¿A Dónde Van Cuando Mueren Las Personas Que Nunca Oyen De Jesús?

Posted on

ESJ-2018 0724-002

¿A Dónde Van Cuando Mueren Las Personas Que Nunca Oyen De Jesús?

Por Jordan Standridge

En los últimos años, algunas de mis conversaciones más largas sobre el Evangelio terminaron con esta pregunta en un momento u otro. No estoy seguro de por qué, pero pareció surgir muy a menudo, especialmente cuando se habla con católicos romanos practicantes.

Es una muy buena pregunta, porque para nosotros, como seres humanos, no nos parece justo que tantas personas en todo el mundo nunca tengan la oportunidad de escuchar acerca de Jesús.

La mejor manera de responder a esta pregunta es respondiendo una diferente.

¿Por qué la gente va al infierno?

Algunas personas responden con: “Porque rechazaron a Jesucristo”. Aunque entiendo esa respuesta, creo que, al menos, está incompleta, porque solo puedes rechazar cosas que conoces. Si rechazar a Jesús fue la razón, entonces aquellos que nunca han oído hablar de Jesús no serían responsables.

Nuestra iglesia envía equipos de misiones a corto plazo todo el tiempo. Si la culpabilidad vino después de escuchar acerca de Jesús, entonces lo peor que podríamos hacer es enviar misioneros por todo el mundo. Deberíamos enviar equipos de construcción de vallas en su lugar. Deberíamos construir enormes muros alrededor de estas tribus para evitar que oigan el nombre de Jesús y lo que hizo por ellos.

La razón por la cual las personas van al infierno es porque pecan. Y aunque la revelación general no es suficiente para salvar, es suficiente para condenar. Romanos 1:18-20 lo dice claramente,

“Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres, que con injusticia restringen la verdad; porque lo que se conoce acerca de Dios es evidente dentro de ellos, pues Dios se lo hizo evidente. Porque desde la creación del mundo, sus atributos invisibles, su eterno poder y divinidad, se han visto con toda claridad, siendo entendidos por medio de lo creado, de manera que no tienen excusa.”

Pablo nos dice que el hombre no tiene excusa, y la razón por la que no se humillan a sí mismos para creer en el Dios que saben que existe, es porque tienen un muro infranqueable que no pueden escalar, es decir, su amor por su pecado.

Por alguna razón, algunos cristianos se obsesionan con esta pregunta. Muchos cristianos evitan esta pregunta. Tal vez sea porque en nuestra carne es difícil para nosotros creer que en realidad merecemos una eternidad en el infierno por nuestro pecado. Es una verdad que reconocemos, pero que luchamos por abrazar. Sin embargo, es imperativo que abraces esta verdad y que dejes que esta verdad impregne tu caminar con Cristo.

La verdad acerca del hecho de que un solo pecado que se comete contra un Dios perfecto y eterno merece una eternidad en el Infierno (Santiago 2:10) es una verdad que, una vez aceptada, hará una gran diferencia en su vida. Te hará luchar contra el pecado con mayor celo y te hará compartir el Evangelio como nunca antes.

Ezequiel aprendió esto al comienzo de su ministerio profético. Dios le dijo en Ezequiel 3: 18-19,

“Cuando yo diga al impío: “Ciertamente morirás”, si no le adviertes, si no hablas para advertir al impío de su mal camino a fin de que viva, ese impío morirá por su iniquidad, pero yo demandaré su sangre de tu mano. Pero si tú has advertido al impío, y éste no se aparta de su impiedad ni de su camino impío, morirá él por su iniquidad, pero tú habrás librado tu vida.”

Note que el resultado para la persona en pecado es el mismo. Si Ezequiel los advierte o no, aún morirán en su pecado. Ezequiel no tenía poder en sí mismo para poder convencer a ningún israelita de que abandonara su pecado; de hecho, ya le habían dicho que nadie se volvería (Ezequiel 3: 7). Ese era el trabajo de Dios, Ezequiel simplemente fue llamado a la fidelidad.

Cuando pensamos en personas de todo el mundo que aún no han escuchado el Evangelio, nuestra reacción debe ser doble. Debemos recordarnos a nosotros mismos acerca de la perfecta santidad y justicia de Dios, que será perfectamente justo para lanzar a cada ser humano no regenerado al infierno. Y al mismo tiempo, nuestros corazones deben romper en compasión sobre estas almas, y debemos orar al Señor de la cosecha para enviar obreros (Mateo 9:38), y debemos elaborar estrategias sobre cómo llegar a ellos, apoyar a los misioneros, e incluso vamos a nosotros mismos para contarles sobre el único Abogado (1 Juan 2:1) que califica para representarlos un día cuando comparezcan a juicio.

Las personas que nunca escuchan hablar de Jesús van al infierno. Es por eso que aquellos que oyen y aceptan el Evangelio cantan: “¡Cuan hermosos son los pies de los que anuncian el evangelio del bien!” (Romanos 10:15)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s