Sonrientemente Llevándote al Infierno

Posted on Actualizado enn

ESJ-015 2016 1105-001

Sonrientemente Llevándote al Infierno

Por Tim Challies

Uno de ellos es diferente de los otros: amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, amabilidad, fidelidad, mansedumbre, dominio propio. Según la carta de Pablo a la iglesia en Galacia, todos menos uno de ellos es a lo que él refiere como el fruto del Espíritu, es decir, la evidencia visible de la presencia del Espíritu Santo en la vida de un cristiano. Si usted es un cristiano, su vida necesariamente estará marcada por este tipo de carácter. ¿Pero cuál es ajeno a la lista? Amabilidad.

Los seres humanos parecen estar naturalmente atraídos por la amabilidad. La amabilidad es agradable. Ser simpático es ser agradable en la manera, ser grato, adherirse a las normas de convivencia. Nos agrada estar cerca de personas que son agradables, al menos en gran parte porque somos consolados por sus palabras o hechos agradables y por su adhesión a lo que dicta la costumbre social. Es una cualidad atractiva, pero también puede ser engañosa. Después de todo, es un rasgo externo y no tiene correlación necesaria con lo que está sucediendo a nivel interno y espiritual. Los cristianos pueden ser amables, pero también los incrédulos. Algunas de las personas más malas también son las personas más agradables.

El Espíritu Santo puede ayudarnos a ser agradables, pero la amabilidad no es necesariamente una prueba de que vivimos en el Espíritu y por el Espíritu. Algunas de las personas más malas también son las personas más agradables.

Brian McLaren bien puede ser el mejor chico de todos. Recientemente se enfrentó a un buen número de críticas por dirigir una ceremonia de compromiso después de la boda del mismo sexo de su hijo, una ceremonia que incluyó "elementos cristianos tradicionales". Después de eso, McLaren fue tan amable como siempre ha sido. En su blog el respondió a un antiguo fan que ahora entendía que ya no podía ver a McLaren como mentor. Esta persona estaba tambaleándose, tratando de averiguar quién podía ahora guiarlo en su comprensión de la fe cristiana. La respuesta de McLaren fue agradable; tenía la apariencia de humildad y de un afecto genuinamente triste. Sin embargo, fue radicalmente contrario a la Biblia. Él cambió precipitadamente la forma en que interpretamos la Escritura, negando lo que la Biblia deja tan claro. Si usted se lo permite, Brian McLaren "agradablemente" le dirigirá directamente al infierno.

Y está lejos de ser el único. Tanto la historia de la iglesia como la iglesia evangélica contemporánea están repletas de personas agradables que están en completa rebelión contra Dios.¿Hay alguien mas agradable que Joel Osteen? Sin embargo, ¿hay alguien cuyo mensaje tenga menos del evangelio y más tonterías anti-bíblicas? Le puede ver en este vídeo , sentado con Oprah, recibiendo elogios, muy bien, sonriendo, llevando una multitud ansiosa cada vez más lejos de la cruz. Él es agradable, pero él, también, agradablemente te dirigirá a las puertas del infierno, destellando esa sonrisa brillante todo el rato.

Los cristianos son llamados por Dios a permanecer firmes en lo que la Biblia dice que es verdad, sin importar cuán contra-cultural, y sin importar lo odioso al espíritu de la época. Cuando los cristianos hacen esto, a menudo nos retratan como desagradables o odiosos, lo contrario de agradable. Necesitamos permitirnos ser retratados como no agradables. No podemos permitir que la amabilidad sea un fruto del Espíritu junto con el resto. Puede ser imposible ser amable cuando estamos con la firme convicción sobre lo que la Biblia dice sobre el matrimonio, sobre el valor de los niños no nacidos, o cualquier otra área donde la cultura está en conflicto con la Escritura. Necesitamos estar bien con eso, mientras el fruto del Espíritu esté presente en su lugar. Si queremos ser amables, primero debemos estar llenos de amor, paciencia, amabilidad, mansedumbre, dominio propio y otras cualidades de carácter que son genuinamente reflexivas del Espíritu.

La amabilidad no es un rasgo malo. No es malo o pecaminoso ser amable. Pero lo sobrestimamos y, al mismo tiempo, lo confundimos con aquellos rasgos que importan mucho más. Puede ser bueno ser amable, pero es mucho mejor ser santo.

Un comentario sobre “Sonrientemente Llevándote al Infierno

    Sergio Castrillón escribió:
    5 noviembre 2016 en 9:48 pm

    No es por molestarlos, pero en verdad mejoren las traducciones. ¿Por qué hay dos “amabilidad”?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s