Cristo en la Puerta del Corazón

Posted on

ESJ-2017 0518-001

Cristo en la Puerta del Corazón

Por Paul Washer

He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él y él conmigo.

—Apocalipsis 3:20

“Cristo a la Puerta del Corazón" de Sallman Warner es una pintura religiosa que es bien reconocida tanto por los evangélicos como por los católicos romanos. El artista basa su pintura en el llamado de Cristo a la iglesia de Laodicea en Apocalipsis 3:20: “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él y él conmigo.”

De acuerdo con la interpretación del texto por parte del artista, Cristo está llamando a la puerta del corazón humano y pidiendo entrar. Lo que es más notable es la ausencia de un tirador o picaporte exterior, que no fue un descuido por parte del artista . Más bien, pretendía ilustrar que el corazón humano sólo puede abrirse desde dentro. El siempre bondadoso Cristo no abrirá la puerta ni forzará Su entrada. Dios está dispuesto a salvar, pero le corresponde a una persona abrir su corazón y permitirle entrar. Las impresiones de esta obra cuelgan en muchas grandes catedrales y pequeñas capillas en todo el mundo occidental. Numerosos sermones evangelísticos, tratados y libros hacen referencia a esta pintura. Se ha convertido en un sello importante de la invitación evangelística.

UNA DEFECTUOSA INTERPRETACIÓN

Apenas podemos exagerar el poder de cualquier tipo de medios. La mayoría de las personas no basan su idea de la historia en los recursos primarios, sino más bien en la interpretación de los medios de comunicación de ese evento a través de una pintura de naturaleza muerta, una novela o una película importante. La película de Cecil B. DeMille 1956 Los Diez Mandamientos es un buen ejemplo de esto. La comprensión de muchas personas del éxodo de Israel de Egipto se basa más en esta película popular que en las Escrituras.

De manera similar, parece que muchos de los que predican sermones evangelísticos sobre Apocalipsis 3:20 se basan más en la pintura de Warner que en una consideración seria del texto. Así, los predicadores dicen a la gente que Cristo está llamando a la puerta de su corazón, y sólo ellos tienen el poder de abrir la puerta invitándolo a través de la oración. Si una persona ora y confía en que es sincera, se le asegura que Cristo ha entrado en su corazón y lo ha salvado. Le dicen que debe apoyarse en esta verdad por la fe y no confiar en sus sentimientos o emociones. Los que aconsejan a los nuevos conversos a menudo se enfrentan a sus dudas con el siguiente razonamiento:

1. Cristo prometió entrar en tu corazón si abres la puerta.

2. Usted ha abierto la puerta por la fe y la oración.

3. Cristo siempre cumple Sus promesas, y por lo tanto, Él ha entrado en tu corazón. Si El no lo ha hecho, entonces es un mentiroso.

4. Sin embargo, sabemos que Cristo no miente. Por lo tanto, sabemos que su salvación es segura.

Debido a esta lógica, numerosos individuos creen que son salvos, aunque muestran poca evidencia de cambio en sus vidas. No muestran la más mínima devoción a Cristo en su vida cotidiana, y carecen de las marcas exteriores del verdadero cristianismo. ¿Cómo podemos explicar esto? El texto no es culpable; más bien, es la interpretación popular y su aplicación.

Cuando miramos Apocalipsis 3:20 en su contexto, vemos algo muy diferente de lo que se nos presenta en el evangelismo moderno. Primero, Cristo no está llamando a la puerta del corazón del pecador, sino a la puerta de la iglesia de Laodicea. Segundo, Él no está pidiendo a las personas que lo inviten a un profundo retiro de su corazón a través de hacer una oración. En cambio, está reprendiendo a un grupo de personas que se congregan en Su nombre y les ordena que se arrepientan de su apatía hacia Él (son tibias), su ceguera espiritual (no pueden ver que son miserables, pobres, ciegos y desnudos ), y de su materialismo y orgullo (dicen que son ricos y se han hecho ricos y no necesitan nada).[2] En tercer lugar, Él no está llamando a los hombres a la fe en el Evangelio o la promesa de la vida eterna a un grupo de buscadores incrédulos. Más bien, Él está prometiendo una comunión restaurada y una recompensa eterna a aquellos individuos en la iglesia que escuchen Su voz y renueven su relación con Él a través del arrepentimiento genuino.

UNA CONTRADICCIÓN PELIGROSA

Que el contexto inmediato y el propósito de Apocalipsis 3:20 tiene poco que ver con el evangelismo, debe hacer levantar algunas banderas rojas. Esto es particularmente cierto cuando nos damos cuenta de que la Escritura en ninguna parte manda a las personas a responder al mensaje del Evangelio abriendo sus corazones y pidiéndole a Jesús entrar. En lugar de eso, las Escrituras ordenan a la gente arrepentirse de sus pecados y confiar en Cristo.[3]

También es interesante que este texto se haya convertido en la base para la mayoría de las metodologías evangelísticas contemporáneas y una de las Escrituras más empleadas en el evangelismo real, aunque tiene poco que ver con el evangelismo. Al mismo tiempo, Hechos 16:14, que proporciona una descripción bíblica de la evangelización apostólica y la obra de Dios en la salvación, es casi completamente ignorado: “Y estaba escuchando cierta mujer llamada Lidia, de la ciudad de Tiatira, vendedora de telas de púrpura, que adoraba a Dios; y el Señor abrió su corazón para que recibiera lo que Pablo decía..”

Muchos predicadores usan Apocalipsis 3:20 como base para exhortar a la gente a abrir la puerta de su corazón a Cristo e ilustrar que la manija del corazón humano está en el interior. Esto es para demostrar que Dios no puede o no lo abrirá de afuera, y solo los seres humanos poseen el poder de hacerlo. Como en la pintura de Warner, Cristo espera impotente afuera, suplicando para serle concedida la entrada. El texto, entonces, se usa para ilustrar una doctrina que no enseña y para validar una metodología evangelística que no se encuentra en ninguna parte de la Escritura.

Además, la interpretación contemporánea y el uso de Apocalipsis 3:20 es una contradicción directa de la enseñanza clara de Hechos 16:14, donde las Escrituras declaran claramente que Dios abrió el corazón de Lidia para responder a las cosas que Pablo habló. Allí, la palabra abrió se traduce de la palabra griega dianoigo, [4] el cual renombrado erudito griego AT Robertson define como “abrir de par en par o completamente de ambos lados de una puerta plegable.”[5] El lexicólogo de griego Joseph Henry Thayer le da un significado similar: "Abrirse dividiendo o separándose, para abrir completamente.” [6] En otra parte de sus escritos, Lucas usa la misma palabra para describir al primogénito abriendo el vientre de su madre, [7] Jesús abriendo las mentes de los discípulos para comprender las Escrituras, [8] y Dios abriendo los cielos para revelar a Jesús que estaba a su mano derecha. [9] Estos eventos no son pasivos; más bien, demuestran tanto la acción como el poder, el primero por parte del niño y los dos últimos por parte de Dios.

Un Uso Adecuado

El evangelismo contemporáneo utiliza peligrosamente Apocalipsis 3:20, pero el texto tiene un uso válido como una invitación evangélica si una sana teología y una comprensión adecuada de la conversión genuina lo acompañan. Aunque la mayoría de los eruditos serios señalan inmediatamente que Cristo está dirigiéndose a una congregación apática, satisfecha de sí misma y engañada por sí misma, también admiten que el texto puede ser una ilustración de la paciencia de Cristo con el pecador y su permanente oferta de compañerismo. Visto bajo una luz apropiada, podemos aplicar Apocalipsis 3:20 de la siguiente manera.

"He aquí, estoy en la puerta y toco …"

Este texto ilustra la verdad de que hay un llamado universal del evangelio, y ningún cristiano debe vacilar en eso. A través de las Escrituras, Dios ha hecho abundantemente claro que no se complace en la muerte del impío, sino que debe apartarse de sus caminos y vivir.[10] Por lo tanto, somos responsables de ofrecer el Evangelio de Jesucristo a toda criatura bajo el cielo y llamar a todas las personas de todo el mundo al arrepentimiento y la fe.[11] Debemos hacerlo tan fervientemente y consistentemente hasta el regreso del Señor. Debe ser nuestra magnífica obsesión ofrecer el evangelio a cada persona de nuestra generación sin excepción, y, al hacerlo, debemos humildemente aconsejar a nuestros oyentes que Cristo les ha visitado y llamado a través del mensaje que hemos predicado.

Segundo, aprendemos de este texto que el llamado de Dios al pecador es paciente y duradero. Él es un Dios compasivo y misericordioso, lento para la ira y abundante en misericordia y verdad.[12] Por lo tanto, El llama incluso el pecador más empedernido, y El espera a los que han rechazado Su misericordia a lo largo del ciclo completo de sus vidas. Isaías ilustra maravillosamente y poderosamente la paciencia de Dios en sus escritos:

1Me dejé buscar por los que no preguntaban por mí;
me dejé hallar por los que no me buscaban.
Dije: “Heme aquí, heme aquí”,
a una nación que no invocaba mi nombre.
2 Extendí mis manos todo el día hacia un pueblo rebelde,
que anda por el camino que no es bueno, en pos de sus pensamientos;
3 un pueblo que de continuo me provoca en mi propio rostro,
sacrificando en huertos y quemando incienso sobre ladrillos; (65: 1-3).

El predicador debe hacer énfasis de la paciencia de Dios hacia los pecadores porque es la bondad de Dios, la tolerancia y la paciencia que llevan a la gente al arrepentimiento.[13] Sin embargo, el predicador está obligado a advertir al pecador de un día que sólo Dios conoce cuando el llamado de la salvación va a terminar, y el juicio será todo lo que queda.

“si alguno oye mi voz y abre la puerta …”

La impresionante verdad revelada en esta frase es que Dios llama a la gente a responder al mensaje del evangelio. Cualquier tipo de predicación que no exija una respuesta de la gente es desequilibrada en el mejor de los casos y herética en el peor de los casos. El evangelista no ha hecho su trabajo si simplemente proclama el mensaje y luego deja al oyente sin un sentido de urgencia, sin la sensación de que no ha terminado hasta que haya respondido adecuadamente a las demandas del evangelio. Esto se desprende de los ejemplos que nos dejaron en las Escrituras el Señor y Sus apóstoles. Desde el comienzo de Su ministerio, Jesús ordenó a la gente que respondiera al evangelio con arrepentimiento y fe.[14] En Pentecostés, Pedro exhorta firmemente a sus oyentes a la acción, diciendo: “Sed salvos de esta perversa generación” (Hechos 2:40). El apóstol Pablo persuadió e imploró a los pecadores en nombre de Cristo a que se reconciliaran con Dios.[15] Es a partir de lo que se lee una de las más poderosas exhortaciones de las Escrituras a los pecadores: “He aquí, ahora es el tiempo propicio; he aquí, ahora es el dia de salvación”(2 Corintios 6: 2).

El evangelio claramente y sin vergüenza exige una respuesta de quien lo escucha. Sin embargo, esa respuesta no se limita a repetir una oración al reverso de un tratado evangelístico en privado o al final de un mensaje evangelístico. El consejo completo de la Escritura es que los pecadores deben responder abriendo sus vidas a la obra salvadora y al gobierno soberano de Cristo. La Escritura les llama a arrepentirse de sus pecados, a abandonar todas las formas de autonomía o autogobierno y a confesar a Jesús como Señor.[16] La Escritura les ordena rechazar toda esperanza de salvación a través del brazo de su propia carne y lanzarse por fe en la misericordia de Dios en Cristo. Para ayudarnos a entender el significado de oír la voz de Cristo y abrir la puerta de nuestras vidas a Él, debemos considerar los siguientes textos del evangelio de Juan:

En verdad, en verdad os digo que viene la hora, y ahora es, cuando los muertos oirán la voz del Hijo de Dios, y los que oigan vivirán. (5:25).

Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco y me siguen (10:27).

En el primer texto, Cristo habla de la salvación como una resurrección de los muertos espiritualmente. Es una obra sobrenatural y milagrosa por medio de la cual Él cambia el corazón mismo del pecador y lo infunde con vida espiritual. Mediante el poder magnífico e ilimitado de Cristo, el nuevo convertido es resucitado de los muertos como una nueva creación, creada en Cristo Jesús para caminar en las buenas obras que Dios preparó para él antes de los fundamentos mismos del mundo.[17] Es una resurrección espiritual que no es menos milagrosa o un cambio de vida de la resurrección de Lázaro al mandato de Cristo. Por lo tanto, sería absurdo pensar que una persona podría realmente escuchar la voz de Cristo y experimentar una obra tan poderosa de Dios y sin embargo permanecer sin cambios por el suceso. Como Juan 5:25 nos enseña: “Los que oigan vivirán” (énfasis añadido). Por consiguiente, ellos también "caminarán en novedad de vida" (Romanos 6:4).

En el segundo texto del evangelio de Juan, vemos que una de las características de aquellos que realmente han oído la voz de Cristo y han abierto sus vidas a Él es que ellos continúan siguiéndolo. Es absurdo pensar y herético enseñar que una persona podía oír la voz de Cristo y ser resucitado de la muerte espiritual, sin experimentar efectos duraderos de tal evento en su vida. Del mismo modo, es contrario a Juan 10:27 creer que una persona podría abrir su vida a Cristo sólo el tiempo suficiente para recibir la salvación y luego volver a encerrarse en si mismo para poder vivir una vida de autonomía sin el más mínimo respeto por su Salvador. Haríamos bien en recordar que la idea Hebrea de oír incluye no sólo el acto de escuchar, sino también el acto de obedecer.

Debemos exponer nuevamente una simple verdad del evangelio: las personas son salvas por gracia solamente, solo por la fe; la salvación es un don de Dios, separado de todo mérito humano y excluyendo toda jactancia en la carne.[18] Sin embargo, también es por una obra sobrenatural del Espíritu que una persona se convierte en una nueva criatura y por mano de la obra de Dios. Tal verdad garantiza que la persona que ha escuchado y abierto su vida a la salvación de Dios progresará en santificación personal y conformidad con Cristo. No es por la fuerza de la voluntad del convertido, sino por el poder y la fidelidad del Dios que salva.  El que comenzó una buena obra en esa persona la terminará.[19]

“… entraré en él …”

Una de las realidades más grandes y más amadas del nuevo pacto es que Cristo habita en Su pueblo. Él es verdaderamente nuestro Emmanuel hasta el fin de los tiempos.[20] Es importante señalar que cuando la Escritura se refiere a morada de Cristo del creyente, no está ni hablando poéticamente ni metafóricamente sino que apunta a una realidad que es una realidad para cada hijo de Dios. En su carta a la iglesia en Colosas, el apóstol Pablo se refiere a Cristo dentro de nosotros como el fundamento mismo de la esperanza del creyente para la gloria futura.[21] La morada de Cristo por medio del Espíritu, que produce tanto vida espiritual interna y una transformación externa perceptible, asegura al creyente que pertenece a Cristo y tiene una buena razón para esperar la gloria final aún por venir. Por lo tanto, la morada de Cristo a través del Espíritu no es pasiva, sino enérgica.[22] No es secreta o limitada a alguna impresión mística o subjetiva; más bien, es una realidad perceptible o discernible.

Cristo promete venir a todos los que lo reciben por fe, pero debemos reiterar que la evidencia de la fe, la prueba de que lo hemos recibido, será la obra activa de Cristo en nosotros para conformarnos a Su imagen, una transformación duradera de quien confiesa Su nombre. IEn el evangelio de Juan está un texto que tiene gran influencia sobre lo que significa que Cristo more en el creyente: “Si alguno me ama, guardará mi palabra; y mi Padre lo amará, y vendremos a él, y haremos con él morada.” (14:23).

Jesús no está enseñando que Su morada del creyente se basa en la magnitud del amor del creyente hacia Él o en la minuciosidad de la obediencia del creyente. El amor a Cristo y la observancia de Su Palabra no garantiza su morada, sino que demuestran su realidad. Sabemos que hemos nacido de nuevo y somos habitados por Cristo por medio del Espíritu, porque tenemos un amor por Él que anteriormente no existía, y demostraremos una nueva relación con Su Palabra que está marcada por una creciente obediencia a ella.

Esta enseñanza bíblica está en marcado contraste con la idea popular de que la gente puede permanecer firme en la esperanza de su salvación simplemente porque una vez oraron y le pidieron a Jesús que entrara en sus corazones. A pesar de que no experimentan ningún sentimiento interior o evidencia externa de que Cristo los ha habitado, deben permanecer firmes simplemente porque Él verdaderamente ha prometido y se lo han pedido sinceramente. Esto trata la morada de Cristo como una realidad pasiva, impotente e indiscernible. La salvación se convierte en nada más que un boleto al cielo sin la expectativa de que tendrá un efecto discernible sobre el carácter de una persona o una relación con Dios.

Por muy popular que sea esta interpretación, no tiene fundamento en la Escritura. Aunque una persona puede experimentar una mayor seguridad cuando considera su experiencia de conversión, tal consideración no es el único factor en determinar la validez de su profesión de fe en Cristo. Hay otros factores importantes e indispensables, como el trabajo continuo de Dios en la vida del creyente que produce santificación: una profundización del arrepentimiento, un crecimiento en la fe, un mayor aprecio por Cristo y una sumisión más profunda a Su voluntad.

y cenaré con él y él conmigo.”

Una de las mayores promesas del evangelio es la comunión con Cristo, sin embargo, esto parece haber tomado un asiento trasero a un beneficio más deseable: la auto-conservación del pecador. Se anima a la gente a pedirle a Jesús que entre en su corazón porque tienen la promesa de una vida mejor en este mundo y evitan la destrucción eterna en el próximo. Aunque estas promesas son válidas, cuando les damos una mayor prioridad que la promesa de comunión con Cristo, distorsionan el evangelio. Es una contradicción con el significado de la vida eterna como lo vio Jesús: "Y esta es la vida eterna, que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo a quien has enviado" (Juan 17: 3).

El diablo discernió correctamente cuando dijo que un hombre haría casi cualquier cosa para salvar su propia vida.[23] Se hará oración, asistirá a la iglesia, se involucrará en el servicio religioso, e incluso se ofrecerá como un mártir. Sin embargo, transformar radicalmente a un ser humano depravado para que él pueda estimar a Cristo y desear la comunión con Él requiere una obra sobrenatural del Espíritu de Dios. La oferta de una vida mejor o de la bienaventuranza eterna atraerá a mucha gente carnal, pero el ofrecimiento de comunión con Cristo no atraerá a nadie excepto aquellos que el Espíritu de Dios atraiga: “Nadie puede venir a mí si no lo trae[a] el Padre que me envió, y yo lo resucitaré en el día final.” (Juan 6:44).

Como cristianos y ministros del evangelio, debemos recordar dos verdades importantes al usar Apocalipsis 3:20 para compartir a Cristo con los demás. En primer lugar, debemos proponernos hacer mucho énfasis de Cristo y mostrar Su valor a nuestros oyentes para que deseemos Su comunión por sobre todo. Aunque hay innumerables beneficios del evangelio que debemos dar a conocer, debemos proclamar a Cristo como el principal de todos estos beneficios, y como más valioso que el valor combinado de ellos. De hecho, deberíamos tratar de mostrar al pecador que a la luz de Cristo, todos los demás beneficios son de poco valor o consecuencia.

¿Qué puede ofrecer el predicador en comparación con Cristo? ¿Deberíamos dejar de lado este exaltado tema y hablar de cosas menores para atraer gente carnal que preferiría comer en un pozo de cerdo que cenar en la mesa del Señor? Si hacemos que la belleza de Cristo y la gloria de su evangelio sea nuestro tema principal, podemos atraer a menos gente, pero los que vienen no vendrán en vano. Por el Espíritu de Dios, vendrán por causa de Cristo, y permanecerán por causa de Cristo. Aunque todas las promesas de alegría terrenal y prosperidad parecen fallar, mantendrán el rumbo porque han visto el glorioso Cristo, y han contado todo lo demás como basura en comparación.[24]

Segundo, debemos usar este amado texto para mostrar que la evidencia de que una persona ha abierto la puerta a Cristo o experimentado la verdadera conversión es que continúa en comunión con Cristo. Jesús prometió: "Yo entraré a él y cenaré con él, y él conmigo." Aquí, Jesús está enseñando una verdad vital que el resultado de Su morada en el nuevo creyente será el comienzo y la continuación de una comunión real y duradera entre El y esa persona. Esta es una de las marcas de la verdadera conversión. Sabemos o tenemos seguridad de que Cristo nos ha salvado y habitado por medio de nuestra mutua comunión: Él cena con nosotros, y nosotros con Él.

Es extremadamente importante notar que esta promesa de compañerismo permanente no se declara como mera posibilidad, sino como una cierta realidad, como algo que sucederá en la vida de todo verdadero creyente. Es muy similar a una de las más bellas promesas del Antiguo Testamento con respecto al nuevo pacto: " porque este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días —declara el Señor—. Pondré mi ley dentro de ellos, y sobre sus corazones la escribiré; y yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo.”[25]

Esta promesa del pacto habla de un tiempo ahora cumplido cuando Dios crearía para sí un pueblo reconciliado por la muerte expiatoria del Mesías y regenerado por el Espíritu Santo. Debido a Su obra sobrenatural en su nombre, Él sería su Dios y ellos serían Su pueblo. Esto no es un pensamiento ilusorio por parte de un Dios esperanzador, sino más bien un decreto inmutable de un Dios completamente soberano. No sólo promete su fidelidad duradera a este pueblo renovado, sino que también promete trabajar en ellos de tal manera que ellos respondan apropiadamente. Ellos serán Su pueblo.

En Apocalipsis 3:20, vemos algo de la misma certeza. Cristo no sólo promete que continuará en comunión con el verdadero convertido, sino que Su morada de esa persona se asegurará de que responderá favorablemente. Esto no significa que el creyente siempre mantendrá el curso sin fracaso o que su devoción a Cristo nunca se volverá tibia. Sin embargo, significa que la vida del creyente será marcada por una comunión real y discernible con Cristo. No encontrará su seguridad de salvación meramente en una oración que oró hace mucho tiempo que creía que era sincera, sino en una relación duradera y mutua con el Cristo viviente.

MIRA QUIEN VIENE A CENAR

Antes de dejar de lado este tema y seguir adelante, debemos decir una última cosa. Muchos de los problemas asociados con el uso de Apocalipsis 3:20 como un medio de evangelismo se aclararían si simplemente entendiéramos y proclamáramos correctamente quién es el que está llamando a la puerta. Él no es el Cristo excluido, pidiendo la sobras de devoción. ¡Él es el Señor de la gloria! ¿Qué necesita Él con los humanos? Él se sienta entronizado en el cielo, y la tierra es Su estrado.[26] Las manos humanas no le sirven, como si necesitara de algo, porque él da a todos vida y aliento y todas las cosas.[27] Si tuviera hambre, Él no lo diría a los hombres, porque todo el mundo es suyo y todo lo que contiene.[28] Por otra parte, si una persona peca o multiplica su transgresión, ¿Qué logra esto en contra de Dios? Además, si un hombre es justo, ¿En qué le beneficia a El?[29] AW Tozer tenía razón: “Si todos los seres humanos se volvieran repentinamente ciegas, aun el sol brillaría por día y las estrellas por la noche, ya que éstos no deben nada a los millones de personas que se benefician de su luz. Por lo tanto, si todo hombre en la tierra fuese ateo, no podía afectar a Dios de ninguna manera. Él es lo que Él es en sí mismo sin tener en cuenta a ningún otro. Creer en Él no añade nada a Sus perfecciones; dudar de Él no quita nada.”[30]

Por lo tanto, Cristo llama a la puerta del corazón humano como un Señor bondadoso que debemos venerar y honrar, y no como un marginado mendigo del que debemos tener piedad. Cuando entra en el corazón humano, Él hace todas las condiciones y demandas. No inclina Su voluntad a los caprichos de la gente, sino que exige la lealtad de toda su persona. Por eso Cristo nos enseña en las Bienaventuranzas: "Bienaventurados los puros de corazón" (Mateo 5:8). Bienaventurados aquellos cuyos corazones están sin fisuras y sin mezclarse o lealtades opuestas, porque ellos verán a Dios..

Por ejemplo, digamos que Cristo está llamando a la puerta de un corazón humano. Ofrece a una persona grandes promesas de sanidad, paz y vida eterna. Entonces, al oír los beneficios de tal salvación, la persona alcanza el mango de la puerta y está lista para abrirse. Sin embargo, antes de mover el cerrojo, Cristo le habla una palabra de advertencia: "Si abres la puerta, entraré y cumpliré todas las promesas que te he hecho, pero vendré como Señor, y mi voluntad es ley . Todo lo que eres y todo lo que tienes es mío para hacer según mi buena voluntad y propósito. Serás mi siervo, y yo seré tu Señor. Yo os enseñaré, os probaré, os disciplinaré y quitaré de vosotros todo lo que no Me agrada. Tomaré el dominio de tu vida y te conformaré a Mi imagen. ¡Prepárense! En el momento en que me abra la puerta, tú cerrarás la puerta a todo lo demás. Un Sí a mí es un no al mundo, y para ganarme es perder el mundo.”Una negación de tal requerimiento del Evangelio es una negación de todo lo que Jesucristo jamás enseñó acerca de la naturaleza radical y demandante de la verdadera conversión y discipulado.

***

1. Sallman Warner (1892-1968) fue un pintor cristiano de Chicago. Su trabajo se basa en el trabajo anterior del pintor británico William Holman Hunt, "La luz del mundo", completado en 1853.

2. Apocalipsis 3: 16-17

3. Marcos 1:15; Lucas 24: 46-47; Hechos 16: 30-31; 17:30

4. Del prefijo griego día (dos, por debajo, a través) y el verbo anoígo (abrir).

5. Robertson, Word Pictures, 3: 252.

6. Thayer, Léxico griego-inglés, 140.

7. Lucas 2:23

8. Lucas 24:45

9. Hechos 7:56

10. Ezequiel 18:23

11. Marcos 16:15; Hechos 17:30

12. Éxodo 34: 6

13. Romanos 2: 4

14. Marcos 1:15

15 2 Corintios 5:11, 20

16. Romanos 10: 9-10

17. 2 Corintios 5:17; Efesios 2:10

18. Efesios 2: 8-9

19. Filipenses 1: 6

20. Isaías 7:14; Mateo 1:23; 28:20

21. Colosenses 1:27. AT Robertson escribe: "Él se dirige a los gentiles, pero la idea de ‘en’ aquí es ‘en’, no ‘entre.’ Es la experiencia personal y presencia de Cristo en la vida individual de todos los creyentes que Pablo tiene en mente, El Cristo que mora en el corazón como en Efesios 3:17. Él constituye también la esperanza de la gloria porque él es la shekina de Dios. Cristo es nuestra esperanza ahora (1 Timoteo 1:1) y de la consumación que vendrá (Romanos 8:18). "Word Pictures, 4: 485.

22. William Hendriksen, Comentario del Nuevo Testamento: Exposición de Colosenses y Filemón (Grand Rapids: Baker, 1964), 91.

23. “Respondió Satanás al Señor, y dijo: ¡Piel por piel! Sí, todo lo que el hombre tiene dará por su vida” (Job 2:4).

24. Filipenses 3:7-8

25. Jeremías 24: 7; 31:33; 32:38; Hebreos 8:10

26. Isaías 66:1

27. Hechos 17:25

28. Salmos 50:12

29. Job 35: 6-7

30. A. W. Tozer, El Conocimiento del Santo (Nueva York: Harper & Row, 1961), 40

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s