4 Razones Por Las Que Nunca Debes Unirte A Una Iglesia Que No Practica La Disciplina Eclesiástica

Posted on

ESJ-2019 1112-001

4 Razones Por Las Que Nunca Debes Unirte A Una Iglesia Que No Practica La Disciplina Eclesiástica

por Josh Buice

Con bastante regularidad, tengo personas que me piden recomendaciones de una iglesia local, ya que están planeando una gran mudanza a través de las fronteras estatales. A veces tengo conexiones con esa área y a veces no tengo ninguna iglesia que pueda recomendar. Cuando evalúo una iglesia para recomendación, hay varios factores clave que juegan en la ecuación que determinarán si la puedo recomendar o no a mis amigos o a mi red a través de G3-y uno de esos factores en la parte superior de la lista es la disciplina bíblica de la iglesia.

Cristo Ordenó La Práctica De La Disciplina En La Iglesia

La base de la disciplina de la iglesia no se encuentra en los libros de texto teológicos o en los círculos de evangélicos serios, sino en las mismas palabras de Jesús a su Iglesia. En Mateo 18:15-20, encontramos el mandato de Jesús de practicar la disciplina de la iglesia. Ese pasaje, que tristemente se pasa por alto y se descuida, es el fundamento de cómo la iglesia debe confrontar el pecado. Fue la base para los apóstoles mientras se dedicaban a la disciplina de la iglesia y a la plantación y formación de iglesias locales más allá de las fronteras de Israel.

En Corinto, un hombre estaba comprometido en pecado sexual con la esposa de su padre (su madrastra), y las palabras de Pablo a la iglesia se pueden encontrar en 1 Corintios 5. Pablo le dijo a la iglesia en Corinto que “purgara” y “entregara su alma a Satanás por la destrucción de la carne para que el espíritu pueda ser salvado”.

En Tesalónica, la iglesia necesitaba practicar la disciplina eclesiástica, y Pablo les escribió una carta que los dirigía en esa misma dirección. En 2 Tesalonicenses 3, encontramos las instrucciones de Pablo de abstenerse de hacer compañía a cualquier hermano (hablando de un miembro de la iglesia) que se negara a vivir de una manera que honrara a Cristo. En otras palabras, aquellos que persisten en una vida pecaminosa, Pablo dijo que se abstuvieran de tener compañerismo con ellos. Concluyó escribiendo lo siguiente: “Y si alguno no obedece nuestra enseñanza en esta carta, señalad al tal y no os asociéis con él, para que se avergüence. Sin embargo, no lo tengáis por enemigo, sino amonestadle como a un hermano.” (2 Tesalonicenses 3:14-15).

Una vez más, encontramos estas palabras en Tito 3:10, “Al hombre que cause divisiones, después de la primera y segunda amonestación, deséchalo.” La iglesia debe ser llamada a practicar la disciplina de la iglesia, y el mandato de Jesús fue la base (note la referencia a la primera y segunda amonestación). El mandato de Cristo se convirtió en la base firme que proporcionó la dirección sobre cómo cada uno de estos casos específicos fueron tratados.

A lo largo de la historia, desde los primeros días de los apóstoles y más allá de la iglesia, la disciplina fue una práctica común. Gregory A. Wills, profesor de Historia de la Iglesia y destacado historiador, comentaba: “Para un bautista prebélico, una iglesia sin disciplina difícilmente habría sido considerada como una iglesia”. En cada caso, desde la era apostólica hasta la era prebélica, el mandato de Cristo fue la base para la práctica de la disciplina eclesiástica.

Usted Quiere Una Iglesia Que Confronte Su Pecado

Al unirse a una iglesia, usted quiere estar seguro de que los pastores que supervisan la iglesia y los miembros que la componen toman en serio la responsabilidad espiritual. Una iglesia que aprueba el pecado es un lugar peligroso para su alma. No sólo su alma, sino que debe considerar el bienestar espiritual de toda su familia (su cónyuge e hijos).

No se trata sólo del pecado de otra persona que usted quiera asegurarse de que sea tratado en la vida de la iglesia, sino de su propio pecado -el pecado que si se deja por sí solo se esparcirá como un cáncer- que debe ser confrontado, reprendido y disciplinado. Por esa razón, usted necesita una iglesia que se meta en sus asuntos y lo reprenda si se extravía. Como dice Proverbios 27:17: “El hierro con hierro se afila, y un hombre aguza a otro.” En una época que hace coro de Mateo 7:1 ante cualquier señal de reprensión o confrontación, debemos recordar que lo más amoroso que una iglesia puede hacer por usted y su familia es practicar la disciplina bíblica de la iglesia.

Más allá de su pecado y del pecado de su amigo dentro de la iglesia, usted quiere una iglesia que esté comprometida a disciplinar a los líderes de la iglesia que se descarrían. Nunca querrás estar en una iglesia que se niega a confrontar y reprender a pastores que abusan de sus posiciones y persisten en el pecado (1 Tim. 5:19).

La Disciplina de la Iglesia Ayuda a Purificar a la Novia de Cristo

La Iglesia es representada como la novia de Cristo (Marcos 2:19; Efesios 5:22-23). Para una iglesia local, ignorar los comportamientos pecaminosos entre los miembros y rehusarse a participar en la disciplina de la iglesia es convertir a la novia de Cristo en una prostituta vergonzosa a los ojos del mundo.

La disciplina bíblica de la iglesia es un medio por el cual la novia misma de Cristo se mantiene pura y sin vergüenza a los ojos del mundo. La pureza de la novia de Cristo es algo serio que debemos considerar como una prioridad, no sólo para el mundo que vela, sino para la gloria de Dios. En la analogía que Pablo está haciendo sobre el cuidado del esposo por su novia, él usa la relación entre Jesús y la Iglesia. Observe el lenguaje de la pureza:

Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia y se dio a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado por el lavamiento del agua con la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia en toda su gloria, sin que tenga mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuera santa e inmaculada (Efes. 5:25-27).

La novia de Cristo debe ser presentada a él sin arruga ni mancha ni impureza alguna. Así como la costumbre judía de lavar a la novia y presentarla al novio limpia y entera sin mancha ni ropas manchadas, así también la Iglesia debe ser presentada a Cristo de la misma manera.

Sin Disciplina Eclesiástica: No Es Una Iglesia Verdadera

Todos hemos escuchado las excusas de los incrédulos que señalan a la iglesia como un grupo de hipócritas, y cuando consideramos el hecho de que la disciplina de la iglesia rara vez se practica en nuestros días, tal afirmación no debería ser una sorpresa. Martyn Lloyd-Jones una vez hizo esta aleccionadora declaración: “Y lo que se llama a sí misma una iglesia que no cree en la disciplina, y no la usa ni la aplica, no es por lo tanto una verdadera iglesia.” Tradicionalmente, a lo largo de la historia de la iglesia, los eruditos y teólogos (y los miembros medios de la iglesia) evaluaban la autenticidad de una iglesia local sobre la base de tres puntos principales:

1. La predicación correcta de la Palabra de Dios

2. La administración correcta de los sacramentos / ordenanzas

3. La práctica de la disciplina bíblica de la iglesia

Por lo tanto, la declaración de Lloyd-Jones no parece ser una declaración tan radical cuando se considera el hecho de que la disciplina de la iglesia no sólo se esperaba, sino que se consideraba una necesidad dentro de la vida de la iglesia local en años pasados. Hoy en día, es muy posible encontrar ciudades enteras sin una iglesia que practique la disciplina de la iglesia bíblica. Fue J.L. Dagg quien dijo una vez: “Se ha dicho que cuando la disciplina sale de una iglesia, Cristo va con ella.” [2]

Debemos llegar a la cruda realidad de que lo que mucha gente llama una iglesia en nuestros días es simplemente un club de campo en el nombre de Jesús en lugar de una iglesia local. Puede parecer muy extraño para los cristianos modernos, pero la iglesia debe vigilar la puerta principal de los miembros y poner una cerca alta alrededor de la mesa de la Cena del Señor también. El rehusarse a disciplinar a los miembros y a guardar la mesa de la Cena del Señor es una de las tragedias más grandes en la historia de la iglesia moderna. Que Dios les dé a los pastores de hoy sabiduría y convicción bíblica para guiar a sus iglesias locales de acuerdo a la Biblia, en lugar de estrategias de crecimiento de la iglesia que a su vez conducen al escándalo.

Imagínese el impacto cuando los pastores de la iglesia local que se negaron a proteger a la novia de Cristo y la convirtieron en una ramera local sean llamados a estar ante el trono del Rey Jesús.


1. Gregory A. Wills, Democratic Religion: Freedom, Authority, and Church Discipline in the Baptist South 1785-1900, (Oxford University Press, New York, 2003), 12.

2. John Leadley Dagg, A Treatise on Church Order (Online Version – Accessed 11/9/19)

Un comentario sobre “4 Razones Por Las Que Nunca Debes Unirte A Una Iglesia Que No Practica La Disciplina Eclesiástica

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    15 noviembre 2019 en 11:43 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s