¿Invocar el Nombre del Señor es Todo lo Necesario Para Ser Salvo?

Posted on

Post-ESJ-224

¿Invocar el Nombre del Señor es Todo lo Necesario Para Ser Salvo?

Romanos 10:13

Por Jeremiah Johnson

Imagine vivir toda su vida pensando que fue salvo del castigo de sus pecados, sólo para descubrir que su seguridad era falsa. Sería una revelación trágica con terribles consecuencias eternas. Y me temo que muchos creyentes profesantes están por enfrentar ese impacto cuando entren en la eternidad.

El auto-engaño está en niveles epidémicos en la iglesia hoy. Innumerables hombres y mujeres han pasado a través de los movimientos de "aceptar a Cristo" o "pedir a Jesús que entre en sus corazones" -Han pasado al frente, han hecho la oración, y han escrito la fecha en sus Biblias, pero permanecen perdidos en sus pecados. Y su falsa seguridad sólo sirve para inocularles al Evangelio y cegarlos a su necesidad de un Salvador.

Pastores, líderes de iglesias, y evangelistas débiles no ayudan a la situación cuando regularmente simplifican demasiado el llamado del Evangelio y pasar por alto la importancia del verdadero arrepentimiento y la fe. Su Evangelio simplificado para una cultura simplificada solo está avivando las llamas de la ignorancia espiritual, que ya está barriendo a través de la iglesia como un reguero de pólvora.

Uno de los versículos que ha usado en exceso y de forma rutinaria – con poca-exegesis – en el ministerio del evangelio es Romanos 10:13, "Porque todo el que invoque el nombre del Señor, será salvo."

Ese verso ha sido un texto común para evangelistas como Billy Graham. Pero extraído de su contexto, es una receta para la fe superficial y la falsa seguridad. Y el abuso rampante y fácil de Romanos 10:13 y versículos similares es la razón de la extendida credulidad fácil y la falsa seguridad que afecta a la iglesia de hoy.

Para entender la verdadera intención de Pablo en Romanos 10:13, tenemos que considerar los versículos circundantes. En Romanos 10, Pablo está explicando que los Judios no tienen ninguna ventaja espiritual sobre los gentiles-ambos requieren la salvación por la fe en el Señor Jesucristo. Pero sus palabras en el versículo 13 no son una declaración aislada sobre cómo acceder a esa salvación. Como había explicado previamente, "Si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo" (Romanos 10: 9). El punto de Pablo es claro: la salvación no es un derecho de nacimiento, ni tampoco es una decisión momentánea. La verdadera fe es activa y permanente.

Ese punto se enfatiza aún más si tenemos en cuenta que Pablo está parafraseando de Joel 2:32, y que esta frase familiar tendría un un rico significado para sus lectores judíos. En su comentario sobre el pasaje, John MacArthur explica:

En el Antiguo Testamento, la frase "invocan el nombre del Señor" se asocia sobre todo con el la adoración correcta del Dios verdadero. Conllevaba las connotaciones de reverencia, adoración y alabanza y exaltar la majestad, el poder y la santidad de Dios. Haciendo hincapié en el lado negativo de esa frase, el salmista imprecatorio clamó a Dios, “¿Hasta cuándo, SEÑOR? ¿Estarás airado para siempre? ¿Arderán como fuego tus celos? Derrama tu furor sobre las naciones que no te conocen, y sobre los reinos que no invocan tu nombre.” (Salmo 79: 5-6, énfasis añadido). Una vez más, el salmista se regocijó, "Dad gracias al Señor, invocad su nombre; hacer conocer Sus obras entre los pueblos "(Salmo 105: 1, énfasis añadido). En otra ocasión en los Salmos leemos que " Invoqué entonces el nombre del SEÑOR, diciendo: Te ruego, oh SEÑOR: salva mi vida. 5 Clemente y justo es el SEÑOR; sí, compasivo es nuestro Dios."(Salmo 116: 4-5, énfasis añadido).

En las cuatro referencias que acabamos de citar de Joel y los Salmos, la palabra Señor representa nombre del Dios del pacto, Yahvé, o Jehová. . . . . . . Por lo tanto "invocar el nombre del Señor" no era un grito desesperado a cualquier deidad –quien sea, lo que sea y dondequiera que él o ella podría estar – sino un grito al único Dios verdadero, el Creador – el Señor de todos los hombres y todas las cosas. Como Pablo acaba de decir, es por la confesión de "Jesús es el Señor" y creer en el "corazón que Dios le levantó de los muertos" que cualquier persona "será salvo" (Romanos 10: 9). Él es el verdadero Señor de los cuales los Judios fieles siempre habían clamado en penitencia, adoración y culto. “Invocar el nombre” de Jesús como Señor es reconocer y sometrse a Su deidad, Su autoridad, Su soberanía, Su poder, Su majestad, Su Palabra y Su gracia. [1] John MacArthur, The MacArthur New Testament Commentary: Romans 9-16 (Chicago: Moody Publishers, 1994) 82-83.

Es cierto que la fe salvadora no es simplemente un momento de consentimiento verbal o mental de la deidad de Cristo, como escribe Santiago, "también los demonios creen, y tiemblan" (Santiago 2:19). Pablo hace referencia a invocar el nombre del Señor para describir un estilo de vida de fe, no de un momento fugaz.

Y, sin embargo, muchos en la iglesia hoy en día ponen su fe en – y extraen su seguridad – de un solo momento cuando experimentaron convicción profunda o tomaron una decisión emocional. Algunos regresan a sus estilos de vida pecaminosos, contando con la gracia de Dios para cubrir sus indulgencias rebeldes. Otros tratan de vivir una vida de piedad, pero su comportamiento es más legalismo que justicia legítima –de hecho, no es de más valor que la hipocresía de los fariseos.

Ambos grupos se dirigen hacia el duro despertar espiritual de Mateo 7: 21-23.

No todo el que me dice: "Señor, Señor", entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: "Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?" Y entonces les declararé: "Jamás os conocí; APARTAOS DE MI, LOS QUE PRACTICAIS LA INIQUIDAD.".

Con tanto como Cristo y sus apóstoles repetidamente advertían sobre los peligros de la auto-engaño y la hipocresía espiritual, es impactante que oímos tan poco sobre ello en la iglesia hoy. En El Evangelio según Jesucristo , John MacArthur describe cómo la iglesia se ha aislado a sí misma de la clase de cuidado espiritual del autoexamen que cada creyente debe llevar a cabo de forma rutinaria.

Cristianos contemporáneos han sido condicionados a creer que porque recitan una oración, firman, caminan por el pasillo, o tienen alguna otra experiencia, son salvos y nunca debe cuestionar su salvación. He asistido a seminarios de capacitación de evangelismo en donde a los consejeros se les enseñada a decirle a los "convertidos" que cualquier duda sobre su salvación es satánico y debe ser descartado. Es una idea equivocada que una persona que pregunta si es salva está desafiando la integridad de la Palabra de Dios.

¡Qué pensamiento tan erróneo es este! La Escritura nos anima a examinarnos a nosotros mismos para determinar si estamos en la fe (2 Corintios 13: 5). Pedro escribió, "Así que, hermanos, sed tanto más diligentes para hacer firme vuestro llamado y elección de parte de Dios" (2 Pedro 1:10). Es correcto examinar nuestras vidas y evaluar el fruto que llevamos, porque "cada árbol se conoce por su fruto" (Lucas 6:44).

La Biblia enseña claramente que la evidencia de la obra de Dios en la vida es el fruto inevitable de la conducta transformada (1 Juan 3:10). La fe que no se traduce en una vida recta está muerta y no puede salvar (Santiago 2:14-17). Los cristianos profesantes que carecen por completo del fruto de la verdadera justicia no encontrará ninguna base bíblica para la seguridad de la salvación (1 Juan 2: 4). . . . . . . La seguridad verdadera viene de ver la obra transformadora del Espíritu Santo en la vida de uno, no de aferrase a memoria de alguna experiencia [2] John MacArthur, The Gospel According to Jesus (Grand Rapids, MI: Zondervan, 2008) 38-39

La epidemia de autoengaño en la iglesia es real. Y la legión de hombres y mujeres que no han sido salvos tiene una influencia corruptora en el Cuerpo de Cristo –la evidencia es abundante. Vamos a mantener escudriñando sobre las cuestiones de la fe y la seguridad falsa, la hipocresía espiritual, la verdadera santificación, y el Señorío de Cristo a lo largo del año –estamos ya preparando una serie para el próximo mes.

Pero por ahora, permítanme que les recuerde que una gran parte del autoengaño que vemos comienza con la forma en que descuidadamente hablamos del Evangelio. En lugar de reducir el llamado de Dios en la vida de un pecador a unas pocas frases concisas y algunos versículos arrancados de su contexto, vamos a asegurarnos de obtener el mensaje correcto. Olvídese de los eslóganes y clichés –centrémonos en ser rigurosos, directos y claros cuando se trata del evangelio.

Las vidas eternas están en juego.


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B160217
COPYRIGHT © 2016 Gracia a Vosotros

Un comentario sobre “¿Invocar el Nombre del Señor es Todo lo Necesario Para Ser Salvo?

    jose humberto cardona escribió:
    22 febrero 2016 en 8:31 pm

    Estoy de acuerdo triste mente acá en Monterrey N.L abundan los falsos maestros dando esperanzas falsas a la gente con sus cuatro puntos y una oración declaran a las personas salvas yo lo hice hací un tiempo y me siento tan mal pero gracias a Mi DIOS que quito esa venda tengo 2años deje de hacerlo de esa manera oren por un grupo de creyentes que se estamos por acá predicando el arrepentimiento para con DIOS y la fe en nuestroSEÑOR JESUCRISTO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s