Siguiendo a Jesús

Posted on

ESJ-2018 0724-003

Siguiendo a Jesús

Por Steven J. Lawson

El que no carga su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo (Lucas 14:27).

La invitación más grande que se ha emitido es la que Jesucristo nos extendió en el evangelio. Es un llamado abierto a todos los que escuchan su voz para responder al acudir a él. Jesús emitió muchas de esas apelaciones a las multitudes a lo largo de su ministerio público. Repetidamente y personalmente llamó a las personas a venir y comprometer sus vidas con él.

Entre estas muchas peticiones, la más frecuente fue el llamado a seguirlo. Trece veces en los cuatro Evangelios leemos estas palabras ‘Sígueme’. Esto es exactamente lo que Jesús está diciendo a través de este llamado, aunque con palabras ligeramente diferentes. Cuando Él los invita a ‘venir en pos de El’, Él está diciendo ‘Sígueme’.

Con este llamado, Jesús no estaba reclutando gente para unirse a una causa social. Tampoco reclutaba personas para inscribirse en un movimiento religioso. Él no estaba apuntando personas a un grupo político. La invitación emitida por Jesús fue un llamado para que las personas lo sigan en una relación personal.

Consideremos ahora los diversos aspectos de este poderoso llamado. Responderlo requiere el compromiso del individuo con Jesucristo. ¿Qué tipo de compromiso se requiere? En este capítulo, quiero designar seis aspectos de este compromiso que se indican o implican en este llamado. En el próximo capítulo, continuaremos nuestra consideración de esto con cinco marcas más.

Un Compromiso Prioritario

Primero, Jesús llamaba a cada persona a seguirlo por excelencia. Ningún otro llamado que pudieran escuchar tendría prioridad sobre este. Responder a este llamado fue la prioridad número uno que tenían en la vida. Esta llamado saltó al encabezado de la lista por lo que era más crítico en su vida. Nada podría eclipsar este llamado. Responder a este llamado emitido por Jesús sería la decisión más importante de su vida.

La importancia de esta apelación se encontró en Aquel que los llamaba. Emitiendo esta invitación fue el Señor Jesucristo, el enviado por Dios del cielo. El enviado era quien los llamaba para rescatarlos de la ira venidera. Aquel que fue validado por Dios como el Mesías enviado para liberarlos de sus pecados era quien expresaba este llamado. Este que les hablaba había devuelto la vista a los ciegos, sanó sordos, hizo funcionar las extremidades a los cojos y dio sanidad a los enfermos. El que los había invitado había resucitado a los muertos. Deben escuchar a Aquel que solo puede hablar en paz a las furiosas tormentas. Deben darle toda su atención y responder por fe.

Lo mismo es cierto para usted y para mí hoy. El llamado de Jesús sobre nuestras vidas sigue siendo el problema más importante que enfrentamos. Nada tiene prioridad sobre este llamado. Responderlo es la máxima prioridad en nuestras vidas. ¿Has respondido por fe a su invitación?

Un Compromiso Personal

Segundo, Jesús llamaba a cada persona a seguirlo personalmente. Se requirió que cada persona en ese vasto mar de humanidad tomara esta decisión por sí misma. Nadie más podría responder por ellos. Su cónyuge no podía responder por ellos. Sus amigos no podían elegir responder en su nombre. Aunque estaban parados en medio de una gran multitud, esta no podía ser una decisión grupal. Jesús requería que cada persona individual buscara en su propio corazón y respondiera a esta verdad. Cada persona tenía que ejercer su propia voluntad para seguirlo. Él estaba demandando una relación personal con Él, no una relación colectiva.

Anteriormente, Jesús había afirmado: “Entrad por la puerta angosta” (Mateo 7:13). Esta puerta representa la conversión que conduce al reino de Dios. Esta puerta es tan estrecha que prohíbe que un grupo completo de personas la atraviese. Solo hay espacio para que una persona pase a través de sus estrechos confines. Todos los que vienen a Cristo deben venir a Él individualmente.

Por lo tanto, es para cada uno de nosotros. Esta es la decisión personal que debemos tomar individualmente para seguir a Cristo. Nadie más puede hacer este compromiso por nosotros. Nuestro esposo o esposa no puede hacer esto por nosotros. Esta ni siquiera es una decisión que nuestro pastor o líder espiritual puede hacer por nosotros. Debe ser nuestra elección seguir a Cristo lo que requiere el ejercicio de nuestra voluntad. Debemos ser dueños de esta relación con Cristo por nosotros mismos.

Un Compromiso Arrepentido

En tercer lugar, Jesús llamó a los de esta multitud a seguirlo con arrepentimiento. Aquellos en la multitud tuvieron que dejar de caminar de acuerdo con el curso de este mundo. Tuvieron que hacer un giro inverso y darse la vuelta para caminar hacia él. Tuvieron que dar la espalda a la práctica del pecado y la contaminación del mundo. Tuvieron que abandonar sus antiguas formas de vida. Ya no podían vivir por sí mismos. Ya no podían correr tras el pecado que una vez persiguieron. Deben resistir el enfoque egocéntrico por el cual habían estado operando previamente y abandonar el amplio camino del mundo.

El llamado que Jesús emitió fue un llamado al arrepentimiento. Jesús comenzó su ministerio público diciendo: “Arrepentíos, porque el reino de los cielos está a la ‘mano’” (Mateo 4:17). Él anunció: ‘Arrepentíos y creed en el evangelio’ (Marcos 1:15). Para seguir a Jesús tiene que haber arrepentimiento, una tristeza piadosa sobre el propio pecado y el alejamiento de él para seguirlo.
El arrepentimiento es absolutamente necesario para seguir a Jesús. Él es el santo e inmaculado Hijo de Dios. Él nunca ha caído en pecado o incluso ha perseguido placeres profanos. Aquellos a quienes llama para seguirlo deben darle la espalda al pecado y renunciar al malvado sistema del mundo. Deben orientar sus rostros hacia la búsqueda de la santidad personal. Nadie puede seguir a Cristo sin abandonar su antigua vida de pecado.

Los inconversos en las grandes multitudes viajaban por el camino ancho. Este amplio camino era lo suficientemente amplio como para acomodar sus pecaminosos estilos de vida. Este camino expansivo podría permitir cualquier forma de vida que eligieran y tolerar cualquier estándar de moralidad que deseen. Para seguir a Cristo, deben salir de este camino si quieren entrar en el camino estrecho hacia la vida eterna. Este es el verdadero arrepentimiento que Jesús exigió.
Este requisito de verdadero arrepentimiento sigue siendo el mismo para nosotros hoy. Esta necesidad de alejarse de vivir en pecado permanece vigente. Seguir a Cristo requiere que te alejes del camino pecaminoso que una vez viajaste. Venir tras Jesús significa que renuncias a tu pasado pecaminoso. Requiere que viajes por un camino completamente nuevo de seguir a Jesús en una vida santificada.

Un Compromiso De Confianza

Cuarto, Jesús los llamaba a seguirlo creyendo. Es decir, esta decisión de seguir a Cristo requería que vinieras a Él por fe. Cuando Jesús emitió este llamado, Él no les dijo a aquellos en la multitud a dónde les llevaría esto. Tampoco les dijo todo lo que se requeriría. No explicó quién más se uniría a ellos. Su único requerimiento era seguirlo. Si vendría toda la multitud, o no vendría nadie más, su única responsabilidad era seguirlo.

Este llamado requirió que ellos confíen en Jesús para todo. Esto comienza mirando a Él para salvación. Por este compromiso, confían en Él únicamente por una posición correcta ante Dios. Deben depender de Él para liberarlos de la ira de Dios que merecen. Necesitaban creer en Él para rescatarlos del justo castigo de sus pecados, y unirse a Él para recibir su perdón y justicia.

Un Compromiso Incondicional

Quinto, Jesús llamó a aquellos en la multitud para ir tras Él de todo corazón. Para responder a este llamado, estos individuos tuvieron que salir de la multitud y alinearse completamente con Él como sus discípulos. No podían contener ninguna parte de su vida de Él. No podían estar a la mitad y medio afuera con Él. No podían ir a Él y aún permanecer con la multitud. Toda su vida debe ser entregada a Él, o no podrían ser sus verdaderos discípulos.

Nadie podría seguir a Cristo con un corazón dividido. Jesús se dirigió a este compromiso incondicional cuando dijo: “Nadie puede servir a dos señores; porque o aborrecerá a uno y amará al otro, o se apegará a uno y despreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas” (Mateo 6:24). Esto significaba que nadie podía ser su verdadero seguidor y seguir comprometido con este mundo y sus deseos. Este llamado exigió una respuesta de todo o nada. Nadie podría montar la valla. No podían jugar todos los extremos en el medio. Si tuvieran que seguir a Cristo, deben estar completamente dedicados a Él. Ser un discípulo de Jesús significaba que debía ser su prioridad, pasión y búsqueda en la vida que lo consumía todo.

Nada Ha Cambiado

Este mismo compromiso incondicional todavía se requiere hoy. Nada ha cambiado. Jesús no aceptará un simple lugar periférico en nuestras vidas. Él exige la preeminencia primaria. No puede haber una lealtad dividida en nuestros corazones. No podemos seguirlo a Él y a otra cosa. No podemos seguir a Cristo y perseguir este mundo. No podemos amar a nuestra familia o trabajo más de lo que lo amamos a El. No podemos correr tras los placeres terrenales más de lo que deseamos ir en pos de El. Si queremos seguirlo verdaderamente, Jesús debe ser nuestra mayor pasión y placer.

Por este llamado, Jesús exige nuestra total lealtad a Él. Esto ordena la respuesta sin trabas de todo nuestro ser y la entrega de toda nuestra vida a Él. ¿Es aquí donde estás? ¿Es este el tipo de compromiso que le has hecho a Él? Si no, ¿necesitas hacer esta entrega decisiva a Él? Si vamos a seguirlo, debemos estar todos con Jesús. Es una decisión demasiado importante para responder sin entusiasmo.

Un Compromiso Incondicional

Sexto, Jesús llamó a aquellos en la multitud a seguirlo incondicionalmente. Él los convocó para seguirlo sin importar lo que requiriera, sin importar a dónde los llevaría. Jesús instó a la multitud a seguirlo sin más explicaciones. Independientemente de las dificultades que se presenten, deben ir tras él. Independientemente de la aflicción que esto significaría, independientemente de la persecución que les esperaba, deben seguirlo.

No debe haber condiciones impuestas a este compromiso. Lo que sea necesario para cumplir Sus requisitos era lo que tenían que dar. No podría haber ningún discípulo que le dijera a Cristo, a los demás o a sí mismo: ‘Iré aquí solo para servir al Señor, pero nunca allá.’ No podría haber límites en cuanto a dónde avanzaría un seguidor de Cristo. Un creyente no podría establecer limitaciones sobre lo que haría por Cristo, porque ningún sacrificio es demasiado grande para el que nos dio su propia vida.

Es lo mismo para cualquiera que siga a Cristo hoy. Todos los que vendrían después de Él deben tener una confianza similar en Él y en Su dirección. Es posible que actualmente no sepa a dónde le llevará este viaje. Ni lo que requerirá de usted o incluso quién viajará este camino con usted. Jesús no nos proporciona detalles e itinerarios. No hay promesa de una vida fácil. Todo nuestro viaje debe ser vivido al confiar en nuestro nuevo maestro, Jesucristo. Y aunque no sepamos el futuro o lo que contiene, podemos confiar en nuestro Salvador que sufrió en la cruz para redimir a Sus elegidos.

Debemos sufrir cualquier dificultad por Él. Debemos estar dispuestos a ir a cualquier parte, hacer cualquier cosa y pagar cualquier precio. Él pagó el precio máximo en la cruz, podemos responder a este gran amor con este sacrificio menor.

Donde Comienza

Con estas primeras seis marcas de venir tras de Cristo, esto es lo que implica un verdadero compromiso. Para resumir, este llamado a seguirlo requiere que usted personalmente elija entregar su vida a Jesucristo. Nadie más puede hacer esto por usted. Tal elección individual requiere nuestro compromiso incondicional con Él. No puede estar ni medio ni medio afuera con Cristo. Esta decisión requiere que usted se arrepienta de sus pecados y se desvíe de seguir una vida para sí mismo y se vuelva a Cristo. Además, debe hacer esto incondicionalmente. No hay ataduras ni cláusulas de escape en letras pequeñas.

¿Está listo para hacer este tipo de compromiso con Jesucristo? Tenga la certeza de que Él está listo para recibirlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s