¿Grados De Castigo En El Infierno?

Posted on

ESJ-2018 0507-001

¿Grados De Castigo En El Infierno?

Por Clint Archer

Durante las últimas dos artículos ( parte uno y parte dos ) hemos analizado la cuestión de las recompensas eternas en el Cielo, motivado por el video del Dr. Wellum en el que eludió tomar una posición firme sobre la realidad de los grados de recompensas. En el mismo video, él erró sobre el tema de los grados de castigo en el infierno. Él dijo:

Cuando pensamos en castigos, existe este sentido de mayor y menor. Cómo funciona en términos de infierno y juicio, El infierno es el infierno, sin embargo, las Escrituras parecen decir que aunque el infierno es el infierno, de alguna manera hay una mayor responsabilidad, tal vez una experiencia mayor de ‘yo sabía mucho más’. Sin embargo, la Escritura es muy clara, tenemos que ser muy cuidadosos en este punto, al igual que todo el que esté recibiendo un juicio final se debe a que son responsables de sus acciones, no hay nadie inocente, han apartado de la verdad .

Aquellos que se alejan de más verdad, bien podría ser que hay un mayor sentido de castigo o juicio. Se nos ha dicho, tenemos indicios de eso. No es fácil de entender cómo funciona todo eso, pero parece que son los parámetros por los que tenemos que trabajar…”

Una vez más, me encuentro en desacuerdo, hasta cierto punto, con él. Este es un extracto de mi tratamiento del tema aleccionador, A Visitors Guide to Hell, en el que examino esta pregunta.

Piense en estas pistas sobre los grados de castigo.

Se dice que Judas está en “su propio lugar” ( Hechos 1: 25 ), que algunos han interpretado como un lugar reservado en el Infierno.

Se dijo que los convertidos de los fariseos eran “lo hacéis hijo del infierno dos meces más que vosotros” como sus mentores ( Mateo 23:15 ).

Y en Mateo 11:23-24, Jesús tronó: “Y tú, Capernaúm, ¿acaso serás elevada hasta los cielos? ¡Hasta el Hades descenderás! Porque si los milagros que se hicieron en ti se hubieran hecho en Sodoma, ésta hubiera permanecido hasta hoy. Sin embargo, os digo que en el día del juicio será más tolerable el castigo para la tierra de Sodoma que para ti.”

En Lucas 12:42-48, la parábola enumera como consecuencias dos diferentes grados de castigo por la desobediencia. Para aquellos que pecaron sin saber que estaban haciendo mal, el castigo se limitó a que solo “será azotado poco,” mientras que aquellos que se rebelaron voluntariamente fueron sentenciados a recibir “muchos azotes.” Esto nos indica que Jesús reconoció los grados de castigo, dependiendo de cuánto sabe una persona lo que está haciendo.

Tenga en cuenta que el grado de castigo no se basa en cuánto pecó o qué tipo de pecado cometió, sino en la evaluación se basa en la cantidad de verdad que se le ha revelado.

Hebreos 10: 29 ¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que ha hollado bajo sus pies al Hijo de Dios, y ha tenido por inmunda la sangre del pacto por la cual fue santificado, y ha ultrajado al Espíritu de gracia?

Que hay grados de castigo en el más allá está fuertemente implícito en las enseñanzas de las Escrituras. En resumen, es correcto pensar en el Infierno como un lugar con dimensiones físicas que pueden experimentarse como una realidad. Pero, al mismo tiempo, debe entenderse como un ámbito que no está enraizado en el mismo espacio y tiempo que nuestras vidas aquí en la tierra. Es una dimensión espiritual. Así como el Cielo tiene árboles, ríos y criaturas que comen, hablan y caminan, de la misma manera el Infierno es un lugar con un paisaje, clima y población. Es dolorosamente caliente, deprimentemente oscuro y lleno de muertos vivientes.

. . .

Espero que esta corta serie sobre la rendición de cuentas en la vida futura haya sido gratificante. Por supuesto, nuestra salvación es totalmente de Dios, y no lo bueno que hacemos. Las buenas obras que realizamos fluyen de una respuesta de amor y gratitud y adoración a Dios nuestro Salvador. E incluso esas obras las preparó de antemano para que anduviéramos en ellas ( Efesios 2:10 ).

Además, debido a que nuestro Dios es un Padre bueno y sabio, nos da incentivos y aliento en forma de recompensas prometidas, e incluso nos ordena que las busquemos ( Mateo 6:19-21 ).Si bien podemos elegir ignorar la disposición misericordiosa de Dios e insistir en que trabajaremos puramente para su gloria, cuando hacemos esto no solo desobedecemos su mandato sino que evidenciamos nuestra falta de fe en su palabra. Es muy posible que incluso mostremos que creemos que podemos llegar a un mejor plan que el que Dios ha ideado para nosotros. Dios promete recompensar nuestra fidelidad por maximizar las responsabilidades y los dones que nos ha confiado. Esto satisface el sentido de justicia que Dios nos ha dado; de alguna manera, no parece correcto que el Cristiano flojo (o yo para el caso) reciba la misma recompensa eterna que los apóstoles, mártires, misioneros o la señora que padece parálisis cerebral y que ora durante horas al día.

Pero también hemos visto que este mismo principio se aplica al infierno. La enseñanza de Jesús y la del escritor de Hebreos deja muy pocas dudas en cuanto al hecho de que sí habrá grados de castigo para los incrédulos.

Si no conoce a Jesús como su Salvador, tenga la seguridad de esto, el Dr. Wellum está en lo cierto: el infierno es el infierno. Así que, vuélvete a Dios en arrepentimiento, acepta la muerte de Jesús en tu lugar en la cruz y comienza a vivir la vida que le agrada y que te dará un gran gozo en la tierra y una gran recompensa en la eternidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s