Diagnóstico del Diótrefes Espiritual – 1ª. Parte

Posted on

ESJ_BLG_2021130_01Diagnóstico del Diótrefes Espiritual – 1ª. Parte

Por Eric Davis

Si has estado en la iglesia el tiempo suficiente, probablemente lo has visto. O tal vez hayas sido él. No siempre es fácilmente reconocible al principio. Pero eventualmente, se dará a conocer irresistiblemente. El apóstol Juan trató con él en un momento dado:

Escribí algo a la iglesia, pero Diótrefes, a quien le gusta ser el primero entre ellos, no acepta lo que decimos. Por esta razón, si voy, llamaré la atención a las obras que hace, acusándonos injustamente con palabras maliciosas; y no satisfecho con esto, él mismo no recibe a los hermanos, se lo prohíbe a los que quieren hacerlo y los expulsa de la iglesia. (3 Juan 9-10 ).

Diótrefes. Fue uno de los tipos que notamos en la Biblia por su orgullo pecaminoso.

Diótrefes es un tipo peligroso. Es un peligro para sí mismo. Es un peligro para los nuevos discípulos. Es una amenaza para la unidad y la pureza de la iglesia. Entonces, ¿cómo podemos reconocerlo? Aquí hay algunas cosas que nos ayudan a diagnosticar a un Diótrefes espiritual. Al considerar estas cosas, nos corresponde a los creyentes aún no perfeccionados tener cuidado con un poco de Diótrefes en nosotros mismos.

1. Desea el reconocimiento.

La Escritura inerrante cuenta una imagen oscura de él: «Yo escribí algo a la iglesia, pero Diótrefes, le gusta ser el primero…» (3 Juan 9 ). Hay una palabra en griego, que se traduce «le gusta ser el primero». Es una palabra compuesta, que significa «ama ser el primero». Y no es un buen deseo de querer sobresalir en algo.

Por el contrario, es un diagnóstico devastador del orgullo que plaga el alma. Esta es la idea de la palabra: tener un gran afecto por la prominencia. Ansia de notoriedad. Ambición de aprobación. Codicia por el reconocimiento. Encaprichamiento por la importancia. Adoración por el aprecio. Pasión por la preeminencia. Adoración por el aplauso de los demás. Una devoción por la superioridad.

Este es un rasgo catastrófico en un hombre. Tiene ansias de reconocimiento y una infatuación enfermiza por los elogios personales. Sería mejor que se dijera cualquier cosa de ti que «le encanta ser el primero». El pecado de Diótrefes era el mismo que el de Satanás. «Dijiste en tu corazón: ‘Subiré al cielo; elevaré mi trono por encima de las estrellas de Dios'» (Isa. 14:13 ).

El Diótrefes espiritual desea reconocimiento.

2. Se cree superior a los demás creyentes.

Luego, la Escritura dice que «le gusta ser el primero entre ellos» (3 Juan 9 ). Diótrefes podría conectarse a una iglesia. Pero él quiere ser «entre ellos». Quiere que la gente esté cerca de él; a su alrededor para poder ser el primero entre ellos; para poder estar por encima de los demás. El se ve a sí mismo por encima de otros creyentes.

Si quiere estar con otros creyentes, típicamente es para poder gratificar su anhelo de importancia. El quiere estar alrededor de la gente, pero no porque se preocupe por ellos. En vez de eso, él anhela un seguimiento. El anhela un seguimiento alrededor del cual pueda posar como señor y rey.

Pablo dijo que esta es también una característica de un lobo: «Sé que después de mi partida entrarán lobos salvajes en medio de vosotros, que no perdonarán al rebaño; 30 y de entre vosotros mismos se levantarán hombres que hablarán cosas perversas, para arrastrar a los discípulos tras ellos» (Hechos 20:29-30 ). Una de las principales características de un lobo es que quiere arrastrar a la gente tras de sí. Aquí está la siniestra intersección entre Diótrefes y los lobos. Un Diótrefes espiritual se ve a sí mismo como superior a otros creyentes

3. Utiliza la iglesia y el ministerio para obtener reconocimiento para sí mismo.

Diótrefes se involucra en las iglesias. Él profesa tener una visión elevada, correcta y bíblica de la iglesia.

Pero hay una oscura realidad detrás de todo esto. Esto es lo que puede suceder. Al principio, parece alguien que sinceramente quiere conectarse y llegar a ser un miembro saludable del cuerpo de Cristo. Entrará en una iglesia y se quedará allí por un tiempo. La gente podría no notar que es un Diótrefo. Algunos podrían estar impresionados e hipnotizados por lo mucho que sirve. Pero debajo de todo eso, tiene una pasión ardiente por el reconocimiento. Debido a que no está crucificando la infatuación de su corazón por la importancia, ésta seguirá creciendo.

Ahora, en una iglesia sana y bíblica, se necesita mucho tiempo y pruebas antes de que alguien pueda llegar a ser un líder. Las iglesias sanas del Nuevo Testamento entienden que el carácter bíblico verdadero, probado y afirmado se muestra, no en meses, sino en años. Aplican fielmente pasajes como: «Que también estos sean sometidos a prueba primero, y si son irreprensibles, que entonces sirvan como diáconos.” (1 Tim. 3:10 ). «Los pecados de algunos hombres son ya evidentes, yendo delante de ellos al juicio; mas a otros, sus pecados los siguen.» (1 Tim. 5:24 ). Por lo tanto, las iglesias saludables entienden que los líderes potenciales necesitan ser observados por un tiempo para ver si sus pecados los siguen.

Sin embargo, esto plantea un problema con Diótrefes. Su adoración por el aprecio necesita una plataforma. Él anhela la prominencia. Y se impacienta cuando no lo consigue en su momento. Se frustra y hasta se amarga en su mente cuando tiene que esperar un tiempo para que se sacie su sed de reconocimiento.

Su altanería lo lleva a predicarse a sí mismo: «Sabes, yo debería estar en esta posición de liderazgo. Podría hacer un trabajo mucho mejor en este papel de líder. Debería ser profesor o líder». Debido a que es orgulloso, se ciega a este invitado oscuro dentro de él. Y piensa que él es mucho más calificado y capaz que otros que son líderes.

Diótrefes entonces ve a esos líderes de la iglesia como si se interpusieran en su camino. El pinchara y probara, y tratara de moverse en un rol de liderazgo, todo el tiempo creyendo que el valora la iglesia del Señor. Pero tristemente, él usa las iglesias como plataformas para ponerse a sí mismo en el centro de atención.

Habrá momentos en los que Diótrefes vea que no tendrá el protagonismo que anhela en una iglesia. Cuando se hace evidente que no será puesto en una plataforma, a menudo se escapará de una iglesia. Tiene que hacerlo. Su carne no crucificada es demasiado monstruosa para soportar la prueba de liderazgo bíblico necesario con el tiempo. Por lo tanto, puede dejar una iglesia. Y la forma en que Diótrefes deja las iglesias es usualmente impía. Debido a que sus razones para irse son carnales, se deduce que la manera de irse también será carnal, aunque él piense lo contrario. Él se rige por una adoración por la prominencia, que es carnal. Él no crucifica eso. Por lo tanto, cuando se va, se deduce que continuará en la carne, aunque lisonjeándose de que es recto y noble en el proceso.

Trágicamente, Diótrefes utiliza la bendita iglesia de Cristo comprada con sangre como un medio para llenar su hambre de aprecio. Si Diótrefes amara la iglesia de Jesús más que su propio reconocimiento, moriría a sí mismo, probablemente permanecería en una iglesia donde su orgullo sería sacrificado, o al menos haría todo lo posible para dejar una iglesia de manera humilde, madura y bíblica.

Cuando Diótrefes se muda a otra iglesia, busca un lugar donde pueda deslizarse hacia el centro de atención. Él se enchufará y se colocará en una posición donde su lujuria por el reconocimiento pueda ser gratificada.

Un escritor ha observado sabiamente que: «La tentación de utilizar un papel en la asamblea cristiana como medio de autogratificación sigue siendo real y todos los siervos de Dios deben resistirla». Esta puede ser una tentación para todos nosotros, porque la raíz del síndrome de Diótrefes es el orgullo. Y, cada cristiano luchará contra el orgullo hasta que sea glorificado.

4. No es capaz de enseñar a las personas piadosas en su vida que desafían su orgullo.

Juan escribe: «Yo escribí algo a la iglesia, pero Diótrefes, que ama ser el primero entre ellos, no acepta lo que decimos» (3 Juan 9 ). Parece que Juan escribió una carta anterior en la que reprendía a Diótrefes. Pero, es probable que esa carta se haya perdido. Tal vez Diótrefes la interceptó y la destrozó.

Aquí está Juan, el apóstol y un anciano. Él ha amado a Diótrefes lo suficiente como para confrontarlo y corregir su orgullo (cf. Prov. 27:5-6 , Gal. 6:1-3 ). Pero Diótrefes no puede escucharlo. Su inmadurez es tan extrema que cuando alguien identifica áreas en las que necesita crecer, no puede aceptarlo. Él «no acepta lo que decimos». Esta es una señal segura de Diótrefes. Una persona piadosa en su vida señala amorosamente su pecado, y él lo rechaza. No quiere escuchar. Es una inmadurez radical el no poder enseñar a un creyente piadoso en nuestras vidas que confronta nuestro pecado.

Donde hay un espíritu ineducable, a menudo hay una infatuación con la propia importancia y un deseo de reconocimiento.

Aquí hay que tener cuidado. No debemos pensar que es algo menor si nos ponemos a la defensiva y nos irritamos cuando un creyente piadoso de la iglesia se acerca a nosotros para identificar las áreas en las que necesitamos crecer. Eso es característico de Diótrefes.

«El escarnecedor no ama al que lo reprende, no acude al sabio» (Prov. 15:12 ).

Diótrefes creía que podía anular la autoridad bíblica de un anciano y apóstol. El Diótrefes espiritual tiene una visión tan elevada de sí mismo que desprecia el pastoreo dado por Dios y definido bíblicamente en su vida. Aquí hay otro lugar donde Diótrefes abandona una eclesiología bíblica a favor de su autopromoción. Dios define en su palabra cómo quiere que cada creyente sea pastoreado. Es, en parte, por ancianos bíblicamente calificados y afirmados en una iglesia local. (1 Ped. 5:2-3 ). Todo creyente necesita ancianos en su vida para ser pastoreado; incluyendo a los ancianos. Esto no viene del hombre. Esto es de Dios (Heb. 13:17 , 1 Ped. 5:2-3 , Tito 1:5 ).

Pero Diótrefes no lo quiere. No puede tener pastores reales y bíblicamente definidos en su vida. El pastoreo bíblico significaría que sus ídolos serían expuestos y erradicados; significaría crucificar su deseo de reconocimiento. Y eso no es algo que esté dispuesto a hacer. Por lo tanto, puede tolerar un pastoreo superficial, siempre y cuando los supuestos pastores mantengan una distancia segura de él. A Diótrefes le parece bien el pastoreo a distancia, que no es pastoreo. De esta manera, el liderazgo representa una menor amenaza para sus esfuerzos de auto-exaltación.

Así es como opera Diótrefes. No puede enseñar a las personas piadosas en su vida que desafían su orgullo.

Estas son las primeras cuatro características de Diótrefes. Veremos seis más en nuestro próximo artículo.

Mientras tanto, la buena noticia para todos los que tenemos un poco de Diótrefes en nosotros es que Dios ha enviado un Salvador. El Señor Jesucristo descendió del cielo y bajó a la tierra. Vivió una vida totalmente libre del orgullo pecaminoso que plaga a Diótrefes. Luego, en el último acto de humildad, fue voluntariamente a sufrir y morir en una cruz. Fue clavado en el madero, colgado allí por nuestros pecados. Luego murió y resucitó corporalmente. Al hacerlo, absorbió la condena debida a todos los que pusieran la fe en Él.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s