Amo la Soberanía de Dios Hasta que Algo Malo me Sucede

Posted on

ESJ-2017 0326-001

Amo la Soberanía de Dios Hasta que Algo Malo me Sucede

Por Darrell Harrison

Para muchos dentro de la iglesia evangélica, la doctrina de la soberanía de Dios es difícil de aceptar.

“Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos.” – Isaías 55:8-9 (LBLA)

Fundamental para esta tensión es la cuestión de la teodicea. La teodicea es ese aspecto de la teología sistemática que trata del problema del mal a la luz de la existencia de Dios. El "Príncipe de los Predicadores", Charles H. Spurgeon, ha dicho que:

Ninguna doctrina en toda la Palabra de Dios ha excitado más el odio de la humanidad que la verdad de la soberanía absoluta de Dios.

Spurgeon tiene razón. Que tú y yo luchamos a veces con la noción de que un Dios amoroso, bondadoso y misericordioso permitiría que el mal exista, es interesante si no irónico. Pocas veces, o nunca, consideramos nuestra pecaminosidad como una contribución al mal que Dios, a nuestra perplejidad, nos parece tolerar (Romanos 3:23; 2 Pedro 3: 9).

Es en el contexto de esta mentalidad que coincido con el teólogo Millard J. Erickson, quien afirma que:

El problema del mal ocurre cuando algún aspecto particular de la propia experiencia [personal] pone en tela de juicio la grandeza o la bondad de Dios y, por lo tanto, amenaza la relación entre el creyente y Dios. – Christian Theology, Third Edition, Evil and God’s World: A Special Problem, p. 385.

Nuestra naturaleza es tal que la soberanía de Dios generalmente se aborda sólo en situaciones en las que hemos experimentado personalmente algún grado de dolor, decepción o desaliento. Es en esos casos que nos apresuramos a recordar que "Dios tiene el control".

Sin embargo, estamos menos inclinados a dar a Dios el beneficio de la duda en situaciones que están algo alejadas de cualquier punto de referencia personal que podamos asignarles. En otras palabras, a menos que nos "suceda" – sea lo que sea – o alguien en cuyo bienestar tenemos un interés, la soberanía de Dios es una consideración distante (si se considera en absoluto).

El pecado ha afectado tanto nuestra existencia terrenal que hay un número de situaciones que nos llevaría a cuestionar la noción de un Dios soberano (Romanos 8: 22-23). ¿Quién de nosotros no ha experimentado una circunstancia en nuestra vida, que nos hizo dudar de si hay un Dios "allá arriba" que es consciente del mal que ocurre en el mundo (Proverbios 15:3)?

Es en momentos de nuestro dolor y perplejidad más profundos que buscamos respuestas a la pregunta "¿Dónde estaba Dios (Malaquías 2:17)?" Esta investigación se deriva de una noción preconcebida de que la naturaleza de Dios consiste principalmente en un atributo: el amor. Como tal, asumimos que un "Dios de amor" jamás soportaría el mal en ninguna forma o bajo ninguna circunstancia (Salmo 5: 4).

En el día del bien goza del bien; y en el día de la adversidad considera. Dios hizo tanto lo uno como lo otro, a fin de que el hombre nada halle después de él. –Eclesiastés 7:14

Uno de esos males que a menudo se debate en el contexto de la soberanía de Dios es el del aborto, particularmente en los casos de violación.

Muchas personas de hoy, incluyendo a los cristianos, que de otro modo se opondrían al aborto -a excepción quizás de la vida de la madre- se sienten cómodos al hacer una excepción en los casos en que el niño es concebido bajo circunstancias tan odiosas.

Por un lado, esta mentalidad parece perfectamente comprensible. Prácticamente todas las religiones que existen hoy día profesan una deidad que es amante, misericordioso, y que aborrece y castiga el mal. Por otra parte, sin embargo, uno debe guardar contra contextualizar un atributo del Dios bíblico solamente por la tradición religiosa o la experiencia personal.

Es con este pensamiento en mente que encuentro las palabras del reformador puritano Juan Calvino como particularmente dignas de mención:

Hay una gran diferencia entre lo que es apropiado para que el hombre quiera y lo que es apropiado para Dios … porque a través de las malas voluntades de los hombres malos, Dios cumple lo que Él justamente quiere. – Institutes of the Christian Religion, 1:234 (1.18.3)

Agustín de Hipona, a quien Calvino citó más que cualquier otro teólogo, expresó pensamientos similares en eso:

El hombre a veces con buena voluntad desea algo que Dios no quiere, como cuando un buen hijo desea que su padre viva, mientras Dios desea que muera.

Otra vez puede suceder que el hombre con una mala voluntad desea lo que Dios quiere con justicia, como cuando un hijo malo desea que su padre muera, y Dios también lo quiere … Por las cosas que Dios justamente quiere, Él realiza mediante las malas voluntades de los hombres malos .

Tanto Calvino como Agustín tocan lo que es un aspecto indiscutible pero a menudo mal entendido de la soberanía de Dios, algo que la mayoría de la gente no considera al contemplar lo que la soberanía de Dios quiere decir: que incluso nuestros actos injustos son ordenados por Dios para Sus justos propósitos.

Consideremos las palabras del teólogo Wayne Grudem, quien escribe que:

Todas las cosas pasan por la sabia providencia de Dios. Esto significa que debemos adoptar una comprensión más "personal" del universo y de los acontecimientos en él.

El universo no está gobernado por el destino o la suerte impersonales, sino por un Dios personal. Nada "simplemente sucede" – debemos ver la mano de Dios en los acontecimientos durante todo el día, haciendo que todas las cosas funcionen juntas para bien de aquellos que lo aman. – Systematic Theology: An Introduction to Biblical Doctrine, Chapter 16: God’s Providence, p. 337.

Al hablar sobre el tema de la teodicea y la soberanía de Dios sobre el mal, un texto clave de la Escritura es Éxodo 21: 12-13, una de las muchas ordenanzas contra los daños personales que Dios estableció para la nación de Israel:

El que hiera de muerte a otro, ciertamente morirá. Pero si no estaba al acecho, sino que Dios permitió que cayera en sus manos, entonces yo te señalaré un lugar donde pueda refugiarse. – Éxodo 21: 12-13 (LBLA)

Ciertamente, el texto anterior en Éxodo es difícil de digerir. Sin embargo, es inequívoco al declarar que Dios no sólo es consciente del mal que ocurre en el mundo, sino que también ordena que el mal ocurra.

Si el Señor lo ha hecho, las preguntas están fuera de la cuestión; y verdaderamente el Señor lo ha hecho. Puede haber un agente secundario, es probable que exista; el diablo mismo puede ser ese agente secundario, pero el Señor lo ha hecho. – CH Spurgeon

La misma palabra violación, y mucho menos el acto mismo, engendra dentro de nosotros sentimientos de ira, furia e indignación, y con justa razón (Juan 7:24).

La razón por la cual esta respuesta es correcta es porque existe dentro de cada uno de nosotros una conciencia innata de la norma objetiva de Dios de lo correcto y lo incorrecto, particularmente en lo que se refiere a cómo nosotros que llevamos su imagen (Génesis 1:27) unos y otros. Poseemos esta conciencia porque Dios mismo la puso dentro de nosotros (Romanos 1:18-19).

Que Dios ordena el mal nunca debe ser interpretado diciendo, que El lo aprueba o recibe algún mórbido sentimiento de satisfacción.

Dios no es un masoquista.

A diferencia de usted o de mí, Dios es santo por naturaleza (Números 23:19). Como tal, todo lo que Él desea soberanamente que suceda -a nosotros o al mundo en el que vivimos- es intrínsecamente correcto y bueno (Salmo 145: 17, Santiago 1:13).

Las palabras del teólogo Dr. RC Sproul, Sr. resultan provechosas:

Decir que Dios "permite" el mal no significa que lo autoriza en el sentido de que Él lo aprueba. Es fácil discernir que Dios nunca permite el pecado en el sentido de que Él lo autorice en Sus criaturas.

Del mismo modo, Wayne Grudem nos exhorta que:

Al pensar que Dios usa el mal para cumplir sus propósitos, debemos recordar que hay cosas que Dios tiene que hacer pero que no es correcto que hagamos; Él requiere que otros lo adoren, y Él acepta la adoración de ellos. Él busca la gloria para sí mismo.

Él ejecutará el juicio final sobre los malhechores. Él también usa el mal para lograr buenos propósitos, pero Él no nos permite hacerlo. – Systematic Theology: An Introduction to Biblical Doctrine, Chapter 16: God’s Providence, p. 329

Cuando una mujer es violada y concibe a un niño como resultado, hay quienes se sienten justificados a restar valor al embarazo en base a las circunstancias en las que ocurrió. Su razón de ser es que debido a que el ataque no fue provocado, fue injustificado e inmerecido, este se convierte no sólo en el derecho de la mujer sino también en su prerrogativa de abortar al niño.

Pero, tan sensible como soy a aquellos que se aferran a esa posición, la verdad es que Dios no valora la vida en una curva.

Argumentar que un niño concebido en violación debe ser abortado a causa de la violación, es robarle a Dios su autoridad soberana al ordenar que se produzca la violación – y la concepción subsiguiente. Aunque la violación nunca es la voluntad prescriptiva de Dios, ni el asesinato ni el pecado sexual, ni ningún pecado en este sentido, tales actos de maldad son a veces Su voluntad permisiva para nuestras vidas.

Cuando se ha pecado contra una mujer de una manera tan atroz como para ser violada, debemos ser conscientes de que, incluso en medio de tal mal odioso, Dios es soberano y no hay nada que escapa a su divina atención (Proverbios 15: 3).

Consideremos, una vez más, las palabras de CH Spurgeon, que nos anima que:

Dios tiene un plan, dependa de ello. Sería un insulto al Supremo Intelecto si supusiéramos que Él actuó al azar, sin un plan o método. Para algunos de nosotros es una verdad que nunca dudamos, que Dios tiene un propósito ilimitado que abarca todas las cosas, tanto las cosas que Él permite como las cosas que Él ordena.

Sin negar por un momento la libertad de la voluntad humana, seguimos creyendo que la Sabiduría Suprema prevé también los curiosos giros de la voluntad humana y anula todo para Sus propios fines.

En la medida en que el diablo, como lo señaló anteriormente Spurgeon, es en realidad un "agente secundario" en Dios que lleva a cabo el mal que Él ha ordenado que ocurra en la vida de una persona, no es autónomo en esa capacidad (Job 1:6-12).

  • Satanás no es soberano.
  • Él no es omnisciente.
  • El no es omnipresente.
  • Nunca ha sido alguna de esas cosas.
  • Sólo Dios puede pretender poseer esos atributos (Salmo 103: 19, Isaías 45: 5-6).

El pecado de la violación es a la vez horrible e inexcusable. Es tan flagrante, de hecho, que el Antiguo Testamento registra que una masiva guerra civil se produjo entre las tribus de Israel sobre la violación de una concubina (Jueces 19: 22-20: 48).

Y sin embargo la soberanía de Dios es tal que debemos entender que el pecado está en el acto de la violación, no en la concepción que resultó de ella.

para que se sepa desde el nacimiento del sol, y hasta donde se pone, que no hay más que yo; yo Jehová, y ninguno más que yo, que formo la luz y creo las tinieblas, que hago la paz y creo la adversidad. Yo Jehová soy el que hago todo esto. – Isaías 45: 6b-7 (LBLA)

El pecado – todo pecado – aflige el corazón de Dios (Génesis 6: 5-6, Salmo 78:40, Marcos 3: 5). Y debido a que somos hechos a la imagen de Dios, lo que aflige el corazón de Dios también debe afligir nuestros corazones.

Como seguidores del único Dios verdadero (Juan 17:3), debemos resistir el impulso de construir por nosotros mismos una teología emocionalista o compartimentada de la soberanía de Dios en la que confiamos en que Él está en control de ciertos eventos, pero no de otros 8:28).

¿Habrá algún mal en la ciudad, el cual Jehová no haya hecho? – Amós 3:6b (LBLA)

Que el Dios de la Biblia es un Dios que ordena el mal no es fácil ni cómodo para que nuestras mentes finitas lo comprendan. Sin embargo, como cristianos, estamos llamados a confiar en que incluso en situaciones de la más atroz e intolerable maldad, servimos a un Dios bueno y justo cuyos caminos no siempre entenderemos (Proverbios 3: 5-6).

Dios no valora la vida en una curva.

Él es el Dios soberano de todo el universo y, como tal, sigue siendo el Autor de toda vida independientemente de las circunstancias bajo las cuales esa vida es creada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s