Un Renacimiento De La Lectura Pública De Las Escrituras

Posted on

ESJ-2017 1204-006

Un Renacimiento De La Lectura Pública De Las Escrituras

Por Steve Burchett

Me arriesgo a sonar pasado de moda, no inventivo, o el promotor de algo que “simplemente no va a funcionar en estos días”, pero esta es mi convicción: debemos leer incluso grandes secciones de las Escrituras cuando se reúna la iglesia.

Una Historia Bíblica Concisa

A lo largo de la Biblia, Dios esperaba que su pueblo escuchara su palabra leída públicamente, y tenemos algunas instancias de que eso sucediendo. Aquí están la mayoría de las referencias a pasajes y versículos relevantes que he descubierto, con algunos breves comentarios. Espero que lea cada pasaje o versículo:

Éxodo 24:3-7 – La primera lectura pública de la palabra de Dios ocurre después de que Dios le dio a Moisés la ley.

3 Y Moisés vino y contó al pueblo todas las palabras de Jehová, y todas las leyes; y todo el pueblo respondió a una voz, y dijo: Haremos todas las palabras que Jehová ha dicho. 4 Y Moisés escribió todas las palabras de Jehová, y levantándose de mañana edificó un altar al pie del monte, y doce columnas, según las doce tribus de Israel. 5 Y envió jóvenes de los hijos de Israel, los cuales ofrecieron holocaustos y becerros como sacrificios de paz a Jehová. 6 Y Moisés tomó la mitad de la sangre, y la puso en tazones, y esparció la otra mitad de la sangre sobre el altar. 7 Y tomó el libro del pacto y lo leyó a oídos del pueblo, el cual dijo: Haremos todas las cosas que Jehová ha dicho, y obedeceremos.

Deuteronomio 31:9-13 : cada siete años, todos los israelitas (v. 12, “hombres, mujeres y niños, y los que moran en sus ciudades” [ver Deuteronomio 16:16]) debían asistir la fiesta de los tabernáculos para escuchar la lectura de la ley de Dios.

9 Y escribió Moisés esta ley, y la dio a los sacerdotes hijos de Leví, que llevaban el arca del pacto de Jehová, y a todos los ancianos de Israel. 10 Y les mandó Moisés, diciendo: Al fin de cada siete años, en el año de la remisión, en la fiesta de los tabernáculos, 11 cuando viniere todo Israel a presentarse delante de Jehová tu Dios en el lugar que él escogiere, leerás esta ley delante de todo Israel a oídos de ellos. 12 Harás congregar al pueblo, varones y mujeres y niños, y tus extranjeros que estuvieren en tus ciudades, para que oigan y aprendan, y teman a Jehová vuestro Dios, y cuiden de cumplir todas las palabras de esta ley; 13 y los hijos de ellos que no supieron, oigan, y aprendan a temer a Jehová vuestro Dios todos los días que viviereis sobre la tierra adonde vais, pasando el Jordán, para tomar posesión de ella.

Josué 8:30-35 – Una vez en la Tierra Prometida, los israelitas primero fueron derrotados en la ciudad de Hai (7: 1-5), pero con la ayuda de Dios, entonces fueron victoriosos sobre esa ciudad (8: 1-29). Entonces Israel renovó su pacto con el Señor y Josué leyó la ley de Dios a toda la asamblea de Israel.

Lectura de la ley en el monte Ebal

30 Entonces Josué edificó un altar a Jehová Dios de Israel en el monte Ebal, 31 como Moisés siervo de Jehová lo había mandado a los hijos de Israel, como está escrito en el libro de la ley de Moisés, un altar de piedras enteras sobre las cuales nadie alzó hierro; y ofrecieron sobre él holocaustos a Jehová, y sacrificaron ofrendas de paz. 32 También escribió allí sobre las piedras una copia de la ley de Moisés, la cual escribió delante de los hijos de Israel. 33 Y todo Israel, con sus ancianos, oficiales y jueces, estaba de pie a uno y otro lado del arca, en presencia de los sacerdotes levitas que llevaban el arca del pacto de Jehová, así los extranjeros como los naturales. La mitad de ellos estaba hacia el monte Gerizim, y la otra mitad hacia el monte Ebal, de la manera que Moisés, siervo de Jehová, lo había mandado antes, para que bendijesen primeramente al pueblo de Israel. 34 Después de esto, leyó todas las palabras de la ley, las bendiciones y las maldiciones, conforme a todo lo que está escrito en el libro de la ley. 35 No hubo palabra alguna de todo cuanto mandó Moisés, que Josué no hiciese leer delante de toda la congregación de Israel, y de las mujeres, de los niños, y de los extranjeros que moraban entre ellos.

2 Reyes 23:1-3 y 2 Crónicas 34:29-32 – Durante el reinado del rey Josías en Judá, el sumo sacerdote, Hilcías dijo: “He hallado el libro de la ley en la casa de Jehová.” (2 Reyes 22:8). Se lo dio a Safán, el secretario del Rey, quien lo leyó. Safán luego leyó la ley de Dios a Josías. El Rey luego leyó la palabra de Dios a “todos los varones de Judá, y con todos los moradores de Jerusalén, con los sacerdotes y profetas y con todo el pueblo, desde el más chico hasta el más grande” (23:2).

23: 1 Entonces el rey mandó reunir con él a todos los ancianos de Judá y de Jerusalén. 2 Y subió el rey a la casa de Jehová con todos los varones de Judá, y con todos los moradores de Jerusalén, con los sacerdotes y profetas y con todo el pueblo, desde el más chico hasta el más grande; y leyó, oyéndolo ellos, todas las palabras del libro del pacto que había sido hallado en la casa de Jehová. 3 Y poniéndose el rey en pie junto a la columna, hizo pacto delante de Jehová, de que irían en pos de Jehová, y guardarían sus mandamientos, sus testimonios y sus estatutos, con todo el corazón y con toda el alma, y que cumplirían las palabras del pacto que estaban escritas en aquel libro. Y todo el pueblo confirmó el pacto.

Nehemías 8:1-8 – Después de regresar del exilio en Babilonia y terminar el muro alrededor de Jerusalén, la gente le pidió a Esdras que “traiga el Libro de la Ley de Moisés que el Señor le había ordenado a Israel” (v. 1). Esdras luego leyó la ley de Dios al pueblo “desde la mañana hasta el mediodía” (v. 3). La explicación acompaña la lectura (v. 8).

8: 1 y se juntó todo el pueblo como un solo hombre en la plaza que está delante de la puerta de las Aguas, y dijeron a Esdras el escriba que trajese el libro de la ley de Moisés, la cual Jehová había dado a Israel. 2 Y el sacerdote Esdras trajo la ley delante de la congregación, así de hombres como de mujeres y de todos los que podían entender, el primer día del mes séptimo. 3 Y leyó en el libro delante de la plaza que está delante de la puerta de las Aguas, desde el alba hasta el mediodía, en presencia de hombres y mujeres y de todos los que podían entender; y los oídos de todo el pueblo estaban atentos al libro de la ley. 4 Y el escriba Esdras estaba sobre un púlpito de madera que habían hecho para ello, y junto a él estaban Matatías, Sema, Anías, Urías, Hilcías y Maasías a su mano derecha; y a su mano izquierda, Pedaías, Misael, Malquías, Hasum, Hasbadana, Zacarías y Mesulam. 5 Abrió, pues, Esdras el libro a ojos de todo el pueblo, porque estaba más alto que todo el pueblo; y cuando lo abrió, todo el pueblo estuvo atento. 6 Bendijo entonces Esdras a Jehová, Dios grande. Y todo el pueblo respondió: !!Amén! !!Amén! alzando sus manos; y se humillaron y adoraron a Jehová inclinados a tierra. 7 Y los levitas Jesúa, Bani, Serebías, Jamín, Acub, Sabetai, Hodías, Maasías, Kelita, Azarías, Jozabed, Hanán y Pelaía, hacían entender al pueblo la ley; y el pueblo estaba atento en su lugar. 8 Y leían en el libro de la ley de Dios claramente, y ponían el sentido, de modo que entendiesen la lectura.

Lucas 4:16-17; Hechos 13:15; 15:21 –La lectura de las Escrituras era un elemento básico de las reuniones de la sinagoga, que proporcionaba una oportunidad estratégica para que Jesús y Pablo predicaran el Evangelio.

Lucas 4:16 Vino a Nazaret, donde se había criado; y en el día de reposo[a] entró en la sinagoga, conforme a su costumbre, y se levantó a leer. 17 Y se le dio el libro del profeta Isaías; y habiendo abierto el libro, halló el lugar donde estaba escrito:

Hechos 13:15 Y después de la lectura de la ley y de los profetas, los principales de la sinagoga mandaron a decirles: Varones hermanos, si tenéis alguna palabra de exhortación para el pueblo, hablad…

Hechos 15:21 Porque Moisés desde tiempos antiguos tiene en cada ciudad quien lo predique en las sinagogas, donde es leído cada día de reposo.

Colosenses 4:16 – Pablo no solo quería que su carta a la iglesia en Colosas leyera a todos los creyentes en esa ciudad, sino que les dijo que la leyeran a la iglesia en Laodicea. Como apóstol de Jesucristo, sabía que esta palabra tenía autoridad más allá de una carta típica de ese día.

16 Cuando esta carta haya sido leída entre vosotros, haced que también se lea en la iglesia de los laodicenses, y que la de Laodicea la leáis también vosotros.

1 Tesalonicenses 5:17 – Pablo usó el lenguaje más fuerte posible para asegurarse de que su carta fue leída a todos los creyentes en Tesalónica. Tenían la responsabilidad permanente de obedecer lo que Pablo les había enseñado por palabra o por carta (2 Tesalonicenses 2:15).

15 Así que, hermanos, estad firmes, y retened la doctrina que habéis aprendido, sea por palabra, o por carta nuestra. 16 Y el mismo Jesucristo Señor nuestro, y Dios nuestro Padre, el cual nos amó y nos dio consolación eterna y buena esperanza por gracia, 17 conforte vuestros corazones, y os confirme en toda buena palabra y obra.

1 Timoteo 4:13 – Mientras se dirigía a Macedonia, Pablo dejó Timoteo en Éfeso para enfrentar a los falsos maestros y fortalecer la iglesia. En una cultura de personas que se alejan de Cristo “dedicándose a espíritus engañadores y enseñanzas de demonios”, Pablo ordenó a Timoteo de esta manera: “Hasta que yo venga, dedícate a la lectura pública de las Escrituras, a la exhortación, a la enseñanza” ( 4:1, 13).

13 Entre tanto que voy, ocúpate en la lectura, la exhortación y la enseñanza.

Apocalipsis 1: 3 – La bendición se le promete tanto a la persona que lee Apocalipsis en voz alta a un grupo de personas como a aquellos que lo escuchan oralmente y responden apropiadamente (véase 22:18).

3 Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas; porque el tiempo está cerca

¿Un renacimiento valioso?

La palabra de Dios ha sido leída públicamente, incluso extensamente, a lo largo de la historia de la salvación. Pero, ¿qué beneficios habría en revivir esta práctica hoy? Aquí hay cinco:

· Los creyentes que viven en una cultura llena de pequeñas frases impías escucharían al Único Dios verdadero con mucho detalle.

· Al escuchar la palabra de Dios, los creyentes tienen hambre por más de la palabra de Dios a diario.

· Leer pasajes extensos de las Escrituras es una forma de bendecir a los creyentes que no pueden leer.

· Los incrédulos escucharán la verdad y finalmente podrían venir a Jesucristo.

· Si el sermón es débil o confuso, escucharán al menos una gran parte de la Palabra de Dios.

Nota del editor: publicado originalmente en Bulletin Inserts.

Steve Burchett

Steve Burchett es orador, escritor y asistente del presidente de Christian Communicators Worldwide. Antes de servir en CCW, fue pastor de First Baptist Church of Athens, Ohio. Junto con su ministerio actual con CCW, Steve sirve como un anciano en Christ Fellowship de Kansas City, una iglesia única compuesta por congregaciones hogareñas en el área metropolitana de Kansas City. Está casado con Patty y tienen tres hijos: Katie, Luke y Lilly.

Un comentario sobre “Un Renacimiento De La Lectura Pública De Las Escrituras

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    5 diciembre 2017 en 2:46 pm

    Reblogueó esto en Luz para las Naciones Internacionaly comentado:
    Recordemos que el Espíritu Santo es quien redargulle de pecado, justicia y juicio, así que los que no creen por lo que ven en las iglesias… creerán al escuchar la Palabra de Dios y ya no habrán más excusas!!!!!

    Cecilia Eugenia Peraza Salazar
    Arquitecto Misionero y Pastora Asesora
    luzparalasnacionesinternacional.wordpress.com
    Celular, Whatsapp y Skype 503 75606227

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s