Roe vs Wade: Una Generación Perdida

Posted on

clip_image001Roe vs Wade: Una Generación Perdida

Por Rc Sproul Jr.

Hace cuarenta años la participación de EE.UU. en Vietnam llegaba a su fin. La Guerra en el Medio Oriente estalló durante Yom Kippur. Pero todo estaba tranquilo en el frente evangélico, cuando una grave y sangrienta guerra fue declarada en los sagrados recintos de la Suprema Corte de los Estados Unidos. El 22 de enero la Corte Suprema de Justicia lanzó su decisión sobre el caso Roe contra Wade . Esa decisión, que supuestamente fluye desde la penumbra invisible y las emanaciones de la Constitución, estableció que ningún Estado puede impedir que una mujer destruya a su hijo no nacido hasta el momento del nacimiento.

Mientras que el tema había estado en el ojo público desde el comienzo de la revolución sexual la iglesia evangélica no sólo eran menos franca, sino menos segura sobre el tema. Dos años antes de Roe la Convención Bautista del Sur aprobó una resolución pidiendo la legalización del aborto para proteger la vida de la madre, incluyendo su “vida emocional.” Paul Jewett, profesor de teología sistemática en el Seminario Fuller, estaba comprometido con la perspectiva pro-aborto.

Sólo hay una cosa que puede lavar la sangre de nuestras manos, la sangre de El. —RC Sproul Jr.

El movimiento pro-vida evangélico comenzó en silencio en 1975 cuando Harold OJ Brown, en colaboración con C. Everett Koop, abrió el Concilio de Acción Cristiana. Lo que despertó la conciencia evangélica, sin embargo, fue Francis Schaeffer, también con el Dr. Koop, liberando el video, lo que sucedió a la raza humana , en 1979. Más de seis millones ya estaban muertos. En 1984, estando el presidente Ronald Reagan publico Aborto y la Conciencia de la Nación . Seis millones más habían muerto.

A mediados de 1980 los evangélicos se volvieron cada vez más agresivos, uniéndose con los católicos romanos en “rescates” en todo el país, bloqueando el acceso a clínicas de aborto. La legislación federal, RICO y la FACE, y tal vez Paul Hill dieron fin a los rescates. Poco después el movimiento de Crisis Pregnancy Center estalló, creciendo en la década de 1990. Cuando George W. Bush llegó al poder más de treinta millones de niños habían sido asesinados. Bajo el presidente Bush los planetas políticos se alinearon de tal forma que la Casa Blanca, la Cámara de Representantes y el Senado estaban bajo el control de los Republicanos. Siete de los nueve jueces de la Corte Suprema fueron designados bajo presidentes republicanos. A ocho años del nuevo siglo y diez millones más de bebés habían muerto.

No es mi intención cuestionar la eficacia de cualquier organización, cualquier estrategia o partido alguno. Más bien mi intención es poner de relieve la profunda brecha que existe entre la forma en que pensamos sobre el aborto cuarenta años después, y la realidad. Pensamos en términos de estrategias, movimientos, partidos, y apartamos nuestros ojos de las partes del cuerpo. Las estrategias, los movimientos, los partidos son abstracciones. Los bebés son reales, y realmente han muerto. El aniversario es sólo una fecha en el calendario. Los bebés están muertos, no cincuenta millones de ellos, pero uno de ellos, cincuenta millones de veces.

Tenemos que ser políticamente activos. Debemos servir a las madres en crisis. Tenemos que hablar proféticamente tanto al mundo y a la Iglesia, recordando que uno de cada seis abortos es procurado por un evangélico. En primer lugar, sin embargo, debemos llorar. En primer lugar, nuestros corazones tienen que ser quebrantados, no sea que nuestras actividades pro-vida nos lleven a olvidar. En primer lugar tenemos que arrepentirnos porque para una generación hemos pensado y actuado como un movimiento, mientras que los bebés cada día están siendo asesinados. En primer lugar, debemos reconocer que el problema no es cuántos fueron asesinados en los últimos cuarenta años, sino es en cambio cuántos morirán en los próximos cuarenta minutos. Debemos comprometernos a no olvidar lo que ha pasado, pero a no olvidar lo que está sucediendo. Al final debemos recordar que sólo hay una cosa que puede lavar la sangre de nuestras manos, la sangre de El.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s