Adoración

Dios es uno

Posted on

ESJ-2020 0311-001

Dios es Uno

Deuteronomio 6:4

Por John F. Macarthur

Sólo hay un Dios verdadero, y exige una adoración exclusiva. Esa es la esencia del primer mandamiento que Dios le dio a Moisés en el Monte Sinaí. También es la inquebrantable e inalterable verdad sobre Dios desde la eternidad pasada a la eternidad futura.

Deuteronomio 6:4-5 señala la unidad y exclusividad de Dios como la esencia de su ley: “Escucha, oh Israel, el Señor es nuestro Dios, el Señor uno es. Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu fuerza.” La verdad de que hay un solo Dios era fundamental para la identidad hebrea y distintivo de la nación israelita. Los israelitas, que vivían en medio de docenas de culturas politeístas, decían, “Sólo hay un Dios”. Aunque inicialmente se habían convertido en una nación mientras vivían entre los egipcios (cuya proliferación de falsos dioses fue llevada a extremos absurdos) se habían mantenido fieles a su fe en Yahvé como el único Dios verdadero. Dios se les había revelado como un solo Dios, y cualquier israelita que se atreviera a adorar a otro dios era condenado a muerte. Leer el resto de esta entrada »

Dios Es

Posted on

ESJ-2020 0303-002

Dios Es

Romanos 1:18–20

Por John F. Macarthur

“Si Dios es real, ¿por qué no se me muestra a mí?” “¿Dónde está la evidencia de la existencia de Dios?” “Necesito una prueba de Dios… ¿dónde está la prueba?” Todos hemos escuchado esas preguntas – o quizás más precisamente, objeciones – antes. Pero nunca debemos ser intimidados por ellas. Más bien, debemos seguir el patrón que las Escrituras establecen.

La Biblia presupone, en lugar de probar, la existencia de Dios. La Escritura dice esto sobre Dios en el Salmo 90:2: “Antes que los montes fueran engendrados, y nacieran la tierra y el mundo, desde la eternidad y hasta la eternidad, tú eres Dios.” Esa es una clásica afirmación doctrinal sobre Dios. Nos dice que Dios es el único Dios: “Tú eres Dios”. Nos dice que Dios es el Dios eterno: “Desde la eternidad y hasta la eternidad, Tú eres Dios”. Nos dice que Dios es el Dios creador: “Tú diste a luz a la tierra y al mundo”.

Como cristianos aceptamos una verdad fundamental: Dios. Entonces todo lo demás tiene sentido. Un ateo niega a Dios y tiene que aceptar explicaciones increíbles para todo lo demás. Se necesita más fe para negar a Dios que para creer en Él. Leer el resto de esta entrada »

La Ineludible Verdad Sobre Dios

Posted on

ESJ-2020 0226-001

La Ineludible Verdad Sobre Dios

Hebreos 11:6

Por John F. Macarthur

La adoración aceptable exige que se conozca a Dios – la adoración no puede ocurrir donde no se cree, adora y obedece al verdadero Dios. El objeto de nuestra adoración debe ser correcto si queremos que sea aceptable. Debemos considerar al Dios que adoramos.

La experiencia de Pablo con los filósofos religiosos en la colina de Marte en Hechos 17 lo llevó a una confrontación clásica con un caso de adoración inaceptable. Los griegos tenían un altar “a un dios desconocido”. Pablo usó ese ídolo como punto de partida para predicarles sobre la adoración del verdadero Dios. En esencia les dijo, “Están adorando en la ignorancia. Déjenme contarles sobre este Dios desconocido. El puede ser conocido. No sirve de nada adivinar quién es o cómo adorarlo”. Leer el resto de esta entrada »

La Primera Guerra de Adoración

Posted on

ESJ-2020 0117-001

La Primera Guerra de Adoración

Por Scott Aniol

El primer conflicto que siguió a la Caída fue un conflicto sobre la adoración. Génesis 4:3-8 relata cómo la ofrenda de Abel a la del Señor fue aceptada, mientras que la de Caín no lo fue. Estas ofrendas eran importantes porque eran el medio de Dios para, al menos temporalmente y parcialmente, restaurar la comunión con Su pueblo. Sin embargo, por alguna razón que no está explícita en el texto, “el Señor tuvo en cuenta a Abel y su ofrenda, pero no a Caín y su ofrenda” (vv. 4-5). Leer el resto de esta entrada »

Fundamentos de la Adoración

Posted on

ESJ-2020 0108-001

Fundamentos de la Adoración

Por Scott Aniol

“En el principio, Dios.”

Con esas palabras iniciales del libro de Génesis, encontramos el fundamento mismo de toda la religión bíblica. La autoexistencia de Dios, su poder creativo y su divina providencia sobre todas las cosas proporciona la base para una cosmovisión y teología cristiana, que debería fluir en la forma en que los cristianos adoran (cultus) y, de hecho, en la totalidad de su forma de vida (cultura). Leer el resto de esta entrada »

La Revelación del Santo Señor Dios de la Gloria

Posted on Actualizado enn

ESJ-2020 0106-002

La Revelación del Santo Señor Dios de la Gloria

Por Allen P. Ross

La Revelación

Cuanto mayor sea nuestra apreciación y aprehensión del Dios majestuoso que decimos adorar, mayor será nuestra reverencia, adoración y servicio. Este es el efecto que encontramos en los registros bíblicos siempre que las personas reciben revelaciones más completas del Dios de la gloria. Un ejemplo principal de esto está en el relato del llamado de Isaías, que cuenta cómo el profeta vio una visión del glorioso y santo SEÑOR que lo transformó en un siervo devoto y dedicado. Isaías vio al SEÑOR

sentado sobre un trono alto y sublime, y la orla de su manto llenaba el templo. Por encima de Él había serafines; cada uno tenía seis alas: con dos cubrían sus rostros, con dos cubrían sus pies y con dos volaban. Y el uno al otro daba voces, diciendo: Leer el resto de esta entrada »

Adorando al Dios de Gloria

Posted on

ESJ-2020 0101-002

Adorando al Dios de Gloria

Por Allen P. Ross

LAS PALABRAS DE ADORACION FLUYEN tan fácilmente de nuestros labios que rara vez nos detenemos a pensar en ellas: casualmente hablamos de conocer al Señor; decimos que hablamos con Dios y de una manera u otra escuchamos a Dios. Asistimos a las iglesias los domingos para tener, como decimos, comunión con Dios y entre nosotros. Allí celebramos la creencia de que él es nuestro Dios con cantos e himnos, pero incluso éstos se han vuelto tan familiares para nosotros que nuestras mentes se desvían hacia otras preocupaciones más inmediatas. Y cuando nos acercamos a la Mesa del Señor, para comer con Dios por así decirlo, a menudo no tenemos suficiente tiempo para apreciar lo que significa. En resumen, nuestros servicios de adoración se han convertido en un tiempo limitado y de rutina. Hemos tenido tanto éxito en encajar a Dios en nuestros importantes horarios que la adoración es a menudo una actividad más. Pero debería ser cualquier cosa menos rutinaria y ordinaria. Leer el resto de esta entrada »