¿Cuál Es El Mayor Milagro De La Biblia?

Posted on

ESJ-2018 0911-001

¿Cuál Es El Mayor Milagro De La Biblia?

Por Jordan Standridge

Ojalá hubiera estado allí.

Hay tantos milagros en la Biblia que hubieran sido tan extraordinarios para ser testigos.

Recientemente, me he estado preguntando ¿cuál es el milagro más destacado de la Biblia? Si hubiera podido ver un milagro, ¿cuál sería?

He estado llevando a cabo una encuesta informal de personas preguntándoles si podrían haber estado allí para cualquier milagro en la Biblia, ¿cuál sería?

Algunos se sintieron atraídos por los milagros de Jesús. En particular, la alimentación de los cinco mil.

¿Puedes imaginar estar allí en Mateo 14:16-20? ¿Poder ver el pescado y el pan que se crean de la nada? Peces que, en un momento no existían, y de repente se salteaban el proceso de crecimiento, al instante se añejaban, y se cocinaban y sabían?

Pero luego se da cuenta rápidamente de que fueron consumidos y desaparecieron en cuestión de minutos por las cinco mil personas que se los comieron, y hasta las doce canastas sobrantes eventualmente fueron consumidas o tiradas. Entonces, debemos seguir buscando.

Algunos dijeron que el mayor milagro que Dios hizo fue cuando creó el universo en seis días literales.

¿Te imaginas viendo a Dios crear el universo desde la nada en un instante en Génesis 1? ¿Poder ver la forma del mundo, las estrellas creadas, y los animales y las plantas formados en un instante?

Llamarlo una cosa notable de presenciar sería la subestimación del siglo.

Sin duda sería asombroso presenciar, pero creo que 2 Pedro 3: 7 muestra cuán temporal es este milagro, ya que nos dice que la tierra y el cielo serán destruidos por el fuego. Por lo tanto, ese milagro, aunque increíble e impresionante, un día dejará de existir. Por lo tanto, debo seguir buscando.

Algunos mencionaron cuando Jesús resucitó a Lázaro.

¿Se imagina recostado con Lázaro en la mesa, en Juan 12: 2, un tiempo realmente corto después de que él murió y fue resucitado por Jesús?

Ver a un hombre que había estado muerto varios días, poder tocarle la cara, verlo comer, conversar con él, tal vez incluso preguntarle dónde estaba y qué hizo durante esos días. Eso sin duda habría sido una cena genial, pero en algún momento durante la cena, me habría dado cuenta de que incluso este milagro desaparecería. ¡Lázaro experimentaría la muerte otra vez! Él moriría, y el milagro que Dios realizó se acabaría. Increíble milagro, pero este tampoco duraría. Entonces, debo seguir buscando.

Algunos dijeron, por supuesto, ¡la resurrección! Es el mayor milagro y el más importante. Ciertamente estaría de acuerdo con ellos, pero Jesús, Él mismo, le dice a Tomás que benditos son aquellos que no han visto y aún creen. (Juan 20:29) Por lo tanto, es seguro decir que en realidad estamos mejor sin ver este milagro. Entonces, debemos seguir buscando.

Algunos dijeron que Jesús calmando el mar (Juan 4:35-41), otros Jesús caminando sobre el agua (Juan 14:22-33), otros el monte de la transfiguración (Mateo 17:1-13), incluso obtuve algunos votos para la separación del mar (Éxodo 14).

Pero todos esos no duraron mucho. Sin embargo, hay un milagro en la Biblia que durará para siempre. Que nadie puede deshacer. Que Dios nunca cambiará

En mi opinión, el mayor milagro en la Biblia se encuentra en Lucas 19: 9, el momento en que a Zaqueo se le dio un nuevo corazón. Ahora realmente desearía haber estado allí. Ver a Zaqueo transformarse. Pasar de muerto a vivo. De ir directo al infierno a un ciudadano del cielo. Ese es el mayor milagro de todos, porque, a diferencia de la resurrección física de Lázaro, Zaqueo sería resucitado espiritualmente y nunca moriría, espiritualmente hablando. Zaqueo todavía está vivo hoy y el milagro que Jesús hizo ese día durará por la eternidad. Por supuesto, vemos este milagro constantemente en las Escrituras. Vemos al ladrón en la cruz (Lucas 23: 39-43). El carcelero de Filipos y su familia (Hechos 16: 25-40), el eunuco de Etiopía (Hechos 8: 26-40), Cornelio (Hechos 10), etc. Yo argumentaría que el mayor milagro que uno puede experimentar y testificar es el milagro de la regeneración.

Y a pesar de eso, muchas personas de todo el mundo están buscando milagros diferentes. Quieren ver a la gente resucitar de entre los muertos. Quieren poder hablar en idiomas que no aprendieron, quieren poder profetizar. ¿Pero por qué conformarse con milagros menores cuando puede presenciar lo mejor? Tal vez no se dan cuenta del hecho de que el mayor milagro que Dios hace -uno que empequeñece a todos los demás- es poder sacar un corazón de piedra y poner en un corazón de carne (Ezeq. 36:26).

La belleza es que este milagro es un milagro que todavía sucede hoy. Hay personas en todo el mundo que Dios está salvando y transformando, y nosotros, los creyentes, tenemos la tarea de ser los instrumentos que Dios usa para hacerlo.

Deje de buscar milagros que no duran. Busque el mayor milagro de todos, el milagro de la justificación. El nuevo nacimiento Y recuerde que este milagro es el milagro que Dios hizo en usted cuando Él, a través de Su gran misericordia, lo dio vida y lo rescató de una eternidad en el infierno. Ahora usted es un milagro andante, y este milagro es uno que nunca se acabará y nunca dejará de existir.

Deje que el deseo de ver este milagro ocurra, que sea una de las mayores motivaciones para su evangelismo, porque Dios, solamente, obtiene la gloria por hacerlo. Ser testigos de este milagro es una de las formas principales en que Dios nos hace darle la gloria que solo Él merece.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s