Venciendo El Pecado Sexual

Posted on

ESJ-2018 0125-007

Venciendo El Pecado Sexual

Por Timothy W. Massaro

No cometerás adulterio. –Éxodo 20:14

Cuando la Palabra de Dios nos llega, sus órdenes no funcionan para condenarnos solamente. Su Palabra habla de la redención que ha provisto para nuestros más profundas fallas: él proporciona una salida. Este es el contexto de la aplicación y uso de Jesús del séptimo mandamiento.. Cristo nos muestra seis realidades con respecto a este mandamiento en Mateo 5: 27-32 y 19: 1-12. Él no solo proporciona la redención de la condenación, sino que también nos señala la forma en que ahora podemos vivir. Él vence nuestros pecados sexuales devolviéndonos a Dios.

1. Jesús Nos Señala La Creación Original.

En la interpretación de Jesús de este mandamiento, él nos señala el matrimonio original que Dios estableció, creando el hombre y la mujer uno para el otro en perfecta paz y armonía. Encontraron su realización y felicidad el uno al otro en su servicio a Dios. Sin embargo, en su pecado contra Dios, lo desordenaron todo, incluso el matrimonio sagrado y la sexualidad en la que Dios los colocó.

En este pecado, donde Adán y Eva buscaron su propio placer y gloria, vemos la raíz del adulterio y el pecado sexual. Contra el telón de fondo y la bondad de la creación, Jesús destaca la gravedad del pecado de adulterio que distorsiona las relaciones más íntimas que tenemos como humanos.

2. Jesús Nos Enseña Acerca De La Naturaleza De Nuestro Pecado.

Jesús hace una declaración impactante: debemos tener una justicia que exceda a la de los hombres santos de su tiempo:

Porque os digo que, a menos que vuestra justicia exceda a la de los escribas y fariseos, nunca entraréis en el reino de los cielos. (Mateo 5:20)

La gente pensó que esta ley podría obedecerse fácilmente. Si ellos no tocaron a una mujer o realmente cometieron adulterio con ella, creyeron que no tenían culpa, pero Cristo nos muestra que el séptimo mandamiento incluye mucho más.

Requiere la preservación de la pureza propia y la de nuestro prójimo, en el corazón, el habla y el comportamiento. Prohíbe todos los pensamientos, palabras y acciones inmorales. Ni un solo pensamiento que conduzca a la lujuria debería pasar por nuestras mentes. Si lo hace, somos culpables de cometer adulterio delante de Dios. Nadie escapa a su condenación.

3. Jesús Nos Muestra Que El Divorcio No Es Lo Que Dios Desea.

Jesús también nos dice que, aunque la ley de Moisés proporcionó un camino para el divorcio, este no fue el verdadero camino de la piedad para el cual Dios nos diseñó. El divorcio fue permitido temporalmente debido a la dureza de nuestros corazones. Vemos esto cuando Jesús eleva aún más las apuestas. Él nos dice que cualquiera que se divorcie de su cónyuge, excepto por causa de inmoralidad sexual, comete adulterio y, por lo tanto, no puede venir a la presencia de Dios.

El pecado tuerce nuestros corazones y aprendemos a condenar a los demás, pero no podemos ver nuestros propios pensamientos inmorales como realmente son. Nuestros corazones están empeñados en ser implacables. Somos egoístas de tal manera que no podemos ver nuestro propio pecado. Algunos escritores de más edad lo llamaron la “pecaminosidad del pecado”. Si tenemos una disputa con nuestro cónyuge, rápidamente cambiamos la culpa como lo hizo Adán con Eva. Esta desconfianza ahora es nuestro escenario predeterminado como personas pecaminosas, sin embargo, Jesús no nos deja aquí.

4. Jesús Proporciona El Camino Del Perdón.

El Señor mismo nos provee su justicia por la cual somos perdonados. Él provee esa justicia que necesitamos para ver a Dios. Aunque pecamos contra él y somos hechos a su imagen, Jesús toma estos pecados sobre sus hombros como si los hubiera cometido, aunque era perfecto.

Él los toma y nos limpia con su amor, nos purifica y nos da su santidad que excede todas las obras de los simples hombres. Al hacerlo, nuestro Señor muestra cómo, incluso en un mundo caído, algo tan malo como el adulterio y el pecado sexual puede ser perdonado en la muerte de Jesús por nuestros pecados.

5. Jesús Nos Trae A Su Reino De Amor.

La novedad del reino que Jesús trae en Mateo 19 es la capacidad de permanecer con el cónyuge de uno y no buscar el divorcio. Ahora estamos capacitados para pensar los pensamientos de Dios. Si bien la ley de Moisés permitió muchos motivos para el divorcio, nunca le dio la capacidad de volverse puro y santo después de pecar. La ley nunca podría producir de los pecadores la justicia que Dios requiere.

Como Dios encarnado, Jesús hace lo que la ley nunca podría hacer en nosotros, y él nos perdona a ti y a mí de nuestro adulterio. El Señor va aún más allá, llamándonos y capacitándonos para perdonarnos unos a otros. El amor realmente puede cubrir una multitud de pecados. La reconciliación con Dios y entre ustedes ahora puede suceder en esta relación tan íntima.

Aunque parezca imposible dejar ir ese pecado cometido contra nosotros, Jesús fue a su muerte para darnos esta realidad. Su amor es ahora el aire que respiramos. ¡Ahora somos liberados por primera vez para perdonar a otros por algo tan destructivo como el pecado sexual, el adulterio o el divorcio injusto, así como Dios nos perdonó!

6. Jesús Restablece El Matrimonio Para Nuestro Bien.

Jesús proporciona los medios en esta vida para huir de la inmoralidad, la lujuria y el adulterio a través del matrimonio de un hombre a una mujer. El Señor no quita esta institución sino que muestra cómo la gracia triunfa sobre la pecaminosidad. Cristo primero nos muestra cuán lejos entra el pecado en nuestros corazones, cuán profundo corre el río del pecado, pero luego muestra cómo somos redimidos. Estamos hechos a su imagen, creados específicamente para este pacto matrimonial. Dios nos renueva al darnos corazones de perdón.

Jesús no discute el séptimo mandamiento como un deber legalista Más bien, él pone el mandamiento en el contexto de la creación y el propósito original del matrimonio. Su perdón gratuito nos instruye sobre el significado de este mandamiento, no solo con respecto a nuestras propias relaciones humanas, sino también en nuestra relación con nuestro Creador. Dios nos ha perdonado de nuestro adulterio espiritual, de dejarlo a El y seguir nuestros propios placeres, y ahora estamos llamados a hacer lo mismo. Jesús ha comenzado esta obra especial en nosotros, perdonando lo imperdonable en los pecadores. Él vence nuestros pecados sexuales devolviéndonos a Dios y, por lo tanto, a los demás.

Fuente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s