El Gozo de la Santidad

Posted on Actualizado enn

ESJ-2017 0308-003

El Gozo de la Santidad

Por Jerry Bridges

Porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia y paz y gozo en el Espíritu Santo. Romanos 14:17

Dios quiere que la vida cristiana sea una vida de gozo, no gravoso. La idea de que la santidad está asociada con una disposición severa es una caricatura de la peor clase. De hecho, todo lo contrario es cierto. Sólo los que caminan en santidad experimentan gozo verdadero.

Jesús dijo: “Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor, así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Estas cosas os he hablado, para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea perfecto.” (Juan 15: 10-11). En esta declaración, Jesús une la obediencia y el gozo de una manera de causa y efecto; es decir, el gozo resulta de la obediencia. Sólo aquellos que son obedientes -los que buscan la santidad como modo de vida- conocerán el gozo que viene de Dios.

¿De qué manera la santidad produce gozo? Por un lado, está el gozo de la comunión con Dios. David dijo: “Me darás a conocer la senda de la vida; en tu presencia hay plenitud de gozo; en tu diestra, deleites para siempre.” (Salmo 16:11). El verdadero gozo viene solamente de Dios, y Él comparte este gozo con aquellos que caminan en comunión con Él. Cuando David cometió los terribles pecados de adulterio y asesinato, perdió su sentido de gozo de Dios porque perdió la comunión con Dios. Después de esto, en su oración penitencial le pidió a Dios: “Restitúyeme el gozo de tu salvación,” (Salmo 51:12). Una vida de desobediencia no puede ser una vida de gozo.

La experiencia diaria del amor de Cristo está ligada a nuestra obediencia a Él. No es que Su amor está condicionado a la obediencia. Eso sería legalismo. Sino que nuestra experiencia de su amor depende de nuestra obediencia.

El Dr. William Hendriksen observa que el amor de Dios precede y sigue nuestra obediencia. El amor de Dios, dice, “precediendo a nuestro amor … crea en nosotros la preocupación y el interés de mantener los preceptos de Cristo; luego, siguiendo a nuestro amor, nos recompensa al guardarlos.”

Otra causa de gozo es saber que estoy obedeciendo a Dios, que ya no estoy resistiendo a Él en algún área particular de mi vida. Este gozo es especialmente evidente cuando, después de una larga lucha entre el Espíritu y nuestras naturalezas pecaminosas, finalmente tenemos por Su gracia y radicalmente hemos lidiado con algún pecado que nos había dominado anteriormente. Podríamos llamar a esto el gozo de la victoria; prefiero llamarlo el gozo de la obediencia.

Además del gozo de la comunión con el Santo Dios, una vida santa también produce el gozo de la recompensa esperada. El escritor de Hebreos dijo: " despojémonos también de todo peso y del pecado que tan fácilmente nos envuelve, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, quien por el gozo puesto delante de El soportó la cruz, menospreciando la vergüenza, y se ha sentado a la diestra del trono de Dios.” (Hebreos 12: 1- 2, cursivas añadidas). Jesús fue motivado a aguantar anticipando el gozo de Su recompensa. Ninguna cantidad de dificultad y lucha podría privarlo de esa anticipación.

En la parábola de los talentos, el Señor dijo a los dos sirvientes que usaron sus talentos, “Bien, siervo bueno y fiel. … Entra en el gozo de tu Señor” (Mateo 25: 21,23). Uno de los "talentos" que Dios ha dado a cada cristiano es la posibilidad de caminar en santidad, liberados del dominio del pecado. Nosotros también podemos mirar hacia adelante para entrar el gozo del Señor mientras caminamos en santidad hasta el final de nuestros días.

El gozo no sólo los resultados de una vida santa, sino también hay un sentido en el que el gozo ayuda a producir una vida santa. Nehemías dijo a los desterrados exiliados que regresaron a Jerusalén: "El gozo del Señor es vuestra fortaleza" (Nehemías 8:10). El cristiano que vive en desobediencia también vive desprovisto de gozo y esperanza. Pero cuando comienza a entender que Cristo lo ha librado del reino del pecado, cuando comienza a ver que está unido a Aquel que tiene todo poder y autoridad, y que es posible caminar en obediencia, empieza a tener esperanza. Y como él espera en Cristo, comienza a tener gozo. En la fuerza de este gozo él comienza a vencer los pecados que tan fácilmente le enredan. Él entonces encuentra que el gozo de un andar santo es infinitamente más satisfactorio que los placeres fugaces del pecado.

Pero para experimentar este gozo, debemos hacer algunas decisiones. Debemos elegir abandonar el pecado, no sólo porque nos está venciendo, sino porque aflige el corazón de Dios. Debemos elegir contar con el hecho de que estamos muertos al pecado, liberados de su reinado y dominio, y ahora podemos decir no al pecado. Debemos elegir aceptar nuestra responsabilidad de disciplinar nuestras vidas para la obediencia.

Dios ha provisto todo lo que necesitamos para nuestra búsqueda de la santidad. Él nos ha librado del reino del pecado y nos ha dado Su Espíritu Santo que mora en nosotros. Él ha revelado Su voluntad para vivir una vida santa en Su Palabra, y Él actúa en nosotros para querer y actuar de acuerdo a Su buen propósito. Él ha enviado pastores y maestros para exhortar y animarnos en el camino de la santidad; y responde a nuestras oraciones cuando clamamos a Él por fortaleza contra la tentación.

Verdaderamente la elección es nuestra. ¿Qué elegiremos?¿Aceptaremos nuestra responsabilidad y disciplina para vivir en obediencia habitual a la voluntad de Dios? ¿Vamos a perseverar frente a un fracaso frecuente, resolviendo no darnos por vencido nunca? ¿Vamos a decidir que la santidad personal vale el precio de decir no a las demandas de nuestro cuerpo para satisfacer sus apetitos?

En el Prefacio consideramos al agricultor que, al depender en Dios, cumple su responsabilidad de producir una cosecha. No se sienta y espera a que Dios actúe; más bien actúa él mismo, confiando en Dios para que haga Su parte. Si hemos de alcanzar alguna medida de santidad debemos tener una actitud similar. Dios ha dicho claramente: "Sed santos, porque yo soy santo".

Ciertamente Él no nos ha mandado ser santos sin proveer los medios para ser santos. El privilegio de ser santo es de usted, y la decisión y responsabilidad de ser santo es de usted. Si usted toma esa decisión, experimentará la plenitud de gozo que Cristo ha prometido a aquellos que caminan en obediencia a Él.

Un comentario sobre “El Gozo de la Santidad

    En Pos de la Santidad « escribió:
    12 marzo 2017 en 8:43 pm

    […] 17. El Gozo de la Santidad […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s