10 Cosas que Usted Debe Saber Sobre la Encarnación

Posted on

ESJ-2016 1223-001

10 Cosas que Usted Debe Saber Sobre la Encarnación

por Stephen J. Wellum

1. La persona o sujeto activo de la Encarnación es el Hijo eterno.

Juan 1:14 es claro: “La Palabra se hizo carne.” En otras palabras, era el Hijo desde la eternidad que se encarnó, no la naturaleza divina. El Hijo, que está en relación eterna con el Padre y el Espíritu, voluntariamente se humilló y eligió asumir una naturaleza humana en obediencia a su Padre y para nuestra salvación (Filipenses 2:6-8).

2. Como el eterno Hijo, la segunda persona de la Divina Trinidad, él es la imagen completa y la expresión del Padre y por lo tanto es completamente Dios.

Junto con el Padre y el Espíritu, el Hijo comparte plena y equitativamente la naturaleza divina. Como la imagen y la correspondencia exacta del Padre (Colosenses 1:15, Heb. 1: 3), el Hijo es completamente Dios. Todas las perfecciones y atributos de Dios son suyos ya que Cristo es Dios el Hijo (Colosenses 2: 9). Como Hijo, participa en el gobierno divino, recibe adoración divina y hace todas las obras divinas como el Hijo (Salmo 110:1, Efesios 1:22, Filipenses 2:9-11, Col 1:15- 17, Hebreos 1:2-3, Apocalipsis 5: 11-12).

3. Como Dios Hijo, él siempre ha existido en una relación ordenada eternamente con el Padre y el Espíritu, que ahora está gloriosamente representada en la encarnación.

Era apropiado que el Hijo solo, que es del Padre por el Espíritu, se encarnara y no las otras personas divinas (Juan 1: 1-2, 14, 18).. En la encarnación, el Hijo mostró su dependencia divina-filial en el Padre y siempre actuó en relación con el Padre por el Espíritu (Juan 5: 19-30, Marcos 1:12, Lucas 4: 1-21). Desde la eternidad y en la encarnación, el Hijo nunca actuó por sí mismo o independientemente, pero siempre en relación con e inseparablemente de su Padre y el Espíritu.

4. La encarnación es un acto de adición, no de sustracción.

En la encarnación, el Hijo eterno que siempre ha poseído la naturaleza divina no ha cambiado ni dejado su deidad. En cambio, se ha añadido a sí mismo una segunda naturaleza, es decir, una naturaleza humana que consiste en un cuerpo humano y alma (Fil. 2:6-8). Como resultado, el individuo Jesús es una sola persona -el Hijo- que ahora subsiste en dos naturalezas, y así es plenamente Dios y plenamente hombre.

5. La naturaleza humana asumida por el Hijo divino es completamente humana y completamente sin pecado.

La naturaleza humana de Cristo no había caído y no estaba contaminada por los efectos del pecado. Nuestra inclinación innata a la rebelión anti-Dios no era parte de la composición humana de Jesús. Jesús experimentó plenamente los efectos de vivir en un mundo caído, pero no compartió la culpa o disposición del pecado de Adán transmitido a la raza humana. De hecho, Jesús nunca cometió un pecado, ni pudo (Mateo 3:15, Juan 8:46, Heb. 4:15, 7:26, 1 Pedro 1:19). Aunque él fue tentado como nosotros, él obedeció perfectamente a su Padre, incluso hasta la muerte, como nuestro mediador del pacto, cumpliendo así nuestra salvación como el hombre Cristo Jesús (1 Timoteo 2: 5, Hebreos 5: 5-10).

6. La concepción virgen era el medio glorioso por el cual tuvo lugar la encarnación.

La encarnación era completamente sobrenatural y una demostración de la iniciativa soberana y graciosa de nuestro trino Dios para redimir a su pueblo (Mateo 1: 18-25 y Lucas 1: 26-38). La concepción virginal era el tiempo y los medios por los cuales el Hijo divino se añadía a sí mismo una naturaleza humana. Por la concepción virgen, el Dios trino creó una nueva naturaleza humana para el Hijo, y como resultado de esta acción, en Jesús, verdaderamente nos encontramos con Dios cara a cara, no habitando o ofuscando a la carne humana, sino en plena gloria no disminuida. Aunque vemos a Jesús como un hombre, él es mucho más; Él es el Señor, el Hijo divino que se humilla y vela su gloria convirtiéndose en uno con nosotros.

7. Desde la concepción, el Hijo limitó su vida divina de tal manera que no anuló las limitaciones de su naturaleza humana.

Como resultado de la encarnación, el Hijo divino vive como un verdadero hombre con los atributos físicos, mentales, volitivos y psicológicos normales y las capacidades de la humanidad original. Como el Hijo encarnado, que experimentó la maravilla y debilidades de una vida completamente humana. Él creció en sabiduría y estatura física (Lucas 2:52), experimentó lágrimas y gozo, y sufrió la muerte y una gloriosa resurrección para Su pueblo y su salvación (Juan 11:33, 35; 19:30; 1 Corintios 15: 3 -4).

8. Pero el Hijo no se limitó a su naturaleza humana solamente porque continuó actuando en y, a través de su naturaleza divina.

Esta verdad se demuestra mejor en el hecho de que el Hijo encarnado continúa sosteniendo el universo (Colosenses 1: 16-17, Heb. 1: 3), junto con las otras acciones divinas de Cristo durante su vida y ministerio. En Cristo, hay dos naturalezas que permanecen distintas y conservan sus propios atributos e integridad, pero el Hijo es capaz de actuar a través de ambas naturalezas. Por esta razón, el Hijo no está completamente circunscrito por su naturaleza humana; también es capaz de actuar fuera de ella en su naturaleza divina.

Cuando y cómo el Hijo actúa a través de ambas naturalezas se explica mejor en términos de las relaciones trinitarias elaboradas en la historia redentora por el bien de nuestra salvación. El Hijo, que siempre ha actuado inseparablemente del Padre y por el Espíritu, continúa haciéndolo, pero ahora como el Hijo obediente actuando como nuestro representante y sustituto pactual. En la encarnación, ni la deidad del Hijo ni su humanidad están disminuidas.

9. Al asumir nuestra naturaleza humana, el Hijo se convirtió en el primer hombre de la nueva creación, nuestro gran mediador y cabeza del nuevo pacto.

Como la encarnación del Hijo, nuestro Señor Jesucristo en su vida, muerte y resurrección, se invierte la obra del primer Adán y sigue adelante como el último Adán, nuestro gran pionero y campeón (He. 2:10). Como resultado de la encarnación, Dios el Hijo se perfecciona perfectamente para satisfacer todas nuestras necesidades, especialmente nuestra necesidad de perdón de nuestros pecados (Hebreos 2: 5-18; 7:22-28; 9:15-10:18).

10. Dios el Hijo encarnado es totalmente único y sólo Señor y Salvador.

Jesús está en una categoría absolutamente única. Dado que Dios está en toda su gloria y perfección moral, y lo que es el pecado delante de Dios, aparte de la encarnación del Hijo y toda Su obra por nosotros, no hay salvación (Juan 14: 6, Hechos 4:11). Como el Hijo divino, él solo satisface el propio juicio de Dios contra nosotros y la demanda de obediencia perfecta (Rom. 5: 12-21). Como el Hijo encarnado, sólo él puede identificarse con nosotros como nuestro representante y sustituto (Heb. 5:1). Nuestra esperanza de salvación para el pago de nuestro pecado y nuestra restauración completa como portadores de la imagen de Dios sólo se lleva a cabo en Jesucristo nuestro Señor (Romanos 3: 21-26, Hebreos 2: 5-18).


Stephen J. Wellum (PhD, Trinity Evangelical Divinity School) es profesor de teología cristiana en el Southern Baptist Theological Seminary le, Kentucky, y editor de la Southern Baptist Journal of Theology. n. Stephen vive en Louisville, Kentucky, con su esposa, Karen, y sus cinco hijos.

Un comentario sobre “10 Cosas que Usted Debe Saber Sobre la Encarnación

    Ernesto Rey escribió:
    23 diciembre 2016 en 6:16 pm

    Excelente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s