¿Es Suficiente La Biblia Para Nosotros? – La Suficiencia

Posted on

ESJ-2018 0405-006

¿Es Suficiente La Biblia Para Nosotros? – La Suficiencia

por Eric Davis

Por la gracia de Dios, el Espíritu Santo abrió mi corazón para llegar a la fe en Cristo a los veinte años. Como no sabía nada de la palabra de Dios, luché durante meses con la naturaleza y el origen de la Biblia. Finalmente, podría negar los hechos deslumbrantes por más tiempo. La Biblia resistió todo escrutinio. Posee una integridad y una calidad divina inigualable como ninguna otra pieza de literatura. Los 66 libros son la palabra de Dios inspirada plenaria verbal.

Inmediatamente después de mi regeneración, no tuve problemas para entender que solo la Biblia es la palabra de Dios. Sin embargo, no entendí las implicaciones de eso. Los problemas vinieron a mí uno después del otro. Me sumergí en mi cultura cristiana local. Los creyentes profesantes eran amables, amistosos y celosos. Pasamos el rato con frecuencia y hablamos de Dios mientras caminamos y acampamos. Pero algo no cuadraba. Gran parte de la discusión y la acción parecían contradecir lo que estaba descubriendo en la Biblia. Oraríamos de maneras no prescritas en las Escrituras. Buscaríamos palabras de Dios, pero sin abrir la Biblia. Los sueños y las visiones de Dios se debatieron animadamente mientras la Biblia permanecía cerrada. Un pastor me dijo: “Eric, baja la Biblia por un mes y ven en pos de Dios en diferentes lugares”. No sonaba bien para mí, pero no podía explicar por qué. No lo sabía en ese momento, pero estos problemas en gran medida se referían a la suficiencia de la Biblia. Entendí algo de la naturaleza divina de la Biblia, pero no entendí su suficiencia. Con el tiempo, descubrí que muchos han luchado de manera similar. La publicación de hoy abordará brevemente la suficiencia de las Escrituras.

Recientemente comenzamos una serie abordando preguntas fundamentales sobre la Biblia; el tema de bibliología. Primero, estudiamos la revelación, que responde a la pregunta: “¿Qué es la Biblia?” Luego, miramos la inspiración, que responde: “¿De dónde vino la Biblia?” Entonces, observamos la consecuencia lógica, es decir, que los 66 los libros de la Biblia son las palabras de Dios inerrantes e infalibles . La semana pasada, estudiamos la canonicidad, respondiendo quién decidía qué libros serían en la Biblia, cómo y cuándo . La publicación de hoy es el siguiente paso lógico.

Probablemente la mayoría de los cristianos confiesen que la Biblia es suficiente. Pero, ¿cómo se ve eso? ¿Cuán adecuada es la Biblia para asuntos relacionados con la vida y la piedad? ¿Cuáles son las ramificaciones prácticas de la inerrancia? ¿Cuán suficiente es la Biblia? ¿Realmente Dios nos ha dado suficiente en estos libros multimilenarios para abordar nuestros enigmas modernos?

La Suficiencia de las Escrituras Definidas

La suficiencia de las Escrituras significa que las palabras de las Escrituras son, y han sido a lo largo de la historia de la salvación, una amplia revelación de Dios para que la gente lo conozca de manera salvadora, responde a las preguntas más importantes de la vida y lleve a cabo su voluntad en sus vidas. La Escritura ataca a la humanidad con todo lo que necesitan saber y agradar a Dios. Nada falta en las Escrituras que el hombre necesite saber y hacer la voluntad de Dios en la vida. Ya sea a través de mandatos explícitos o principios implícitos, la Biblia contiene todo lo que necesitamos para cualquier componente de la vida humana. No necesitamos revelación adicional de Dios.

En el artículo 1.6, la Confesión de Fe de Westminster declara la suficiencia de la Escritura como:

El consejo completo de Dios tocante a todas las cosas necesarias para su propia gloria y para la salvación, fe y vida del hombre, está expresamente expuesto en las Escrituras, o se puede deducir de ellas por buena y necesaria consecuencia, y, a esta revelación de su voluntad, nada ha de añadirse, ni por nuevas relaciones del Espíritu, ni por las tradiciones de los hombres.

Los Límites De La Suficiencia De Las Escrituras

La suficiencia de la Escritura no insiste en que la Biblia contiene conocimiento sobre cada campo de conocimiento. Para entender temas como la mecánica newtoniana, el esquí fuera de pistas o la cirugía cardio-torácica, miramos fuera de las Escrituras. Sin embargo, la suficiencia de las Escrituras significa que las Escrituras nos equipan ampliamente para aplicar la sabiduría y la ética en campos como la mecánica newtoniana, el esquí fuera de pista y la cirugía cardio-torácica, de una manera agradable a Dios. Además, todas las afirmaciones de conocimiento están sujetas a la Escritura. Si las afirmaciones de un campo de conocimiento contradicen una afirmación de la Escritura, nos sometemos a la autoridad de Dios.

La suficiencia de la Escritura significa que no debemos ir más allá de la enseñanza bíblica. Por ejemplo, es correcto decir que a los padres se les ordena criar a sus hijos en las cosas de Cristo (Efesios 6:4). Sin embargo, es una negación funcional de la suficiencia de las Escrituras decir: “Los padres están pecando si no dan educación escolar en casa a sus hijos.” Hacer una cuestión de conciencia o preferencia, un “deber” es violar la suficiencia de las Escrituras al exigir algo que la Biblia no hace.

La Biblia En Su Propia Suficiencia

A lo largo de la historia de la redención, Dios ha testificado de la suficiencia de su propia palabra.

“Las cosas secretas pertenecen al Señor nuestro Dios, mas las cosas reveladas nos pertenecen a nosotros y a nuestros hijos para siempre, a fin de que guardemos todas las palabras de esta ley.” (Deuteronomio 29:29).

“y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden dar la sabiduría que lleva a la salvación mediante la fe en Cristo Jesús. Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, equipado para toda buena obra.” (2 Timoteo 3:15-17).

“Pues su divino poder nos ha concedido todo cuanto concierne a la vida y a la piedad, mediante el verdadero conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia” (2 Pedro 1:3).

Estos versículos declaran expresamente la suficiencia de la palabra de Dios para salvación y asuntos de la vida. Podríamos continuar citando otros pasajes, como Deuteronomio 30:11-14, Salmo 19:7-11, Lucas 16:31, Juan 17:17, Colosenses 1: 28-9 y Hebreos 4:12.

Además, la forma en que las personas en las Escrituras usan las Escrituras declara su propia suficiencia. Por ejemplo, en Mateo 22:31, Jesús demostró que Éxodo 3:6 es suficiente para abordar el problema de los saduceos con la resurrección. Pedro demuestra la suficiencia de la Escritura en Hechos 2:25-28 para probar la predicción de la resurrección de Jesús.

Suficiente para Salvación

La Escritura es suficiente al punto de que uno no puede salvarse sin ella. La palabra de Dios provee todo lo que es necesario para la conversión (Salmo 19:7, 2 Timoteo 3:15). Es suficiente para provocar el nacimiento del alma nueva en la salvación (Santiago 1:19, 1 Pedro 2:23). Eso no se puede decir sobre cualquier escritura existente.

Suficiente para la Santificación

La suficiencia de las Escrituras no se limita al milagro de la conversión. Es suficiente para el cambio que necesitamos; se necesita un cambio para agradar a Dios en los asuntos de la vida, para salir de los males por dentro y por fuera, y para romper con el poder esclavizante del pecado (Salmo 19:7, Juan 17:17, 2 Timoteo 3:17, 2 Ped. 1:3-4). Cualquier manera perjudicial de vivir, en pensamiento o acción, puede abordarse y cambiarse de manera suficiente a través de la Escritura.

El Papel del Espíritu Santo y la Suficiencia de la Escritura

El Espíritu Santo guió a los escritores bíblicos para completar la revelación bíblica. Podemos confiar en que su acto de inspiración no fue interrumpido o fue dejado sin terminar (Juan 16:12-13). Como tal, se sigue que dado que la Escritura es la obra del Espíritu inspirada por Dios, entonces la Escritura es suficiente por naturaleza (2 Timoteo 3:16-17).

Implicaciones de la Suficiencia de la Escritura

Varias conclusiones son obvias a la luz de la suficiencia de las Escrituras. Primero, la Biblia es suficiente para cubrir integralmente cada esfera de la vida a la que Dios habla. Incluso en lo que respecta a los ritmos cotidianos, como comer y beber, la Escritura equipa al hombre con su deber principal; para glorificar a Dios (1 Corintios 10:31, Col. 3:17). La Escritura dice ser lo suficientemente adecuada para equipar al hombre para toda buena obra (2 Timoteo 3:16-17). Si algo puede calificarse como una “buena obra”, entonces las Escrituras son suficientes para prepararnos para ello.

La suficiencia de la Escritura tiene implicaciones importantes para el trabajo del alma de la consejería. La consejería es el trabajo de observar asuntos del alma, interpretar esos asuntos y guiar a las personas de acuerdo con la necesidad del momento. Dios creó el alma, de manera que las Escrituras hablan lo suficiente. Más que necesario para el asesoramiento, la Biblia es suficiente. La consejería bíblica afirma que todas las cuestiones de la vida, sin importar cuán severas sean, se abordarán de manera suficiente mediante el conocimiento y la aplicación de las Escrituras. La Escritura misma testifica esto explícitamente (Sal. 19: 7-9, 2 Timoteo 3:15-17, 2 Pedro 1:3-4).

Además, el cambio de alma que los individuos experimentan en la salvación y la santificación es una demostración de la suficiencia de la Escritura. Por ejemplo, la suficiencia de las Escrituras se muestra cuando una depresión que lucha individualmente experimenta esperanza a través del Salmo 42. Cuando un individuo deja de ser un esclavo de la conducta sexual con la ayuda de Romanos 5 y 6, la suficiencia de las Escrituras está en exhibición. Cuando la preocupación paralizante es reemplazada por la confianza pacífica a través de un estudio de Filipenses 4 y Romanos 8, se muestra la suficiencia de las Escrituras.

El pueblo de Dios busca en vano sustitutos hechos por el hombre para el trabajo del alma. Freud, Skinner, y similares -aunque salpicados de contenido bíblico- son impotentes para traer la salvación y la santificación que el hombre necesita y que la Biblia provee. La palabra de Dios, correctamente manejada y aplicada, le dará al hombre el poder de cambiar.

La suficiencia de las Escrituras significa que la Biblia es adecuada para equipar al hombre para las relaciones de la vida. La enseñanza bíblica supone que las Escrituras son suficientes para cada circunstancia de relación, ya sea que se trate de enemigos hostiles, familia íntima o hermanos que pecan en Cristo (Mateo 5:44-47, 18: 15-20, Romanos 12:17-21; Efesios 5:22-6:4). La Biblia es totalmente suficiente para prepararnos para todas las relaciones (Mateo 22:36-40).

La suficiencia de las Escrituras significa que la doctrina de la iglesia debe ser definida por la Biblia. Nuestras afirmaciones teológicas deben estar en sumisión a Dios, lo que quiere decir que deben estar sujetas a la Escritura. Las doctrinas pueden o no estar expresamente establecidas. Ellos pueden ser inferidas. Por ejemplo, no encontraremos la afirmación, “Dios es un Dios trino”, en ningún versículo. Sin embargo, muchos versículos demuestran esa verdad, por lo tanto, la doctrina debe ser adoptada.

Si una doctrina no está expresamente establecida en las Escrituras, o es deducida lógicamente de las Escrituras, debe ser rechazada. Por ejemplo, las Escrituras en ninguna parte enseñan: “Como ningún hombre va al Padre sino por el Hijo, así nadie va a Cristo sino por su Madre”. Sin embargo, el Papa León XIII declaró estas palabras en su encíclica Octobri Mense el 22 de septiembre. 1891 , convirtiéndolo en doctrina romana. Roma por lo tanto demuestra que ella define su doctrina de una manera contraria a la suficiencia de la Escritura.

La Suficiencia de las Escrituras significa que la Biblia les permite a las personas tomar decisiones agradables a Dios con una conciencia limpia. Cuando la palabra de Dios satura nuestras mentes, podemos vivir una vida fructífera y próspera como lo define la Escritura (Sal. 1: 2-3). Cuando el Dios de la Palabra nos deleita, estamos en condiciones de tomar decisiones que son agradables a Dios y alegres para nosotros (Salmos 37:4). Cuando guardamos los mandamientos de Dios, experimentamos la consiguiente libertad en la vida (Salmo 119:44-45). Cuando amamos las Escrituras, tanto la paz como la estabilidad resultarán en nuestras vidas (Salmo 119:165).

La suficiencia de la Escritura significa que la voluntad revelada de Dios debe ser discernida a través de la Escritura. Dios nos ha dado la Biblia como el instrumento para tomar decisiones agradables a Él. No debemos temer que Dios nos la haya cambiado. Él es tan bueno que ha confinado el área de conocer su voluntad dentro de los 66 libros de las Escrituras. Él no nos ha dejado en una cacería arbitraria y caprichosa. Cuando se trata de discernir la voluntad de Dios, la suficiencia de las Escrituras deja fuera de los límites las cosas como los sentimientos, “una paz al respecto” , circunstancias atractivas, caprichos, sueños, visiones y milagros. Con la ayuda de la oración, los consejeros, la sabiduría y el Espíritu Santo, discernimos las cuestiones de la vida y la piedad de las Escrituras explícita o implícitamente.

Negaciones de la Suficiencia de las Escrituras

Cualquier esfuerzo por buscar la voluntad o las palabras de Dios fuera de los 66 libros de la Biblia es un repudio funcional de la suficiencia de la Escritura. Las ramificaciones de abandonar la suficiencia de la Escritura son serias. Buscar la voluntad o las palabras de Dios fuera de la Escritura también es negar funcionalmente la inerrancia bíblica. Buscar en otra parte la palabra de Dios o funcionalmente declara que existe algún defecto en las Escrituras, de modo que debo buscar en otro lugar. Buscar la voluntad de Dios fuera de la Biblia también es negar funcionalmente la inspiración de la Escritura. Si la inspiración es verdadera, entonces los 66 libros solos son de Dios, lo que significa que no hay nada relacionado con la voluntad de Dios que se pueda encontrar en otra parte. Buscar la voluntad o las palabras de Dios fuera de la Biblia es también una negación de la autoridad de la Escritura. Si creyera que la Escritura es autoritativa, no habría nada fuera de los 66 libros con autoridad divina para abordar la voluntad de Dios. Finalmente, buscar la voluntad de Dios fuera de las Escrituras es negar que la Biblia es una revelación especial. Si yo creyera que los 66 libros son revelación, no buscaría algo revelado por Dios en otra parte, porque, de hecho, no existe tal cosa.

Conclusión

La suficiencia de las Escrituras es el resultado de la naturaleza de las Escrituras. Dios nos ha dado su palabra a través del acto de inspiración plenaria verbal. El resultado son los 66 libros de revelación inspirada por Dios. Dios completó el canon cuando concluyó la inspiración. Por lo tanto, la Biblia que tenemos es suficiente. Dios no tiene amnesia, ni él es distraído. Él es el buen pastor. Con su palabra, nada nos falta. Por la fe en Cristo, entramos en su redil, y existimos en los verdes pastos de su palabra. El nuestro es el buen pastor que no ha retenido nada de sus ovejas (Romanos 8:32).

2 comentarios sobre “¿Es Suficiente La Biblia Para Nosotros? – La Suficiencia

    Efren Gonzalez Quiros. escribió:
    6 abril 2018 en 11:16 am

    Buenos dias, Dios les bendiga.
    La suficiencia de la Biblia. Para mi entender como cristiano la Biblia es la sustentación de la existencia de Dios Padre, como nuestro Creador, de Jesucristo, su unigenito hijo y del Espíritu Santo, como nuestro único consolador hasta que Jesucristo regrese al mundo con sus santos ángeles y separar a las ovejas de los cabritos. Fuera de esta literatura inspirada por el mismo Dios a través de su Santo Espíritu , no veo mayor trascendencia en otros folletos, panfletos, monografias, libros, sermones, predicas o conferencias basadas en interpretaciones o congeturas bumanas, que carecen de la gracia de Dios para i terpretar acertadamente su mensaje y hacerlo llegar a quienes realmente representan a la buena tierra donde germina la semilla del buen sembrador y dan el fruto bendecido por Dios y se pueda cumplir cada palabra y promesa que contiene, tierra y cielo pasaran pero, su palabra no pasara. Y, sí, tambien creo que la Biblia es suficiente para el ccreyente cristiano.

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    9 abril 2018 en 2:18 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s