12 Pilares de la Fe para Padres de Niños con Discapacidades

Posted on Actualizado enn

clip_image001

12 Pilares de la Fe para Padres de Niños con Discapacidades

por Paul Tautges

La sociedad en que vivimos espera que la vida sea libre de problemas; existe una presunción de que de alguna manera tenemos derecho a una vida fácil. Esta forma de pensar se refleja en la respuesta a una pregunta típica. “¿Cuál es la pregunta número uno que se le hace un padre expectante? "¿Está usted esperando un niño o una niña? ¿Y cuál es la respuesta típica? ‘No importa siempre y cuando mi bebé está sano.’ Ese intercambio aparentemente inocente puede revelar una creencia fundamental que reside en los corazones de muchos de nosotros, que hay pocas cosas peores que un padre que tiene un niño que no es saludable. "(Véase, Steve Viars, Your Special Needs Child.)

Lamentablemente, esta forma de pensar no sólo es frecuente en el mundo incrédulo, sino también en la iglesia profesante. Por lo tanto, los creyentes necesitan una teología de la discapacidad que glorifique tanto al Creador y honre el increíble valor de toda vida humana. Como un padre que vive en el mundo de las necesidades especiales, hay 12 verdades bíblicas que se han convertido en importante para mí para meditar continuamente al respecto. Estos forman pilares teológicos que defienden nuestra fe.

1. Dios es soberano sobre todo (léase Salmo 103: 19 y Efesios 1:11).

No hay nada en nuestras vidas que no entre en el marco de la soberanía de Dios. Todo lo que se sucede cae dentro del designio de Su voluntad y de Su providencia.

Reflexión personal: Debemos liberar nuestro deseo de control.

2. Dios es el sabio Creador de todo, incluso de las personas con discapacidad (léase Éxodo 04:11).

Independientemente de las causas secundarias (genética, lesiones, ataques de Satanás, etc.), Dios, el soberano de Dios es siempre la causa principal. Como Dios lo dejó claro a Moisés en Éxodo 4:11, Él nunca se avergüenza de tomar el crédito por todos aquellos que tienen discapacidades.

Reflexión Personal: Tenemos que confiar en su sabiduría.

3. Dios moldea a cada niño con Sus propósitos en mente (leer el Salmo 139: 13-17).

Una pregunta común que padres de niños discapacitados hacen es: "¿Dónde estabas, Dios, cuando mi hijo se estaba desarrollando no lo corregiste?” La respuesta de Dios es: "Yo estaba allí mismo, en el vientre, formando a ese niño o niña preciosa exactamente como lo había planeado." El útero es el estudio del Divino Artista.

Reflexión Personal: Tenemos que confiar en los buenos propósitos de Dios.

4. Los caminos de Dios son buenos, sabios y misericordiosos (léase Salmo 145:17).

No importa cual sea la definición del hombre de "bueno", los caminos del Señor son siempre buenos. Él siempre actúa en su bondad para con Sus hijos.

Reflexión Personal Necesitamos creer Su Palabra, no en nuestros sentimientos.

5. Dios no está usando a mi hijo con necesidades especiales para castigarme por mi pecado personal (lea Juan 9:1-3).

Como fue el caso con los discípulos, la mente humana caída tiene la tendencia a formar siempre una conexión, una relación de causa-efecto entre el sufrimiento y el pecado (¡alguien debe ser culpable!). Por supuesto, todo sufrimiento es resultado del pecado en el sentido genérico del pecado original en el Jardín del Edén. Sin embargo, no todo el sufrimiento personal es el resultado del pecado personal. Hay una diferencia enorme.

Reflexión Personal: Tenemos que recordar que vivimos en un mundo caído en el que vamos a experimentar todo tipo de sufrimiento hasta que la maldición se retire finalmente, cuando la redención sea completa (ver Romanos 8).

6. Dios usa las discapacidades físicas y mentales para recordarnos nuestra mayor discapacidad: Todos estamos discapacitados espiritualmente.

Sin nuestra unión con Jesucristo y la obra continua del Espíritu Santo:

  • Cada uno de nosotros esta cegado (Romanos 1: 21-23; 2 Corintios 4: 3-4; Efesios 5: 11-12).
  • Cada uno de nosotros tiene problemas auditivos (Zacarías 7: 11-12; Romanos 11: 8; Isaías 6: 9-10; Hebreos 05:11).
  • Cada uno de nosotros esta mentalmente discapacitado (1 Corintios 2:14; Efesios 2: 3; 4: 17-18).
  • Cada uno de nosotros esta incapacitado (Jeremías 13:23; Romanos 5: 6-8).

El don de la discapacidad de Dios es un medio de gracia que nos recuerda nuestras propias deficiencias. Si alguno de nosotros piensa que uno mismo es sano, totalmente bueno, y sabio entonces no engañamos a nadie más que a nosotros mismos. Todos vivimos en un constante estado de necesidad desesperada.

Reflexión Personal: Tenemos que correr constantemente a Cristo, y encontrar descanso para nuestra alma en El.

7. La gracia de Dios es suficiente para cualquier prueba (lea 2 Corintios 12: 9-10).

No importa la prueba, independientemente de la necesidad, la gracia de Dios en Jesucristo es suficiente para fortalecer y sostener aquellos que realmente le pertenecen. Cuando su cuidado atento semanal de 24 horas diarias para un niño con discapacidades le deja en una debilidad profunda y agotamiento, tome en cuenta que es entonces que la fortaleza de Dios se ha perfeccionado en usted.

Reflexión Personal: Tenemos que ser dependiente.

8. La meta de Dios es moldearnos a la imagen de Su Hijo (léase Romanos 8: 28-30).

Todas las cosas no ayudan para bien. No, lea los versículos anteriores, de nuevo. No es que todas las cosas de alguna manera funcionen al final; es Dios quien hace activamente que todas las cosas ayudan a bien. No hay dificultades (y Dios realmente dice que ninguna) que escapen a Su control. La sabiduría de Dios le permite llevar a cabo todo y cada sufrimiento y mal hacia la meta de Su gloria y nuestra semejanza a Cristo. Nuestra –ser semejante a Jesús – es de inmenso interés personal al Señor.

Reflexión Personal: Tenemos que estar centrados en Cristo.

9. Dios disciplina a los que Él ama (leer Hebreos 12:3-13).

Dios solamente disciplina a aquellos que realmente le pertenecen, pero los bastardos espirituales permanecen tranquilos en su camino a la destrucción. El deseo de Dios de que lleguemos a ser como Cristo le lleva a desarrollar un programa de entrenamiento personal para cada uno de nosotros. Corrige, guía, y nos capacita según lo necesitamos. Nuestras pruebas no son punitivas. No, Cristo se hizo cargo de todo nuestro castigo ya. El sufrimiento es parte del programa de entrenamiento de Dios para conformarnos a la imagen de Su Hijo.

Reflexión Personal: Tenemos que ser sumisa a la estrategia de entrenamiento de Dios.

10. Dios nos creó con dignidad (lea Génesis 1:26).

Cuando la Divina Trinidad celebró una conferencia antes de la creación del mundo, decidieron establecer la humanidad independiente de cualquier otro ser creado. Sólo nosotros poseemos un inmenso valor como portadores de la imagen de Dios. Todos los niños, ya sea "saludable" o "discapacitado", tiene un valor incalculable ante los ojos de Dios.

Reflexión Personal: Tenemos que estar agradecidos por cada portador de la imagen porque cada uno de ellos no tiene precio.

11. Dios nos redimió para vivir en comunidad (léase 1 Corintios 12: 14-25; Romanos 12: 10-11).

La iglesia no es como un cuerpo; es un cuerpo. Es un organismo vivo con muchas partes, cada una de las cuales es de igual importancia y valor, a pesar de que la prominencia de la función es diferente. La iglesia necesita a los miembros discapacitados, débiles, con el fin de funcionar como Dios diseñó. Sin los discapacitados incluidos en vida de la iglesia, en la mayor medida de lo posible para cada uno, la misma iglesia se vuelve disfuncional.

Reflexión Personal: Nosotros, los que tenemos hijos con necesidades especiales necesitamos humillarnos y ´permitir que otros nos sirva a nosotros y a nuestra familia.

12. El sufrimiento ordenado por Dios para nuestra vida en este mundo caído es “ligero” en comparación con el peso de la gloria que un día Él nos revelará (léase Romanos 8:18-25; 2 Corintios 4:17-18).

En comparación con la eternidad en la presencia del Creador que se convirtió en el Salvador, todo el sufrimiento y la discapacidad en esta vida será apenas visible. El resplandor de la gloria de Dios disipará todas las sombras de la duda.

Reflexión Personal: Tenemos que mantener nuestros ojos en Jesús y buscar el regreso del Señor.

Que estos pilares en una teología de la discapacidad, sean para nosotros, un fundamento reconfortante y estabilización de una fe vibrante!

Este artículo apareció originalmente en en el Sitio web de Biblical Counseling Coalition

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s