Necios y Sabios: Antagonismo Agresivo

Posted on

ESJ-2016 1214-001

Necios y Sabios: Antagonismo Agresivo

Mateo 2:1-12

Por Jeremiah Johnson

Al entrar de nuevo en la temporada navideña, estamos seguros de escuchar las habituales platitudes sobre Jesús en su infancia. Gran parte del mundo secular puede tolerar e incluso celebrar a Cristo como un recién nacido indefenso. Pueden abrazar la humildad de Su sala de maternidad improvisada y otras imágenes familiares de la encarnación, siempre y cuando el bebé permanezca en el pesebre y nunca se veráan obligados a tratar con el hombre que Él se hizo.

Pero los detalles de la vida y la obra de Cristo no pueden ser subdivididos ni desinfectados. El cómo respondes a Cristo -incluso en su infancia- establece el rumbo para tu eternidad. Nada es más importante.

En esencia, sólo hay tres maneras de responder a Jesús. Y los tres se representan en las secuelas de Su nacimiento, como se registra en Mateo 2:1-12.

1 Después de nacer Jesús en Belén de Judea, en tiempos del rey Herodes, he aquí, unos magos del oriente llegaron a Jerusalén, diciendo: 2 ¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido? Porque vimos su estrella en el oriente y hemos venido a adorarle. 3 Cuando lo oyó el rey Herodes, se turbó, y toda Jerusalén con él. 4 Entonces, reuniendo a todos los principales sacerdotes y escribas del pueblo, indagó de ellos dónde había de nacer el Cristo. 5 Y ellos le dijeron: En Belén de Judea, porque así está escrito por el profeta: 6 "Y TU, BELEN, TIERRA DE JUDA, DE NINGUN MODO ERES LA MAS PEQUEÑA ENTRE LOS PRINCIPES DE JUDA; PORQUE DE TI SALDRA UN GOBERNANTE QUE PASTOREARA A MI PUEBLO ISRAEL." 7 Entonces Herodes llamó a los magos en secreto y se cercioró con ellos del tiempo en que había aparecido la estrella. 8 Y enviándolos a Belén, dijo: Id y buscad con diligencia al niño; y cuando le encontréis, avisadme para que yo también vaya y le adore. 9 Y habiendo oído al rey, se fueron; y he aquí, la estrella que habían visto en el oriente iba delante de ellos, hasta que llegó y se detuvo sobre el lugar donde estaba el niño. 10 Cuando vieron la estrella, se regocijaron sobremanera con gran alegría. 11 Y entrando en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose le adoraron; y abriendo sus tesoros le presentaron obsequios de oro, incienso y mirra. 12 Y habiendo sido advertidos por Dios en sueños que no volvieran a Herodes, partieron para su tierra por otro camino.

En su comentario sobre ese pasaje, John MacArthur escribe:

En este breve texto vemos ejemplos de las tres respuestas básicas que los hombres hicieron a Jesús cuando estuvo en la tierra, y las mismas tres respuestas que los hombres a lo largo de la historia han hecho al Señor. Algunos, como Herodes, son hostiles a Él; algunos, como los principales sacerdotes y los escribas, le son indiferentes; y algunos, como los magos, le adoran. [1] John MacArthur, The MacArthur New Testament Commentary: Matthew 1–7 (Chicago: Moody Press, 1985), 24..

Esta semana vamos a considerar las tres respuestas, y cómo se reflejan en la forma en que hombres y mujeres modernos reaccionan a Jesús. Hoy nos centraremos en la respuesta de Herodes.

El Gobernante Paranoico

En su comentario, John pinta un vívido retrato del hombre que Roma había designado como el rey de los judíos:

Era un guerrero inteligente, un orador y un diplomático. . . . . . . Pero Herodes también era cruel y despiadado. Estaba increíblemente celoso, sospechoso y temeroso por su posición y poder. Temiendo su amenaza potencial, hizo ahogar al Sumo Sacerdote Aristóbulo, que era el hermano de su esposa Mariamne, después de lo cual proporcionó un magnífico funeral en el que fingió llorar. Entonces mató a Mariamne y luego a su madre y, a dos de sus propios hijos. Cinco días antes de su muerte (aproximadamente un año después de que Jesús naciera), hizo ejecutar a un tercer hijo. [2] The MacArthur New Testament Commentary: Matthew 1–7 , 26.

Herodes tenía el título de rey, pero como cualquier fuerza de ocupación, sabía que su poder siempre estaba bajo amenaza. Es evidente que esa desesperación por mantener la autoridad genera una paranoia maníaca. ¿Quién sabe cuántas personas perdieron la vida debido a que representaban, incluso tangencialmente, una supuesta amenaza al reinado de Herodes?

No es de extrañar entonces que la investigación de los magos sobre el nacimiento del "Rey de los Judíos" produjo tal hostilidad del gobernante sanguinario de Israel.

El Esquema Engañoso

John Macarthur describe la astuta reacción de Herodes ante la noticia de un posible usurpador de su trono:

La primera respuesta de Herodes a la noticia de los magos fue reunir "a todos los sumos sacerdotes y escribas del pueblo" y "averiguar dónde había de nacer el Cristo" (Mateo 2:4). Obviamente, Herodes conectó al Rey de los Judíos con el Mesías, el Cristo. Aunque Herodes no era judío, conocía bien las creencias y costumbres judías. Las actuales expectativas mesiánicas de la mayoría de los judíos en aquella época eran por un libertador político y militar mas que por un salvador espiritual. [3] The MacArthur New Testament Commentary: Matthew 1–7, 32.

Las noticias de los magos y la información que obtuvo de los líderes religiosos judíos pusieron en movimiento las ruedas de su autodefensa.

Después de que Herodes recibiera la información que quería de los líderes judíos, "secretamente llamó a los magos y averiguó el tiempo en que apareció la estrella" (Mateo 2:7). Su preocupación era por el momento de la aparición de la estrella, no por su significado o importancia. Le bastaba saber que la señal apuntaba al nacimiento de alguien que podía ser una amenaza para su propio poder y posición. El tiempo de la aparición de la estrella indicaría la edad del niño que había nacido.

Entonces Herodes ordenó a los magos que siguieran con su misión y luego reportaran sus hallazgos cuando regresaran a su casa. Él hipócritamente les dio una buena razón para querer saber la ubicación exacta y la identidad del Niño – con el fin de que "Yo también pueda venir y adorarle" (Mateo 2: 8). [4] The MacArthur New Testament Commentary: Matthew 1–7 , 34.

La Campaña Violenta

Pero el gran propósito de las maniobras diplomáticas de Herodes era nada menos que una franca hostilidad. Su racha asesina vino otra vez a primer plano:

Cuando los magos, obedientes nuevamente al liderazgo del Señor (Mateo 2:12), no se reportaron a Herodes, ordenó a sus soldados matar a todos los niños varones menores de dos años en Belén y sus alrededores (Mateo 2:16) A fin de garantizar, pensó, la destrucción de su rival recién nacido "Rey". [5] The MacArthur New Testament Commentary: Matthew 1–7 , 34.

Pero los propósitos divinos de Dios nunca son frustrados. Los mortíferos artefactos de Herodes no podían hacer mella en el reinado de Cristo como Rey de reyes. En lugar de eso, Herodes fue a la tumba con una mayor sensación de frenética paranoia. De hecho, John Macarthur explica que incluso en la muerte, el egoísmo perverso de Herodes estaba vivo.

Una de las más grandes evidencias de su sed de sangre y crueldad insana fue que los ciudadanos más distinguidos de Jerusalén fueron arrestados y encarcelados poco antes de su muerte. Porque sabía que nadie lloraría su propia muerte, dio órdenes para que esos prisioneros fueran ejecutados en el momento de su muerte, para garantizar que habría luto en Jerusalén. [6] The MacArthur New Testament Commentary: Matthew 1–7 , 26.

Al leer eso, probablemente usted estará agradecido de vivir en tiempos más civilizados. Pero no olvidemos la feroz violencia perpetrada contra los cristianos en gran parte del resto del mundo. Creer públicamente en Cristo es suficiente para costarle su trabajo, su hogar e incluso su vida en otras partes del mundo hoy. De hecho, parece que la hostilidad contra Dios y Su pueblo está aumentando en todo el mundo, avanzando rápidamente hacia países que ostensiblemente premian la libertad religiosa.

E incluso en la relativa calma de nuestra sociedad occidental, el relato bíblico del nacimiento de Cristo todavía se encuentra con una hostilidad agresiva por parte de personas que prefieren su propio gobierno. Al igual que Herodes, muchos hoy están inseguros acerca de la amenaza que Jesús plantea a su importancia propia y determinación propia. Ellos no quieren nada que ver con Cristo, y se efuerzan para eliminar Su influencia en el mundo.

Probablemente has encontrado gente que intenta desacreditar a la Persona y obra de Jesucristo. Otros agresivamente trabajan para desterrar cualquier discusión de Él, Su vida y muerte, y cualquier otro indicio de verdad evangélica del discurso público. De hecho, si bien carece de la sangrienta violencia del genocidio de Herodes, gran parte del mundo continúa hoy en el espíritu de su campaña para extinguir la influencia y la autoridad de Cristo.

Este año, tenga en cuenta que mientras el mundo no arrepentido puede dar palabras halagadoras forzadas al nacimiento de Cristo, sólo están haciendo eco del engaño de Herodes. Al final, no quieren tener nada que ver con adorar a Cristo o reconocer la verdad de Su vida.


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B161212
COPYRIGHT ©2016 Grace to You

Un comentario sobre “Necios y Sabios: Antagonismo Agresivo

    Necios y Sabios: Adoración Genuina « escribió:
    19 diciembre 2016 en 11:32 am

    […] correctamente a la noticia del nacimiento de Cristo. Como ya hemos visto, Herodes malvadamente maquinó el engaño y el asesinato para proteger su autoridad de un usurpador infantil. Los sacerdotes y los escribas apenas reconocen […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s