Manteniéndose en La Sana Doctrina

Posted on

imageManteniéndose en La Sana Doctrina

Por John MacArthur

Uno de los esquemas más sutiles del diablo es llevar a los creyentes lejos de la sana doctrina. Él sabe que su mejor oportunidad de inmovilizar un testimonio cristiano eficaz es a través de la distracción con doctrinas no bíblicas, cuestionables, irracionales, y cambiantes.

Incluso si no nos vemos afectados por cualquier infiltración particular de falsa doctrina, nuestro caminar cristiano puede verse obstaculizado en gran medida por la pereza, la falta de vigilancia, y la simple ignorancia sobre las bases doctrinales. La mala doctrina o una escasa comprensión de la sana doctrina nos hace vulnerables a todo tipo de malas prácticas, incluyendo un nivel débil o inexistente de integridad.

El autor de Hebreos nos recuerda que nuestra ancla una y otra vez nos impulsa a lo largo del camino correcto: “Jesucristo es el mismo ayer y hoy y por los siglos. 9 No os dejéis llevar por doctrinas diversas y extrañas” (Hebreos 13: 8-9).

La falsa doctrina en diversas formas ha plagado a la iglesia desde los primeros días. Los falsos maestros debilitaron la iglesia primitiva, sobre todo los judaizantes legalistas en Galacia que distorsionaban el Evangelio. Durante los últimos 200 años el liberalismo teológico (una forma elegante de decir incredulidad) y el escepticismo ha socavado la iglesia y ha causado que muchas personas abandonen las doctrinas esenciales como la deidad de Cristo, la inspiración y la autoridad de la Biblia, y la salvación por la fe solamente a través la gracia solamente.

Y hoy en día la iglesia evangélica profesante está debilitada por muchas influencias incluyendo el subjetivismo, el pragmatismo, la psicoterapia, un falso sentido de la tolerancia, una comprensión descuidada del Evangelio y el ecumenismo que quiere diluir y el énfasis en la doctrina.

Lo que ha cambiado es que la guerra ya no es convencional. Mientras que los liberales de la vieja escuela del pasado se comprometieron a la negación pura y simple de las doctrinas que apreciamos, los posmodernistas ahora se involucran en ataques sigilosos donde las doctrinas son raramente rechazadas pero constantemente redefinidas. La pureza doctrinal nos da un sistema de alerta temprana precisa de los ataques desde el interior del campamento.

Pero ¿cómo puede el hombre común desarrollar una sólida comprensión de cada nueva falsa doctrina que irrumpe regularmente? Estar debidamente equipado es en realidad mucho más simple de lo primero puede aparecer. La principal estrategia del enemigo se ha mantenido sin cambios desde que apareció en el jardín cuestionando a Dios y Su Palabra: “con que Dios os ha dicho. . . . . ?” (Génesis 3: 1). Cada herejía condenable a lo largo de la historia de la iglesia ha atacado ya sea el carácter de Dios, su Palabra, o Su evangelio. Si nos mantenemos firmes en esas doctrinas esenciales podremos resistir los ataques e incluso adoptar un pie a la ofensiva en las batallas doctrinales por delante.

Durante su ministerio apostólico, la invasión de la falsa doctrina en la vida de los cristianos en las iglesias era el mayor temor de Pablo. Él sabía que la impureza doctrinal era la fuente subyacente de todo tipo de comportamiento impío. Lo típico de los temores de Pablo era su profunda preocupación por el bienestar espiritual de los corintios: “Pero temo que, así como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestras mentes sean desviadas de la sencillez y pureza de la devoción a Cristo.” (2 Corintios 11:3).

Pablo también ejerció en gran medida por la situación precaria de los creyentes de Galacia:

Me maravillo de que tan pronto hayáis abandonado al que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente; que en realidad no es otro evangelio, sólo que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. (Gálatas 1:6-7)

Se dio cuenta de que los falsos maestros pueden ser sinceros, convincentes creíbles, e incluso amables y simpáticos. Pero Pablo también estaba convencido de que las mediciones superficiales y subjetivas no son cómo hemos de juzgar la doctrina. La norma suprema es siempre la Palabra de Dios: “Pero si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciara otro evangelio contrario al que os hemos anunciado, sea anatema” (Gálatas 1: 8).

La pureza de la doctrina es la base fundamental sobre la que todo lo demás en la vida cristiana se apoya. Si queremos ser personas que practican la santidad personal y manifestar verdadera integridad, nuestra doctrina debe ser sólida y firme.

(Adaptado de The Power of Integrity .)


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B150803
COPYRIGHT © 2015 Gracia a Vosotros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s