchado sobre si una persona puede identificarse a sí misma como un “cristiano gay”. Leer el resto de esta entrada »