Una Perspectiva Bíblica del Divorcio (6ª. Parte)

Posted on

ESJ-2017 0928-001

Una Perspectiva Bíblica del Divorcio (6ª. Parte)

Por Dave Dunham

El divorcio es un problema serio y nunca debe ser tratado a la ligera o tomado por capricho. Como hemos visto en esta serie, hay motivos bíblicos para el divorcio, pero no debemos precipitarnos hacia esta opción ni prescribirla claramente para todas las situaciones. Debido a que el divorcio es grave y costoso, cada caso debe ser revisado cuidadosamente y en oración.

Dios tiene el matrimonio en alta estima y lo mismo debe serlo para iglesia. Aunque reconocemos que el matrimonio en un mundo roto sufrirá, que dos pecadores casados ​​entre sí se harán daño uno al otro, no debemos usar tales verdades para justificar todo divorcio. Dios ha permitido el divorcio en ciertas situaciones detalladas, pero incluso esa decisión debe hacerse lentamente. Donde los matrimonios puedan ser salvados deben serlo. Donde las parejas pueden navegar su conflicto con ayuda y gracia deberían hacerlo. El divorcio debe ser una última opción, no la primera.

Cuando Jerry descubrió la infidelidad de su esposa, estaba listo para cancelar su matrimonio. Fue parte de su conversación conmigo en nuestra primera reunión. No veía cómo podían sobrevivir a esto y no sabía si quería hacerlo. El divorcio era la única opción que él veía. Esta es una reacción común, y uno puede entender por qué esa sería la respuesta. La traición siempre duele, y el daño hecho en este nivel más íntimo es particularmente devastador. Pero las grandes decisiones tomadas inmediatamente después de las malas noticias raramente son sabias. La mayoría de las personas ni siquiera han comenzado a procesar el delito, y mucho menos las consecuencias de una decisión de solicitar el divorcio. Esto es particularmente cierto en el caso de las esposas que han permanecido en casa durante la mayor parte de su matrimonio. La solicitud de un divorcio puede tener consecuencias muy graves para ellos que requiere tiempo, atención y atención para navegar. Le pedí a Jerry que esperara seis meses antes de solicitar el divorcio. Le pedí que nos diera tiempo para trabajar y para ver si su esposa estaba arrepentida, para ver si él podría ser capaz de sanar y perdonar, para ver si su matrimonio de 25 años podría ser salvado. Al final estaba tan contento de haber esperado.

Hay algunos que no quieren nada más que poder divorciarse de su cónyuge. Simplemente están esperando el permiso de Dios, la iglesia o su propia conciencia. Dios permite el divorcio pero nunca es el ideal. No deberíamos desear esto. Incluso cuando determinamos que es lo mejor que debe hacerse con dolor y lamento. Se debe entender por lo que realmente es, y sus consecuencias deben ser evaluadas cuidadosamente.

Por último, el divorcio debe ser manejado dentro del contexto de la iglesia. Puesto que la iglesia tiene una parte que jugar en el matrimonio, deben tener un papel en el divorcio. El liderazgo de la iglesia debe caminar con una pareja a través del divorcio, ayudándoles a determinar que es una opción bíblica para ellos, y cual la mejor opción para ellos. La montaña rusa emocional que se desprende de los votos matrimoniales rotos hace que el pensamiento cuidadoso sea difícil y la ayuda de personas sabias y piadosas en esos tiempos es extremadamente importante. Si usted cree que califica para un divorcio bíblico, debe hablar con uno de sus ancianos. No hay un proceso paso a paso para navegar las circunstancias individuales y únicas de cada persona. Su iglesia, sin embargo, quiere caminar con usted a través de este viaje y tiempo de dificultad. Los ancianos fieles deben alentar el consejo bíblico para ambas partes, evaluar cualquier necesidad de disciplina de la iglesia, y recomendar un camino a seguir. En casos de abuso, es especialmente importante que tome las medidas necesarias y cautelares para que usted y sus hijos estén a salvo, para informar a las autoridades de cualquier violencia física y para buscar el consejo de sus pastores. Su iglesia desea cuidar bien de usted en este aspecto también.

El divorcio es un problema serio. Es un asunto serio en cada caso, y sin embargo cada caso es único y requiere una cuidadosa atención y evaluación. Las personas involucradas en matrimonios rotos necesitan atención, simpatía, paciencia y asistencia. Si usted está en un matrimonio roto no tome decisiones rápidas. No descuiden el sabio consejo de los líderes piadosos de la iglesia. Si usted está en el liderazgo de la iglesia, no ignore la enseñanza de la Biblia tanto sobre los motivos bíblicos para el divorcio como sobre la compasión de Dios por aquellos que son víctimas de los votos matrimoniales rotos. Muévete lentamente, muévete bíblicamente, muévete con amor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s