Dios Está Satisfecho

Posted on Actualizado enn

ESJ-2017 0705-001

Dios Está Satisfecho

Por R.C. Sproul

En el siglo XI, uno de los pensadores más brillantes de la iglesia, Anselmo, arzobispo de Canterbury, escribió tres obras importantes que han influido en la iglesia desde entonces. En el campo de la filosofía cristiana, nos dio su Monologium y su Proslogium; en el campo de la teología sistemática, escribió el gran clásico cristiano Cur Deus Homo , que traducido significa: “¿Por qué el Dios-Hombre?”

En este trabajo, Anselmo expuso los fundamentos filosóficos y teológicos para un aspecto importante de la comprensión de la iglesia de la expiación de Cristo, específicamente la visión de la satisfacción de la expiación. En él Anselmo argumentó que era necesario que la expiación tuviera lugar para satisfacer la justicia de Dios. Ese punto de vista se convirtió en la pieza central de la ortodoxia cristiana clásica en la Edad Media, en términos de la comprensión de la iglesia de la obra de Cristo en Su expiación. Desde entonces, sin embargo, la visión de la satisfacción de la expiación no ha estado sin sus críticos.

En la Edad Media, se plantearon cuestiones acerca de la conveniencia de pensar que la expiación de Jesús fue hecha necesaria por alguna ley abstracta del universo que requiriera que la justicia de Dios fuera satisfecha. Esto dio lugar al denominado debate Ex Lex. En el debate Ex Lex , se planteó la cuestión de si la voluntad de Dios funcionaba aparte de cualquier ley o fuera de cualquier ley ( ex lex ), o si la voluntad de Dios estaba sometida a alguna norma de justicia o ley cósmica que Dios requeria seguir, por lo tanto, Su voluntad fuera ejercida bajo la ley ( sub lego ). La pregunta era: ¿Está Dios aparte de la ley o está bajo la ley?

La respuesta de la iglesia a este dilema era decir básicamente “una maldición en ambas casas”, y declarar que Dios no está separado de la ley ni bajo la ley en estos respectivos sentidos. Más bien, la iglesia respondió afirmando que Dios está separado de la ley y bajo la ley, en la medida en que Él está libre de cualquier restricción impuesta sobre Él por alguna ley que exista fuera de Él. En ese sentido, está separado de la ley y no bajo la ley. Sin embargo, al mismo tiempo, Dios no es arbitrario ni caprichoso y trabaja según la ley de su propia naturaleza. La iglesia declaró que Dios es una ley para Sí mismo. Esto no refleja un espíritu de anarquía dentro de Dios, sino que la norma para el comportamiento de Dios y la voluntad de Dios se basa en lo que los teólogos ortodoxos del siglo XVII llamaron “la ley natural de Dios”.

La ley natural de Dios, como expresión teológica, puede ser fácilmente incomprendida o confundida con el concepto más amplio que encontramos en la teoría política y en la teología de la llamada “ley de la naturaleza” ( lex naturalis ). En ese sentido de la frase, la ley de la naturaleza se refiere a aquellas cosas que Dios revela en el mundo de la naturaleza sobre ciertos principios de la ética. A diferencia de este uso común del término ley natural , lo que los teólogos de Westminster del siglo XVII tenían en mente cuando hablaban de la ley natural de Dios era ésta: que Dios opera de acuerdo con la ley de Su propia naturaleza. Es decir, Dios nunca actúa de tal manera que contradiga Su propia santidad, Su propia rectitud, Su propia justicia, Su propia omnipotencia, y así sucesivamente. Dios nunca compromete la perfección de Su propio ser o carácter en lo que Él hace.

Cuando la iglesia confiesa la necesidad de la satisfacción de la justicia de Dios, esta necesidad no es algo que se impone a Dios desde fuera, sino que es una necesidad impuesta a Dios por Su propio carácter y naturaleza. Es necesario que Dios sea Dios, que nunca comprometa Su propia santidad, rectitud o justicia. Es en este sentido que una expiación que satisfizo Su justicia se considera necesaria.

En tiempos más recientes, los pensadores modernos se han opuesto a la idea de la satisfacción de la expiación sobre la base de que arroja una sombra sobre la gracia libre y el amor de Dios. Si Dios es un Dios de amor, ¿por qué no sólo puede perdonar gratuitamente a la gente por la motivación pura de Su amor y gracia, sin preocuparse de satisfacer alguna clase de justicia, ya sea una ley de Su propia naturaleza o una ley impuesta desde fuera? Una vez más, esta idea de la expiación no entiende que Dios nunca negociará Su propia justicia, ni siquiera por Su deseo de salvar a los pecadores.

En la expiación, vemos que Dios manifiesta Su amor de gracia hacia nosotros y, sin embargo, al mismo tiempo, manifiesta un compromiso con Su propia rectitud y justicia. La justicia es servida por la obra de Cristo que satisface las demandas de la justicia de Dios, manteniendo así el compromiso de Dios con la rectitud y la justicia. Dios satisfizo las demandas de Su justicia dándonos un Sustituto que está en nuestro lugar, ofreciendo esa satisfacción por nosotros. Esto muestra maravillosamente la gracia de Dios en medio de esa satisfacción. La gracia de Dios es ilustrada por la satisfacción de Su justicia en que es hecho por nosotros por Aquel a quien Él ha designado. Es la naturaleza de Dios como el Juez de todo el mundo para hacer lo que es correcto. Y el Juez que hace lo recto nunca viola nunca los cánones de Su propia justicia.

La Biblia explica la cruz en términos tanto de propiciación como de expiación , los logros gemelos de Cristo en nuestro favor. Propiciación se refiere específicamente a la obra de Cristo de satisfacción de la justicia de Dios. El paga la pena por nosotros que es debida a nuestros pecados. Somos deudores que no pueden pagar la deuda moral que hemos incurrido por nuestra ofensa contra la justicia de Dios, y la ira de Dios es satisfecha y propiciada por el sacrificio perfecto que Cristo hace por nosotros. Pero eso es sólo un aspecto del trabajo. La segunda es la expiación. En la expiación, nuestros pecados son quitados de nosotros, remitidos al ser transferidos o imputados nuestros pecados a Cristo, que vicariamente sufre en nuestro lugar. Dios está satisfecho, y nuestro pecado es quitado para nosotros en la perfecta expiación de Jesús. Esto cumple el sentido dual en el cual el pecado fue expiado en el día de la expiación del antiguo pacto, tanto por el sacrificio de un animal como por la transferencia simbólica de los pecados del pueblo a la espalda del chivo expiatorio, que era enviado al desierto, removiendo los pecados del pueblo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s