Evangelismo

Hacer el Trabajo De Un Evangelista

Posted on

ESJ-2017 0727-001

Hacer el Trabajo De Un Evangelista

Por Steven Lawson

En su carta final, Pablo encarga a Timoteo, su hijo en la fe, “haz el trabajo de un evangelista, cumple tu ministerio.” (2 Timoteo 4:5). Con estas palabras, el anciano apóstol establece el estándar eterno para el ministerio pastoral, no sólo para el joven Timoteo sino para todos los pastores en cada generación y en cada lugar.

Leer el resto de esta entrada »

¿Cómo Sé Si Mi Hijo es Cristiano?

Posted on

ESJ-2017 0725-002

¿Cómo Sé Si Mi Hijo es Cristiano?

Por Scott Slayton

Su hijo no recibe una marca visible en su frente o una raya en su espalda cuando viene a Jesús, así que usted tiene que hablar, orar y discernir.

Dios encarga a los padres el santo llamamiento de criar a nuestros hijos "en la disciplina y la instrucción del Señor". En esto nuestra tarea más grande es ayudarles a entender el Evangelio para que puedan confiar en Cristo y ser salvos. El problema para los padres es que a menudo tenemos dificultades para discernir cuándo nuestros hijos realmente han venido a Cristo. O nos emocionamos de que nuestros hijos estén mostrando interés en el Evangelio y los consideramos cristianos con demasiada rapidez o tengamos tanto miedo de que hagan una falsa profesión de fe que pasemos mucho tiempo sin tratarlos como hermanos o hermanas en Cristo.

Leer el resto de esta entrada »

Eliminando el Malestar Apologético | 1ª. Parte

Posted on

ESJ-2017 0720-002

Eliminando el Malestar Apologético | 1ª. Parte

Por Fred Butler

He pasado mucho tiempo la última década o más escribiendo sobre apologética y evangelismo. Mi estudio se ha centrado particularmente en la teología y la metodología de la apologética a nivel personal. Creo que valdría la pena reflexionar sobre nuestra propia teología apologética, por así decirlo, y afinar nuestro pensamiento en esta esfera.

Leer el resto de esta entrada »

Yugo Desigual

Posted on

ESJ-2017 0711-001

Yugo Desigual

Por Mike Riccardi

“No estéis unidos en yugo desigual con los incrédulos…” – 2 Corintios 6:14 –

Durante las últimas dos semanas, hemos estado considerando con quién el fiel ministro cristiano puede asociarse apropiadamente en el ministerio. Hace dos semanas examinamos brevemente la historia del movimiento ecuménico para ilustrar vívidamente la terrible consecuencia de la desobediencia a la Escritura sobre este asunto. La semana pasada nos orientamos hacia el texto clave en el que me estoy enfocando, 2 Corintios 6: 14-7: 1, considerando el contexto en el cual viene. No voy a repetir todo eso aquí, así que si no lo ha visto, haga clic para leer esos dos posts introductorios.

Leer el resto de esta entrada »

¿Debería Siempre Llamar al Arrepentimiento y a la Fe?

Posted on

ESJ-2017 0624-001

Manual del Predicador: ¿Debería Siempre Llamar al Arrepentimiento y a la Fe?

Steven J. Lawson

La predicación expositiva se dirige a toda la persona: la mente, los afectos y la voluntad. Lamentablemente, muchos piensan en la predicación expositiva sólo como instrucción mental. Aunque la predicación debe instruir a la mente, debe ir más allá de la mera instrucción mental. Un sermón expositivo también debe levantar los afectos.

Jonathan Edwards, por ejemplo, habló de este deseo de levantar las emociones de sus oyentes para que estuvieran encendidos por el Señor y emocionalmente receptivos a su verdad. Pero un sermón no sólo debe instruir a la mente y elevar los afectos; también debe desafiar la voluntad. En otras palabras, un sermón expositivo siempre incluirá un llamado a responder a la Palabra de Dios. Por su naturaleza, predicación desafía y hace demandas a la voluntad.

Leer el resto de esta entrada »

El Momento que Cambió la Vida de Eric Liddell

Posted on

ESJ-2017 0613-001

El Momento que Cambió la Vida de Eric Liddell

Por Jordan Standridge

"Hey Eric, ¿vendrías a hablar en nuestro evento?"

Esa simple pregunta resultaría monumental en la vida de un hombre increíble en la historia de la iglesia.

Por supuesto, la mayoría de la gente sabe acerca de la vida de Eric Liddell, el gran corredor escocés que ganaría una medalla de oro en los Juegos Olímpicos de París y luego ir a China como misionero.

Hemos oído hablar de su negativa a correr el domingo y su deseo de estar en la iglesia en cambio. También hemos escuchado que en lugar de correr su mejor evento -los 100 metros- en los Juegos Olímpicos ya que caería en un domingo, se le permitió correr el de 400, un evento que es tan diferente de los 100 metros que podría ser en comparación con un jugador de baloncesto unirse al equipo de fútbol para un partido. A pesar de esta diferencia, fue capaz, no sólo de ganar la medalla de oro en el evento sino de romper el récord mundial.

Lo que me sorprendió descubrir fue que Eric Liddell ya era un atleta famoso antes de ir a los Juegos Olímpicos. De hecho, sus biografías indican que él ya había competido en el equipo escocés del rugbi nacional, y algunos dicen que él era el mejor en el equipo probablemente debido a su gran velocidad.

Algunos jóvenes que eran amigos del hermano de Eric, Robert, se reunieron y querían pensar en maneras de llegar a algunos de los hombres de su comunidad con el Evangelio. A medida que la lluvia de ideas venía, todos estuvieron de acuerdo en que tal vez jugar al rugby con hombres con alguien compartiendo su testimonio en el medio tiempo sería una gran idea. De repente, David, un amigo de Robert, dijo: "tal vez podríamos preguntarle a Robert si Eric Liddell estaría dispuesto a hablar". Pero otro amigo dijo: "¿es cristiano?" No tenían ni idea. Sabían que había ido a una escuela de misioneros y que había crecido en China como un niño misionero, pero hasta ese momento nadie había oído a Eric hablar de su amor por el Señor.

Un biógrafo incluso dijo que los propios padres de Eric estaban preocupados por su hijo y el hecho de que nunca había hablado públicamente de su amor por Cristo.

Así que, David se ofreció a ser el que iba a pedírselo. Cuando llegó a la casa, saludó a Robert y le preguntó si su hermano estaba cerca, y si pensaba que estaría dispuesto a hablar en el evento. Así que, Robert le dijo a David que tendría que preguntarle a Eric, "él regresará de su carrera", dijo.

De repente, Eric llegó y David se encontró cara a cara con uno de sus héroes deportivos, y después de contarle sobre su idea, él se adelantó y le preguntó: "Hey Eric, ¿vendrías a hablar en nuestro evento?"

Eric le encantaba pasar tiempo con el Señor, y le encantaba aprender sobre Él en el salón de clases, el único problema era que hasta ese momento nunca se le había pedido que hablara de El en voz alta.

Hay diferentes versiones de este evento, pero una biografía dice que Eric -que estaba sentado en una silla en ese momento- se puso la cabeza entre las manos y se sentó allí por lo que probablemente pareció siglos a David.

Mientras leía esto a mis hijos, estaba abrumado por esta historia. Lloré mientras pensaba en lo que pasaba en la mente de Eric.

Eric tenía que tomar una decisión importante; por supuesto, nadie iba a obligarlo a hablar o a tener un ministerio público. Pero estoy seguro de que Eric estaba contando el costo. Algunas personas pueden decir que no es gran cosa, pero esto fue era algo grande. Especialmente para un introvertido.

Esta decisión iba a afectar el resto de su vida. ¿Va a ser un cristiano de armario o comprometido?

Se estaba dando cuenta de que seguir a Cristo significa estar a su lado y llevar una cruz para que todo el mundo pudiera ver.

Este año, celebramos los 500 años de la Reforma. Y mirando atrás a la Reforma, creo que todos podemos estar abrumados. Al oír historias de Lutero, Tyndale y Lady Jane Grey, vemos el atrevimiento ante naciones enteras, papas y decenas de cardenales y verdugos, y nos preguntamos si alguna vez podremos permanecer comprometidos con Cristo cuando podamos posiblemente ser quemados o perder la cabeza. Pero la mayoría de nosotros probablemente nunca tendrá que hacer frente a esa prueba. La mayoría de nosotros simplemente seremos llamados a ser fieles en los círculos en donde Dios nos ha puesto soberanamente.

La pregunta es ¿Seremos fieles para hablar sin vergüenza de nuestro amor por Cristo cuando Él nos llame a ello?

Eric pasó a predicar miles de sermones, y renunciar a una vida de fama y éxito por el bien de las almas chinas, pero todo comenzó en una tarde sencilla en su sala de estancia. Mientras se sentaba contemplando la petición, tenía que simplemente preguntarse: ¿estoy dispuesto a servir a Cristo sin importar qué?

Después de la larga pausa, simplemente respondió: "Está bien, lo haré. Dime dónde me necesitas y cuándo.”

Que Eric Liddell sea un ejemplo para nosotros de obedecer fielmente a Cristo sin importar el costo, y no importa cuán grande o qué tan pequeño sea el impacto que creemos que tomará nuestra decisión.

Si quieres leer más sobre la vida de Eric Liddell, recomiendo el libro Something Greater Than Gold para niños y dos libros para adultos For The Glory de Duncan Hamilton y Pure Gold de David McCasland.

Cristo en la Puerta del Corazón

Posted on

ESJ-2017 0518-001

Cristo en la Puerta del Corazón

Por Paul Washer

He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él y él conmigo.

—Apocalipsis 3:20

“Cristo a la Puerta del Corazón" de Sallman Warner es una pintura religiosa que es bien reconocida tanto por los evangélicos como por los católicos romanos. El artista basa su pintura en el llamado de Cristo a la iglesia de Laodicea en Apocalipsis 3:20: “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él y él conmigo.”

De acuerdo con la interpretación del texto por parte del artista, Cristo está llamando a la puerta del corazón humano y pidiendo entrar. Lo que es más notable es la ausencia de un tirador o picaporte exterior, que no fue un descuido por parte del artista . Más bien, pretendía ilustrar que el corazón humano sólo puede abrirse desde dentro. El siempre bondadoso Cristo no abrirá la puerta ni forzará Su entrada. Dios está dispuesto a salvar, pero le corresponde a una persona abrir su corazón y permitirle entrar. Las impresiones de esta obra cuelgan en muchas grandes catedrales y pequeñas capillas en todo el mundo occidental. Numerosos sermones evangelísticos, tratados y libros hacen referencia a esta pintura. Se ha convertido en un sello importante de la invitación evangelística.

Leer el resto de esta entrada »