Una Carta Abierta a Usted en 2016: El Mismo Mensaje Antiguo Para un Nuevo Año

Posted on

Post-ESJ-208

Una Carta Abierta a Usted en 2016: El Mismo Mensaje Antiguo Para un Nuevo Año

Por Mike Riccardi

Al entrar al comienzo del Año Nuevo, mucha gente está reflexionando sobre el año anterior, y cómo han vivido sus vidas, y están haciendo resoluciones y determinaciones para vivir mejor en el próximo año, cual sea lo que puede significar. El proceso parece implicar una especie de volver a centrarse en las cosas que son importantes para nosotros, para que cuando hayamos llegado a la final de este año que viene se verá aún más favorable que el anterior.

Aunque estoy un día mas tarde, cuando nos aproximamos a los retos y oportunidades del 2016, quiero escribir una carta abierta de cosas que se centran en las realidades más importantes del mundo. Y el destinatario de la carta abierta es usted. No importa quién es usted, ya sea joven en la fe, un santo experimentado, o no es un creyente en Jesús del todo, si seamos buenos amigos, si sólo hemos hablado unas cuantas veces, o si no te conozco para nada – No puedo pensar en nada más rentable que me gustaría decir a usted directamente. Y tal vez la característica más interesante de esta carta abierta para el 2012 es que no es nada nuevo. Es el mismo mensaje antiguo para un nuevo año, porque es el único mensaje que es suficiente para trascender todos los tiempos y culturas. Es el Evangelio de Jesucristo. Espero que lo lea detenidamente.

Dios es Santo

La Biblia enseña que el universo fue creado por Dios. Y ese Dios que ha creado todo habló a los hombres en la Biblia. Y la Biblia nos dice que una característica fundamental de Dios es que Él es santo. 1 Juan 1:5 dice: “Dios es Luz, y en Él no hay tiniebla alguna.” Esa es una manera de decir que Él es completamente puro. El carácter de Dios es de una rectitud moral perfecta. Él es la esencia de todo lo que es bueno, tanto es así que, como dice el versículo, El no puede tener ninguna comunión con la “oscuridad”-ninguna comunión con lo que no es perfectamente santo, justo y puro.

El carácter justo de Dios se expresa en la ley que le dio a Moisés y a los israelitas. Usted ha oído hablar de los 10 mandamientos. Estos resumen a la perfección el carácter de Dios. Estas leyes fueron las directivas de cómo deben actuar las personas que se encuentran en una relación correcta con Dios.

Somos Pecadores

El problema es que todos nosotros somos pecadores. Todos hemos quebrantado esa ley. Toda la humanidad ha “Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino.” (Isaías 53:6). Hemos tratado de vivir nuestra vida sin Dios, de acuerdo con nuestras propias normas, a nuestra manera. Ya sea que seamos drogadictos y asesinos, o de cuello blanco, o ciudadanos cabal de oficina y pudientes, hacemos lo que hacemos porque queremos hacerlo, sin tener en cuenta a Dios y lo que El demanda que hagamos. La Biblia llama a eso, pecado. Es perder la marca, no alcanzar los estándares de Dios de justicia.

Y en el fondo de tu corazón sabes que eres un pecador. Yo no conozco a nadie que diga que es perfecto, ni siquiera por sus propias normas. Eclesiastés 7:20 dice, “Ciertamente no hay hombre justo en la tierra, que haga el bien y nunca peque.” Y si Dios es Luz, y en Él no hay tiniebla alguna, entonces, con el fin de tener comunión con Él, tendríamos que ser perfectamente santos como El. Pero no lo somos. Romanos 3:23 dice, “Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios.” Estamos manchados por la “oscuridad” de nuestro pecado. Y este es un problema, porque si la oscuridad no puede vivir con la luz, y somos oscuridad y Dios es luz, estamos separados de una relación con El. Llegamos a ser absolutamente incapaz de hacer la misma cosa para la cual fuimos creados y diseñados para hacer: disfrutar de una relación con nuestro Creador.

Hay un Castigo por el Pecado

Pero no es sólo que nosotros y Dios no podemos ser amigos. Hay una penalización que se debe pagar por el pecado. La Biblia nos dice que ese castigo es la muerte, Romanos 6:23: “Porque la paga del pecado es muerte.” Pero la muerte de la que Pablo habla no es sólo la muerte física. No es que tenemos que pagar por nuestros pecados al dejar de existir. La muerte de la que se habla en este versículo es una muerte espiritual. Esto es el infierno: el tormento eterno consciente. Jesús mismo lo llama “el horno de fuego”, donde habrá “lloro y el crujir de dientes” (Mateo 13:50).

La idea del infierno choca contra la sensibilidad de la gente moderna, porque nadie piensa que es realmente malo para merecer algo como un tormento eterno. Pueden admitir que no eres el más grande de las personas, pero sin duda no se merecen eso. Pero su razonamiento es sesgado. El castigo por el pecado no se mide por el pecado mismo. En otras palabras, no es que algunos pecados tienen un peor castigo por otros pecados. El asesinato, la lujuria, la mentira y todos reciben la sentencia de una eternidad en el infierno. Eso es porque el castigo por el pecado se mide por el pecado en contra de Dios. Todo pecado es fundamentalmente un pecado contra Dios, y Él es infinitamente santo. Por lo tanto, el pecado contra un Dios infinitamente santo exige un castigo infinito. Es por eso que el castigo es tan grave: porque Dios es en realidad esa justicia.

Y así, la mala noticia es que somos pecaminosos y separados de Dios, y condenados a pasar la eternidad en el infierno. No hay nada que podamos hacer al respecto. Simplemente no podemos decirle a Dios lo sentimos y no lo volveré a hacer. ¿Qué diría usted de un juez que dejó ir a un culpable, criminal convicto en libertad porque se arrepintió y dijo que no lo volvería a hacer? Usted lo llamaría un juez injusto. Pero Dios es un juez perfectamente justo, perfectamente justo. La justicia de Dios exige que el pecado sea castigado, y el único pago es la muerte espiritual eterna.

Dios se Hizo Hombre

Pero la buena noticia es que Dios vio la condición miserable de la humanidad, y se compadeció de nosotros. Él sabía que no había manera de que podríamos ganar nuestro camino de regreso a El. Nunca podríamos pagar por nuestros pecados. Pero justo cuando el hombre estaba absolutamente desesperado, cuando estábamos todos condenados a pasar la eternidad en el infierno y no había forma de pagar nuestra pena, Dios Padre envió a Su Hijo a la Tierra en una misión. Él nació milagrosamente de una virgen. La Biblia dice que el Espíritu Santo concibió milagrosamente a Jesús en el vientre de María. Y así, siendo concebido por el Espíritu Santo, Jesús era Dios. Y habiendo nacido de un ser humano, El era un ser humano. Este es el mayor misterio del universo. Como seres humanos finitos, no podemos envolver nuestra mente en torno a esto, pero es verdad: Jesús era totalmente Dios y totalmente hombre.

Vivió durante 33 años en la tierra. Se crió como cualquier otro niño. Se convirtió en un carpintero como José, su padre terrenal. La gran diferencia, sin embargo, entre Jesús y cualquier otro ser humano, fue que nunca pecó. Ni una sola vez jamás rompió la ley de Dios. Él siempre amó a Dios con todo su corazón, alma, mente y fuerza en todo lo que hizo. Nunca buscó la satisfacción fuera del mismo Padre. Él nunca desobedeció a sus padres, nunca fue egoísta, nunca habló palabras pecaminosas. En una palabra, Él vivió la vida que tú y yo hemos vivido, pero que fallamos en vivir. Él vivió una vida totalmente digna de Dios, una vida que era puramente “Luz”, como hemos dicho antes, sin oscuridad.

Jesús Pagó el Precio

Y porque era perfectamente justo, era perfecto para ser el sustituto de los pecadores. La Biblia registra para nosotros que los Judíos conspiraron para matar a Jesús porque Él predicó un mensaje que era muy diferente a la jerarquía religiosa de su época. Fueron en contra de la ley judía al poner a la gente a la muerte, por lo que ellos buscaron la ayuda de los romanos, que eran el órgano de gobierno en Israel. Debido a que el gobernador, Poncio Pilato, temía que la gente haría revuelta si no les daba lo que querían, accedió a crucificar a Jesús.

Al mismo tiempo, la Biblia también nos dice que Dios envió a Su Hijo para que muriera de esta manera. Todo era parte del plan de Dios. Dios usó los deseos pecaminosos de los Judíos y los romanos para lograr algo por Su buena voluntad propia. En la cruz, Jesús sufrió por los pecados. Pero no lo hizo sufrir por Sus propios pecados. Él no tenía pecados. Él vivió una vida completamente perfecta. No, en la cruz, Dios “hizo que el pecado de todos nosotros cayera sobre El.”

El versículo inmediatamente anterior a este Isaías 53:5, dice: “Él fue traspasado por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados: el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados” ¿Qué estaba pasando en la cruz fue: Dios estaba llevando a cabo el castigo en contra de mis pecados, es decir, el derramamiento de Su ira, en Su Hijo inocente. Jesús voluntariamente dio su vida para pagar el castigo por los pecados. En la cruz, Dios trató a Jesús como si El viviera mi vida. Y porque creo en El, me trata como si yo viviera la vida de Jesús. Debido a que Dios es perfectamente justo, la única manera de llegar al cielo es ser perfectamente justo. Pero debido a que Jesús era perfectamente justo, e intercambio el lugar por mí en la cruz, la perfecta justicia que necesito para ir al cielo es Su justicia a mi cuenta.

Después de que Jesús murió, Dios milagrosamente le levantó de los muertos tres días después con el fin de mostrar que él estaba satisfecho con Su sacrificio. Jesús estaba muerto, ¡pero luego volvió a la vida! Fue un milagro. La Biblia dice que Dios hizo esto para “dando fe a todos” que este mensaje es verdad (Hechos 17:30-31).

Nuestra Respuesta

Y ahora, Dios promete que …

  • si usted reconoce que usted es un pecador que ha quebrantado Su ley,
  • y si usted admite que no hay manera de que usted podría ganar Su favor y Su perdón,
  • y si su propósito es alejarse de su vida de pecado y comprometer su vida a Él,
  • y si confía en la justicia de Jesús solo para su aceptación ante el Dios santo,

…Entonces El le ha tratado a Jesús como si Él viviera su vida, y le tratará como si usted viviera la vida de Jesús. Usted será salvo de la pena de su pecado, y será capaz de disfrutar la comunión con Dios para siempre en el cielo, e incluso tener comunión con El a partir de ahora.

En otras palabras, si usted cree que usted es un pecador y que merecen el castigo de Dios a causa de su pecado, pero también creen que Dios envió a Jesús para llevar el castigo en su lugar, y que su sacrificio es la única manera de ser perdonado, entonces Dios promete que Él le perdonará y será salvo. Usted conocerá al Dios que lo ha creado.

No Desperdicie Su vida

Dios diseñó su alma. Y Él lo ha diseñado para que, así como un motor de coche está diseñado para funcionar con gasolina, usted está diseñado para andar en El. De El se trata la vida. Todas las desilusiones, desalientos, y las incertidumbres de la vida encuentran su resolución en El. Y todas las satisfacciones, experiencias divertidas, y las alegrías de la vida encuentran su consumación en Dios. Todo lo bueno en nuestras vidas es como un rastro de migas de pan que nos lleva a la fiesta de Dios mismo. Y todo lo malo en nuestras vidas es un recordatorio de que la vida vivida sin conocer a Dios en Cristo no es la forma en que estaba destinada a ser.

Y yo tampoco quiero verlo a usted echar a perder su vida. Dios nos creó con el propósito de conocerle correctamente y adorarlo. Ese es el sentido de la vida.. Ahí es donde la verdadera felicidad y la satisfacción se encuentran. Cuando usted no vive su vida con ese fin, usted la desperdicia. Así que muchas personas van por la vida buscando la felicidad, pero nunca la encuentran porque no saben de que se trata la vida realmente. Yo no quiero eso para usted. No quiero que sufra la ira de Dios eternamente por su pecado. Quiero pasar la eternidad en el cielo adorando a Dios con usted, alabándole por la forma bondadosa que El perdona nuestros pecados por el sacrificio de Cristo.

Reciba el Perdón

Así que ¿recibirá a Cristo? ¿Reconoce su pecado ante Dios y admite que no puede hacer nada al respecto? ¿Se volverá de su pecado, y tratará de vivir su vida en sumisión a Jesucristo? ¿Confiaría usted en Jesús solamente para justicia delante de Dios? ¿Se unirá a mí en adoración al Dios que nos creó para conocerle?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s