8 Marcas De Los Verdaderos Reformadores

Posted on

ESJ-2017 1216-001

8 Marcas De Los Verdaderos Reformadores

Por William Boekestein

El confeti del aniversario de la reforma ha sido barrido. Algunos de nosotros hemos escuchado mucho últimamente sobre los reformadores y cómo Dios los usó para ayudar a mover a la iglesia hacia una mayor fidelidad en su día. ¿Pero cómo se verá ser un reformador hoy? Tal vez podamos aprender del consejo del reformador suizo Ulrich Zwingli (1584-1531) para sus contemporáneos.[1]

  1. Los Verdaderos Reformadores Evaluarán Voluntariamente Su Movimiento

Las iglesias reformadoras deben poder evaluar objetivamente su fidelidad. Así es como comenzó la reforma. Los reformadores tenían el raro valor y la fortaleza para ser autocríticos de la única iglesia que ellos y generaciones de sus antepasados ​​habían conocido.

Los líderes autocríticos aprenderán a hacer preguntas importantes como “¿Qué estamos haciendo bien?

¿Dónde necesitamos mejoras? ¿A dónde deberíamos ir desde aquí? “La voluntad de responder a estas preguntas de manera franca y constructiva puede producir una mayor unidad de propósitos dentro de cualquier equipo de liderazgo.

  1. Los Verdaderos Reformadores Mantienen El Evangelio Central

Los cristianos que están ansiosos por el cambio deben tener cuidado de no suplantar el evangelio con cualquier tema que haya cautivado su celo. “Si haces que el cristianismo comience … con renunciar a” errores particulares, “anularás en lugar de implantar tus enseñanzas.” No nos convertimos en cristianos cambiando los malos hábitos. Cambiamos los malos hábitos porque Cristo se vuelve precioso para nosotros. Cuando se exige un cambio, se debe enseñar al pueblo de Dios a arrepentirse de su pecado para que encuentre a Dios como un “padre gentil”. “Cuando has sido bien enseñado en el conocimiento de Dios, el hombre y Cristo, y el Señor ha dado el crecimiento, todos los … errores que se hayan levantado … desaparecerán “. Zwingli puede sonar demasiado optimista, pero esa confianza en el evangelio es necesaria para un cambio profundo y duradero.

  1. Los Verdaderos Reformadores Se Protegen Contra Ofensas Innecesarias

Zwingli estaba convencido de estas dos realidades: los cambios deben venir y la ofensa innecesaria es pecado. La iglesia siempre debe estar reformándose. Nunca debe pensar que ya lo ha alcanzado, o ya está perfeccionada; debe seguir adelante (Filipenses 3:12). Pero debemos tener cuidado de evitar ofensas innecesarias en nuestra búsqueda de la excelencia bíblica.

Zwingli define “ofensa” (según Mateo 18: 6) como un trato insultante o despreciable hacia los demás. Algunos miembros de iglesia hacen cambios precipitados que ofenden a los creyentes más tímidos. Otros se ofenden demasiado fácilmente; parece que “siempre [quieren] una consideración especial”. El objetivo de la reforma es crecer como congregación para que Dios no se ofenda por nuestra falta de crecimiento y los débiles no sean perjudicados por un cambio imprudente.

  1. Los Verdaderos Reformadores Ejercitan La Sabiduría

Mucha reforma potencial falla por falta de sabiduría. “El asunto debe comenzar de tal manera que podamos traerle la mayor cantidad de fruto al Señor … nunca comience con estas cosas que arruinan todo el asunto”. “Las cosas que militan en contra de la fe deben ser demolidas con destreza, no sea que hagan daño en su caída y entierren lo poco que ya se ha construido “. Un ejemplo: como muchos de los contemporáneos de Zwingli comenzaron a creer que las imágenes religiosas no eran útiles en el culto cristiano, algunas personas atacaron las imágenes con violencia imprudente. Zwingli ofreció diferentes consejos: el ayuntamiento debería contratar a carpinteros para que eliminen las imágenes con cuidado y respeto de una manera que minimice al máximo la oposición. Esa es una reforma sabia. Un pastor de noventa y un años me dijo recientemente que una de las características más carentes en el liderazgo de la iglesia hoy en día es el sentido común. Eso debe cambiar para que el cambio ocurra bien.

  1. Los Verdaderos Reformadores Entienden El Valor De Las Relaciones

Antes de que Zwingli y Lutero se conocieran, se habían embarcado en una guerra de palabras prolongada y acalorada. Hablaban el mismo idioma y nacieron y crecieron en culturas comparables pero nunca llegaron a conocerse. Después de que se conocieron y vivieron juntos durante varios días en 1529 en un castillo alemán, hicieron un progreso inesperado al forjar una solución común a algunos de sus desacuerdos más profundos. Con demasiada frecuencia los miembros de la iglesia se olvidan del componente humano en la reforma. Para que podamos navegar en las difíciles aguas del cambio, tenemos que construir confianza y aprecio mutuo.

  1. Los Verdaderos Reformadores Priorizan Y Ejercitan La Paciencia

Los reformadores excesivamente entusiastas imaginan que todos los asuntos son igualmente importantes. No es verdad. “Las cosas … sobre las cuales gira la fe deben sacarse sin demora …” Muchas otras cosas pueden esperar. Al principio, Pablo alimentó a los corintios con leche (1 Corintios 3:2). Jesús dijo a sus discípulos: “Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis soportar ( Jua 16:12 ). Los reformadores efectivos son capaces de distinguir entre el progreso crítico y el deseable.

  1. Los Verdaderos Reformadores Se Someten A La Iglesia

Los creyentes modernos necesitan aprender esta lección: “Nadie debe pronunciar un juicio hasta que la iglesia lo haga”. La sumisión a la sabiduría bíblica y espiritual de los líderes de la iglesia tiende a beneficiar a la iglesia (Hebreos 13:17). Para mantener el buen orden, debemos resistir la tentación de hacer discípulos personales de nuestros puntos de vista peculiares (a favor o en contra del alcohol, o una dieta particular, o un código de vestimenta, etc.). Cuando los miembros de la iglesia emprenden cruzadas personales por varias causas, los problemas casi siempre le siguen.

  1. Los Verdaderos Reformadores Están Puramente Motivados

El primer motivo para la reforma de la iglesia debe ser el amor a Dios. Un reformador en la iglesia debe hacer “todo por el bien de [Dios], y nada por el suyo … porque cuando solo se considera la gloria de Dios, todas las cosas van bien”.

La segunda gran motivación es el amor al prójimo. ¿Desea reformar algo porque está envanecido por el conocimiento (1 Corintios 8: 1) o porque ama a las personas y está preocupado por su bienestar? “El amor edifica porque desea extender lo más ampliamente posible el dominio de aquel a quien ama.”

Tal reformador, en palabras de Zwinglio, estará “totalmente absorto en mantener la paz con todos los hombres en cuanto a nosotros corresponde”, y “en llevar las conciencias de los hombres al tranquilo refugio de la fe y el amor de Dios”. ¿Quién no quisiera ese tipo de reforma moderna?

1. Todas las citas son del Comentario de Zwingli sobre la Religión Verdadera y Falsa (1525) en Samuel Macauley Jackson’s Works of Zwingli, vol. 3.

Un comentario sobre “8 Marcas De Los Verdaderos Reformadores

    pedro7idiart escribió:
    25 diciembre 2017 en 11:02 am

    Reblogueó esto en Reformado y Dispensacionalista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s