¿Cómo Podemos Saber Que La Biblia Viene De Dios?

Posted on

ESJ-2018 0313-002

¿Cómo Podemos Saber Que La Biblia Viene De Dios?

POR MISKA WILHELMSSON

Cuando Jesús caminó sobre la tierra hace unos 2000 años, se enfrentó a una pregunta muy similar cuando las personas que lo escucharon enseñar se preguntaban si su enseñanza era verdaderamente de Dios. Jesús les respondió dando esta respuesta simple pero profunda: “…Mi enseñanza no es mía, sino del que me envió. Si alguien quiere hacer su voluntad, sabrá si mi enseñanza es de Dios o si hablo de mí mismo.” (Juan 7:16-17). Podemos aplicar este mismo principio para saber que la Biblia es verdaderamente de Dios. Todos aquellos que deseen obedecer a Dios sabrán por las mismas palabras de la Biblia que es en verdad de Dios mismo.

Este es un argumento asombroso, ya que la mayoría de la gente diría que simplemente escuchar las enseñanzas de Jesús nunca sería suficiente. Tendrían que ver milagros antes de poder creer que era de Dios. Jesús incluso desafió a sus oyentes a creer a causa de los milagros que había realizado (Juan 14:11). Sin embargo, ¿creían todos en Jesús cuando vieron estos milagros innegables? No, incluso cuando enfrentaron pruebas milagrosas, muchos permanecieron en su incredulidad. La razón de esto se encuentra en la respuesta original de Jesús: solo aquellos que realmente quieren hacer la voluntad de Dios conocerán la veracidad del mensaje de Cristo (Juan 7:17).

La Biblia misma es prueba suficiente para todos los que desean saber si es de Dios. Esto se puede ver claramente en una historia que Jesús contó acerca de un hombre rico y Lázaro, que se encuentra en Lucas 16:19-31. Cuando Jesús concluye la parábola, explica que si no creen en el mensaje de la Palabra de Dios basado en su autoridad inherente, tampoco creerán en ese mensaje si se realiza un milagro innegable. La Biblia misma es toda la prueba que se necesita; es auto-autenticable. No hay necesidad de pruebas adicionales o milagros para establecer la autoridad de la Palabra de Dios. Se sostiene por sí misma.

¿RAZONAMIENTO CIRCULAR?

Este argumento parece circular, y lo es. Cuando se habla de una autoridad suprema (que la Biblia dice ser), se requiere un razonamiento circular por su misma naturaleza. Si se demuestra que una afirmación es verdadera apelando a alguna otra autoridad, entonces esa autoridad debe ser más autoritativa que la afirmación que fue probada por ella. Para probar algo como una autoridad suprema, uno debe apelar solo a esa autoridad suprema. Este principio de autoridad se ilustra en Hebreos 6:13 cuando Dios le hizo una promesa a Abraham: “…no pudiendo jurar por uno mayor, juró por sí mismo.”

Este mismo razonamiento se aplica a la Biblia como un todo. Dado que la Palabra es inspirada por Dios (2 Tim 3:16), no puede estar sujeta a autoridades menores, sino que debe ser autenticada por Dios mismo. Lleva consigo el carácter y las marcas de ser la Palabra de Dios. La Biblia sigue siendo autoritativa, incluso si no había nadie para escucharla o creerla.

EL PROBLEMA

Si la Biblia demuestra ser divina, ¿por qué la mayoría de la gente todavía no la cree? El problema surge de la condición que Jesús explicó en Juan 7:17, solo la persona que desea hacer la voluntad de Dios puede ver que la enseñanza de Cristo es de Dios. El problema fundamental es que los humanos pecadores no quieren hacer la voluntad de Dios porque están cegados por la oscuridad del pecado y del diablo (2 Cor 4:4). Por lo tanto, no pueden ver la gloria de autenticidad propia de las Escrituras. La persona que tiene su voluntad puesta en hacer lo que es malo no se someterá a la autoridad de Dios, ya que lo consideran una necedad (Rom 8:7). Aman la oscuridad, en lugar de volverse hacia la luz de la Palabra, lo cual expone sus malas acciones (Juan 3:19-20).

No hay falta de pruebas para la veracidad de la Biblia, sino que el problema radica en la ceguera pecaminosa de todos aquellos que deliberadamente continúan en su rebelión contra Dios. Un pecador que pide pruebas de la veracidad de la Biblia es como un hombre que se volvió ciego y ahora exige pruebas de la existencia del sol. Él no puede ver la gloria de Cristo debido a su mente oscurecida, de la cual él es completamente responsable (Romanos 1:21; Efesios 4:18; Mateo 13:15; Titus 1:15; 2 Tesalonicenses 2:10-12). La solución a este problema no puede venir de uno mismo, ya que no podemos darnos la vista.

LA SOLUCIÓN

Si todos los hombres, por su naturaleza, rechazan a Dios y su Palabra, ¿cómo puede uno llegar a creer que Jesús y sus enseñanzas son de Dios? La respuesta a esto es la misma razón por la cual Jesús vino a la tierra en primer lugar: para llevarnos a Dios (1 Pedro 3:18). Dios envió a su Hijo, el Señor Jesucristo, a vivir una vida perfecta, y morir en la cruz asumiendo el castigo por el pecado de todos los que se apartarán de sus pecados y confiarán en él. Tres días más tarde se levantó de la tumba, venciendo a la muerte misma.

Dios nos ordena alejarnos de nuestro pecado y confiar solo en Cristo para nuestro perdón y salvación. Si hacemos esto, somos salvos y nacemos de nuevo en una vida nueva y eterna con Dios nuestro Creador. Solo Cristo puede salvarnos de nuestro pecado y darnos un verdadero deseo de hacer la voluntad de Dios, lo que nos lleva a ver la veracidad de la Biblia, como la Palabra de Dios, por la obra del Espíritu Santo en nuestras vidas.

Dado que la Biblia misma, y ​​el mensaje del Evangelio que se encuentra en ella, es el verdadero poder de Dios (Rom 1:16), la mejor manera de conocer la verdad de Dios es leer la Biblia y orar para que Dios nos dé ojos para ver las maravillas de Su Palabra (Sal 119:18).

MacArthur y Mayhue resumen bien esta verdad al afirmar:

“El testimonio interno del Espíritu Santo ilumina al creyente para que sepa que las Escrituras son la Palabra de Dios. La base bíblica para esta claridad se deriva de dos fuentes. Primero, las palabras de la Escritura son autoafirmables porque dicen ser de Dios (2 Tim 3:16; 2 Pedro 1:20-21). En segundo lugar, el poder dinámico del Espíritu Santo aplica la verdad de las Escrituras, lo que resulta en una seguridad confiada en la Palabra misma (1 Cor 2:4-16). Este ministerio del Espíritu se actúa a través de la lectura y la proclamación de la Escritura (Rom 10:14, 17). Eso no significa que todos los que escuchan o leen creen (Rom 10: 14-21), pero sí significa que aquellos que creen lo hacen debido a la obra convincente e iluminadora del Espíritu Santo” (Doctrina Bíblica: Un Resumen Sistemático de la verdad de la Biblia, p.104).

Fuente

LECTURA RECOMENDADA:

John Calvin. Institutes of the Christian Religion. Vol. 1. (Philadelphia: The Westminster Press, 1960), 78-81.

John MacArthur and Richard Mayhue, eds. Biblical Doctrine: A Systematic Summary of Bible Truth. (IL: Crossway, 2017), 100-107.

John Piper. A Peculiar Glory: How the Christian Scriptures Reveal Their Complete Truthfulness (Wheaton: Crossway, 2016).

Michael J. Kruger. “The Sufficiency of Scripture in Apologetics.” The Master’s Seminary Journal 12, no. 1 (Spring 2001): 69-87.

4 comentarios sobre “¿Cómo Podemos Saber Que La Biblia Viene De Dios?

    […] ¿Cómo Podemos Saber Que La Biblia Viene De Dios? — Read on evangelio.blog/2018/03/13/cmo-podemos-saber-que-la-biblia-viene-de-dios/ […]

    Onamerh escribió:
    13 marzo 2018 en 12:49 pm

    En el mundo hay muchos libros sagrados de la humanidad y entre ellos esta los Santos Evangelios. Y hoy gracias a Dios tenemos una ayuda adicional para saber que la Biblia viene de EL. Su Doctrina del Cordero de Dios nos lo explica de esta manera: Cuando Dios se manifiesta a uno de sus mundos lo hace por medio de una Doctrina. y es con la finalidad de hacer avanzar a sus creaciones vivientes hacia desarrollar sus virtudes espirituales y sus sensaciones materiales. para alcanzar luz evolutiva superior. Dejando en el camino poco a poco su imperfección e ignorancia Universal. Otra explicación que nos da: Es que su doctrinas van dirigidas a todo su mundo. Donde cada uno de sus habitantes las tengan para su guía, estudio, cumplan con su leyes y mandatos para su desarrollo universal.Otra explicación que nos es que Dios al mandar su Doctrina en ella, no repite lo que sus creaciones de esa época ya saben, si no que nos da conocimientos nuevos, leyes nuevas, mandatos nuevos, enseñanzas nuevas, costumbres nuevas a vivir y practicarlas en diario vivir. Y no olvidar que solo el Padre Creador Jehová tiene la Potestad de renovar, transformar, cambiar, suspender, anular, todo cuanto en su Libre Albedrío y Santa Voluntad le apetezca hacer con sus creaciones. Y en nosotros esta saber en que tiempo vivimos. Y llegaremos a una gran verdad, escrita en su Libro Sagrado. El Hijo del Hombre. Y todos sabemos que Dios siempre cumple sus promesas.

    Luisa Ow escribió:
    14 marzo 2018 en 4:29 am

    Muchas gracias por los artículos,bendiciones

    Enviado desde mi Windows Phone
    ________________________________

    […] ¿Cómo Podemos Saber Que La Biblia Viene De Dios?POR MISKA WILHELMSSON Cuando Jesús caminó sobre la tierra hace unos 2000 años, se enfrentó a una pregunta muy similar cuando las personas que lo escucharon enseñar se preguntaban si su enseñanza era verdaderamente de Dios. Jesús les respondió dando esta respuesta simple pero profunda: “…Mi enseñanza… — Read on evangelio.blog/2018/03/13/cmo-podemos-saber-que-la-biblia-viene-de-dios/ […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s