Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios

Posted on

ESJ-015 2016 0829-003

Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios

Por RC Sproul

Jesús dijo que aquellos que son puros en su corazón son los que verán a Dios. En 1 Juan, vemos la promesa de la visión beatífica: "Mirad cuan amor que el Padre nos ha dado, para que seamos llamados hijos de Dios; y así somos "(1 Juan 3: 1a). Juan presentó esta sección de su epístola con una expresión de asombro Apostólico. Lo que es tan increíble y sorprendente es que las personas que no son puros de corazón son adoptados en la familia de Dios. Simplemente no califica para esa relación en términos de nuestro propio carácter; sin embargo, estamos llamados hijos de Dios.

Juan continúa diciendo:

Por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoció a El. Amados, ahora somos hijos de Dios y aún no se ha manifestado lo que habremos de ser. Pero sabemos que cuando El se manifieste, seremos semejantes a El porque le veremos como El es. Y todo el que tiene esta esperanza puesta en El, se purifica, así como El es puro. (3: 1b-3).

Las personas a menudo tienen preguntas sobre como serán las cosas en el cielo. ¿Como vamos a ser? ¿Vamos a conocernos unos a otros? ¿Aprentaremos ser de la misma edad que estábamos cuando morimos? ¿O tendremos cuerpos glorificados que de alguna manera no tienen edad? ¿En que vamos a ocupar nuestro tiempo? Siempre estamos desconcertados por estas cosas, y Juan estaba confundido también, porque dijo: "no se ha manifestado lo que habremos de ser." Se nos dan atisbos de lo que será el cielo, pero no tenemos una imagen completa de lo que puede esperarse cuando crucemos al otro lado. Juan era consciente de los límites de nuestro conocimiento, e incluso los límites de la revelación que recibió sobre estos asuntos del Señor, pero Él no nos deja andar a tientas en la oscuridad. Aun no sabemos lo que vamos a ser, pero esto sí sabemos: seremos semejantes a él, es decir, Cristo.

En otra parte, cuando el Nuevo Testamento habla de la consumación de la realeza de Cristo a Su regreso, se utiliza el lenguaje del Apocalipsis, que significa “Revelación.” En este punto, Cristo se hará manifiesto; Él aparecerá en su gloria completa. Cuando la Biblia habla de verlo de nuevo, se nos dice que cuando se manifieste en esta revelación, lo veremos; todo ojo le he aquí. Por lo tanto la fuerza de estos pasajes debe dirigir nuestra atención a la esperanza de ver a Cristo en la plenitud de Su gloria.

La definición teológica de la Trinidad dice que el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo son tres en persona, pero uno en esencia o ser. Esta verdad promete algo aún mayor, si eso es concebible que ver cara a cara-a Cristo en la plenitud de Su gloria. No vamos a ver simplemente la expresión de la imagen perfecta de Dios; vamos a ver a Dios en Su misma esencia, cara a cara. Obviamente, esto plantea una cuestión filosófica y teológica difícil: Si Dios es un espíritu, ¿cómo puede la Biblia hablar de verlo en la pureza de Su esencia, cuando Su pura esencia es espiritual e invisible?

Jonathan Edwards tenía algunas ideas interesantes sobre esta cuestión. Su pensamiento es, sin duda especulativo, pero me emociona cuando pienso en ello. Ponemos gran importancia en ser un testigos; alguien dirá que algo es verdad porque lo vio con sus propios ojos. Sabemos lo importante que es la vista física, y lo que una persona ciega daría por que su vista sea restaurada. Por lo tanto, hay que tener ojos funcionando, así como un cerebro que interpreta correctamente las imágenes. Sin embargo, la capacidad de ver no es suficiente; necesitamos la luz. No podemos ver en la oscuridad. Edwards sugirió que las experiencias que creemos que son experiencias de testigos directos e inmediatos son experiencias muy indirectas y mediadas. Pasan a través de los pasos intermedios de la luz, la sensación, la estimulación del nervio, y así sucesivamente. Según Edwards, la última visión de Dios será una que se lleva a cabo sin los ojos. Será una aprehensión directa e inmediata por el alma humana de la misma esencia de Dios –un modo trascendente por completo y de manera espectacular de la percepción. Todas las barreras que impiden nuestra visión de Dios será eliminadas, y que se llenarán nuestras almas con la aprehensión directa e inmediata de la existencia de Dios.

Jesús dijo: "Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios." Lo que nos impide tener la visión de Dios es ahora nuestra impureza, nuestro pecado. Juan dijo que cuando lo veamos, seremos semejantes a El, porque le veremos tal como El es. La pregunta sigue siendo si Dios nos dará gloria en el cielo, que nos permita verle como Él es, o si va a mostrarnos, lo que nos va a purificar. No sabemos la respuesta a eso, pero es interesante pensar, porque nada sería un mayor agente de purificación que una visión directa e inmediata de la naturaleza de Dios. Juan dijo que incluso la promesa de esta visión futura obra para comenzar nuestra purificación en este momento. Por lo tanto, manténgala siempre delante de usted como la promesa más importante para plenitud de su alma.

Este extracto se toma de preguntas cruciales del folleto How Can I Be Blessed? de RC Sproul ​. ​Descargar libros electrónicos más libre en la serie de Preguntas Cruciales aquí .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s