El Naturalismo como Religión

Posted on

ESJ-2017 0420-002

El Naturalismo como Religión

Por John F. Macarthur

Gracias a la teoría de la evolución, el naturalismo es ahora la religión dominante de la sociedad moderna. Hace menos de un siglo y medio, Charles Darwin popularizó el credo de esta religión secular con su libro El origen de las especies. Aunque la mayoría de las teorías de Darwin sobre los mecanismos de la evolución fueron descartadas hace mucho tiempo, la doctrina de la evolución misma ha logrado alcanzar el estatus de un artículo fundamental de fe en la mente moderna popular. El naturalismo ha reemplazado al cristianismo como la principal religión del mundo occidental, y la evolución se ha convertido en el dogma principal del naturalismo.

El naturalismo es la opinión de que cada ley y cada fuerza que opera en el universo es natural más que moral, espiritual o sobrenatural. El Naturalismo es inherentemente anti-teísta, rechazando el concepto mismo de un Dios personal. Muchos asumen que el naturalismo, por lo tanto, no tiene nada que ver con la religión. De hecho, es un error común pensar que el naturalismo encarna la esencia misma de la objetividad científica. A los naturalistas les gusta representar su sistema como una filosofía que se opone a todas las cosmovisiones basadas en la fe, pretendiendo que es científicamente e intelectualmente superior precisamente por su supuesto carácter no religioso.

No es así. La religión es exactamente la palabra correcta para describir el naturalismo. Toda filosofía se basa en una premisa basada en la fe. Su presuposición básica -un rechazo a priori de todo lo sobrenatural- requiere un salto gigantesco de fe. Y casi todas sus teorías de apoyo deben ser tomadas por fe también.

Consideremos, por ejemplo, el dogma de la evolución. La noción de que los procesos evolutivos naturales pueden explicar el origen de todas las especies vivientes nunca ha sido y nunca será establecida como hecho. Tampoco es "científico" en el verdadero sentido de la palabra. La ciencia trata de lo que se puede observar y reproducir mediante la experimentación. El origen de la vida no puede observarse ni reproducirse en ningún laboratorio. Por definición, entonces, la verdadera ciencia no nos puede dar ningún conocimiento de dónde venimos o cómo llegamos aquí. La creencia en la teoría evolutiva es una cuestión de pura fe. Y la creencia dogmática en cualquier teoría naturalista no es más "científica" que cualquier otra clase de fe religiosa.

El naturalismo moderno se promulga a menudo con un celo misionero que tiene poderosas connotaciones religiosas. El símbolo popular de los pescados que muchos cristianos ponen en sus coches ahora tiene una contraparte naturalista: un pescado con los pies y la palabra "Darwin" grabada en su lado. Internet se ha convertido en el campo de misión más ocupado del naturalismo, donde los evangelistas de la causa tratan agresivamente de liberar almas ignorantes que todavía se aferran a sus presupuestos teístas. A juzgar por el contenido de algunos de los materiales que he leído en busca de ganar conversos al naturalismo, los naturalistas a menudo se dedican a su fe con una pasión devota que rivaliza o supera fácilmente el fanatismo de cualquier fanático religioso radical. El naturalismo es claramente una religión como cualquier cosmovisión teísta.

El punto es más probado examinando las creencias de aquellos naturalistas que pretender ser más libres de las creencias religiosas. Tomemos, por ejemplo, el caso de Carl Sagan, quizás la celebridad científica más conocida de las últimas dos décadas. Astrónomo y figura de los medios de comunicación, Sagan era abiertamente antagonista del teísmo bíblico. Pero se convirtió en el principal tele evangelista de la religión del naturalismo. Él predicó una cosmovisión que se basó enteramente en suposiciones naturalistas. Todo lo que enseñaba era la firme convicción de que todo en el universo tiene una causa natural y una explicación natural. Esa creencia -una cuestión de fe, no una observación verdaderamente científica- rige y moldea cada una de sus teorías sobre el universo.

Sagan examinó la vastedad y complejidad del universo y concluyó –ya que estaba obligado a hacerlo, dado su punto de partida – que no hay nada más grande que el universo mismo. De modo que tomó prestados atributos divinos como la infinitud, la eternidad y la omnipotencia, y los convirtió en propiedades del universo mismo.

La religión de Sagan era en realidad una especie de panteísmo naturalista, y su lema lo resume perfectamente. Él deificó el universo y todo lo que hay en él, insistiendo en que el cosmos mismo es lo que era, es, es y está por venir (Apocalipsis 4: 8). Habiendo examinado lo suficiente del cosmos para ver la evidencia del poder infinito y la majestad del Creador, imputó esa omnipotencia y gloria a la creación misma, precisamente el error que el apóstol Pablo describe en Romanos 1: 20-22:

Porque desde la creación del mundo, sus atributos invisibles, su eterno poder y divinidad, se han visto con toda claridad, siendo entendidos por medio de lo creado, de manera que no tienen excusa. Pues aunque conocían a Dios, no le honraron como a Dios ni le dieron gracias, sino que se hicieron vanos en sus razonamientos y su necio corazón fue entenebrecido. Profesando ser sabios, se volvieron necios.

Exactamente como los idólatras que Pablo estaba describiendo, Sagan puso la creación en el lugar correcto del Creador.

Carl Sagan miró el universo y vio su grandeza y concluyó que nada podría ser mayor. Sus presupuestos religiosos lo obligaron a negar que el universo fue el resultado de un diseño inteligente. De hecho, como un devoto naturalista, tuvo que negar que fue creado en absoluto. Por lo tanto, lo vio como eterno e infinito, así que naturalmente tomó el lugar de Dios en su pensamiento.

El carácter religioso de la filosofía que moldeó la cosmovisión de Sagan es evidente en gran parte de lo que escribió y dijo. Su novela Contacto (llevada a una película importante en 1997) está cargada de metáforas religiosas y de imágenes. Se trata del descubrimiento de la vida extraterrestre, que ocurre en diciembre de 1999, en los albores de un nuevo milenio, cuando el mundo está plagado de expectativas mesiánicas y temores apocalípticos. IEn la imaginación de Sagan, el descubrimiento de la vida inteligente en otras partes del universo se convierte en la "revelación" que proporciona una base para la fusión de la ciencia y la religión en una cosmovisión que refleja perfectamente el sistema de creencias de Sagan. El nuevo sacerdocio.

Aunque no todo naturalista es tan explícito en su uso del lenguaje religioso, su cosmovisión es inherentemente la misma. Si no hay Dios, la única manera de dar sentido a la creación es convertir lo natural sobre lo sobrenatural. Mientras que el naturalismo no puede explicar por qué la gente creería en Dios, Dios nos dice por qué la gente creería en el naturalismo.

(Adaptado de The Battle for the Beginning .)


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B170419
COPYRIGHT ©2017 Grace to You

Un comentario sobre “El Naturalismo como Religión

    Manuel escribió:
    21 abril 2017 en 6:11 am

    La paz de Cristo, estimados hermanos
    quiciera este articulo en italiano si es posible
    Gracias

    Cordiales saludos

    Pt. Manuel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s