La Herejía de las Obras de Justicia

Posted on

ESJ-2020 0218-001

La Herejía de las Obras de Justicia

Romanos 3:28

por John F. Macarthur

El Nuevo Testamento es claro sobre la naturaleza de la fe salvadora. “Porque sostenemos que el hombre es justificado por la fe sin las obras de la Ley” (Romanos 3:28). “El hombre no es justificado por las obras de la Ley, sino por la fe en Cristo Jesús… ya que por las obras de la Ley ninguna carne será justificada” (Gálatas 2:16). “Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador y su amor por los hombres, nos salvó, no por las obras que hemos hecho en justicia, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y la renovación por el Espíritu Santo” (Tito 3:4-5).

Según la Escritura, la salvación es por la fe en Cristo solamente a través de la gracia de Dios solamente. Cuando pones tu confianza en Jesucristo, Él te declara justo, no porque lo seas, sino porque te atribuye su justicia y porque pagó la pena por tu pecado. Cristo carga con nuestro pecado, y nosotros recibimos su justicia. Esa es la gloria indescriptible de la doctrina de la justificación (2 Corintios 5:21).

La enseñanza de la Iglesia Católica Romana se opone fuertemente a ese entendimiento bíblico. En lugar de la salvación por gracia a través de la fe, predican un falso evangelio de obras..

Las palabras del Concilio de Trento -convocado para afirmar y codificar la enseñanza de la Iglesia Católica en respuesta a la Reforma- explican claramente la versión católica de la justificación que aún se mantiene hoy en día.

Y esta es la causa porque a los que obran bien hasta la muerte, y esperan en Dios, se les debe proponer la vida eterna, ya como gracia prometida misericordiosamente por Jesucristo a los hijos de Dios, ya como premio con que se han de recompensar fielmente, según la promesa de Dios, los méritos y buenas obras. [Council of Trent, Session VI, On Justification, Chapter XVI.]

La salvación en el sistema católico es algo que se gana porque “han satisfecho plenamente a la ley de Dios con aquellas mismas obras que han ejecutado, según Dios, con proporción al estado de la vida presente; ni para que verdaderamente hayan merecido la vida eterna”. [2]

Es una contradicción absoluta y total de la Palabra de Dios. Es un evangelio completamente extraño, fabricado por la Iglesia Católica y capaz sólo de condenar, no de salvar. Ninguna cantidad de oraciones repetidas, veneración de los santos y otras reliquias de la iglesia, o misas a las que se asista pueden redimir el alma de un pecador. Ningún sacerdote tiene el poder de perdonar los pecados, y ninguna indulgencia comprada y pagada puede detener el debido castigo de esos pecados.

En el corazón del sistema católico basado en el mérito está su concepto de purgatorio – una casa de transición ficticia que no se encuentra en ninguna parte de las Escrituras, habitada por las almas de los pecadores muertos que están expiando sus pecados a través del sufrimiento antes de ir al cielo. De hecho, es la invención del purgatorio lo que hace que el dogma católico sea atractivo, sin él, el catolicismo sería muy difícil de vender. Los católicos nunca están realmente en una base espiritual sólida. No pueden saber con certeza si se salvan o si llegarán al cielo. E incluso los católicos confiados y piadosos viven con el temor perpetuo de cometer un pecado mortal que los arroje fuera del favor de Dios y de la Iglesia.

Es la falsa doctrina del purgatorio la que proporciona a los católicos su red de seguridad espiritual, trayendo falsas esperanzas a la gente atrapada en un sistema sin esperanza. Es el único alivio en todo su sistema de justicia de las obras, lleno de culpa y miedo. Y es una completa ficción, una trágica farsa que ha llevado a innumerables almas al infierno.

El apóstol Pablo no pudo haber sido más claro sobre la verdadera naturaleza de la justificación: ” Porque por gracia habéis sido salvados por medio de la fe, y esto no de vosotros, sino que es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.” (Efesios 2:8-9). Ese evangelio de gracia y glorioso ha sido rechazado por la Iglesia Católica, y lo han reemplazado por un sistema corrupto y no bíblico de justicia por obras y salvación basada en el mérito.

Presidiendo ese retorcido sistema de mentiras satánicas está el Papa. Y ahí es donde seguiremos la próxima vez.


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B200212
COPYRIGHT ©2020 Grace to You

Un comentario sobre “La Herejía de las Obras de Justicia

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    19 febrero 2020 en 12:30 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s