Saber y Hacer lo que la Justicia Requiere

Posted on

ESJ-2017 0318-001

Saber y Hacer lo que la Justicia Requiere

Por R.C. Sproul

De vez en cuando, me encuentro con una noticia emblemática de nuestro tiempo. Recientemente, leí de un caso en el que una mujer acordó con un hombre ser una madre sustituta. El hombre accedió a pagarle para que procrear los hijos, que fueron concebidos mediante fecundación in vitro utilizando esperma del hombre y ovarios donados de otra mujer. Los tríos fueron concebidos, pero el hombre quería abortar uno de ellos, y el contrato que firmó le da el derecho legal de hacerlo. La mujer no quería abortar al niño, por lo que le demandó evitarlo y se ofreció criar al niño no deseado. Pero el hombre no quiere eso, y ahora pensaba que sería mejor poner al niño en adopción.

La mercantilización de los niños, la manera indiferente en que el hombre quiere deshacerse de uno de los bebés, y otras cuestiones planteadas por este caso traen escalofríos por la columna vertebral a uno. Aquí vemos los resultados lógicos de lo que sucede cuando los seres humanos no tienen un estándar fijo y objetivo de lo correcto y lo incorrecto.

La ciencia y la tecnología modernas han introducido preguntas que la iglesia nunca ha tenido que tratar antes. Cuando se trata de muchos temas biomédicos, no tenemos la ventaja de dos mil años de cuidadosa investigación, debate y penetración en problemas complejos y de peso. La disponibilidad de sistemas de soporte vital, clonación, fertilización in vitro y otras tecnologías han introducido nuevos dilemas y planteado nuevas cuestiones éticas.

No es que no tengamos principios básicos para aplicarlos a estas cuestiones, porque las Escrituras sí las proporcionan. La dificultad está en aplicar estos principios a nuevas situaciones que nunca hemos enfrentado antes. Y no nos enfrentamos a preguntas teóricas abstractas, sino a preguntas de vida o muerte que deben ser contestadas en casos concretos. Los pastores, por ejemplo, a menudo son llamados a ayudar a determinar cuándo ampliar y cuándo terminar el sistema de soporte vital para un paciente.

Sin principios claros y normativos, nos quedamos sin timón en estas situaciones. Nuestras decisiones aplican principios en situaciones específicas, pero las situaciones no pueden dictar las decisiones. Y no podemos decidir no tomar ninguna decisión. No tomar ninguna decisión es tomar una decisión.

Necesitamos principios absolutos y normativos; de lo contrario, las decisiones que tomemos serán arbitrarias y no tendremos ninguna base para distinguir las decisiones correctas de las decisiones erróneas. Nuestras leyes humanas pueden ser útiles, pero nunca pueden proporcionar normas absolutas. Esto es particularmente claro en las sociedades donde las leyes se promulgan según la voluntad popular. Encontraremos conflicto y contradicción entre las leyes de una sociedad en la que las leyes son hechas por un cuerpo elegido y las leyes de otra sociedad que hace leyes de una manera similar. En los Estados Unidos, el aborto es legal. En Chile, el aborto es ilegal. ¿Significa esto que es éticamente correcto abortar a los bebés estadounidenses, pero erróneo abortar a los bebés chilenos? ¿Era éticamente incorrecto tener un aborto antes de Roe v. Wade pero éticamente apropiado después de Roe v. Wade? La respuesta es sí, si las leyes y decisiones judiciales popularmente promulgadas son la norma absoluta.

Sólo el carácter de Dios revelado en Su ley nos proporciona normas absolutas para los asuntos éticos. Nos da principios fijos para aplicar en situaciones específicas. La ley de Dios es tanto situacional como no situacional. Es situacional porque siempre debe aplicarse en situaciones específicas, pero no es situacional porque la situación en sí nunca dicta el bien. El principio inmutable de la ley determina el bien.

En la cultura popular, vemos una definición del bien y del mal que dice que debemos hacer lo que el amor requiere en cualquier situación. ¿Por qué no dejar que dos hombres o dos mujeres se casen? se nos pregunta. Después de todo, se aman. ¿Cómo es que sea amor traer a un niño a una situación de pobreza? a menudo se nos pregunta en el debate sobre el aborto.

Por un lado, es correcto que siempre debemos hacer lo que el amor requiere. El amor es el eje de la ley de Dios, el cumplimiento de los mandamientos (Romanos 13:10). Pero el amor no es un sentimiento vacuo; es algo objetivo. El amor es definido por Dios mismo, porque la Escritura nos dice que "Dios es amor" (1 Juan 4: 8). Y el Dios que es amor nos ha dado una ley que define y aplica lo que el amor parece en situaciones concretas. Por ejemplo, Pablo establece el principio de que debemos "andar en amor", pero luego nos dice que “que la inmoralidad, y toda impureza o avaricia, ni siquiera se mencionen entre vosotros, como corresponde a los santos” (Ef 5:2-3). Dios define el amor como el rechazo de la inmoralidad sexual, impureza y codicia. Cualquier cosa que incluya tales cosas no puede ser amor aunque se pretenda afirmar la designación del amor.

En la mayoría de las decisiones éticas, debemos aplicar más de un principio. Esto requiere sabiduría, pero no estaremos preparados para equilibrar estos principios a menos que los conozcamos.. Es por eso que debemos continuar estudiando la ley y los principios allí revelados, principios que no están sujetos a las arenas movedizas del relativismo. En el juicio final, tendremos que responder por lo que hemos hecho con esta ley, porque somos las criaturas y Dios es el Creador. Él tiene el derecho absoluto de exigir de Sus criaturas lo que él define como correcto. La voluntad de la criatura debe someterse a la voluntad del Creador, y si no nos inclinamos ante Su señorío, seremos juzgados en consecuencia.

La ley de Dios es la norma absoluta y objetiva que gobierna el comportamiento de todas las personas. No es una norma oculta para nosotros, sino que se ha revelado. Por lo tanto, tenemos la responsabilidad de saber y hacer lo que la justicia requiere.

Este post fue publicado originalmente en la revista Tabletalk .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s