La Apreciación De La Verdad No Es Aplicación De La Verdad

Posted on Actualizado enn

ESJ-2018 0918-002

La Apreciación De La Verdad No Es Aplicación De La Verdad

Por Rick Holland

Piénselo. Traducciones y ediciones interminables de la Biblia, conferencias, blogs, descargas de mp3, transmisiones en vivo, sermones de video, libros, música cristiana, CD, podcasts, programas de radio, redes sociales y las clases y sermones semanales que ofrecemos.

Nunca ha habido una generación con más acceso a la verdad bíblica.

Pero, ¿la iglesia es mejor por eso? ¿Los creyentes son más santos, con más contentamiento, están más comprometidos a “crecer en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo” (2 Pedro 3:18) debido a este acceso?

Este es el desafío que mi propio corazón enfrenta a diario. Con tanta verdad disponible, es más fácil apreciar la verdad que aplicar la verdad. Es muy fácil pensar que si hemos apreciado, o simplemente nos ha gustado, una cita, un libro, un sermón, una publicación de blog, etc., hemos logrado el efecto deseado de esa verdad. La apreciación y la aplicación son dos cosas muy diferentes.

No entiendas mal. Debemos tener una apreciación y atracción profunda y duradera por la verdad bíblica. Al decir algo como “Me encantó ese libro” o “Realmente disfruté ese sermón”, esas son cosas buenas. ¿Realmente queremos decir lo opuesto?

Sin embargo, qué diferencia hay en poder señalar los cambios mensurables y evidentes realizados en nuestro pensamiento o comportamiento debido a algo que hemos aprendido. La apreciación de la verdad debe conducir a la aplicación de la verdad. De lo contrario, es como poner un gran clásico cristiano en el estante de las librerías para ver los dulces en lugar de leerlo. Una vez escuché una triste anécdota de que la definición de un clásico cristiano es un libro que todos tienen, pero nadie ha leído. Esto ilustra el punto.

Entonces, ¿qué pasos podemos seguir para pasar de los apreciadores a los aplicadores? Aquí hay algunas sugerencias.

  1. Escríbalo. Obtenga un cuaderno o diario y escriba sus respuestas a la verdad bíblica que está acumulando. Escriba oraciones pidiendo al Espíritu que aplique la verdad a su vida. Al tomar notas de un sermón, no solo escriba el bosquejo, sino observe las cosas que usted discierne que el Espíritu Santo está haciendo en su corazón en respuesta al sermón.
  1. Hable al respecto. Esta es otra forma de decir que debemos rendir cuentas. Promueva las relaciones en las que puede analizar no solo la verdad que está aprendiendo, sino también las respuestas apropiadas que debe tener ante esas verdades.
  1. Repase. Debido a que la verdad nos viene a la velocidad de la luz, tómese el tiempo para leer ese cuaderno o diario a menudo para actualizar sus aplicaciones.
  1. Ore. Sí, sabía que vendría. Pero le animo a que hable con Dios sobre las cosas que está aprendiendo. Revise sus notas con él en su tiempo de oración y solicite la gracia específica para la aplicación específica de su verdad.
  1. Vaya más despacio. He descubierto que obtengo más de un libro leído lentamente o de un blog leído repetidamente que tratar de mantenerse al día con todo lo que sale a un ritmo casi por hora.

No dejes que tu mente se convierta en un museo de la verdad.


Rick Holland es uno de los diez pastores del campus TES, que se desempeñó como Pastor Principal de Mission Road Bible Church en Kansas City, KS desde 2011.

Fuente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s