Matrimonios

El Amor Marital Debe Ser Sexual

Posted on

ESJ-2017 0220-003

El Amor Marital Debe Ser Sexual

por Joel Beeke

Como hemos visto, los puritanos tenían una rica comprensión del matrimonio cristiano ( parte 1 , parte 2 , parte 3 ). En este post final, me gustaría mostrar que también creían que el amor marital debe ser sexual . Ambos socios matrimoniales deben entregarse plenamente entre sí con alegría y exuberancia en una relación sexual sana marcada por la fidelidad. Reformadores como Martín Lutero, Ulrich Zwinglio y Juan Calvino restablecieron este aspecto del matrimonio al abandonar las nociones católicas romanas medievales de que el matrimonio era inferior al celibato que conducía a clases "religiosas" (clérigos, monjes, monjas) y profanas (laicos) de cristianos, que todo contacto sexual entre parejas matrimoniales era sólo un mal necesario para propagar la raza humana, y que cualquier acto procreativo que implicaba pasión era intrínsecamente pecaminoso. Esta visión negativa estaba enraizada en los escritos de los antiguos padres de la iglesia, como Tertuliano, Ambrosio y Jerónimo, todos los cuales creían que, incluso dentro del matrimonio, la relación sexual implicaba necesariamente pecado (véase Packer, A Quest for Godliness , pág 261 ).

Leer el resto de esta entrada »

El Amor Marital Debe Ser Superlativo

Posted on

ESJ-2017 0216-001

El Amor Marital Debe Ser Superlativo

Por Joel Beeke

contrario a las características, los puritanos tenían mucho que decir sobre el amor, y el amor marital en particular. En nuestra serie que empezamos ( post # 1 , post # 2 ) tomamos su enseñanza de que el amor marital debe ser superlativo.

Un esposo y una esposa deben amarse uno al otro tan cariñosamente que ambos están persuadidos de que el otro es “la única pareja adecuada y buena que ambos podrían encontrar bajo el sol,” escribe William Whately ( A-Bride-Bush , 8). Debido al amor paternal, un padre piadoso no cambiaría a su hijo por el hijo de otro padre, incluso si ese hijo fuera más atractivo y tuviera más habilidad o dones; de manera similar, un esposo y una esposa piadosos no intercambiarían el uno al otro por un esposo mejor parecido y más dotado ( A Bride-Bush , 8). Whately concluye: “El amor matrimonial no admite igual, pero coloca al compañero de yugo al lado del alma de la pareja amada, no conocerá a nadie más amada, ni tan querida "( A Bride-Bush , 9).

Leer el resto de esta entrada »

Los Puritanos y el Amor Marital: Introducción

Posted on

ESJ-2017 0213-002

Los Puritanos y el Amor Marital: Introducción

por Joel Beeke

Edward Taylor (c. 1642-1729), un pastor, médico y poeta de la Nueva Inglaterra Puritana, escribió: “Un nudo curioso Dios hizo en el Paraíso …. Era el nudo del amor verdadero, más dulce que la especia” ( The Wedlock, and Death of Children, en The Poems of Edward Taylor, editado por Donald E. Stanford, editorial abreviado. ], 344). Los escritos de los puritanos están rociados con declaraciones de la dulzura del amor marital. Por "ducle" y "dulzura" querían describir "una experiencia, posesión o estado agradable o gratificante; algo que se deleita o satisface profundamente "( Diccionario de Webster ). Ellos se deleitaban en el amor de Dios y en toda forma de amor ordenada por Dios entre la humanidad. En particular, se regocijaban en el amor compartido por el marido y la esposa, y llamaban a las parejas casadas a amarse románticamente, de todo corazón y con perseverancia.

Leer el resto de esta entrada »

7 Formas en Que los Padres Provocan Injustamente a Sus Hijos

Posted on

ESJ-2017 0127-003

7 Formas en Que los Padres Provocan Injustamente a Sus Hijos

Por Tim Challies

“Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en la disciplina e instrucción del Señor.” Esta frase combina los dos pasajes más prominentes del Nuevo Testamento sobre la crianza de los hijos y, como mencione en el ‘post’ anterior (Véase Padres (Y Madres), No Provoquen a Sus Hijos! ), ofrece una advertencia significativa a los padres: Podemos criar a nuestros hijos de tal manera que los provoquemos a ira y al desánimo. Hay veces en que provocamos tanto a nuestros hijos que la ira es la respuesta adecuada e inevitable. Hoy quiero ofrecer algunas maneras que nosotros, como padres, podemos provocar a nuestros hijos a esa clase de enojo y desánimo.

Leer el resto de esta entrada »

(Padres y Madres) ¡No Provoquen a Sus Hijos!

Posted on

ESJ-2017 0127-002

(Padres y Madres) ¡No Provoquen a Sus Hijos!

Por Tim Challies

Es una palabra, es una idea, que he querido explorar durante algún tiempo. En el Nuevo Testamento hay dos instrucciones claras a los padres y esta palabra ocupa un lugar destacado en los dos. Es la palabra que provocar . Efesios 6:4 dice: “Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en la disciplina e instrucción del Señor,” mientras que Colosenses 3:21 repite: “Padres, no exasperéis a vuestros hijos, para que no se desalienten.” Arriesgándome a la ira de expositores de todo el mundo, he creado un mezcla de los dos que se lee así: “Padres, no provocar a sus hijos a la ira para que no se desalienten, sino criadlos en la disciplina e instrucción del Señor.” me gustaría sugerir un número de maneras en que nosotros, como padres, podemos pecaminosamente, injustamente provocar a nuestros hijos. Pero antes de hacer eso, vamos ir a través de estos dos pasajes juntos.

Leer el resto de esta entrada »

Los Peligros de Actuar Como Si Estuvieras Casado

Posted on

ESJ-2017 0110-001

Los Peligros de Actuar Como Si Estuvieras Casado

Por Jordan Standridge

Todavía recuerdo la caminata en la que estaba cuando fui confrontado. Una pareja de nuestra iglesia notó que mi relación con mi novia no era saludable. No estábamos pecando sexualmente, pero creían que estábamos siendo imprudentes. Pasábamos mucho tiempo juntos. Llegué al Master’s College con el deseo de servir al Señor por el resto de mi vida, nunca había salido antes y no estaba preparado para entrar en una relación. Poco sabía yo que el primer día de la escuela conocería a la mujer más hermosa que jamás había visto. Comenzamos a salir, y muy pronto estuvimos estudiando juntos, comiendo juntos, y casi pasando horas al día juntos. Y a pesar del hecho de que estábamos siendo puros, estábamos arriesgando bastante.

Leer el resto de esta entrada »

“Hueso de mis huesos”: Una Teología del Matrimonio en Una Sola Frase

Posted on

ESJ2016 1218-002

“Hueso de mis huesos”: Una Teología del Matrimonio en Una Sola Frase

Por Mark Snoeberger

Las primeras palabras registradas de Adán han sido a veces materia de bromas -las palabras de un hombre amado que ha visto por primera vez a una mujer hermosa: “¡Mira lo salió de mi hueso!,” Parece decir: “¡wow, increíble!” Pero en una mirada más cercana, las palabras de Adán comunican algo mucho más significativo que lo que primero encuentra el ojo.

Leer el resto de esta entrada »