El Líder Servidor Enseña con Autoridad

Posted on

ESJ-2019 0318-001

El Líder Servidor Enseña con Autoridad

Por John MacArthur

En una cultura que desprecia la autoridad y la sumisión, muchas personas han sido condicionadas a desconfiar de cualquiera que hable con autoridad o represente un estándar externo objetivo.

Los cristianos no deben sucumbir a tal escepticismo. No deberíamos unirnos al cinismo instintivo del mundo por cualquiera que hable con autoridad. Esto es particularmente crucial para aquellos líderes siervos que han sido llamados por Dios para pastorear y guiar a Su rebaño. Debemos entender que no es arrogante enseñar la Palabra de Dios con autoridad cuando esa autoridad viene del Autor Divino.

Combatir la rebelión mundana de despreciar la autoridad requiere que pensemos cuidadosamente en la obra a la que han sido llamados los pastores de Dios. El pastor no hace sugerencias casuales u opcionales a su congregación. No está ahí para entretener ni para hacer cosquillas en las orejas. No está llamado a pronunciar discursos emocionales sentimentales o motivacionales. Está llamado a afirmar con autoridad la Palabra de Dios.

Es por eso que el apóstol Pablo pudo instruir con confianza a Timoteo a “Esto manda y enseña” (1 Timoteo 4:11). A través de la Escritura vemos repetidamente un cargo similar a los líderes siervos de Dios. Tito 2:15 dice: “Esto habla, exhorta y reprende con toda autoridad. Que nadie te menosprecio.” El ministerio pastoral exige audacia. Exige convicción, no en una autoridad propia, sino en lo que emana de la Palabra de Dios. Como escribió Pedro: “El que habla, que hable conforme a las palabras de Dios” (1 Pedro 4:11).

El mandato de Pablo a Timoteo contrasta fuertemente con mucha predicación contemporánea. La predicación en nuestros días es a menudo intrigante, pero rara vez imponente; a menudo entretenida, pero rara vez convincente; a menudo popular, pero rara vez poderosa; a menudo interesante, pero menos transformadora. Pablo no le pide a Timoteo que comparta o haga sugerencias a su congregación. Más bien, debe “prescribirles” la verdad. La palabra griega parangellō significa “mandar” o “ordenar”, como en un mandato, un llamado a la obediencia por parte de una autoridad. “Enseñar” tiene la idea de transmitir la verdad. “Estas cosas” se refiere a la enseñanza de Pablo en 4:6-10 y más. Todo lo que Dios ordenó que fuera Timoteo, debía ordenar a los demás que lo fueran a su vez.

La predicación del siervo excelente debe ser autoritativa, llevando los mandamientos de la Palabra de Dios a la vida de su pueblo. Esta predicación imita a Dios mismo, del cual Pablo escribió en Hechos 17:30: “Dios declara ahora a todos los hombres, en todas partes, que se arrepientan.” Jesús ordenó a sus oyentes que se arrepintieran y creyeran, como lo había hecho Juan el Bautista. El Padre ordenó a todos escuchar a Su Hijo y obedecer. Cada llamado a creer en el evangelio con arrepentimiento es un mandato. Cada llamado a los santos a obedecer la Palabra es un mandato que debe venir con autoridad.

Dicho esto, el pastor piadoso no derriba sobre sus ovejas; todavía es manso y amable con los que están bajo su cuidado. Pero en esa paciencia y dulzura de transmisión, hay una sumisión inequívoca a la autoridad de la Escritura.

Vale la pena notar que aquellos que han fallado en términos de las exhortaciones previas de Pablo tampoco tendrán éxito aquí. Los estudiantes perezosos de la Palabra de Dios no llevarán su autoridad a sus congregaciones, y aquellos que no saben lo que significa ciertamente no entrarán al púlpito con convicción y predicarán con poder. De la misma manera, aquellos que persisten en su apertura a influencias no bíblicas encontrarán rápidamente su confianza en la autoridad absoluta de las Escrituras disminuida y corrompida. En pocas palabras, no hay autoridad en la predicación de hombres que no explican fielmente la Escritura.

En última instancia, el líder siervo piadoso sabe que la autoridad no reside en él. Él no es la cabeza sobre su iglesia, sino Cristo. Su congregación ha sido confiada a él por un tiempo, y es su trabajo llevar la autoridad de la Palabra de Dios a sus vidas, confiando en que el Espíritu trabaje a través de ella para cumplir Su voluntad.

(Adaptado de The MacArthur New Testament Commentary: 1 Timothy, The Master’s Plan for the Church, y del próximo libro de John Final Word)


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B190318
COPYRIGHT ©2019 Grace to You

Un comentario sobre “El Líder Servidor Enseña con Autoridad

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    19 marzo 2019 en 11:56 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s