6 Maneras En Que Puedes Manifestar la Gloria de Dios

Posted on

ESJ-2018 0125-004

6 Maneras En Que Puedes Manifestar la Gloria de Dios

Por Irv Busenitz

… o que hagáis cualquier otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios. – 1 Corintios 10:31

Este es el mandato sucinto, simple y directo de la Escritura. Toda la creación de Dios debe ser absorbida para mostrar la gloria de Dios. Cuando los ángeles anunciaron el nacimiento del Salvador, se les unió la hueste celestial, glorificando a Dios (Lucas 2:14). Los pastores respondieron glorificando a Dios después de su visita al Niño Jesús en el pesebre (Lucas 2:20). Incluso la creación física incesantemente declara su gloria (Sal 19:1-2).

Aunque la importancia de este mandato no se pierde en la mayoría de los cristianos, su cumplimiento es con frecuencia. Le rendimos homenaje, a menudo cerramos nuestras oraciones de petición con la frase “y nos aseguraremos de darte toda la gloria”. Pero cuando llega la respuesta, nosotros, como los nueve leprosos, a menudo estamos tan eufóricos. que no podemos cumplir nuestra promesa.

¿Cómo podemos seguir el ejemplo de la creación física o unirnos al coro con los pastores y la hueste celestial para glorificar a Dios? La respuesta, creo, se encuentra en Éxodo 33:18-34: 8. Cuando Moisés pide ver la gloria de Dios, Dios expone su gloria ensayando Sus atributos, y así demuestra cómo podemos darle a Dios la gloria que le pertenece. Aquí hay seis maneras en que puedes poner la gloria de Dios en exhibición:

1. Confiesa El Pecado

Cuando confesamos el pecado, estamos exhibiendo Su gloria al declarar Su justicia. Ese es el punto de David en el Salmo 51:4: “Contra ti, contra ti sólo he pecado, y he hecho lo malo delante de tus ojos, de manera que eres justo cuando hablas, y sin reproche cuando juzgas.”

2. Perdonar A Los Demás

Nuestro Dios es un Dios que perdona (Sal 130: 3-4; Miq 7:18-19). Cuando perdonamos a otros, estamos proclamando su compasión y deseo por perdonar. Se ha dicho que nunca somos más como Dios que cuando perdonamos. Es por eso que el Señor pone tanto énfasis en perdonar a los demás en la oración de los discípulos (Mt 6:12, 14-15). Perdonar a otros pone Su gloria de manifiesto.

3. Confía en Dios

Si Dios hace todas las cosas para nuestro bien (y lo hace), entonces demostrando nuestra confianza en Él pone en evidencia su naturaleza y carácter. Reflejamos quién es Él. La vida de Abraham proporciona un ejemplo notable de esto. Romanos 4:20 señala que “sin embargo, respecto a la promesa de Dios, Abraham no titubeó con incredulidad, sino que se fortaleció en fe, dando gloria a Dios.” Al final de su vida, Pablo relata cómo el Señor estuvo con él, lo fortaleció, y lo rescató de cada acto malo, y concluye que el Señor lo traerá a salvo a su reino celestial; a Él sea la gloria por los siglos de los siglos (2 Tim 4: 17-19). Confiar en Dios declara Su gloria.

4. Produzca Fruto

Jesús dice: “En esto es glorificado mi Padre, en que deis mucho fruto,” (Juan 15: 8). ivir una vida que adorna los atributos de Dios pone de manifiesto Su gloria. Cuando Sus atributos comunicables se reflejan en nuestras vidas, no solo produce fruto sino que glorifica a Dios.

5. De Gracias

El Salmo 50:23 dice: “El que ofrece sacrificio de acción de gracias me honra.” Las expresiones de gratitud a Dios ponen su gloria en un pedestal. La acción de Gracias dirige nuestro enfoque en Aquel que es el Dador de todo bien y don perfecto (Santiago 1:17). Primera de Tesalonicenses 5:18 nos recuerda la orquestación soberana de Dios de toda la vida para el creyente (véase Rom 8:28). La acción de Gracias lo reconoce y por lo tanto refleja Su gloria.

6. Orar

Al igual que dar gracias, la oración ilumina los atributos de bondad y omnipotencia de Dios. El Señor nos alienta y nos invita a “e invócame en el día de la angustia; yo te libraré, y tú me honrarás.” (Sal 50:15). En Juan 14:13, agrega: “Y todo lo que pidáis en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo.”

Glorificar a Dios no es un mantra memorizado de palabras o frases especiales. Más bien, es una vida que refleja los atributos de Dios, un estilo de vida que se consume al exhibir su gloria. Como una ciudad construida sobre una colina o una lámpara sobre un candelabro, glorificar a Dios implica dejar que la luz de los atributos de Dios brille ante los hombres para que otros se unan a nosotros para glorificar a nuestro Padre que está en los cielos (Mateo 5:14-16).

¡A Dios sea la gloria!

Fuente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s