¿Qué Pasa con los Niños que Mueren? El Antiguo Testamento Responde

Posted on Actualizado enn

clip_image001¿Qué Pasa con los Niños que Mueren? El Antiguo Testamento Responde

Por Jesse Johnson

Hay una tendencia a pensar que la Biblia guarda silencio sobre el tema de lo que ocurre con los niños que mueren. Sin embargo, hay por lo menos 26 diferentes pasajes que tratan este tema. En todos ellos, la implicación es que los niños que mueren son devueltos al Señor.

Ayer hablé de la necesidad de que la confianza en el tratamiento de este tema. Así que a medida que avanza a través de esta lista, no se deje atrapar por uno o dos de ellos en particular si no está de acuerdo. Simplemente, ignore esos, y deje que el peso de los otros le den confianza. Hoy vamos a ver en el Antiguo Testamento, y en el futuro el Nuevo Testamento:

1) Los niños pertenecen a Dios de una manera especial y particular. En Ezequiel, Dios describe la masacre de los niños nacidos en familias paganas como una masacre de "mis hijos" (Ezequiel 16:21). Esta expresión de la propiedad de Dios sobre los hijos nacidos en familias de adoradores de ídolos es muy marcada, e implica el cuidado de Dios para los niños de una manera personal.

2) Dios describe a los niños como “no tienen conocimiento del bien ni del mal” (Deuteronomio 1:39). Tienen una naturaleza de pecado, pero pecan en la forma en que la gravedad funciona: son llevados. Ellos no pecan en la forma en que lo hacen los adultos: los adultos aman el pecado. Los niños por defecto pecan, mientras que los adultos se apresuran.

3) Dios se refiere a los niños gentiles como incapaces de discernir la diferencia entre el bien y el mal (Jonás 4:11). Los niños nacen con una naturaleza pecaminosa, e incluso los bebés aman el pecado. Pero lo hacen sin apreciar por qué lo están haciendo. Los adultos pecan porque disciernen qué es la verdad, y tienen un desprecio por ello. Los bebés pecan porque son incapaces de discernir. Hay una diferencia.

4) Dios se refiere a los niños de familias paganas que son asesinados como "inocentes" (Jer 19:4). Obviamente, esto no quiere decir que han nacido sin una naturaleza pecaminosa, sino que tenían un cierto grado de inocencia moral. Dios no les dirije el término "inocente" en términos generales (ni tampoco envia a gente "inocente", al infierno).

5) Dios se refiere a los niños como víctimas del mundo caído. Este es el ejemplo en Ezequiel 16:4, que es claramente una alegoría, pero una alegoría que sólo tiene sentido si los niños son víctimas inocentes.

6) Cuando Dios castigó a la nación entera de Israel por su desobediencia en el desierto, sólo se cobró la vida de aquellos que estaban en edad de luchar o más (Deuteronomio 1:39). Esto demuestra que la culpabilidad de los menores bajo lucha es diferente a los adultos, y que por tanto no deben ser castigados como adultos. Si ellos no merecían morir en el desierto, ciertamente no merecen ir al infierno.

7) Los niños no serán castigados en el infierno por los pecados de sus padres, incluso de Adán. Deuteronomio 24:16 explica que Dios no va a castigar a los niños por lo que hicieron sus padres. Eso no quiere decir que no hay consecuencias por el pecado –un padre que vive una vida llena de pecado, cosechará las consecuencias de esa vida, y una de esas consecuencias es que los niños serán criados aparte del conocimiento de Dios. Pero esa es la consecuencia del pecado, y es manifiestamente diferente a Dios judicialmente castigando a alguien por los pecados que no cometieron. La consecuencia del pecado de Adán es que todos nacemos con una naturaleza pecaminosa, pero no para que Dios envíe a todos al infierno con independencia de nuestras propias acciones (Más sobre esto mañana cuando nos fijemos en los pasajes del juicio del NT).

8) Esta misma verdad se repite en Ezequiel 18:20. No, Dios dice claramente que mientras que la muerte es la consecuencia de una naturaleza de pecado, Dios no ejecuta una segunda muerte de una persona a causa del pecado de sus padres.

9) Cuando el profeta de Dios, dijo el rey Jeroboam que su línea entera familiar sería asesinada, él amplió en esta distinción categórica. Dijo que todos los parientes de Jeroboam serían castigados por un entierro humillante (o falta de ello), pero que no fue una excepción para el pequeño hijo de Jeroboam. Él sería enterrado, y la gente lloraría, “porque de la casa de Jeroboam, sólo en él fue hallado algo bueno hacia el SEÑOR, Dios de Israel.” (1 Reyes 14:13). No es que el niño se arrastraba alrededor mascando por lugares altos, sino que su pecado estuvo por su naturaleza, no por su rebelión voluntariosa.

Él era un "inocente" infante, para pedir prestado del lenguaje de Jeremías, y por lo que aun iba a morir, pero se ahorrará el castigo judicial reservado para aquellos que voluntariamente se rebelan contra Dios. Una vez más, observe que tanto en este pasaje y en Jeremías 19, Dios utiliza términos morales positivos que se aplican a los niños que mueren, "inocente" y "bueno". Esos son términos morales que Dios no usa de cualquier modo.

10) Dios creó todas las personas de manera personal, y los diseñó para glorificarlo para siempre, ya sea justamente sufriendo en el infierno, o para dar gloria a ellos en el cielo (Sal 139:13-15; Rom 9:224). Si los bebés que murieron fueron enviados al infierno, no sería, justamente, ya que no pecan de una manera deliberada. En otras palabras, la misma justificación para el infierno (a saber, y expresión de la justicia de Dios) se frustra si los niños van allí.

11) Job era un hombre justo (Job 2:9), pero sufrió enormemente. Job sabía lo que era como la otra vida, después de todo, fue Job, quien escribió:

Yo sé que mi Redentor vive, y al final se levantará sobre el polvo. Y después de deshecha mi piel, aun en mi carne veré a Dios; al cual yo mismo contemplaré, y a quien mis ojos verán y no los de otro. ¡Desfallece mi corazón dentro de mí! Si decís: "¿Cómo le perseguiremos?", y: "¿Qué pretexto hallaremos contra él?", temed la espada por vosotros mismos, porque el furor trae el castigo de la espada para que sepáis que hay juicio. (Job 19:25-27)

Sin embargo, Job también quería que él se habría sido abortivo. Él dice en Job 3:11-15 que él honestamente cree que su vida sería más fácil si hubiera muerto en el útero. Él no es un poeta de estilo gótico, sino que es un hombre piadoso, que entiende la otra vida, la realidad del infierno, y la necesidad de un redentor.

12) Job 3:16-19 es el pasaje más explícito en la Biblia acerca del destino de los niños que mueren. Job declara que los niños muertos van a un lugar donde “Allí los impíos cesan de airarse, y allí reposan los cansados. Juntos reposan los prisioneros; no oyen la voz del capataz. Allí están los pequeños y los grandes, y el esclavo es libre de su señor.”

Es evidente que Job no está describiendo el infierno, y su uso genérico de "niños" así como "abortivo" implica que se trata de una declaración de aplicación universal. Todos los niños que mueren o que son abortivos van a un lugar de descanso, donde hay reyes, ricos, pobres, y afligidos, y todos ellos son libres de tormento. Esto obviamente no es una descripción del infierno.

13) Salomón hace una proclamación similar y explícita sobre el destino de los niños muertos. Expresamente contrasta el destino del malvado que trabajan en vano con un niño muerto engendrado por ese perverso. Llega a la conclusión de que sería mejor ser un abortivo, porque por lo menos va a ir a un lugar de "descanso" (Eclesiastés 6:5). Salomón va a decir que tanto el niño y el padre van a morir, pero sólo el niño muerto experimentarán descanso.

14) Cuando el hijo pequeño de David estaba enfermo, David ayunó y oró desesperadamente. Cuando murió, David se encontraba en paz y adoró. Sus asistentes se sorprendieron por este acto de adoración, y le preguntaron que podría provocar a un padre amoroso adorar en la muerte de su hijo. La respuesta de David es muy conocida: “Yo iré a él, pero él no volverá a mí.” (2 Samuel 12:23). Esta no es la respuesta de un padre abatido en luto. Es la respuesta de confianza de un hombre conforme al corazón de Dios.

Por cierto, la idea de que David adoraba, porque él también algún día moriría es tan torcida y fuera de contacto con la realidad es difícil de entender.¿Alguna vez has visto uno de los padres responder a la muerte de un niño con gozo porque, bueno, después de todo –el padre va a morir algún día también? Por otra parte, ese tipo de anti-sobrenaturalismo nos obliga a creer que David (¡David!) no entendía la vida futura. No lo creo.

clip_image002

David en duelo por Absalón

15) Por otra parte, contraste su respuesta a la muerte de su hijo recién nacido –por la que David fue el principal responsable– con su respuesta a la muerte de sus otros hijos. Cuando Absalón murió, no hubo conversión en el lecho de muerte, y no había ningún misterio sobre su relación con el Señor. David, que había hecho todo lo posible para salvar la vida de Absalón, estaba tan abatido que Joab tenía que advertirle que a menos que cambiara su actitud, corría el riesgo de un golpe de estado por las tropas. Mientras tanto, David estaba gritando: "Hijo mío, Absalón! Absalón, hijo mío, hijo mío!” Si la respuesta de David a la muerte de su bebé era simplemente “Voy a morir también un día”, entonces su respuesta a la muerte de Absalón es incomprensible.

16) Isaías se refiere a una edad donde los niños aprenden "la diferencia entre el bien y el mal" (Isaías 7:16). En otras palabras, hay una edad donde los niños siguen pecando, pero no por su conocimiento del pecado. Por lo menos, esto nos permite saber que Dios ve los pecados de los niños como provenientes de una forma de inocencia, en lugar venir de un discernimiento del bien y del mal.

Mañana vamos a continuar con esta lista con un vistazo a lo que el Nuevo Testamento enseña acerca de los que mueren en la infancia.

22 comentarios sobre “¿Qué Pasa con los Niños que Mueren? El Antiguo Testamento Responde

    ortiz escribió:
    27 julio 2012 en 11:24 am

    ?hasta que edad limite se refiere para considerarlo “niNo”?

    adán encinas escribió:
    30 julio 2012 en 2:58 pm

    No me quedó claro: ¿el hijo de David murió por causa de su pecado?… Alguna persona que me ayude esclarecer el tema

    […] el destino eterno de los niños que mueren antes de alcanzar un estado de rendición de cuentas ( OT lista , lista NT ). Pero la semana pasada me encontré con otro versículo que yo no había considerado. […]

    Gabriel Barrera escribió:
    12 febrero 2013 en 11:33 am

    Hermanos, esto querría decir que la Ira de Dios no esta sobre el pecado original, sino sobre el pecado cometido voluntariamente?? esto no cambiaría en parte nuestro mensaje histórico del evangelio… para reflexionar….

    Elías escribió:
    18 julio 2013 en 9:13 pm

    en el A.T los hijos de los gentiles de pecho, eran pasados a espada, para que ellos al crecer no vengen la muerte de sus padres, para que no pequen…es mejor salvarlos

    luis mtz escribió:
    19 julio 2013 en 12:35 am

    así es Adan Dios castigó a David y el de abajo es otro 1 de cronicas 21:8 Entonces dijo David a Dios: He pecado gravemente al hacer esto; te ruego que quites la iniquidad de tu siervo, porque he hecho muy locamente.
    21:9 Y habló Jehová a Gad, vidente de David, diciendo:
    21:10 Ve y habla a David, y dile: Así ha dicho Jehová: Tres cosas te propongo; escoge de ellas una que yo haga contigo.
    21:11 Y viniendo Gad a David, le dijo: Así ha dicho Jehová:
    21:12 Escoge para ti: o tres años de hambre, o por tres meses ser derrotado delante de tus enemigos con la espada de tus adversarios, o por tres días la espada de Jehová, esto es, la peste en la tierra, y que el ángel de Jehová haga destrucción en todos los términos de Israel. Mira, pues, qué responderé al que me ha enviado.
    21:13 Entonces David dijo a Gad: Estoy en grande angustia. Ruego que yo caiga en la mano de Jehová, porque sus misericordias son muchas en extremo; pero que no caiga en manos de hombres.
    21:14 Así Jehová envió una peste en Israel, y murieron de Israel setenta mil hombres.
    21:15 Y envió Jehová el ángel a Jerusalén para destruirla; pero cuando él estaba destruyendo, miró Jehová y se arrepintió de aquel mal, y dijo al ángel que destruía: Basta ya; detén tu mano. El ángel de Jehová estaba junto a la era de Ornán jebuseo.
    21:16 Y alzando David sus ojos, vio al ángel de Jehová, que estaba entre el cielo y la tierra, con una espada desnuda en su mano, extendida contra Jerusalén. Entonces David y los ancianos se postraron sobre sus rostros, cubiertos de cilicio.
    21:17 Y dijo David a Dios: ¿No soy yo el que hizo contar el pueblo? Yo mismo soy el que pequé, y ciertamente he hecho mal; pero estas ovejas, ¿qué han hecho? Jehová Dios mío, sea ahora tu mano contra mi, y contra la casa de mi padre, y no venga la peste sobre tu pueblo.

    adriana escribió:
    14 octubre 2014 en 2:19 am

    Hola. Me llamo adriana,hace 2 anos perdi a mi hermosa hija de 1 anito y ocho dias,un hombre me dijo que en mi embarazo mi hija se iva a moror por un supuesto bebediso que me habia dado una mujer con mucha emvidia.por que amaba a mi esposo y que de paso me queria ver morir a mi.y claro como estaba embarazada que tambien lo mismo para mi hija.yo tenia muchos sustos .incluso en mis suenos pero aveces digo que es solo mi imaginacion.oro en las noches por que asi. me siento mas segura y confiada.le pedi ayuda espiritual por que el vivia en mi casa,me leyo la mano y hasta le crei y me dijo que hiciera cosas hasta bendijo la casa con agua bendita.luego ya no lo segui haciendo por que mi mama es muy cristiana y me dijo que en la biblia dice que dios habla sobre en no confiar en ninguno de los hombres.ahora solo le pido mucho a dios dia a dia que gracias por mi hija y su proteccion.yo se q dios existe y nada mas hay que tener la plena confianza en el y nada malo pasara.me duele aun la perdida de ella por que he sufrido mucho .pero mi corazon no escansara hasta poder tenerla otra ves en mis brazos y decirle lo mucho que la amo.que mi corazon y mi mente no deja de pensarla ni un di que pasa despues de que se fue..

    guillermo escribió:
    23 febrero 2015 en 4:11 pm

    adriana!! se por lo que estas pasando!!! yo perdi a mi niño de 10 meses y es el dolor mas fuerte que pudiese tener!!!! creo en dios y en la resureccion y apesar de que mi niño no fue bautizado como debia ser, mas sin embargo lo bautizamos de emergencia…. y se que esta gozando de la ternura y amor de dios … se que no vendra ami pero yo si voy a el. dios nos de fortaleza y resignacion para hacptar su voluntad.

    Coraly escribió:
    8 septiembre 2015 en 4:04 pm

    Hola, yo también perdí a mi único hijito de 11 meses y 27 días, a veces me asalta la duda sobre dónde está y si me puede ver, me desepero de pensar que está perdido o sufriendo, esas ideas me asalntan de vez en cuando, la mayoría de veces creo que está bien, a lado del Señor y que es feliz… no lo sé, sólo siento un inmeso dolor que sé que se quedará en mi para siempre

    Juan Carlos Bailey escribió:
    29 septiembre 2015 en 10:02 am

    Amados
    Los niños como nosotros nacemos pecadores, y nuestra naturaleza pecaminosa en contraste con la Ley fueron echas para que reconocieramos nuestra condicion ante Dios, nos arrepintieramos pidiendo el perdon de Dios y aceptando a Cristo como nuestro salvador.
    Ahora bien, en repaso de todos los versiculos vistos, Dios no condena a los bebes, ya que a pesar de nacer en su condicion pecaminosa por herencia adanica, no tiene conocimiento del pecado que mora en ellos, Santiago 4 dice que al que sabe hacer los bueno y no lo hace le es pecado, esto quiere decir que mientras no haya conciencia de pecado entonces no hay condenacion.
    Juan 16:8 “Dice que el espiritu convence de pecado, de justicia y de juicio”, o sea es necesario tener conciencia de pecado para poder reconocer nuestra condicion. Los niños no lo tienen, no puedo dar una edad ya que el grado de madurez de cada niño muchas veces es diferente(hablando de lo que no son bebes) más Dios en cada caso particular lo sabe porque el conoce y pesa los corazones, debemos recordar el deseo de Dios y no es condenar al infierno, “No quieriendo que ninguno perezca, sino todos procedan al arrepentimiento” el deseo de Dios es que reconozcamos nuestra condicion, nos arrepintamos y aceptemos a Cristo como nuestro salvador.
    Un niño no tiene ese discernimiento cuando es pequeño, el castigo no es morir en su condicion, es rechazar al salvador y ¿cuando una persona puede rechazar al salvador? cuando entiende su pecado y pueda reconocer a su salvador.
    “Cristo dijo: dejad a los niños venir a mi, porque de tales es el reino de los cielos”,
    En los niños asi como tambien en los que tienen alguna deficiencia mental, no hay deliberacion ni premeditacion, son inocentes como dice Jeremias 19:4.
    Asi como que la doctrina de la eleccion y el armienismo tengan armonia, son cosas que nosotros los seres humano no podemos entener, pues nuestros pensamientos no son los de Dios, asi tambien el hecho que los niños esten en la presencia de Dios muchos nos podran diferirlo, pero la Biblia apoya esta postura indudablemente.
    A todos los padres que han perdido su bebe y desean volver a verlos algun dia, quiero decirles que si entregan su vida a Cristo iran al mismo lugar donde ellos estan ahora, en la presencia del Señor.
    Dios les bendiga.
    Pastor
    Juan Carlos Bailey G.

    Elias Josue Abraham Rodriguez escribió:
    12 febrero 2016 en 7:02 am

    Es un estudio interesante ya que algunos Pastores no han xplicado bien este tema y dejan a congregaciones confundidas, ya que indican que producto de nuestra depravacion, concepción y naturaleza pecaminosa, los niños tambien son apartados de la santidad de Dios, y hoy vemos que nos es así.
    Gracias.

    Luis Sneider Schwmager escribió:
    18 marzo 2016 en 11:16 am

    Rechazable e inmoral las muertes de inocentes, sobre todo de niños y bebés, causadas por Jehová. Lamentable las justificaciones, son tan absurdas que lo que más leo son dudas sobre el tema. Hipocresía es la justificación de la muerte de un niño.

    Mariella escribió:
    18 mayo 2016 en 1:15 pm

    para Luis Sneider Schwmager. Quién crees que eres tú para juzgar la forma de actuar del Altísimo? Romanos 9:20 “Mas antes, oh hombre, ¿quién eres tú, para que alterques con Dios? ¿Dirá el vaso de barro al que lo formó: ¿Por qué me has hecho así?”. Dios es soberano, conoce el pasado, presente y futuro de todas las cosas. El es el Juez justo. Nosotros nada somos, solo polvo de la tierra.

    Geovany palacio escribió:
    21 septiembre 2016 en 11:05 pm

    Me encanto muxo el articulo. Saludos Geovany palacios
    Nicaragua

    Juanita Hilda escribió:
    8 noviembre 2017 en 12:39 pm

    Quiero agradecer por éste comentario un pastor me dejó muy mal, oré al Señor y dije :que dices tú Señor? Muchas gracias, ya me respondió.

    Kelly escribió:
    21 enero 2019 en 10:30 pm

    Excelente, apreciación

    Cándido García escribió:
    13 febrero 2019 en 6:28 pm

    En Ap. 20:11-15, dice: “Vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él de delante del cual huyeron la tierra y el cielo y ningún lugar se halló ya para ellos. Y vi los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios. Los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida.Y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras…. El que no se halló inscrito en el libro de la vida, fue lanzado al lago de fuego”.
    “Los muertos”, expresión para referirse a los que no tienen “la vida” de Dios.
    “grandes y pequeños”, puede referirse a poderosos, encumbrados, ricos, etc. y gente común, “humildes”, que no sobresalen, pero ¿no puede referirse también a adultos y niños?
    “los libros (con cosas escritas, según las obras de los “muertos”)…y otro libro, el cual es el libro de la vida (que sólo contiene nombres de personas)”, ¿por qué es necesario un libro que no contiene obras, pero sí nombres?

    Mi opinión es que todos los que no pudieron hacer obras (“visibles” para los hombres): bebés dentro y fuera del vientre de la madre, infantes, niños sin llegar a la edad “del discernimiento”, así como enfermos mentales y discapacitados (como el paralítico de Mt. 9; Mr.2 y Lc. 5, que a pesar de ser tetraplégico, tenía pecados) no podrán ser juzgados por “sus obras”. Para ello será consultado el “libro de la vida”. Y allí dice lo que ocurrirá.
    Dios no es “sólo amor” (1 Jn. 4: 8, 16) sino que “antes” de eso “es luz” (1 Jn. 1:5). Y dice que “no dará, en ningún modo, por inocente al culpable” (Nm. 14:18; Nah. 1:3), ¿qué sentido tendría esta expresión si Dios salvara “automáticamente” a algunos pecadores, sin haber sido elegidos, sólo por el hecho de “ser pequeños” o “porque no tenían bien su mente” cuando murieron?

    Dios es selectivo, y elige a algunos para salvación; a otros, no los elige (Ro. 9: 13,15, 22). No está obligado a tener misericordia de todo el mundo. Su amor (para salvación) es un amor elector (Ro. 8: Su cuidado sabio y amoroso es para con todos en Su providencia (aún para con los animales, Sal. 104:28; 145:16), pero no en Su amor en Cristo (Mt. 5:45). Su gracia no es indiscriminada, sino que sólo la derrama en “los vasos de misericordia”, preparados de antemano para esto (Ro. 9:23).
    Dios no predestina a nadie a la condenación, pero sí a la salvación (Ro. 8:23; 1 Co. 2:7; Ef. 1:5).Sólo aquellos que el Padre entregó al Hijo en la eternidad pasada, son Suyos. Por éstos el Hijo ruega, y no por el mundo (Jn. 17:entero, especialmente v. 9) . Y a éstos dio Su gracia en Cristo, ya antes de la fundación del mundo, pero no a los demás (2 Ti. 1:9).

    Maria escribió:
    16 febrero 2019 en 10:26 am

    Quiero más información sobre los niños al morir a dónde van ?? Quiero ir con mi hija la extraño mucho tenía 9 años ….

    Armando Valdez respondido:
    16 febrero 2019 en 2:22 pm

    Le recomiendo este recurso

    SOL REYES escribió:
    5 junio 2019 en 11:09 pm

    Gracias por este estudio! ah sido de gran ayuda para mi madre y para mi, ya que hace 4 años perdimos a un bebe de dos días de nacido hijo de mi hermano, ya que los padres del bebe no eran convertidos, familiares e incluso gente de la congregación que visitaban ( los padres del bebe) dijeron que el bebe no era salvo por ser hijo de inconversos, el mismo pastor de mi mamá le refuto con algunos textos haciendo creer que los recién nacidos o niños ( infantes) no son salvos por esta causa. Pero gracias a Dios, estamos convencidas de lo clara que es la biblia hablando de este tema y de lo grande que es el amor de nuestro Dios. Gracias nuevamente. Dios le bendiga!

    CANDIDO GARCIA RODRIGUEZ escribió:
    6 junio 2019 en 7:45 pm

    La doctrina de que los seres humanos cuando somos niños somos “inocentes”, y por tanto inmerecedores del castigo eterno no da “toda” la gloria a Dios. Niega la enseñanza de la Escritura sobre la condición depravada de la naturaleza humana. También ignora en qué consiste el pecado. Y el Dios (auto) revelado en la Escritura.

    Es impía, y tiene la finalidad última de que el hombre confíe en “su inocencia” natural. Muchos de sus defensores admiten que nacemos pecadores…pero los pensamientos y actos que tenemos a esa temprana edad (incluso dentro del vientre de nuestras madres) carecen de la malicia suficiente (como para ameritar el castigo), porque aún no estamos en la “edad de la responsabilidad” (o “de la razón”). Pero esa enseñanza no viene en la Escritura. Ni puede extraerse de Ella, de ninguna manera.

    “En maldad he sido formado
    y en pecado me concibió mi madre” (Sal 51:5).

    Aquí dice que las personas somos formadas “en maldad”. Formar es “dar forma” (componer, constituir), “hacer que algo comience a existir”, “preparar intelectual, moral o profesionalmente a alguien”. Así que los seres humanos somos constituidos y preparados desde el “momento cero” de nuestra existencia en la madad.

    Y que ya desde el momento mismo de nuestra concepción (o fecundación), lo fuimos en pecado. No después de haber alcanzado la edad de la responsabilidad (o de ser capaces de diferenciar socio-culturalmente entre lo bueno y malo).

    “Se apartaron los impíos desde la matriz;
    se descarriaron hablando mentira desde que nacieron” (Sal. 58:3)

    Aquí dice que “los impíos” (todos los seres humanos lo somos, por naturaleza) nos apartamos (de Dios) desde la matriz (el útero o vientre de nuestras madres). Que ya nos descarriamos hablando (se puede “hablar” con lenguaje no verbal; lenguaje gestual, etc.) desde el instante mismo de nacer.

    Esa idea impía (en realidad es una herejía) es tan antigua como el hombre mismo. Mejor dicho, tanto como el pecado lleva existiendo en el universo: promueve la bondad de las criaturas rebeldes al Creador.

    Dentro del mundo occidental, su máximo exponente es el romanismo (catolicismo). Ellos “racionalizan” muy bien con esos textos de la Escritura que parecen decir que Dios nos salva (nos protege, nos guarda con Su gracia, nos aplica los méritos de Cristo) cuando somos pequeños….y después, de adultos, perdemos esa gracia (voluntariamente, porque adquirimos consciencia de nuestros actos, y eso nos hace “culpables”).

    Eso es algo totalmente blasfemo.Dios ha dado Su gracia (que destina para la salvación a los elegidos en Cristo, y los salva en el la historia [el tiempo particular de su existencia], y los guarda o preserva y los hace perseverar en esa gracia y salvación en Cristo).

    “Él nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras,i sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos” (2 Ti. 1:9).

    “Sabemos, además, que a los que aman a Dios, todas las cosas los ayudan a bien,z esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. A los que antes conoció,a también los predestinó para que fueran hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a estos también glorificó” (Ro. 8:28-30).

    Éstos son los que son salvos ya (en los propósitos Divinos) desde antes de que existieran (y son guardados para esa salvación desde el vientre de su madre, Is. 49:1; Gál. 1:15). Los demás, no son amados, y por tanto, no serán salvados de ninguna de las maneras.

    “Pero no solo esto, pues también Rebeca concibió de un solo hombre, de Isaac nuestro padre.No habían aún nacido, ni habían hecho aún ni bien ni mal (para que el propósito de Dios conforme a la elección permaneciera, no por las obras sino por el que llama), cuando Dios le dijo a Rebeca: «El mayor servirá al menor». Como está escrito: «A Jacob amé, mas a Esaú aborrecí».

    “¿Qué, pues, diremos? ¿Que hay injusticia en Dios? ¡De ninguna manera!, pues a Moisés dice: «Tendré misericordia del que yo tenga misericordia y me compadeceré del que yo me compadezca».

    ” Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia, porque la Escritura dice al faraón: «Para esto mismo te he levantado, para mostrar en ti mi poder y para que mi nombre sea anunciado por toda la tierra».De manera que de quien quiere, tiene misericordia, y al que quiere endurecer, endurece” (Ro. 9:10-18)

    Franco escribió:
    17 agosto 2019 en 5:23 am

    Creo que hay un error en la unterpretación de Ezequiel 16:21. En el articulo dice que son hijos nacidos en familias paganas, sin embargo, al leer el capitulo 16 completo veo que el profeta habla a Jerusalen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s