Los Peligros De Un Evangelio Demasiado Simplificado

Posted on

ESJ-2018 0110-002

Los Peligros De Un Evangelio Demasiado Simplificado

Por John F. Macarthur

¿Qué debe transmitirse a los incrédulos para que puedan entender y abrazar la salvación?

Muchas de las tendencias modernas en evangelismo han tendido a adoptar un enfoque minimalista de la cuestión. Desafortunadamente, el deseo legítimo de expresar el corazón del evangelio claramente ha dado paso a un esfuerzo menos saludable. Es una campaña para destilar los elementos esenciales del mensaje en los términos más breves posibles.

El glorioso evangelio de Cristo, lo que Pablo llamó “el poder de Dios para salvación de todo aquel que cree” (Romanos 1:16), incluye toda la verdad acerca de Cristo. Pero el evangelicalismo estadounidense tiende a considerar el evangelio como un “plan de salvación”. Hemos reducido el mensaje a una lista de hechos expresados ​​en la menor cantidad posible de palabras, y cada vez menos: “Seis pasos hacia la paz con Dios”; “Cinco cosas que Dios quiere que sepas”; “Cuatro leyes espirituales”; “Tres verdades sin las que no puedes vivir”; “Dos formas de vivir”; o “Un Solo Camino al Cielo”. (Esto no es una crítica de estas presentaciones específicas, sino simplemente una observación de que parecemos ansiosos de producir y usar “planes de salvación” que enumeren y consoliden el mensaje del evangelio).

Otra tendencia, igualmente peligrosa, es reducir el evangelismo a un guión memorizado. A menudo, el entrenamiento en evangelismo consiste en hacer que los cristianos memoricen una serie de preguntas, anticipando que cada pregunta caerá en una de las pocas categorías que tienen una respuesta planificada.

Pero el evangelio no es un mensaje que puede ser encapsulado, abreviado, envuelto, y luego ofrecido como un remedio genérico para todo tipo de pecador. Los pecadores ignorantes necesitan ser instruidos acerca de quién es Dios y por qué tiene derecho a exigir su obediencia. Los pecadores justos necesitan que su pecado sea expuesto por las demandas de la ley de Dios. Los pecadores descuidados necesitan confrontarse con la realidad del juicio inminente de Dios. Los pecadores temerosos necesitan escuchar que Dios en Su misericordia ha provisto un camino de liberación. Todos los pecadores deben entender cuán absolutamente santo es Dios. Deben comprender las verdades básicas de la muerte sacrificial de Cristo y el triunfo de su resurrección. Deben enfrentarse a la exigencia de Dios de que abandonen su pecado para abrazar a Cristo como Señor y Salvador.

Además, en todos los casos en que Jesús y los apóstoles evangelizaron, ya sea que estuvieran ministrando a individuos o multitudes, no hay dos incidentes donde presentaron el mensaje exactamente con la misma terminología. Sabían que la salvación es una obra soberana de Dios. Su papel era predicar la verdad; el Espíritu Santo lo aplicaría individualmente a los corazones de Sus elegidos.

La forma del mensaje variará en cada caso. Pero el contenido siempre debe llevar a casa la realidad de la santidad de Dios y la condición impotente del pecador. Luego señala a los pecadores a Cristo como un Señor soberano pero misericordioso que ha comprado la expiación completa para todos los que se vuelvan a Él con fe.

Los cristianos de hoy a menudo son advertidos sobre el peligro de decir demasiado a los perdidos. Ciertos asuntos espirituales son etiquetados como tabú cuando se habla con los inconversos: la ley de Dios, el señorío de Cristo, el arrepentimiento, la rendición, la obediencia, el juicio y el infierno. Tales cosas no deben ser mencionadas, no sea que “agreguemos algo a la oferta del regalo gratuito de Dios”.

Peor aún, hay algunos que llevan este evangelismo reduccionista al extremo más extremo. Aplicando erróneamente la doctrina reformada de sola fide (solo la fe), hacen de la fe el único tema permitido al hablar a los no cristianos acerca de su deber ante Dios. Luego, hacen que la fe carezca de sentido al despojarlo de todo menos de sus aspectos nocionales. Esto, algunos creen, preserva la pureza del evangelio. Pero lo que realmente ha hecho es socavar el poder del mensaje de salvación.

También ha poblado la iglesia con falsos conversos cuya fe es falsa y cuya esperanza depende de una promesa falsa. Humildemente diciendo que “aceptan a Cristo como Salvador”, descaradamente rechazan Su afirmación legítimo como Señor. Al prestarle servicio de labios leves, lo desprecian por completo con sus corazones (Marcos 7:6). Casualmente afirmándolo con la boca, deliberadamente lo niegan con sus obras (Tito 1:16). Dirigiéndose a Él superficialmente como “Señor, Señor”, obstinadamente declinan hacer Su voluntad (Lucas 6:46). Tales personas se ajustan a la descripción trágica de los “muchos” en Mateo 7:22-23 que algún día se asombrarán al escucharlo decir: Jamás os conocí; apartaos de mi, los que practicais la iniquidad.”

Si no hay una descripción simple para una conversación evangelística, ¿qué debería decir el evangelista al proclamar el evangelio? ¿Cuáles son los puntos que necesitamos dejar en claro si debemos articular el evangelio de la manera más precisa posible? En los días venideros, vamos a exponer los elementos básicos, pero fundamentales, para comunicar fielmente el camino de la salvación a un pecador: la santidad de Dios, la depravación del hombre, la obra de Cristo y las demandas de Dios sobre el pecador. Estas son verdades que debemos aceptar como el pueblo de Cristo y dominar como sus testigos.

(Adaptado de The John MacArthur Pastor’s Library: Evangelism .)


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B180110
COPYRIGHT ©2018 Grace to You

Un comentario sobre “Los Peligros De Un Evangelio Demasiado Simplificado

    Alberto escribió:
    13 enero 2018 en 2:44 pm

    Gracias a Dios por siervos fieles a Su Palabra en la Biblia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s