Gracias a Dios: Nuestra Salvación

Posted on

ESJ-2017 1123-002

Gracias a Dios: Nuestra Salvación

Por Dave Dunham

Hay demasiados días en que mi salvación es simplemente un hecho. Es un buen hecho, sin duda, pero es solo un hecho. Todos nos acostumbramos a la realidad de nuestra conversión y perdemos algo de la maravilla sobre eso. Cuando la salvación se vuelve un lugar común, dejamos de estar agradecidos por ello. Recordar de lo que hemos sido rescatados, lo que merecemos y lo que tenemos ahora revitalizará nuestra gratitud por la salvación.

Pablo nos invita a regocijarnos en nuestra salvación en Romanos 6. El capítulo se enfoca en la tensión entre el pecado y la salvación. Él señala que una vez fuimos esclavos del pecado y muertos para Dios (v. 16). En la conversión, estamos pasando de la “muerte a la vida” (v. 13), porque separados de Dios estamos muertos (Efesios 2: 1). Estar espiritualmente muertos significa que no podemos hacer nada para salvarnos, nada para agradar a Dios (Romanos 8:8), y nada para cambiar nuestro estado (Jeremías 13:23). Considere qué tan desesperada es nuestra condición y se habría mantenido apartado de Cristo.

Considere también que debido a nuestro pecado merecemos el castigo. Nos merecemos el infierno, la ira y la condenación eterna. Nuestro pecado nos ha separado de Dios (Isaías 59: 2), y cuando Dios resolvió ese problema y nos rescató, lo matamos. Todos hemos rechazado y odiado a Dios de alguna manera o forma (Romanos 3:10-12). Pablo nos dice, en Efesios 2, que todos somos, por nuestra propia naturaleza, hijos de la ira de Dios (Efesios 2: 1). Eso es lo que merecemos. Dios en Su justicia infinita no solo tiene el derecho, sino, debido a Su justicia perfecta, el requisito de condenar a los pecadores. Pablo nos dice en Romanos 6 que en nuestra esclavitud del pecado, el fruto que hubiéramos cosechado era solo la muerte (v. 20-21, 23a). Considere cuán serio fue su pecado y lo que le mereció.

Por último, considere todo lo que ha recibido en la salvación. En Cristo, no solo estás a salvo de alguna consecuencia de tu pecado. No le lleva de vuelta a un lugar de partida neutral. Eres salvo del pecado, la muerte, el infierno y la ira; pero también eres salvo para la obediencia, la vida y la relación. Pablo lo dice de esta manera en Romanos 6:

16 ¿No sabéis que cuando os presentáis a alguno como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, ya sea del pecado para muerte, o de la obediencia para justicia? 17 Pero gracias a Dios, que aunque erais esclavos del pecado, os hicisteis obedientes de corazón a aquella forma de enseñanza a la que fuisteis entregados; 18 y habiendo sido libertados del pecado, os habéis hecho siervos de la justicia. (Romanos 6:16-18)

Debido a Cristo, la esclavitud se ha roto. “El pecado ya no tiene dominio” sobre nosotros (Romanos 6:14). Ahora somos libres de caminar en “novedad de vida” (Romanos 6:4) y eso significa que podemos vivir vidas obedientes a Dios, convirtiéndonos en “esclavos de la justicia”.

La transformación completa y total del pecador es algo milagroso. No somos, por supuesto, perfectos todavía, pero tenemos esperanza y hemos visto una diferencia debido a nuestra salvación. Incluso si no tiene una dramática historia de conversión – no todos fuimos salvados de una vida como pandillero o traficante de drogas, etc., – todavía tiene mucho que agradecer a Dios. Todas las historias de conversión son demostraciones dramáticas de gracia y poder porque todos somos pecadores que no merecen la salvación que se nos ha ofrecido.

“Gracias a Dios”, dice Pablo, porque sin Su gracia estaríamos yendo al infierno o ya estaríamos allí. Considere su salvación con ojos nuevos hoy. ¿Qué le sorprende de su salvación? ¿Qué le hace maravillarse? ¿Qué recuerda de su vida sin Cristo? ¿O cómo podría haber sido su vida sin él? ¿Qué aspecto de su vida con Él debe celebrar y regocijarse hoy? ¡Gracias a Dios que usted es salvo! Agradézcale hoy.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s