La Pieza Central del Propósito Salvador de Dios en el Universo

Posted on

ESJ-2017 0308-002

La Pieza Central del Propósito Salvador de Dios en el Universo

Por Steven Lawson

Las doctrinas de la gracia son un sistema cohesivo de teología en el que la soberanía de Dios se manifiesta claramente en la salvación de los pecadores elegidos. No sólo se reconoce a Dios que reina sobre toda la historia humana, tanto micro como macro, pero también es visto como soberano en la dispensación de Su gracia salvadora. Desde Génesis hasta Apocalipsis, Dios está enfáticamente representado en la Escritura como siendo absolutamente determinante en otorgar Su misericordia. Él es mostrado como escogiendo antes de la fundación del mundo a aquellos a quienes Él salvará y entonces, dentro del tiempo, haciéndolo posible.

El Apóstol Pablo claramente anunció la gracia soberana de Dios en la salvación del hombre. Él escribió que, desde la eternidad, Dios escogió, deseó, decidió y planeó salvar a algunos pecadores. Elegir es escoger, y Dios escogió quién sería salvo. Pablo escribió: “Porque El dice a Moisés: TENDRE MISERICORDIA DEL QUE YO TENGA MISERICORDIA, Y TENDRE COMPASION DEL QUE YO TENGA COMPASION. Así que no depende del que quiere ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia” (Romanos 9:15-16). Esto quiere decir que Dios decide a quién salvará para manifestar Su gloria: “según nos escogió en El antes de la fundación del mundo, para que fuéramos santos y sin mancha delante de El. En amor nos predestinó para adopción como hijos para sí mediante Jesucristo, conforme al beneplácito de su voluntad” (Efesios 1:4-5); “Porque conocemos, hermanos amados de Dios, vuestra elección” (1 Tesalonicenses 1:4); “Dios os haya escogido desde el principio para salvación, mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad” (2 Tesalonicenses 2:13); Dios “quien nos ha salvado y nos ha llamado con un llamamiento santo, no según nuestras obras, sino según su propósito y según la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús desde la eternidad,” (2 Timoteo 1:9); Y “Pablo, siervo de Dios y apóstol de Jesucristo, conforme a la fe de los escogidos de Dios y al pleno conocimiento de la verdad que es según la piedad,” (Tito 1:1).

El Apóstol Pedro y Juan enseñaron precisamente la misma autoridad suprema de Dios en la salvación de Sus escogidos. Pedro escribió: “Pedro, apóstol de Jesucristo: A los expatriados, de la dispersión en el Ponto, Galacia, Capadocia, Asia y Bitinia, elegidos” (1 Pedro 1:1); y “Por tanto, hermanos, sed más diligentes para asegurar vuestra vocación y elección” (2 Pedro 1:10). El apóstol Juan escribió: “La bestia que viste, era y no es, y está para subir del abismo e ir a la destrucción. Y los moradores de la tierra, cuyos nombres no se han escrito en el libro de la vida desde la fundación del mundo, se asombrarán al ver la bestia que era y no es, y que vendrá.” (Apocalipsis 17:8).

En este sistema de teología, la gloria de Dios es central. Como cada planeta gira alrededor del sol abrasador, cada verdad de la gracia soberana gira alrededor de este punto fijo: la gloria de Dios. La preeminencia incomparable de Dios se encuentra en el punto focal de este universo teológico. Que Dios sea el principal objeto de alabanza en la exhibición de Su gracia es lo que energiza este sistema solar de verdad. Como la brújula siempre apunta hacia el norte, las doctrinas de la gracia apuntan constantemente hacia arriba, hacia las altas alturas de la gloria de Dios.

¿Qué es la gloria de Dios? La Biblia habla de la gloria de Dios en dos maneras primarias. Primero, está la gloria intrínseca de Dios, que es la suma total de todas Sus divinas perfecciones y atributos. Es quien Dios es, su grandeza infinitamente grande. Gloria en el Antiguo Testamento kabod originalmente significaba “pesadez,” “importancia,” o “significación.” Llegó a representar la magnificencia impresionante de ciertos objetos, como el sol ardiente o la majestad real mostrada por un rey. Por lo tanto, la gloria llegó a ser utilizado para describir el esplendor magnífico y radiación impresionante de Dios mismo revelado al hombre. En el Nuevo Testamento, la palabra para "gloria" es doxa , que significa "una opinión" o "una estimación" de algo. Cuando se usa de la reputación de alguien, significa "importancia", "grandeza", "renombre" o "significado". La gloria intrínseca de Dios es la revelación de la grandeza de Sus atributos divinos a Sus criaturas. Implica la grandeza y grandeza de Dios que se manifiesta a los pecadores, especialmente en la salvación del hombre de pecado. Nadie puede añadir nada a la gloria intrínseca de Dios. Dios es quien Él es, nunca disminuyendo, nunca aumentando, para siempre el mismo, soberano, gobernante, omnisciente, todopoderoso, omnipresente, todo-verdadero, omnipotente, amoroso, bondadoso, misericordioso, justo e iracundo. Es esta gloria intrínseca que Dios se complace en dar a conocer a Sus criaturas.

Segundo, la Biblia también habla de la gloria atribuida a Dios, o de la gloria que se le da. Doxa también tiene que ver con expresar alabanzas a Dios basado en la revelación de Su suprema majestad. La única respuesta legítima a la exhibición de las perfecciones de Dios debe ser darle gloria. El hombre debe traer la alabanza debida a Su nombre. El hombre debe dar la adoración que le pertenece exclusivamente. La manifestación de la gloria intrínseca de Dios hace que el hombre dé la gloria atribuida a Dios. Cuanto más el hombre contempla la gloria intrínseca de Dios en la salvación, más el hombre atribuye gloria a Dios.

Esto, entonces, es la pieza central del propósito salvador de Dios en el universo -la revelación y la magnificencia de Su propia gloria. Esto es lo que está en el centro mismo del ser de Dios: la búsqueda apasionada de mostrar Su propia gloria para Su propia gloria. Esto es lo que debe estar en el centro de toda vida humana: la promoción de la gloria de Dios, es decir, contemplar y adorar Su gloria. Esto es lo que es primordial en la salvación de cada pecador perdido: la revelación de la gloria de Dios para que los pecadores se regocijen en la gloria de Dios. No es de extrañar que Pablo escribe: “Porque de El, por El y para El son todas las cosas. A El sea la gloria para siempre. Amén.” (Romanos 11:36).

Este extracto se toma de Foundations of Grace por Steven Lawson

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s