La Mayor Necesidad de las Amas de Casa Deprimidas

Posted on

ESJ-015 2016 0503

La Mayor Necesidad de las Amas de Casa Deprimidas

Por David Murray

Hace poco estaba hablando en una conferencia sobre la tristeza y la felicidad en la vida cristiana. Como siempre sucede en cualquier conferencia donde hablo acerca de la depresión, oí algunas historias desgarradoras de sufrimiento. Aunque estas historias difieren en muchos aspectos, empecé a notar un factor común en las historias de estas mujeres cristianas que me decían, especialmente las mujeres que eran amas de casa. Todos ellas carecían de la afirmación verbal y el aliento de sus maridos.

Sus maridos eran hombres cristianos piadosos, fieles, trabajadores, proveían financieramente, ayudaban con los niños, tomaban responsabilidades domésticas y espirituales, y así sucesivamente. No eran abusivos y nunca había dicho una palabra dura a sus esposas. PERO, muy rara vez, o, se les dijo algo positivo o que las afirmara.

Una Fuente de Afirmación
Hablé con Shona sobre esto y ella dijo: “Esto es tan importante. Las amas de casa tienen una sola fuente de afirmación: sus maridos. La mayoría de los niños pequeños no suelen darse cuenta de lo que hacemos y nos alaban. No hay colegas o clientes para expresar aprecio y admiración. Nuestros maridos son nuestra única fuente de aliento y elogio.”

Mientras pensaba más en ello, y me sentí más y más culpable por ello mismo, me di cuenta de cómo muchas posibles fuentes de estímulo mayoría de los hombres y las mujeres tienen que obtener fuera de casa. Por ejemplo, yo tengo a mi congregación, mis estudiantes, los lectores del blog, los aconsejados, conferenciantes, etc. No pasa una semana sin que alguien exprese gratitud por algo que he hecho en mi ministerio. Sin embargo, un ama de casa tiene solamente una posible fuente de gratitud – su marido.

Tareas Domesticas Mágicos
Y sin embargo, ¿cuántas veces llego a casa y, he aquí que hay una comida en la mesa. Bueno, debería haber. Las camisas mágicamente entran en el tambor de lavado y apenas aparecen en el armario. Las alfombras se aspiran por sí mismas, los botes de basura se vacían, se lavan los platos, las facturas se pagan, las cuentas quedan contabilizadas, los bebés cambian sus propios pañales, y así sucesivamente.

¿Qué, no lo hacen?

Por supuesto que no, y sin embargo, con cuanta frecuencia los esposos dan todo por sentado. ¿Cómo nos sentiríamos si eso nos pasara a nosotros en el trabajo – todos los días? Trabajamos, trabajamos, trabajamos, y la respuesta es silencio, silencio, silencio. ¿Sería muy deprimente no es así?

O, ¿cuándo fue la última vez que expresó su reconocimiento por cómo se veían nuestras esposas, incluso después de un día de ser ajetreadas por los niños? ¿Cuándo fue la última vez que nos dimos cuenta y agradecimos el desarrollo de las virtudes cristianas y carácter en ellos?

Somos su única fuente de afirmación.

Afirmación Teológica
"Pero", alguien dirá: "Ciertamente ellas deben tomar su aliento del Señor? ¿Por qué no pueden simplemente regocijarse en su salvación? ¿Es que no saben que son aceptados en Cristo, pase lo que pase? "

Sí, queremos darles verdad teológica. Si queremos señalarles a Cristo y su justificación. Sí, en última instancia, la opinión de Dios es la única que importa.

Pero también son humanos. Ellas necesitan las palabras de aprobación y el aprecio de nosotros también. Eso no es una debilidad humana; eso es humanidad básica.  Lo esperamos  en el lugar de trabajo; nuestras mujeres correctamente lo esperan en casa.

No estoy diciendo que esto es la panacea para todos depresión femenina; pero me pregunto cuántas amas de casa que podría haber evitado la depresión si sus maridos las hubiesen afirmado y alentado más? ¿Cuántas esposas podrían alabar a Dios si sus maridos las hubiesen elogiado un poco más? ¿Cuántas madres todavía podría evitar el pozo de la depresión si sus maridos pudiesen levantarlas con siquiera un cumplido un día?

Así que aquí está el desafío, hombres, independientemente de si su esposa está deprimida o no; y sobre todo si ella lo está. Haga un gran esfuerzo todos los días para encontrar tantas razones como sea posible para elogiarla. No tome nada por sentado. No tome nada por nada, sino afirmar, congratule, alábela y anímela en todas las formas posibles. Puede que funcione mejor que el Prozac.

Un comentario sobre “La Mayor Necesidad de las Amas de Casa Deprimidas

    Tatiana escribió:
    20 marzo 2017 en 7:12 pm

    Hola. Muchas gracias por escribir esto, lo leí y fue inevitable romper en llanto porque es mi triste realidad. Anhelaba más que nada convertirme en madre y tengo dos adorables hijos de 5 y 1 año y medio. Abandoné mi profesión por cuidar de mis hijos, fue mi decisión 100% y nunca me he arrepentido de ello. Pero los últimos años me he sentido más deprimida que nunca pues prácticamente vivo aislada de todo. Aunque soy tímida me encanta platicar con las personas pero vivo en un encierro total; no salgo ni para hacer las compras pues mi marido las hace ya que no tenemos vehículo. Se me hace difícil visitar a mi madre por la misma causa de no tener vehículo y a veces paso un poco más de 15 días sin salir de mi casa. Esto me mata y lo que más me duele es que mi esposo no me entiende, él viene del trabajo súper agotado y lo último que quiere es escucharme lamentarme por todo mi día de encierro con mis hijos y aunque me ayuda mucho con las tareas del hogar sé que piensa que exagero con todo esto. He pensado incluso en regresar a trabajar para tener mi propio dinero y salir, pero con esto sólo logro sacrificar a mis hijos que adoran que yo esté en casa. La verdad es que no sé qué hacer, estoy mal, muy mal, lloro de repente y no me da ganas de hacer nada ni jugar con mis hijos. He tratado de distraerme haciendo cosas que amo como las manualidades pero a veces no me queda el tiempo por todo lo que me consume el hogar y mis hijos. En una ocasión le mencioné a mi esposo justo esto que está plasmado en el artículo: que para mí él es la única persona que puede motivarme como si de un trabajo remunerado se tratase, pero me dice que ni a él lo motivan en su trabajo entonces por qué yo debo esperar motivación de su parte. Bueno, en fin, esta es mi triste y deprimida historia, sé que hay muchas mujeres pasando por esto, y es triste porque si no nos sentimos bien no podemos cuidar bien de nuestros pequeños y no pueden tener la mami amorosa que todo niño necesita. Saludos y gracias de nuevo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s