Mil Años Con Jesús: El Reino Mesiánico Venidero

Posted on

ESJ-blog 20210216_02

Mil Años Con Jesús: El Reino Mesiánico Venidero

POR MATTHEW BRYCE ERVIN

PREDICANDO POCO DESPUÉS DE LA CRUCIFIXIÓN Y RESURRECCIÓN DE JESÚS, Pedro dice a sus oyentes judíos que, si se arrepienten, Dios enviará al Mesías de vuelta a la tierra, ya que el cielo debe recibirlo “hasta el día de la restauración de todas las cosas(B), acerca de lo cual Dios habló por boca de sus santos profetas desde tiempos antiguos” (Hechos 3:21). Y así, en una frase clara, Pedro nos dice que todo lo que los profetas hablaron en el pasado, incluyendo todas las promesas a Israel sobre el glorioso gobierno del Mesías en la tierra, se cumplirá cuando el Rey Jesús regrese. Así es como el Nuevo Testamento "espiritualiza" las promesas del Antiguo Testamento.

Es cierto, por supuesto, que los autores del Nuevo Testamento frecuentemente hacen aplicaciones espirituales basadas en las enseñanzas de las Escrituras hebreas (también conocidas como el Antiguo Testamento, pero simplemente "las Escrituras" para los judíos del primer siglo). Pero al hacerlo, no anulan el sentido llano de esas enseñanzas, ya que hacerlo sería robar esas escrituras de su significado fundamental y hacer del cielo el límite en términos de cómo deben entenderse esos escritos sagrados. Claramente en Hechos 3:21, Pedro está reiterando que llegará el momento de la “restauración de todas las cosas,” como lo dijeron los profetas de Israel, y en este libro, Matthew Ervin hace un excelente trabajo al exponer exactamente lo que esos los profetas prometieron, como reafirmaron los escritores del Nuevo Testamento. Su tesis es simple: lo que la Biblia afirma repetidamente que sucederá en el futuro, sucederá en el futuro. Es así de simple.

Por supuesto, cuando se trata de escatología, es imposible (e imprudente) ser dogmático en cada punto, y aquí en particular no queremos dividirnos por nuestras diferencias. Cada sistema escatológico -desde el premilenarismo histórico, que se defiende aquí, hasta el premilenarismo dispensacional más reciente, y desde el amilenarismo hasta el posmilenarismo- tiene ciertos "versículos problemáticos" que parecen desafiar la coherencia de ese sistema. Sin embargo, es justo preguntar, si usted pudiera leer la Biblia con fluidez en los idiomas originales, y si pudiera estar aislado por un período de años, leyendo esa Biblia una y otra vez, ¿terminaría creyendo lo que cree hoy? ¿Se mantendría en sus actuales sistemas doctrinales y escatológicos o llegaría a la conclusión de que parte de lo que se le enseñó se basó en la tradición humana más que en la propia Escritura?

Como un creyente bastante nuevo, me volví extremadamente hambriento de la Palabra de Dios, leyendo las Escrituras dos horas al día y memorizando versículos una hora al día (pude memorizar veinte versículos al día en ese momento, lo que significa que después de seis meses, había memorizado más de 3.600 versos). Si me pedías que defendiera lo que creía, te citaba múltiples versículos, a menudo en estilo ametrallador. (Aunque hay que admitir que en aquellos días era débil en compasión y sabiduría, con tan sólo diecisiete años y recién salvado de dos años de consumo excesivo de drogas, ciertamente no era débil en celo).

Un día, un amigo me preguntó sobre los detalles de la segunda venida de Jesús -basándose en la forma en que se enseñaba en nuestra iglesia- y le dije: "No sé mucho sobre el tema". Decidido a compensar esto, devoré una serie de libros recomendados hasta que dominé el sistema y pude derribar cualquier objeción. Entonces me di cuenta un día de que nunca había visto este intrincado esquema del tiempo del fin al leer la Biblia por mí mismo. Tuve que aprenderlo de otros. En cambio, todos los demás puntos de doctrina que sostenía los podía defender a partir de las Escrituras, basándome en la inmersión en la Palabra.

Para ser claro, no estoy reclamando infalibilidad doctrinal ni afirmando que todo lo que creo está más allá de la crítica, y no estoy minimizando la importancia del estudio y el aprendizaje corporativo. Simplemente digo que me di cuenta de qué doctrinas podían deducirse fácilmente mediante una lectura inductiva de la Palabra y qué doctrinas no. Finalmente, cuando volví a estudiar la segunda venida del Señor, abandoné el sistema que me enseñaron en mi iglesia, al darme cuenta de que, en mi opinión, carecía de fundamentos bíblicos.

La pregunta en cuestión, entonces, es la siguiente: ¿Se convertiría una persona en premilenarista basándose en un estudio exhaustivo y repetido de las Escrituras? ¿Un amilenarista? ¿Un posmilenarista? Ahí es donde radica el verdadero debate, y aunque hacemos bien en no dividirnos por la escatología, vale la pena preguntarlo: Si nunca hubiera oído hablar de ninguno de estos sistemas de pensamiento y leyera la Biblia de cabo a rabo, inductiva y deductivamente, ¿esperaría un reino literal y divino en la tierra cuando Jesús regrese, un reino con Israel en el centro? Personalmente creo que la respuesta es sí, aunque, de nuevo, no juzgo la sinceridad o la devoción o la erudición de quienes difieren conmigo en este punto. Simplemente creo, tras más de cuarenta y cinco años de lectura de las Escrituras, que ésta es la interpretación más natural del testimonio bíblico acumulado. También era la creencia más extendida entre los discípulos de los apóstoles, como demuestra hábilmente Matthew hacia el final de este libro.

¿Te animo a que lo compruebes mientras lees las páginas que siguen? Con cada texto citado, pregúntese: "¿Trata Matthew este texto de manera justa? ¿Está leyendo algo en el texto que no está allí, o está dejando que el texto hable por sí mismo? ¿Está forzando una comprensión presupuesta en el texto, o está deduciendo su comprensión del texto? ¿Y los autores de las Escrituras se sorprenderían de su interpretación de lo que escribieron o lo afirmarían como lo que pretendían decir?

Lo que podría ser revelador para los lectores que no sostienen una lectura premilenial de las Escrituras es: 1 ) cuántos versículos hablan de la cuestión del futuro reinado terrenal del Mesías, el reino de Dios que viene; y 2 ) cuánto refuerzan los escritores del Nuevo Testamento esa visión en lugar de negarla o modificarla. Sí, Jesús el Mesías volverá, y reinará desde Jerusalén durante 1.000 años antes de que entremos en el reino eterno y perfecto de Dios.

¿Representa ese reino terrenal un retroceso respecto a la muerte expiatoria de Jesús en la cruz? ¿Por qué habría de hacerlo? Jesús es tanto el Mesías de Israel como el Salvador del mundo (en realidad, es lo segundo sólo porque es lo primero), y no vino a abolir la Torá o los profetas (Mateo 5:17) sino a cumplir. Hemos sido salvados del pecado por su muerte, y cuando regrese, nos resucitará y reinaremos junto a Él mientras Dios cumple las palabras de los profetas.

En cuanto a la presencia de sacrificios de animales en el futuro Templo milenario -a menudo el mayor escollo para creer en el premilenarismo- el enfoque de Matthew es de nuevo directo. En primer lugar, argumenta que no sólo Ezequiel habla de futuros sacrificios (en medio de los capítulos 40-48), sino también Isaías, Jeremías, Zacarías y Malaquías. En segundo lugar, señala que los sacrificios de animales nunca podrían hacer lo que hace la cruz, por lo que cualquier función que tengan en el futuro (conmemorativa o de otro tipo) de ninguna manera competirá con, minimizará o negará la finalidad de la muerte expiatoria de Jesús.

¿Hay lugar para el debate sobre estas cuestiones? Por supuesto que sí. Pero, para decirlo de nuevo, lo que muchos lectores encontrarán revelador es la consistencia del testimonio bíblico sobre algunos de estos temas controvertidos. ¿Los profetas querían decir lo que decían literalmente, o su significado debe ser totalmente espiritualizado en un pasaje tras otro?

En cuanto al concepto de escatología realizada -también conocido como "ya-todavía-no"-, creo que el Nuevo Testamento enseña claramente que, en cierto sentido, el gobierno de Dios (= el reino de Dios) ha irrumpido poderosamente en esta época, y que el reino avanza allí donde el evangelio hace retroceder a los poderes de las tinieblas (véase, por ejemplo, Lucas 10 :8-9 ). Hay algunas dimensiones totalmente espirituales del reino de Dios que pueden disfrutarse aquí y ahora (Romanos 14:17). Sin embargo, el mismo hecho de que sigamos orando por la llegada del reino y de que se haga la voluntad de Dios en la tierra como en el cielo (Mateo 6:9-13) nos recuerda que, en un sentido muy real, el reino aún no ha llegado. Además, está claro que muchas de las palabras de los profetas que describen el reino beatífico del Señor aún no se han cumplido. Como señaló el profesor D. A. Carson en su comentario sobre Mateo en el Expositor’s Bible Commentary, quien lee las palabras de la Oración del Señor en el Evangelio de Mateo "percibe que el reino ya ha irrumpido y ora por su extensión, así como por su manifestación incondicional" (énfasis mío). El propósito de este libro es explorar el reino de Dios en "su manifestación incondicional" y desafiar a cada lector a examinar de nuevo la evidencia bíblica.

Una última nota. Muchos críticos del premilenarismo, que tiene como fundamento inamovible la veracidad de las promesas de Dios a Israel, rechazan este sistema porque lo asocian con el dispensacionalismo, una enseñanza más reciente y desconocida por la Iglesia primitiva. El lector debe saber que no hay ni una sílaba en este libro que requiera abrazar un rapto pretribulacional o cualquier otro distintivo dispensacional. El sistema escatológico premilenial debe ser evaluado por sus propios méritos, y aquí, en un lenguaje claro y legible, Matthew Ervin ha expuesto los méritos bíblicos de ese sistema para que todos los examinen y sopesen. Que podamos seguir la verdad de las Escrituras dondequiera que nos lleve.

Michael L. Brown, PhD

Reseñas

“Una de las cualidades únicas de Matthew Ervin es su capacidad para sintetizar muchas verdades difíciles en puntos breves, lógicos y comprensibles. En Mil años con Jesús, ha proporcionado un estudio exhaustivo del milenio y sus eventos relacionados. Al leer este libro, usted se dará cuenta nuevamente de que Dios tiene un plan y está en total control, ¡todo para su gloria!”
–Mike Gibbons, Lead Pastor, Candlewood Community Church, Land ‘O Lakes, FL

“Incluso un estudio superficial de la historia de la iglesia demuestra lo rápido que el premilenarismo puede perderse en el Cuerpo de Cristo. Esta advertencia histórica es especialmente cierta hoy en día, ya que la iglesia parece estar abrazando el misticismo y las filosofías del hombre en lugar del texto bíblico. La literatura basada en la Biblia es constantemente necesaria para dirigir a la iglesia de vuelta al texto en defensa del premilenarismo. Ervin ha hecho precisamente eso en este libro."
–Andy Woods, Senior Pastor, Sugar Land Bible Church, Sugar Land, TX

“Más que cualquier otro libro que haya visto, en este libro Ervin explica los detalles de cómo será el próximo reinado milenario terrenal de Jesús. Al hacer justicia a lo que tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento enseñan sobre este importante tema, Ervin ofrece una imagen bíblica y emocionante del milenio. Si uno quiere contemplar el reino de Jesús desde una hermenéutica consistente sin las capas de espiritualización y reinterpretación que tan a menudo plagan este tema, ¡este es el libro que hay que conseguir!”
–Michael J. Vlach, Professor of Theology, The Master’s Seminary

“Como devoto judío mesiánico, me animó mucho leer lo hermoso que es el futuro reino de nuestro Mesías, basado en las atesoradas promesas de Dios a mi pueblo. En medio de palabras tan poderosamente escritas de academia avanzada, la profundidad de Ervin es de gran alcance y su amor por el pueblo judío es muy evidente.”
–Alyse Nicole Merritt, Writer/Director, Tender Shoot Films

Sobre el Autor

El reverendo Matthew B. Ervin, MA, MTS, es ministro de la Iglesia Evangélica Libre de América (EFCA). Fundador y director de Apple Eye, un ministerio de enseñanza bíblica, es un popular orador en iglesias, sinagogas, conferencias y mítines. Actualmente, Matthew es profesor de seminario y pastor asociado de la iglesia Candlewood en Land O’ Lakes, Florida.

Capítulo 1: Se Acerca El Tiempo

Capítulo 2: Las Promesas De Dios

Capítulo 3: El Reino Milenial

Capítulo 4: El Camino Al Edén

Capítulo 5: Gobierno Milenario

Capítulo 6: Jerusalén: Capital Del Mundo

Capítulo 7: El Templo Milenario Mesiánico

Capítulo 8: Sacrificios En Armonía

Capítulo 9: Premilenarismo En La Iglesia Primitiva

Capítulo 10: El Abandono

Capítulo 11: ¿Era Actual, Milenio O Estado Eterno?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s