8 Reglas Para Crecer en la Piedad

Posted on

ESJ-2017 0327-001

8 Reglas Para Crecer en la Piedad

Por Tim Challies

Al final del primer grado, cada niño ha aprendido a cultivar una planta. Ellos llenan una taza con tierra y colocan una semilla en ella. Ellos vierten agua sobre su taza, la colocan en una ventana soleada, y esperan. Efectivamente, dentro de días hay movimientos de vida. En primer lugar, las raíces comienzan a emerger, luego un brote, luego un tallo. Finalmente, una planta brota del suelo y sus diminutas hojas se despliegan. Hay algo maravilloso en esto, algo casi milagroso, cuando la vida surge de la muerte.

Una semilla que crece en un árbol es una metáfora apta para la vida del cristiano. La Biblia enseña que cada persona comienza su vida en un estado de muerte espiritual. David dijo a Dios: “He aquí, yo nací en iniquidad, y en pecado me concibió mi madre,” y Pablo escribió: “estabais muertos en vuestros delitos y pecados,” (Salmo 51:5; Efesios 2: 1-2b). Pero en algún momento, una semilla de fe es plantada dentro de ese corazón, puesta en el terreno por la predicación del evangelio. Entonces, milagrosamente, la vida comienza, y Dios da crecimiento. La semilla emerge como una frágil confianza en las obras de Dios y los caminos que deben ser cuidadosamente cuidados a medida que crece en fuerza y ​​estatura. Conforme pasa el tiempo, mientras el creyente se nutre de comida espiritual, él deposita raíces profundas, crece del suelo, lleva hojas, flores y frutas. La pequeña semilla inerte crece en un árbol próspero y altísimo, de modo que “El justo florecerá como la palma, crecerá como cedro en el Líbano. Plantados en la casa del Señor, florecerán en los atrios de nuestro Dios.” (Salmo 92:12-13).

La vida de un árbol comienza cuando el agua corre sobre una semilla. De la misma manera, la vida cristiana comienza en el momento en que el evangelio mueve un corazón endurecido. Entonces continúa hasta el mismo momento en que Dios llama a su ser querido a casa. Mientras que esos dos momentos -nuestra regeneración y glorificación- pueden estar separados por días o décadas, todo lo que está entre ellos es el crecimiento lento y constante que constituye la vida del creyente. El desafío de toda la vida del cristiano es “ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor;” para descubrir y aplicar los medios de crecimiento espiritual para que pueda adaptarse cada vez más a la imagen de Jesucristo (Filipenses 2:12, Romanos 8:29).

En esta nueva colección de artículos, planeo mirar una serie de reglas o instrucciones para crecer en la piedad. Los he adaptado de un predicador que vivió y murió hace siglos, un eminente teólogo cuyas obras fueron una vez elogiadas por Charles Spurgeon como "una feliz unión de la sana doctrina, la experiencia del corazón y la sabiduría práctica". Su nombre es Thomas Watson y Entre sus escritos voluminosos está un trabajo corto llamado La Imagen del Hombre Piadoso. Cerca del final de ese libro, incluido casi como una idea tardía, está un breve capítulo en el que Watson recomienda algunos medios para fomentar el crecimiento en la piedad. Enumera ocho reglas, describiendo cada una en un breve párrafo de no más de tres o cuatro oraciones. Sus reglas son útiles, sus instrucciones son excelentes, pero sus palabras son arcaicas y muy pocas.. Por eso he tomado el fundamento que él puso y construido sobre él. Estoy seguro, como lo fue Watson, de que estas reglas son clave para el crecimiento espiritual y la prosperidad del pueblo de Dios. Son las siguientes:

  1. Confía en los Medios de Gracia
  2. Mantente en Guardia contra la Mundanalidad
  3. Piensa Pensamientos Santos
  4. Cuidado con la Tentación
  5. Reflexiona en la Brevedad de la Vida
  6. Redime tu Tiempo
  7. Compañerismo con Personas Piadosas
  8. Proponte ser Piadoso

Estas son ocho reglas para crecer en la piedad, no ocho secretos ni ocho enigmas. Dios nos muestra el camino de la santidad, el camino hacia la conformidad con su Hijo. Enseñamos a todos los niños a plantar una semilla, a confiar en el sol y el agua, para ver con emoción y anticipación hasta que la semilla brota del suelo para crecer hasta convertirse en una planta alta y fuerte. Así debemos enseñar a cada cristiano a confiar en los medios a través de los cuales Dios nutre y fortalece a su pueblo, haciéndolos crecer en santidad y piedad. Espero que se unan a mí mientras los examinamos juntos.

Un comentario sobre “8 Reglas Para Crecer en la Piedad

    Regla # 1: Confía en los Medios de Gracia « escribió:
    28 marzo 2017 en 7:32 pm

    […] serie de instrucciones para conformarse cada vez más a la imagen de Jesucristo. (Aquí está la Introducción a la serie.) La primera regla para crecer en la piedad es esta: Confíe en los medios de la gracia […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s