Una Palabra Profética Más Segura

Posted on

ESJ-2017 0626-002

Una Palabra Profética Más Segura

Por John F. Macarthur
2 Pedro 1:16-18

Guiese con su estomago.

Eso podría ser un buen consejo cuando compras en línea zapatos, pero no es un medio fiable para interpretar o entender la Palabra de Dios. Demasiadas personas en la iglesia de hoy confían en las inclinaciones de la parte superior del abdomen para ser el árbitro final que determina tanto cuando Dios está hablando como lo que está diciendo.

Como vimos la última vez , ese es un enfoque peligroso, que probablemente llevará a confusión espiritual y caos. Si transformamos nuestra fe en un ejercicio enteramente subjetivo, no nos queda ninguna manera confiable de determinar lo que realmente es cierto.

Las Escrituras abordan muy claramente este tema. El apóstol Pedro estableció el asunto al proclamar la autoridad y supremacía de la Escritura cuando escribió,

Porque cuando os dimos a conocer el poder y la venida de nuestro Señor Jesucristo, no seguimos fábulas ingeniosamente inventadas, sino que fuimos testigos oculares de su majestad. Pues cuando El recibió honor y gloria de Dios Padre, la majestuosa Gloria le hizo esta declaración: Este es mi Hijo amado en quien me he complacido; y nosotros mismos escuchamos esta declaración, hecha desde el cielo cuando estábamos con El en el monte santo. (2 Pedro 1:16-18).

Pedro estaba describiendo un evento que pudo haber sido la experiencia espiritual más espectacular de su vida. Esta fue la transfiguración de Cristo, cuando nuestro Señor apareció en Su gloria plena. Pedro oyó la voz de Dios y vio a Moisés ya Elías cara a cara. Lo mejor de todo, obtuvo una imagen previa de Cristo en Su gloria.

Esto no era un sueño o una visión. No era una impresión en la mente de Pedro, ni una ficción de su imaginación. Era la vida real ("no seguimos fábulas ingeniosamente inventadas "). Lo vio con sus propios ojos ("fuimos testigos"). Oyó la voz de Dios con sus propios oídos ("nosotros mismos escuchamos esta declaración "). Él estaba allí en persona con otros testigos oculares apostólicos ("estábamos con Él"). No había nada subjetivo en esta experiencia.

Sin embargo, Pedro continúa diciendo que incluso lo que oyó con sus propios oídos y vio con sus propios ojos no era tan autoritativo como la eterna Palabra de Dios contenida en la Escritura:

Y así tenemos la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en prestar atención como a una lámpara que brilla en el lugar oscuro, hasta que el día despunte y el lucero de la mañana aparezca en vuestros corazones. Pero ante todo sabed esto, que ninguna profecía de la Escritura es asunto de interpretación personal, pues ninguna profecía fue dada jamás por un acto de voluntad humana, sino que hombres inspirados por el Espíritu Santo hablaron de parte de Dios. (2 Pedro 1:19- 21).

Pedro no está diciendo que su testimonio ocular hace más segura la "profecía de la Escritura". Él está diciendo que la Palabra escrita de Dios por su misma naturaleza es más segura que su propia experiencia. Esto es confirmado por el argumento de Pedro en los versículos 20-21, donde establece la autoridad y el origen divino de cada "profecía de la Escritura".

El orden de las palabras griegas en el versículo 19 también apoya esto como el verdadero significado del texto: "Tenemos más certeza de la Palabra profética." ¿Más segura que qué? Más seguro que la experiencia, incluso la experiencia válida, genuina, ocular de los apóstoles. Pedro está diciendo que la Palabra escrita es una fuente aún más confiable de verdad que su propia experiencia. Parafraseando el mensaje de Pedro a sus lectores, es éste: "Santiago, Juan y yo vimos la gloria de Cristo de primera mano. Pero si no nos creen, hay una autoridad aún más segura que nuestro testimonio: la Palabra escrita de Dios ".

El "nosotros" al principio del versículo 19 es genérico, no enfático. Significa "tú y yo"; no "nosotros que presenciamos la Transfiguración". Pedro está diciendo, en efecto, "Todos los que somos creyentes tenemos una palabra de profecía que es más segura que cualquier voz del cielo. Es la ‘profecía de la Escritura’ (v. 20) la cual es más segura, más confiable, más autoritativa que las experiencias de cualquiera.”

Eso seguramente pone las impresiones subjetivas en su lugar. Recuerde, la experiencia de Pedro no fue subjetiva. Lo que vio y oyó fue real. Otros lo experimentaron con él. Pero Pedro sabía que la Palabra escrita de Dios es aún más autoritativa que la experiencia compartida de tres apóstoles.

¿Por qué alguien buscaría la verdad en impresiones subjetivas cuando tenemos una Palabra tan segura? Pedro amonesta a sus lectores con el recordatorio de que "harían bien en prestar atención [a la Escritura] como a una lámpara que brilla en un lugar oscuro" (versículo 19). La imagen aquí habla de una sola fuente de luz, como una luz de noche, que brilla en un lugar por lo demás oscuro. El punto de Peter es que no necesitamos andar a tientas en la oscuridad en busca de la verdad. Más bien deberíamos enfocar toda nuestra visión en la luz emitida por esa única fuente: la Palabra escrita de Dios.

Es más, debemos mantener ese enfoque " hasta que el día despunte y el lucero de la mañana aparezca en vuestros corazones". Esta frase es ciertamente difícil de entender, pero descubrimos una pista en el hecho de que Apocalipsis 22:16 se refiere a Cristo como "el Estrella brillante de la mañana ". Él es el Verbo encarnado de Dios, el que es luz (Juan 8:12). El apóstol Juan escribió: "Cuando Él aparezca, seremos semejantes a Él, porque Lo veremos tal como Él es" (1 Juan 3:2). Y Pablo escribió de ese mismo día: “Porque ahora vemos por un espejo, veladamente, pero entonces veremos cara a cara; ahora conozco en parte, pero entonces conoceré plenamente, como he sido conocido.” (1 Corintios 13:12).

Esto es lo que Pedro parece estar diciendo: "En medio de las tinieblas de este siglo, mantén tus ojos fijos en la lámpara de la Escritura, hasta el día en que Cristo regrese y nuestro conocimiento de la verdad sea hecho perfecto aquel día cuando la Estrella de la Mañana misma aparezca en nuestros corazones y seamos hechos como Él, para conocer como somos conocidos.” Es una referencia a la Segunda Venida, la única revelación que queda por la cual esperamos.

Mientras tanto, " Tu palabra es una lámpara para mis pies, y una luz para mi camino" (Salmo 119: 105, énfasis añadido). Los que se apartan de la lámpara y andan a tientas en la oscuridad yendo en pos de las impresiones subjetivas se abren al engaño, a la decepción, al fracaso espiritual y, a toda clase de confusión. Pero aquellos que mantienen sus corazones y mentes fijos firmemente en la luz de las lámparas de la Escritura, son los que verdaderamente disciernen. Ese es el mensaje de Pedro.

Durante el Gran Despertar, Jonathan Edwards escribió:

¿Por qué no podemos contentarnos con los oráculos divinos, esa palabra santa y pura de Dios, que tenemos en tal abundancia y claridad, ahora que el canon de la Escritura ha sido completado? ¿Por qué querríamos tener algo añadido a ellos por impulsos de arriba?¿Por qué no debemos descansar en esa regla permanente que Dios ha dado a su iglesia, que el apóstol nos enseña, es más segura que una voz del cielo? ¿Y por qué querríamos hacer que la Escritura nos hablara más a nosotros d elo que ya hace? [1] Jonathan Edwards, Some Thoughts Concerning the Present Revival of Religion in New England in The Works of Jonathan Edwards , 2 vols. (Edinburgh: Banner of Truth, 1976 reprint), 1:404.

¡Por qué de hecho! En otra parte Edwards escribió esta advertencia:

Aquellos que dejan la palabra segura de la profecía -que Dios nos ha dado como una luz que brilla en un lugar oscuro- para seguir tales impresiones e impulsos, dejan la guía de la estrella polar para seguir a un Jack con una linterna. No es de extrañar, pues, que a veces se les lleve a las lamentables extravagancias. [2] Jonathan Edwards, Jonathan Edwards: On Revival (Edinburgh: Banner of Truth, 1984), 141.

Seguramente el mejor consejo de todos proviene de la Escritura misma:

…porque si clamas a la inteligencia, y alzas tu voz al entendimiento, si la buscas como a plata, y la procuras como a tesoros escondidos, entonces entenderás el temor del Señor, y descubrirás el conocimiento de Dios. Porque el Señor da sabiduría, de su boca vienen el conocimiento y la inteligencia. (Proverbios 2:3-6).

No necesitamos escuchar algo nuevo y único de Dios-Él ya nos ha hablado claramente y de manera comprensiva a través de la Biblia. La Palabra de Dios siempre da testimonio de su propia suficiencia: “Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, equipado para toda buena obra.” (2 Timoteo 3:16-17). Por otra parte, la Escritura nunca nos anima a mirar más allá de sus páginas para otra fuente de verdad –que siempre llama nuestra atención de nuevo a sí mismo.

El pueblo de Dios debe querer escuchar de Él. Pero en vez de ir en pos de impresiones fantásticas y revelaciones privadas, ese anhelo debe impulsarnos a convertirnos en estudiantes ávidos de Su Palabra. Ya ha dicho todo lo que necesita decir: es nuestro trabajo esforzarnos por entenderlo.

(Adaptado de Reckless Faith .)


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B170626
COPYRIGHT ©2017 Grace to You

2 comentarios sobre “Una Palabra Profética Más Segura

    Efren Gonzalez Quiros. escribió:
    27 junio 2017 en 11:02 am

    Extraordinario mensaje, la palabra de Dios nos dice del cambio incomprendido para los testigos, que tuvieron los discipulos de Jesucristo cuando fueron llenos del Espiritu Santo. Su cambio fue de por vida y no momentaneo como les ocurre algunos creyentes que declaran haber recibido tambien el Espiritu Santo, porque escrito esta “Por sus frutos los conocereis”.

    pedro7idiart escribió:
    29 junio 2017 en 8:30 pm

    Reblogueó esto en Reformado y Dispensacionalista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s