La Justicia Social Es Un Ataque A La Suficiencia De Las Escrituras

Posted on

ESJ-2018 0913-003

La Justicia Social Es Un Ataque A La Suficiencia De Las Escrituras

Por Josh Buice

La Reforma fue una recuperación de la Palabra de Dios. Durante siglos, la Biblia se había perdido en la oscuridad del catolicismo romano. Una vez que la Palabra de Dios se desató sobre la gente, la luz entró en escena. Cuando se habla de la historia de la iglesia, la gente a menudo pregunta cuál fue el gran logro de Martín Lutero en el trabajo de la Reforma. Algunos apuntan a sus Noventa Y Cinco Tesis, mientras que otros señalan cómo Dios lo usó para reintroducir el canto en la adoración corporativa. Sin duda, su mayor logro fue la traducción de la Biblia alemana. Este proyecto desató la luz en un mundo de oscuridad y fue el combustible de la Reforma Protestante. Cuando las personas carecen de una Biblia suficiente carecen de una luz que los guíe.

Hemos visto este patrón llegar a los círculos evangélicos en el pasado. Con el auge del liberalismo teológico, fue más que el teólogo suizo Karl Barth (1886-1968) y el teólogo alemán Rudolf Bultmann (1884-1976) quienes impregnaron las ideas de una Biblia insuficiente. El liberalismo teológico corrió a través de seminarios e iglesias locales y denominaciones importantes como la Convención Bautista del Sur. El resurgimiento conservador fue un regreso a la Biblia y en cualquier momento de la historia donde haya un despertar: la Biblia está en el centro. Esa realidad presupone el hecho de que para que la oscuridad prevalezca, las personas deben ser alejadas de la Biblia. Ese fue el patrón en la era previa a la Reforma y fue el mismo patrón en los días previos al Resurgimiento Conservador.

No se equivoquen, la Palabra de Dios es suficiente y en el momento en que nos alejamos un paso de la suficiencia de la Palabra de Dios damos un paso hacia la oscuridad. Permítanme comenzar afirmando que, aunque estoy en desacuerdo con la agenda de justicia social y creo que es un movimiento peligroso, también creo que podemos ser culpables de ignorarnos uno con el otro y, a veces, tergiversarnos mutuamente en este debate. Necesitamos ocuparnos de los problemas, los términos, las definiciones y conectar los puntos a los problemas, al mismo tiempo que buscamos representar a las personas de manera adecuada. Todos tenemos puntos ciegos en esta área, y por esa razón, me abro a corregir cuando sea necesario, pero no me disculpo por oponerme al movimiento de justicia social.

¿Qué es la justicia social? En resumen, es un movimiento que se posiciona para ayudar a los oprimidos dentro de un grupo o una sociedad. Eso podría ser una sociedad como un todo o un grupo dentro de una sociedad. La Declaración sobre la Justicia Social y el Evangelio no se enmarcó para abordar la versión de justicia social de la cultura secular. Se formó para hablar sobre la cultura del evangelicalismo mismo y para señalar las inexactitudes de la versión evangélica (que también está relacionada con el movimiento secular). Algunas personas pueden estar preguntando por qué está mal ayudar a los oprimidos. Una mejor pregunta sería: ¿quién está verdaderamente oprimido dentro del evangelismo y cómo estamos tratando de ayudarlos? ¿Existe realmente un sistema evangélico comprometido a impedir que personas específicas sirvan a Dios? ¿El “privilegio blanco” está realmente vivo y dentro de los círculos evangélicos impidiendo que los hermanos negros dotados sirvan a Dios?

Cuando encontramos opresión a cualquier nivel (individual o sistémico), ¿es a través de estrategias políticas como la interseccionalidad que tenemos que involucrarnos o es a través de la suficiente Palabra de Dios y el poder del evangelio? Ese es el problema, y es por eso que siento la necesidad de participar en este punto. ¿Es suficiente la Palabra de Dios o hemos llegado a una coyuntura en la que debemos emplear otras tácticas y estrategias políticas de moda para alcanzar el pináculo de la unidad y alimentar aún más una misión de glorificación de Dios?

La Justicia Social Tiene Un Comienzo Incorrecto Y Una Conclusión Errónea

La justicia social tiene un punto de partida realmente malo. En lugar de comenzar en la Palabra y buscar la justicia bíblica, la justicia social comienza por su propia definición en el entorno social e importa las ideas de la sociología, la política y una amplia gama de disciplinas en las Escrituras. Es por eso que escucha a teólogos talentosos hablar sobre la justicia a través del lente de la interseccionalidad y el racismo sistémico en oposición a Santiago 1:27

En muchos sentidos, el punto de partida de la justicia social también niega una hermenéutica clave que vaya más allá de la apologética presuposicional: en realidad niega el enfoque literal, gramatical e histórico de la interpretación bíblica. Esto se pone claramente en evidencia por lo que un predicador declaró recientemente en un sermón:

La justicia social es un tema bíblico … no es un asunto negro, es un problema de humanidad. No es un problema de barrio, es un problema global. Y hasta que entendamos que Jesús mismo dijo: “El Espíritu del Señor está sobre mí porque me ha ungido para predicar libertad a los cautivos, para liberar a los oprimidos”. Si eso no es justicia social, no sé lo que es.

Aparte del apoyo obvio de Nike, el obispo Rudolph McKissick, Jr no entendió el punto. El clip de arriba era una cita de Lucas 4:16-30, donde Jesús predicó en la sinagoga sobre lo que fue un sábado inolvidable. Jesús leyó del rollo de Isaías y luego se proclamó a sí mismo como el cumplimiento de esa profecía. Cuando el pueblo de Nazaret lo presionó para que hiciera en su ciudad natal (milagros, señales y prodigios) como lo había hecho en otra parte (como si merecieran algún privilegio especial), explicó que los caminos de Dios a veces son ilógicos. Mientras que muchas viudas estuvieron presentes en Israel durante los días de Elías, fue enviado a una viuda en la tierra de Sidón. Jesús continuó explicando que había muchos leprosos en Israel durante los días de Eliseo, pero no fue enviado a ninguno de ellos. En cambio, fue enviado a Naamán el sirio.

Finalmente, Jesús estaba señalando la amplitud de la gracia y misericordia de Dios que se extiende más allá de los judíos, pero el cumplimiento final es que Jesús vino a liberar a aquellos que estaban oprimidos por el pecado y dar vista a los ciegos al liberar a los cautivos de la prisión de depravación humana (Juan 8:32). La justicia social se centra en las necesidades sociales (y a veces los deseos que reemplazan las necesidades genuinas) en lugar de la necesidad del alma. Si queremos una imagen de la verdadera justicia, debemos mirar las Escrituras en lugar de los libros de sociología.

La Justicia Social Le Permite A la Victimología Reemplazar La Teología

No debe subestimarse que uno de los problemas centrales de la agenda de justicia social es su fascinación con la victimología. En muchos sentidos, la versión evangélica de la justicia social sigue los pasos de la versión secular. Colin Kaepernick, ex mariscal de campo de la NFL, no tuvo éxito como atleta, pero eventualmente se convirtió en el rostro de la protesta del Himno Nacional que fue muy controvertida. Aunque no tuvo éxito como atleta profesional, Kaepernick se ha convertido en el rostro de un movimiento y ahora es una de las caras principales de la corporación Nike. ¿Cómo recibió Kaepernick un contrato lucrativo de Nike? No fue por su actuación en el campo de fútbol, fue sino por el hecho de que se arrodilló como víctima del “racismo sistémico.”

Hay poder en la victimización, y muchas mujeres han llegado a reconocer esa realidad. Siguiendo muy de cerca el racismo está la opresión de las mujeres. Dentro del evangelismo ha habido un aumento repentino entre las mujeres que quieren que se escuche su voz también. Más que eso, esperan una igualdad absoluta de roles y posición entre líneas confesionales. Esta tendencia de las mujeres bajo la bandera de la justicia social fue impulsada por Beth Moore, quien escribió un artículo titulado “Una Carta A Mis Hermanos” a principios de este verano. En el artículo, ella se quejaba de maltrato y opresión sistémica dentro de la comunidad evangélica.

Su carta resultó en un flujo de apoyo de los principales líderes evangélicos y una oleada masiva de apoyo de sus seguidores a través del evangelismo. Thabiti Anyabwile respondió con una carta de disculpa abierta titulada, “Una Disculpa A Beth Moore Y Mis Hermanas.” En su carta Thabiti Anyabwile escribe:

Ahora me comprometo a ser un campeón más abierto para mis hermanas y para usted personalmente. No es que necesite usted que lo sea, sino porque es lo correcto. Espero, con la ayuda de Dios, crecer en la santificación, especialmente con respecto a cualquier sexismo, misoginia, chovinismo y cosas por el estilo que hayan usado la enseñanza bíblica como una tapadera para su crecimiento.

Querida Beth, y todas mis hermanas, espero que me perdonen.

Así de simple: se impulsó una nueva ola de “empoderamiento de las mujeres” e “igualdad de las mujeres.” Fue un ejemplo más de cómo usar la victimización como un medio para avanzar hacia un mayor éxito. No estoy sugiriendo en absoluto que las personas no hayan maltratado o malinterpretado a Beth Moore en persona o en línea, pero la tarjeta de víctima es el nuevo método de éxito instantáneo. La decisión de Beth Moore fue una que no solo la ayudó, sino que agregó un gran impulso a las conversaciones sobre cómo las mujeres deben servir en conferencias evangélicas, en puestos denominacionales y dentro de la iglesia local. De repente, un gran porcentaje de personas dentro de los círculos evangélicos está reconsiderando la posición histórica de complementariedad.

Otros grupos están rápidamente detrás de los demás buscando un asiento en la mesa de la justicia social también. Uno de esos grupos es el grupo “LGBT cristiano” que dice ser oprimido dentro del evangelismo y exige que cancelemos la cultura queer (el lenguaje utilizado en la reciente conferencia de Revoice) y los acepten como hermanos y hermanas en Cristo. No se pueden evitar los problemas en la agenda de la justicia social, y rápidamente se convierte en una pendiente resbaladiza que conduce al desastre. Muchas voces diferentes dicen estar oprimidas y exigen una disculpa por su condición de víctima.

La Justicia Social afirma correr en ayuda de los oprimidos y las víctimas de la discriminación, el racismo y otros males de la sociedad. ¿Qué cristiano no quiere ayudar a los oprimidos? ¿Qué cristiano quiere dar la espalda a los males de la discriminación y el racismo? El problema con el movimiento de justicia social es que conduce a la opresión más que a la liberación. La justicia social alimenta la idea del estatus de víctima mientras promueve falsas ideas de racismo sistémico y opresión sistémica de las mujeres dentro del evangelismo. Finalmente, la justicia social a menudo usa métodos políticos e ideas culturales como la respuesta a estos problemas en lugar de la suficiente Palabra de Dios.

En la iglesia primitiva, se mantuvieron valientemente en la Palabra de Dios y volvieron el mundo al revés. Durante los días de la Reforma, Lutero, Calvino, Knox y otros escribieron, publicaron e incesantemente predicaron la Palabra de Dios. En los días de la controversia del Declive, Charles Spurgeon se basó en la Palabra de Dios para exponer la falsa doctrina. Durante la controversia de la inerrancia (el resurgimiento conservador) en la historia reciente, los hombres fieles nos trajeron de vuelta a la Biblia inerrante. Tristemente, mientras abrazamos la Palabra inerrante, aparentemente hemos dado la espalda a la suficiencia de la Biblia. Concluyo con las palabras de Spurgeon:

Esta arma es buena en todo momento; buena para la defensa y para el ataque, para proteger toda nuestra humanidad o para golpear a través de las junturas y la médula del enemigo. Como la espada encendida del querubín a la puerta del Edén, se revuelve por todos lados. Ustedes no pueden estar en ninguna condición para la que la palabra de Dios no tenga una provisión; tiene tantos rostros y ojos como la misma Providencia. Descubrirán que nunca falla en todos los períodos de sus vidas, en todas las circunstancias, independientemente de la compañía en que se encuentren, en todas las pruebas, y en medio de todas las dificultades. Si fallara no sería útil en las emergencias, pero su verdad inerrante la vuelve invaluablemente preciosa para los soldados de la cruz. (Sermón: Mateo 4: 4).

Fuente

Un comentario sobre “La Justicia Social Es Un Ataque A La Suficiencia De Las Escrituras

    El Peligro De La Deriva Misionera En La Iglesia « escribió:
    24 septiembre 2018 en 9:13 pm

    […] de Lucas 4:18 demuestra que la interpretación del pastor es exegéticamente incorrecta, como lo explica el Dr. Josh Buice. Además, la interpretación no es consistente con el ministerio de Jesús en el contexto más […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s