Destronando al Juez

Posted on

ESJ-2017 0501-001

Destronando al Juez

Por John F. Macarthur

La evolución fue introducida como una alternativa atea a la visión bíblica de la creación. Según la evolución, el hombre creó a Dios y no al revés. La agenda final de los evolucionistas es eliminar por completo la fe en Dios y por lo tanto eliminar la responsabilidad moral.

La intuición sugiere una serie de preguntas a la mente humana cuando contemplamos nuestro origen: ¿Quién controla el universo? ¿Hay alguien que sea soberano, un legislador?¿Hay un juez universal? ¿Existe un estándar moral trascendente para vivir? ¿Hay alguien a quien seremos responsables? ¿Habrá una evaluación final de cómo vivimos nuestras vidas? ¿Habrá algún juicio final?

Esas son preguntas que la evolución ha pretendido evitar.

La evolución fue ideada para explicar el Dios de la Biblia, no porque los evolucionistas realmente creyeran que un Creador era innecesario para explicar cómo comenzaron las cosas, sino porque no querían que el Dios de las Escrituras fuese su Juez. Marvin L. Lubenow escribe:

El verdadero problema en el debate creación / evolución no es la existencia de Dios. El verdadero problema es la naturaleza de Dios. Pensar en la evolución como básicamente ateísta es malinterpretar la singularidad de la evolución. La evolución no fue concebida como un ataque general contra el teísmo. Fue diseñado como un ataque específico contra el Dios de la Biblia, y el Dios de la Biblia se revela claramente a través de la doctrina de la creación. Obviamente, si una persona es ateo, sería normal que él también fuera un evolucionista. Pero la evolución es tan cómoda con el teísmo como con el ateísmo. Un evolucionista es perfectamente libre de elegir cualquier dios que desee, siempre y cuando no sea el Dios de la Biblia. Los dioses permitidos por la evolución son privados, subjetivos y artificiales. No molestan a nadie y no hacen exigencias éticas absolutas. Sin embargo, el Dios de la Biblia es el Creador, Sustentador, Salvador y Juez. Todos son responsables ante él. Tiene una agenda que está en conflicto con la de los pecadores. Que el hombre sea creado a la imagen de Dios es muy impresionante. Que Dios sea creado a imagen del hombre es muy cómodo. [1] Marvin L. Lubenow, Bones of Contention: A Creationist Assessment of Human Fossils , (Grand Rapids, MI: Baker Books, 1992), 188-189.

Para decirlo simplemente, la evolución fue inventada para eliminar al Dios del Génesis y así expulsar al Legislador y anular la inviolabilidad de Su ley. La evolución es simplemente el último medio que nuestra raza caída ha ideado para suprimir nuestro conocimiento innato y el testimonio bíblico de que hay un Dios y que somos responsables ante Él (Romanos 1:28). Al adoptar la evolución, la sociedad moderna pretende acabar con la moralidad, la responsabilidad y la culpa. La sociedad ha abrazado la evolución con tal entusiasmo porque la gente se imagina que elimina al Juez y los deja libres para hacer lo que quieran sin culpa y sin consecuencias.

Es importante recordar que las teorías evolutivas (por ejemplo, mutación favorable, millones de años) no surgieron de una investigación científica honesta -la evolución es ciencia con una agenda. La evolución comenzó y continúa en rebelión contra el Creador, ignorando al Legislador y destronando al Juez. Incluso su ciencia está a flote sobre un mar de irracionalidad, apoyado sólo por las oscuras profundidades de la contradicción y la especulación.

Muchos cristianos profesantes e influyentes están ignorando esa evidencia en estos días -es decir, los orígenes de la evolución- cuando nos animan a armonizar la teoría evolutiva con la Biblia. ¿Por qué ceder terreno a los rebeldes sin ley? ¿Por qué dialogar con el enemigo acerca de esto? ¿Por qué darle al interlocutor una voz?

Hay demasiados que afirman el nombre de Cristo, pero no son deleitados con Su ley; no se contentan con meditar en la Palabra de Dios día y noche. Más bien, están intimidados por el consejo de los malvados (teoría evolutiva), se sienten atraídos por el camino de los pecadores (deseo de relevancia y credibilidad académica), y anhelan el asiento de burladores (posiciones de respeto e influencia). Por mucho que lo intenten, no habrá un Juez destronado; se encontrarán con El algún día.

(Adaptado de The Battle for the Beginning .)


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B170424
COPYRIGHT ©2017 Grace to You

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s