Reprobación: ¿Dios elige a las Personas para el Infierno?

Posted on

ESJ-2017 0608-004

Reprobación: ¿Dios elige a las Personas para el Infierno?

Por Jesse Johnson

La doctrina de la "reprobación" es la enseñanza de que Dios es soberano no sólo sobre aquellos que vendrán a la vida eterna, sino también sobre aquellos que resucitarán a la muerte eterna (Juan 5:29). El Diccionario Oxford de la Iglesia Cristiana define la reprobación como "El acto por el cual Dios condena a los pecadores al castigo eterno".

El concepto de reprobación es bíblico, y la palabra misma se usa en algunos lugares (Salmo 15:4, 1 Cor 9:27, 2 Cor. 13:5-7). La doctrina de la reprobación se entiende mejor en contraste con la doctrina de la elección. Por lo tanto, la discusión de la naturaleza de la reprobación se suele tener por aquellos que ya creen en la elección –que Dios escogió cuáles individuos salvará antes de la fundación del tiempo. Y cualquier consideración de reprobación conduce a esta pregunta: “¿Predestina Dios a la gente al infierno?”

En otras palabras: ¿la reprobación es como la elección en todos los sentidos, excepto en el destino? Si Dios escoge alguno para el cielo antes de que nazcan, entonces él también elige el resto para la condenación antes de que nazcan? Estas respuestas requieren matices.

Primero, Dios escoge ciertamente a los individuos a quienes salvará antes de que nazcan. Él no elige a cada individuo, sino que elige sólo algunos. Así, a diferencia de la reprobación, la elección es limitada. La elección por su naturaleza no se aplica a todos, sino que sólo los elegidos son llamados los elegidos (Mateo 24:22, 24, 31, Rom 8:33).

No sólo la elección es limitada , sino también positiva. Los elegidos de Dios tendrán su justicia ( Lucas 18:7), y ningún ángel o demonio puede acusarlos porque Cristo es por ellos ( Rom. 8:33 ). Así que es incorrecto ver la elección como dual, como en "algunos son elegidos a la vida, y otros son elegidos a la muerte". De hecho, ni siquiera utilizamos la palabra "elección" de esa manera en inglés. Usted diría que “el presidente Trump fue elegido para el cargo,” pero no diría que “la secretaria Clinton fue elegida para la derrota.” Eso no es lo que significa la palabra.

Por lo tanto, no es apropiado decir “Dios elige a la gente al infierno.” Pero, ¿qué sucede si asociamos la reprobación con la predestinación? ¿Es correcto decir que la reprobación es el otro lado de la predestinación?

Al igual que la elección, la predestinación se usa en la Biblia con connotaciones positivas. Efesios 1 nos describe como “predestinados para la adopción,” y más tarde como “según el propósito de aquel que obra todas las cosas conforme al consejo de su voluntad,” (Efesios 1:5, 11). Romanos 8:30 declara que “a quienes él predestinó, también llamó.” Claramente en esos versículos, la predestinación se habla positivamente, no negativamente.

Incluso el uso más negativo de la predestinación en la Biblia — Hechos 4:28, que dice que Jesús fue crucificado según el propósito predestinado por Dios — destaca que en un mal extremo, Dios estaba todavía trabajando por su gloria y nuestro bien.

Por lo tanto, no diríamos que “Dios predestinó a personas para el infierno” por lo menos porque la Biblia no lo dice así. La Biblia dice que Dios predestina a la gente al cielo, y los elige para la salvación, pero nunca pone esas frases sobre sus cabezas.

La razón de que esos términos son caminos unidireccionales es porque ponen de relieve la gracia de Dios, en oposición al esfuerzo del hombre. La salvación viene de la gracia, y no es por obras para que nadie se gloríe. Así que para que alguien sea salvo, debe ser por el propósito de electivo de Dios.

En contraste, el infierno no se describe como el resultado de los propósitos de elección de Dios, sino siempre como resultado de nuestras obras. La gente va al cielo por gracia, y ellos van al infierno por causa de su pecado. Así, la elección es a la luz del plan predestinado de Dios, pero la reprobación es a la luz de nuestras obras.

Para usar una analogía, si vas a una tienda de comestibles a las 9:59 pm, y eliges una manzana para comprar, y la tienda tirará el resto a las 10 pm, sabes que esas manzanas que no elijas serán arrojadas. Sin embargo, tu acto de no elegirlas no es causal –tu escogiste una para la salvación, pero no es correcto decir que eligió a las otras para la destrucción. Ellos son destruidos porque han caducado, no por su elección.

Al mismo tiempo, también debe decirse que Dios es plenamente consciente del resultado de la vida de una persona antes de darles vida. La limitación de la analogía de la manzana es que Dios sabe a quién no escogió antes de hacerlo, y aún así lo hace de todos modos. Vemos esto descrito en Apocalipsis 13:8 y 17:8, los cuales dicen que la gente adora el anticristo porque “sus nombres no han sido escritos desde la fundación del mundo en el libro de la vida del Cordero.”

Usted ve el matiz aquí. Dios sabía que sus nombres no estaban escritos en el libro de la vida, y él los creó de todos modos. Sin embargo, tenga en cuenta la naturaleza pasiva de esto ("sus nombres no fueron escritos") en oposición a la naturaleza activa de la elección (“cuyos nombres están escritos en el libro de la vida del Cordero,” Ap. 21:27).

Para ser claros: Dios crea personas que él sabe que no salvará, y aún así las crea y les da vida para que puedan usar su vida para su gloria incluso en su rebelión (Romanos 9:17). Esta es la doctrina de la reprobación.

El pasaje más útil que describe esto es Romanos 9:22-23, donde Pablo pregunta:

¿Y qué, si Dios, aunque dispuesto a demostrar su ira y hacer notorio su poder, soportó con mucha paciencia a los vasos de ira preparados para destrucción? Lo hizo para dar a conocer las riquezas de su gloria sobre los vasos de misericordia, que de antemano El preparó para gloria, …

Aquí vemos que tanto la elección como la reprobación suceden "de antemano". Pero detrás de las palabras paralelas está la siguiente verdad: en griego, el "preparado de antemano" en referencia a los que serán destruidos es pasivo (ver Apoc. 13:8) Y el "preparado de antemano" en referencia a la elección es activo (Apoc. 21:27).

Así que la elección y la reprobación ocurren antes de la creación, y ambas se basan en el plan de Dios para mostrar su gloria en la creación y a través de las vidas de sus criaturas. Sin embargo, no son iguales, y no son opuestos. La elección es el rescate de una persona de sus obras, y la reprobación está confirmando a alguien en sus obras. La elección es salvadora y activa, la reprobación es condenatoria y pasiva. La elección y la reprobación no son similares a un Pato-Pato-Oca divino.

La doctrina de la reprobación es verdadera, pero no es lo mismo que la doctrina de la elección. La Biblia enseña que Dios es soberano sobre la salvación, y Dios forma un alma para su destino, pero esto no enseña "doble predestinación", ni la reprobación implica eso.

3 comentarios sobre “Reprobación: ¿Dios elige a las Personas para el Infierno?

    Réplica de la Reprobación « escribió:
    9 junio 2017 en 10:51 am

    […] Estoy agradecido por el post de Jesse ayer sobre la doctrina de la reprobación. Es un tema del que muy pocas veces se habla incluso entre […]

    pedro7idiart escribió:
    14 junio 2017 en 9:18 pm

    Reblogueó esto en Reformado y Dispensacionalista.

    pedro7idiart escribió:
    14 junio 2017 en 9:19 pm

    Estupendo artículo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s